Los pionegros (?): los primeros jugadores de raza negra en las selecciones europeas (Parte 1 de 2)

Las recientes declaraciones de Arrigo Sacchi cayeron como que mandadas a hacer para el tema del presente post (gracias, don Arrigo). Es que ahora es absolutamente normal, pero para los >35 ver un jugador negro en una selección europea era una vaina rarísima y totalmente novedosa, que generaba comentarios y codazos de “¡Si viste! Un negro jugando en Suecia! Jijijijijiji”. No era algo que tuviera que necesariamente ver con racismo: solo que la composición de un equipo de fútbol a nivel local es en general una representación aproximada de la sociedad de cada momento. Entonces los que integraban las selecciones europeas ochenteras o noventeras tempranas (por ende, nacidos en los 60 y principios de los 70) provenían de una población étnicamente muy distinta en todos los aspectos a las de los últimos 25 años, por lo que hoy si te agarran desprevenido unas imágenes de un entrenamiento de la selección francesa piensas que estás viendo al Emelec. Por mera cuestión de cantidad los jugadores europeos eran en su gran mayoría blancos, y casos como el del GRAN Marius Tressor en Francia o el de Martin Dahlin en Suecia eran particulares.

Este post será la primera de dos partes en la que se hará una breve reseña de los pioneros, los precursores, los colados (?): los primeros negros en jugar en las selecciones europeas. Y ojo que esta reseña no es ningún homenaje ni protesta ni reivindicación ni #JeSuisNegro ni ay ay apoyemos a los negros soy progresista tengo un amigo negro en facebook ay ay; nada más es una lectura que se presta a la reflexión: a la reflexión de por qué le saca uno tanto tiempo a escribir huevonadas (?). Veamos entonces la reseña por cada selección (al menos las más importantes) por orden alfabético, aclarando/comentando antes que:

1) El post se limita a las selecciones europeas porque es el caso más particular y con más historias de fondo para ser compartidas. Hacer una reseña similar para, por ejemplo, Ecuador o Colombia, es un toque más complicado…

2) Llama la atención que ante declaraciones como las de Arrigo, los medios europeos salgan a llorar más que técnico de Boca o River cuando el rival les juega a la defensiva. Qué maricones sensibles se han vuelto, por allá, viejo…

3) No tendré en cuenta a nacionalizados de otros países que llegaron ya viejos a jugar al país adoptivo (onda Emanuel Olisadebe en Polonia) y fueron nacionalizados por escasez de productos locales, sino a jugadores negros nativos o que crecieron en el país.

4) El término “negro” no es peyorativo; al menos en este post.

5) Mucha cháchara, empecemos de una vez, carajo.

Alemania: Erwin Kostedde (3 partidos como internacional en 1974 y 1975, sin goles)

Empecemos por contarles un dato bien relevante: Erwin Kostedde era negro. Establecido esto, les contamos que este muchacho nació en 1946 en la pequeña ciudad de Münster, conocida por ser el centro cultural de la región de Westfalia (mode-Niembra-off). Su negritud (?) se debía a que era hijo de un soldado negro yanqui – de las tropas gringas que ocuparon Alemania en la inmediata postguerra – y una casquivana (?) local. Kostedde debutó a los 19 años en el SC Preussen de su ciudad natal, en el que destacó rápidamente y desde el que pasó primero al Duisburg y después se fue al Standard de Lieja en 1968. En Bélgica fue goleador y figura, lo repatrió el Kickers Offenbach de la Nazional B (?), con el cual ascendió a la Bundesliga un par de años después. Mal no le fue, porque debutó con la selección de la en ese entonces Alemania Occidental ya con 28 años, un 22 Diciembre (!!!!) de 1974, en un partido por las eliminatorias de la Eurocopa 76 contra Malta y en plena resaca post campeonato mundial. Jugó dos veces más al siguiente año (un amistoso contra Inglaterra y otro de la Eurocopa contra Grecia), sin mojarla, y no volvió a ser convocado májjjnunca. Ya retirado en 1990 y más arruinado que España fue acusado injustamente de un robo (la historia de siempre: robo + un negro cerca = el culpable es el negro), del cual fue exculpado y compensado seis meses después. Hoy vive en su ciudad natal de manera tan discreta que ningún productor de Hollywood se ha acercado para hacer una película de su vida.

