Dossier Táctico: Independiente 0 – Argentinos Juniors 0

Intro

Transcurrido un tercio del Torneo Julio Humberto Grondona 2015, por la Fecha 10 se enfrentaron en el Libertadores de América el local Independiente y Argentinos Juniors. Se presentó el habitual encuentro del conjunto de Jorge Almirón en su casa, sin poder resolverlo favorablemente.

Independiente mantuvo el 4-4-2 que Almirón ha planteado durante este año, pero intentando suplir la ausencia del Toro Diego Rodríguez, su jugador más regular. El uruguayo se fracturó el peroné en el encuentro con San Lorenzo, por lo que el técnico decidió confiar en la fórmula del 2014, con Jesús Méndez y Federico Mancuello repartiéndose el centro del campo. Por las bandas, se ubicaron Matías Pisano por derecha y Emiliano Papa por izquierda, mientras que la delantera estuvo a cargo de Lucas Albertengo y Claudio Riaño. En la zaga, además, se produjo el debut oficial de Mauricio Victorino.

Néstor Gorosito ha oscilado entre un 3-4-2-1 (como en este caso) y un 3-4-3 en la mayoría de los partidos de Argentinos, pero siempre procurando respetar la presencia de tres marcadores centrales. Esta vez no fue la excepción, con Patricio Matricardi, Miguel Ángel Torrén y Franco Flores como línea defensiva. Delante de ellos, retornó Gaspar Iñíguez tras su baja por paperas, siendo doble 5 conjuntamente con Cristian Ledesma. Por las bandas y en función de carrileros, Pipo colocó a Reinaldo Lenis y Ezequiel Garré. Más sueltos, se ubicaron Federico Gallego del centro a la derecha, y Andrés Franzoia del centro a la izquierda, con Jonathan Rodríguez como única referencia de ataque.

Inicial
Formaciones iniciales

El encuentro comenzó con Independiente queriendo tomar las riendas. Sin la presencia de Rodríguez, el Rojo abría a sus centrales Victorino y Víctor Cuesta en la salida, permitía la salida de sus laterales (Gustavo Toledo y Nicolás Tagliafico) hasta la línea divisoria y retrasaba un poco a Méndez para que inicie el traslado. Allí jugaba hacia Pisano en posición de 8 o con Mancuello en el círculo central. Independiente recargó en un inicio el fútbol por el centro para luego desembocar en la derecha, por lo que Mancuello y Pisano buscaban el pivoteo de Albertengo y Riaño, que asimismo rotaban en sus posiciones y procuraban no mantenerse fijos (más allá que, por lo general, Riaño se coloca de centrodelantero y Albertengo trabaja por los costados). Tras esa descarga en los puntas, el juego se abría para con Papa y Tagliafico, buscando que Papa o el propio Mancuello asociándose con ellos centren. La subida de Tagliafico era posicional y para sumar gente, sin obligación de desdoble hasta el fondo del terreno. Sin embargo, usualmente eran Mancuello o Pisano los que, tras recibir en posición central en 3/4, filtraban por arriba hacia Riaño, o cambiando hacia la derecha con Albertengo.

Independiente Ataque 1

Por derecha, el balón era abierto por Méndez o los delanteros hacia Pisano para que maniobre contra Garré. Rara vez optó por el desborde, y Toledo no se acopló para pasar por sus espaldas. Por lo que si no centraba, decidía una transición de derecha a izquierda en toques cortos y en continuado, pasando por Méndez y derivando en Mancuello para que remate de larga distancia.

Independiente Ataque 2

Argentinos se mostró muy aplicado en su andamiaje defensivo. Comenzó el encuentro con un 3-3-3-1 intentando ahogar la salida del Rojo desde su zaga. Jonathan Rodríguez presionaba a Victorino y Cuesta, mientras que Gallego y Franzoia atoraban a los marcadores de punta. Ledesma se mostró muy agresivo en su búsqueda hacia Méndez, conformando esa primera línea de tres volantes. Detrás de ellos quedaban Iñíguez (pendiente de Mancuello) y los carrileros Lenis y Garré, que contenían los embates de Papa y Pisano, respectivamente. Ambos se sumaban a los tres centrales en caso de ser necesario en el repliegue, conformando una línea de cinco hombres. De los zagueros, Matricardi hacía una persecución de Albertengo, y Flores de Riaño. No fueron marcas de stopper porque respondían mucho al sector de la cancha que cada delantero frecuentaba, pero Gorosito permitió los cruces de sus defensores en búsqueda de las diagonales de los puntas. Por ende, podían aparecer invertidas posiciones, o pasar Torrén a ser primer central, indistintamente. Justamente Torrén quedaba libre por el centro, con la opción de cerrar a las espaldas de sus laderos, o salir a presionar si tanto Matricardi como Flores estaban contenidos en el área.