No encontramos videos de sus partidos con la selección (igual no habrá mucho que ver). Pero rescatamos del olvido la terrible clavada que le pegó el Kickers Offenbach al todopoderoso Bayern Munich (con Sepp Maier, Franz Beckenbauer, Ulrich Hoeness, Karl-Heinz Rummenigge y Gerd Müller en cancha) en 1974. Fue 6-0 y nuestro héroe (?) hizo dos goles (1:06 y 2:12 del video) y metió pase gol.

 Austria: Helmut Köglberger (28 partidos en la selección entre 1965 y 1976, 6 goles) 

 

Igual que el alemán Kostedde, nació en 1946 y era hijo de otro soldado yanqui negro (lo que más aprendí haciendo este post es que los soldados negros no pelearon en la Segunda Guerra Mundial pero se la pasaron culeando centroeuropeas después de esta) y una chica local. Pero a diferencia del teutón, Köglberger no solo tuvo una carrera personal más estable (solo jugó en el LANK Linz y en el venerable Austria Viena en 17 años, en los que marcó 235 goles) sino que fue más habitual con su selección. Debutó con Das Team en un amistoso contra Alemania Occidental en 1965, y a lo largo de 11 años participó en partidos varios amistosos, de eliminatorias a mundiales y a Eurocopas. Tan de malas era que le tocó la generación que vino EXACTAMENTE ANTES de la que volvió a colocar a Austria en el mapa mundial (esa de Krankl. Pezzey y Prohaska) por lo que se perdió de toda la fiesta. Otra manera de decir lo mismo es que tan pronto se retiró, la selección austriaca comenzó a clasificar a mundiales…pero, bueno, mucha maldad decirlo así…

Tampoco encontramos muchos videos de Köglberger jugando con su selección (lo muestran de manera esporádica en este de un Alemania Federal 1 – Austria 0 de las eliminatorias al 70), así que dejamos este de abajo que sería más interesante si entendiéramos alemán. Pero al menos salen jugadas de él…

Bélgica: Dimitri M´Buyu (un partido, cero goles en 1987)

 

Otro delantero, este de origen congolés pero nacido en Amberes en 1964. Solo jugó una vez con su selección, en un amistoso en Braga contra Portugal en el 87, en el que entró desde el banco a compartir equipo con tipos como Eric Gerets, Nico Claesen, Enzo Scifo, Frankie Vercauteren y Jan Ceulemans. No volvió a ser convocado, creo no tanto por racismo sino por el contundente hecho de ser horrible: después de dos años en buen nivel se dedicó a baldosearla feo en varios clubes de todos los colores y divisiones de su país, Grecia e Israel. Al menos tiene la facultad de poderle decir a sus nietos “mijo, aquí donde me ve, jugué con la selección… esa vez en mil novecientos ochenta y siete, en una noche fría y con viento estival, en la que entré a la cancha y el primer balón que recibí se lo pasé a Enzo Scifo” (y a estas alturas ya van a estar los nietos aguantando la risa disimuladamente mientras se miran de reojo y dicen “Síiii, abuelo, sigue contando…”)

Dinamarca: Carsten Dethlefsen (3 partidos, cero goles en 1994 y 1996)

Imagínate que te toque debutar con tu selección en un amistoso previo a un mundial en el que ni tu equipo ni tu rival (Inglaterra) clasificaron. Así de deprimente fue el debut de este muchacho nacido en Hamburgo (Alemania), del que no tenemos registro del origen de sus padres – al menos uno de ellos seguro era negro (?) – y cuya carrera profesional se limitó al gris espectro de los clubes de su país. Jugó con su selección otros dos partidos, contra Rumania y Tailandia (!) en una tal “Copa de Los Reyes” en Bangkok, y jamás volvió a ser llamado por la Federación Danesa ni para que devolviera la camiseta que utilizó en esos partidos. De haber sido otro rubio paliducho es muy probable que hoy no sea recordado ni por el más enfermo-fanático-sin vida de las estadísticas.