Argentinos Defensa 1
Movimiento 3-3-3-1 en defensa de Argentinos. Torrén con muchas libertades de presión y de cierre. A la derecha, ejemplo de cruce entre Matricardi (siguiendo a Albertengo) y Torrén

Estos movimientos de entrada y salida de los defensores, con el auxilio de los volantes externos, y con la presión en la salida, hicieron que Independiente saltee líneas con habitualidad desde Méndez y Victorino hacia Pisano o Papa. Sin el primer toque ni el rompimiento que le brinda el Toro Rodríguez, el Rojo recurría al bochazo largo, o al pivoteo de sus puntas que eran absorbidos por la marca pegajosa que proponía el Bicho. Los primeros 15 minutos fueron a pedir de Argentinos, que embarró tácticamente el juego de esta forma, lo que le permitió contar con algún despliegue ofensivo tras ir neutralizando a su oponente.

En la presión rápida, el conjunto de La Paternal intentaba la salida a dos toques desde Ledesma o Iñíguez hacia Gallego, y éste habilitando a Jonathan Rodríguez por el centro, o Franzoia por con una diagonal de izquierda a derecha. Si se podía elaborar más la maniobra, se focalizó en avanzar por el flanco izquierdo para explotar las espaldas de Pisano. Iñíguez retrocedía y Ledesma oficiaba de un volante más adelantado y armador, ambos abriendo el esférico hacia Ezequiel Garré. Se ofrecían como descarga en forma de pared Franzoia (cerrándose un poco) y el ocasional retroceso de Jonathan Rodríguez, pero usualmente el diálogo se producía mediante el desplazamiento de Gallego a posición de enganche y la posterior apertura a Garré para que centre.

Argentinos Ataque 1

El avance por derecha fue muy poco utilizado, con un Lenis extremadamente contenido. El colombiano, de raro desborde en esta oportunidad,  jugaba con Gallego para que habilite con pase filtrado por el centro o siga la apertura del esférico hasta llegar a Garré. Siempre la creación pasó por la sociedad entre Gallego y Ledesma a la hora el toque corto, y las escaladas de su lateral-volante por izquierda.

Argentinos Ataque 2

Independiente no innovó demasiado en su estructura defensiva, con un 4-4-2 marcado. Riaño y Albertengo presionando a los tres defensores, cubriendo el ancho del terreno cuando Matricardi o Flores recibían más abiertos en la salida. Mancuello fue con Iñíguez y Méndez con Ledesma, mientras que Pisano y Papa custodiaban a Garré y Lenis. Tagliafico tomaba a Gallego, y Toledo hacía lo propio con Franzoia, quedando Jonathan Rodríguez a merced de los zagueros. Para cubrir el traslado de Gallego al centro, Papa se quedaba con Lenis y bajaba a posición de marcador lateral, y Tagliafico se cerraba como un tercer central para tener libertades de ir a apretar al centro del campo si el esférico se trasladaba de izquierda a derecha. De los dos zagueros, Victorino mostró mayor afán para salir de su ubicación e ir en búsqueda del anticipo aéreo.

Independiente Defensa
Lo más llamativo en un esquema defensivo clásico de Independiente fue el traslado de Tagliafico para ajustar el desplazamiento de Gallego

Argentinos lo tuvo a los 5 minutos. Gallego robó en su propio campo y habilitó por el centro a Jonathan Rodríguez, que con el cuerpo deja desairado a un Cuesta que había salido a cortar bien arriba. Rodríguez busca a Franzoia y su pique de izquierda a derecha por detrás de Victorino y remata, obligando al Ruso Diego Rodríguez a enviar el balón al corner en buena reacción. Luego, un lateral de Garré es triangulado entre Ledesma, Iñíguez y Gallego, permitiendo un disparo lejano del uruguayo que contiene el arquero en dos tiempos. Por último, un envío largo y frontal de Torrén es peinado por Gallego. Rodríguez pivotea y se la devuelve, pero su remate es desviado.

Sin embargo, tras ese cuarto de hora, los tres atacantes de Argentinos dejaron de tener éxito en la retención del balón. El Bicho fue perdiendo capacidad para mantener el esférico, recurriendo al envío largo de su zaga y permitiendo el anticipo de un Victorino que se fue asentando con el correr de los minutos. El equipo de Gorosito dejó de presionar tan arriba, y fue renunciando poco a poco a su elaboración en ataque (no tuvo más aproximaciones en los primeros 45 minutos). Se posicionó 5-4-1 con Lenis jugando de marcador de punta neto, y Garré subiendo y bajando para evitar que Pisano quede libre por su sector. Franzoia y Gallego pasaron a cubrir las bandas, quedando Jonathan Rodríguez muy solo arriba. Esta tendencia acentuó la incapacidad para poder mantener el balón en su poder, pues el arco de Diego Rodríguez quedaba sumamente lejano y el recorrido que debían hacer los hombres por afuera para pisar el área rival era considerable.

Argentinos Defensa 2
Argentinos con su 5-4-1 en defensa. Torrén libre para salir a colaborar con Pisano. A la derecha, ejemplo de cruce entre Flores y Matricardi

Independiente, además, ajustó un poco su ataque con el desplazamiento de Pisano al centro para que tome en contacto con el balón y escape a los marcajes rígidos del Bicho. Así se asoció con Mancuello para poder tocar en 3/4 y desde allí lanzar balones por elevación para Riaño y Albertengo. La alternativa consistía en el toque con Méndez y Papa (ya menos abocado al desborde, salvo que fuese al vacío), y que Pisano busque habilitar a un Mancuello con sus tradicionales incursiones sin pelota al área rival.

Independiente Ataque 3

Así, el local fue arrimando algo de peligro, sin ser punzante. Primero Méndez toca con Pisano, quien traslada por el centro y busca a Riaño, pero el delantero no logra posicionarse y lo atora Luis Ojeda. Luego, Méndez y Papa tocan con Mancuello, quien nuevamente por el centro busca a un Riaño activo en esa primera mitad. Es cuerpeado por Flores y no alcanza a dominar. Finalmente, Pisano recibe de Albertengo, y Mancuello busca al vacío la posición de extremo derecho. Pisano lo busca por arriba, y Mancu la baja al centro de cabeza. Flores logra interceptar antes que llegue Riaño.

El Rojo insistía por el centro y no frecuentaba las bandas ni ensanchaba bien el terreno. Torrén y Flores en Argentinos contenían bien los embates, mientras que Iñíguez patrullaba la zona con enorme despliegue, con un buen acompañamiento de Ledesma. Garré, por su parte, no perdía en el mano a mano con Pisano, y Albertengo no engranaba en el circuito de juego. La actividad de Riaño, quien se lesionó durante el partido, no fue suficiente para procurarle chances claras de gol: Independiente fue demasiado frontal en sus envíos, facilitando la marcación de un conjunto que plantó una línea de 5 defensores y cuyos zagueros no se mantenían fijos.

Finalmente, Albertengo encontró un resquicio retrasándose para luego realizar una diagonal hacia la derecha. Primero, Papa y Pisano vuelven con Victorino, quien habilita a Albertengo con un gran pase externo. Teniendo por el centro a Riaño, el ex Atlético de Rafaela opta por el remate desviado al arco en la aproximación más clara del primer tiempo. Luego, Pisano cambia de frente para Albertengo, quien en su intento de centro termina ejecutando un disparo cerrado que Ojeda debe enviar al tiro de esquina. Con una elevada frecuencia de pelotazos y cambios de frente para lo que suele proponer Almirón, el primer tiempo se cerró con dudas para Independiente, y con convicción en Argentinos sobre su labor defensiva, aunque con un retraso progresivo en el terreno.

Para la segunda parte, Almirón debe retirar al lesionado Riaño y permitió el ingreso de Gabriel Graciani. Por ende, alteró el esquema a un 4-1-4-1. Jesús Méndez pasó a ser volante defensivo, y delante de él conformaban un triángulo Pisano y Mancuello, ahora con mayores libertades para soltarse en ataque. Graciani se posicionó de volante por derecha y Papa mantuvo su rol, quedando Albertengo como único punta.