Escocia: Andrew Watson (3 partidos sin goles en 1881 y 1882 (!!))

A diferencia de varios de los reseñados acá, la vida de Andrew Watson dista mucho de ser humilde y sufrida: hijo de un magnate escocés de la caña de azúcar y una señora local, Watson nació en 1857 en la Guayana inglesa. Ya adulto y en el país de su viejo, ingresó a la Universidad de Glasgow y destacó en todo: fue un alumno excelente de Filosofía, Matemáticas e Ingeniería, era considerado un crack en el equipo de fútbol y aparte fue secretario y administrador de varios clubes (!!!). Jugaba de full back – último defensa en el viejo sistema táctico -, puesto en el que dicen las crónicas era el mejor de las islas británicas, donde jugó y fue figura en varios clubes de Escocia e Inglaterra – entre ellos el glorioso Queen´s Park – y se convirtió en el primer jugador negro en disputar la FA Cup. Con la selección de Escocia jugó tres veces y en todas ellas se llevó victorias: dos goculeadas a Inglaterra y una a Gales. Debió ser un tremendo crack para destacarse en absolutamente todo lo que hizo en esos tiempos y ser respetado a pesar del issue (?) de su color de piel.

España: Vicente Engonga (14 partidos, un gol entre 1998 y 2000)

 

No: el primero en jugar con España no fue Marcos Senna. Engonga – hijo de un jugador nativo de Guinea Ecuatorial que anduvo por España en los años 60 – debutó en el profesionalismo ya con 26 años encima en el Valladolid de 1991, de la mano de un señor llamado Pacho” Maturacofcofcof, puta, no se ve nada… seguimos: jugando de volante defensivo o defensa central se desempeñaba con solvencia pero sin brillar demasiado en Celta y Valencia, hasta que en 1998 se dio a conocer en ese Mallorca de Cúper que lo casi-ganó todo (?) lo que disputó. Con la selección jugó 14 partidos entre amistosos y de competencia, entre ellos la Eurocopa 2000 en la que coronó su último partido como internacional al ingresar al final del partido contra Eslovenia. Acá abajo se puede ver (1:05 del video) su único gol con La Furia, en un amistoso en Sevilla contra Croacia en 1999.

Francia: Raoul Diagne (18 partidos, 0 goles entre 1931 y 1940)

A ver si adivina cuál de la foto de la selección francesa de 1938 era Raoul Diagne

Y cerramos esta primera parte con un histórico del fútbol francés de la preguerra: Raoul Diagne nació en 1910 en la Guayana francesa, y como el escocés Watson, también provenía de una familia acomodada: su padre – de origen senegalés – era diputado por su país natal a la Asamblea Nacional. Raoul no quiso meterse en el negocio sucio de la política y prefirió dedicarse de lleno al puro, limpio y honesto deporte del fútbol (?), por lo que se enroló en el Racing de París con el que debutó en 1930. Diagne se destacó inmediatamente jugando como defensa, pero era tan calidoso que jugaba de arquero con bastante solvencia; de hecho se desempeño en esa posición durante varios partidos de la temporada 1935/1936. En 1940 se fue al Toulouse y después al Annecy F.C. en donde se retiraría en 1946. Con Les Bleus debutó en un amistoso contra Checoslovaquia un 15 de Febrero de 1931 en París; en total jugó 18 partidos incluyendo los dos de su selección en el Mundial de 1938. Acá abajo se ve el debut de los franceses en su mundial del 38, en el que se aprecia (0:04) a Raoul. Después debe volver a aparecer en alguna parte del video, pero no lo distinguimos… vamos a ver si lo consigo en HD…

Próxima parte: la segunda (?)

Anuncios