Independiente pasó a gestar su fútbol por el centro pero sin el pivoteo de Albertengo. Los laterales subían hasta el centro del campo, y Méndez era salida hacia Pisano, para que se asocie en corto con Mancuello. Los avances por derecha ahora tenían finalización en Graciani, quien jugaba en pared con Pisano o recibía de Toledo, para luego centrar. En estos casos, Mancuello aparecía filtrándose al punto penal a fin de poder conectar. Pero cuando Mancuello optaba por inclinarse hacia esa punta, trocaba puestos con Pisano a fin de poder centrar con pierna invertida, asistir por bajo a Albertengo, o buscar el remate de media distancia.

Independiente Ataque 4

Por izquierda, Pisano y Mancuello abrían con Papa para que éste centre, aunque fue un recurso menos habitual. Por lo general, Mancuello o el propio Papa luego buscaban a Albertengo para que intente su maniobra individual por ese sector, ya incursionado en el área grande del Bicho. Jesús Méndez, al quedarse los laterales, se soltaba por sorpresa por el centro para permitir esos vínculos con Papa y Albertengo por izquierda, o con Graciani y Pisano por derecha, logrando hasta centrar desde este último sector.

Independiente Ataque 5

Argentinos mantuvo su iniciativa de avanzar por izquierda inalterable, pero con Franzoia ahora más colocado como extremo y con Rodríguez ubicado en el semicírculo del área para poder recibir por bajo. Gallego efectuaba el doble movimiento de posicionarse como intermediario en el centro, o de ofrecerse como alternativa por derecha en diagonal hacia el área. Sin embargo, el cambio de dispositivo en Independiente en cierta forma lo complicó, porque sus zagueros dejaron de tener referencias puntuales a quienes perseguir. Con la apertura de Graciani y Papa, ahora Garré y Lenis se ubicaban como verdaderos marcadores de punta, pero sin ese movimiento de los centrales, que no tenían necesidad de salir a presionar. Ello generó que Argentinos esté cada vez más replegado, porque la recuperación de balón era sumamente atrás, e Independiente esperaba con los laterales cerrados y los centrales dispuestos al anticipo para recuperar rápido los envíos en largo.

Argentinos Ataque 3

El Bicho generaría su última chance del partido a los 3 minutos del complemento. Garré, Franzoia y Ledesma triangulan hasta buscar a Rodríguez, que nuevamente burla a Cuesta con su cuerpo. Su remate al borde del área es muy desviado. Enseguida se lesiona Franzoia y Gorosito lo reemplaza con Martín Alaniz, manteniendo el esquema.

Comenzó a aparecer Mancuello en Independiente, aún sin tener un partido brillante. Se hizo eje y conductor mientras Pisano estaba incómodo en su rol de enlace, absorbido por Ledesma. Primero, Graciani y Pisano lo buscaron por derecha y saco un latigazo desde lejos, obligando a una salvada de Ojeda. Luego, Graciani toca con Mancu, que habilita a Albertengo, pero Torrén cierra enviando el esférico al córner. Por último, un tiro libre ejecutado por el capitán encuentra la cabeza de Cuesta, forzando la estirada de Ojeda.

Transcurrido el cuarto de hora, Patricio Matricardi es expulsado por doble amonestación tras voltear a Pisano. Argentinos introduce a Cristian Álvarez por Gallego, modificando su dibujo a un 4-4-1 donde renunciaba a cualquier atisbo de ataque en procura de mantener la igualdad. Torrén y Flores de zagueros, con Álvarez de lateral derecho y Garré por izquierda. El centro del campo fue propiedad de Ledesma e Iñíguez, ubicándose Lenis y Alaniz por los flancos, y Rodríguez como único punta. En ofensiva, los poquísimos embates provinieron ahora por derecha con Lenis más suelto para picar y desbordar mediante arrestos individuales, manteniéndose Ledesma como organizador, y con un Alaniz más pendiente de la búsqueda en diagonal al área. Por izquierda, Garré delegaba en Alaniz y Rodríguez seguía mostrándose como opción en el semicírculo.

Almirón ajusta a partir de lo propuesto por Gorosito, y decide retirar a Papa para colocar a Martín Benítez. El Rojo seguía 4-1-4-1 pero con clara tendencia a adelantar a sus volantes por afuera. Benítez entró bien, buscando cubrir ese bache que tenía el equipo de recibir por izquierda, para luego efectuar diagonales con traslado de balón hacia el centro.  El vértigo de Benítez pareció venirle bien a Pisano, de pobre encuentro, que levantó un poco su rendimiento en esos minutos, en desmedro de un Mancuello que dejó de participar en la gestación para acoplarse como llegador en la delantera o propiciar un desplazamiento a la punta izquierda cuando Benítez se cerraba. Pisano volvió a su rol de recibir en 3/4 y ser lanzador hacia el centro o de derecha a izquierda. Tagliafico se adelantó más en el terreno pero para ubicarse como un volante cerrado y ser nexo de Méndez y Pisano, mientras que Toledo hacía lo propio por derecha pero por lo general se quedó en la retaguardia.

El Rojo, envalentonado por el hombre de menos en el rival, fue acumulando sin mucha lucidez algunas llegadas. Primero, otro tiro libre de Mancuello encuentra a Graciani, que desvía su cabezazo. Luego, Méndez efectúa una corrida por derecha, y su centro no alcanza a ser conectado por Albertengo. Por último, Tagliafico y Toledo encuentran a Pisano, que centra en 3/4 hacia Mancuello, pero apenas alcanza a impactar el esférico, que le queda mansamente a Ojeda.

Argentinos agota variantes al colocar a Lautaro Rinaldi por Jonathan Rodríguez, mientras que Almirón decide una arriesgada maniobra. Ingresa José Adolfo Valencia para sumar otro delantero, pero en desmedro de Pisano, manteniendo la línea de cuatro defensores para mutar a un 4-4-2. Mancuello y Méndez nuevamente de doble 5, con Benítez y Graciani por las bandas, y la dupla centroatacante.

Valencia no aportó más que ser otro atacante del cual debió estar ocupado la zaga, y lo cierto es que Independiente tenía gente de sobra atrás (especialmente cuando los laterales no cumplen una función de desdoblamiento ofensivo). Pero el cambio volvió a colocar a Mancuello en posición de eje del conjunto, parándose más como volante del centro a la derecha. Toledo se adelantó más para trasladar y abrir hacia Graciani, mientras que Tagliafico hacía lo propio por izquierda para encontrar en corto a Benítez. Independiente gestionó sus últimas ofensivas en una dirección Benítez-Mancuello, partiendo desde la izquierda en el centro del campo para llegar a su capitán en 3/4.

Independiente Ataque 6

La ráfaga de oportunidades que tuvo el Rojo sobre el final fueron cortesía del propio Mancuello. Albertengo y Benítez encuentran a Toledo, que abre con Graciani. Su centro no puede ser conectado por Mancuello. Con posterioridad, Toledo toca con Mancuello quien busca al semicírculo del área a Albertengo. Éste le devuelve el balón y su remate furibundo es desviado por Ojeda. Luego, Mancu abre con Graciani y ahora el ex Colón prueba de afuera. Nuevamente responde Ojeda. Por último, Mancuello lo intenta vía córner olímpico, pero el portero interviene, erigiéndose en la figura del encuentro.

Final
Formaciones finales

Independiente empató y sus aspiraciones se van esfumando. Tuvo llegadas y mereció ganarlo, pero esta vez dependió más de una lucidez individual que del andamiaje colectivo en el toque corto. El rival le planteó una maraña con inventiva, pero no demasiado alejada a lo que suele ocurrir en el Libertadores de América, y el conjunto de Almirón nuevamente no pudo sortear ese desafío. Aceptable partido de Mancuello y Victorino, con un segundo tiempo en levantada de Méndez y un ingreso energético de Benítez. El primer tiempo de Riaño sirvió en lo colectivo, Pisano está en una curva descendente en su rendimiento 2015, y a Albertengo se lo nota algo desconectado con la elaboración de juego. El Rojo culmina en un embudo sus ataques porque sus marcadores de punta no ensanchan el terreno ni generan desborde, lo cual colabora con su previsibilidad para ser maniatado. El futuro de Almirón es incierto, dado que su seguidilla de próximos partidos presenta a Boca y Racing.

Argentinos planteó un encuentro agresivo y con el correr de los minutos decidió replegarse. Su funcionamiento defensivo estuvo en alto nivel, obturando y sacrificándose en bloque para no permitir el progreso en toque corto del rival. El primer tiempo en este sentido fue más eficiente, mientras que en el segundo se vio sorprendido al principio, y luego con Matricardi expulsado debió parchar su línea final. Buenos rendimientos en Ojeda, Torrén, Iñíguez y Garré, todos puntos altos, bien secundados por Flores. El trabajo de Lenis fue esforzado pero cabe pensar si está para ser realmente un lateral encubierto. Gorosito ha establecido una idea de juego y al Bicho por el momento parece estar funcionándole, siendo el segundo mejor ubicado de los diez ascendidos detrás de Sarmiento.

Anuncios