CONTRAPUNTO: River ¿Refuerzos de fútbol senior o calidad deluxe?

Almeyda-reclamo-memoria-Saviola-Aimar_OLEIMA20120401_0114_15

 

Peor es traer a Maxi López (?)por U Rola

En estos tiempos de jugadores fugaces, Tatos Aguileras y pimienteros de una sola noche las personas están llenas de ira; es bastante lógico pensar que quizás, Lucho González, Pablo Aimar y -sobre todo- Javier Coneurito (?) Saviola podrían haber vuelto a River en una fecha mas próxima a su plenitud que a la del showbol con Mancuso (?). Pero pueden plantearse algunos argumentos para sostener porqué aún son refuerzos y no lastres.

En primer lugar, la relación entre economía y previsibilidad. Vienen con el pase en su poder, con lo cual el mayor gasto pasaría por el contrato. Algo que no debería ser un problema para un club que, a juzgar por el silencio de los inocentes periosidas, parecería no tener mayores problemas financieros. O bueno, es eso o creerle a Kiper (?). Y además, ya saben lo que es jugar en River, con lo cual el mayor problema pasaría por su estado físico.

En segundo lugar, porque superando esa cuestión física, hay una calidad muy difícil de encontrar en nuestro fútbol. ¿Cuántos Aimares vemos hoy en el fútbol argentino? ¿O cuántos jugadores como el propio Lucho? La pregunta toma aún tintes mas dramáticos -y quizás hasta mas favorables a nuestra posición- si miramos mas allá del momento actual de nuestro seleccionado.

Y en tercer lugar, se impone un argumento que suena a lugar común, pero que por esta vez parece ser real: VIENEN A SUMAR. En un club que viene acostumbrándose, por fortuna, a ser mas conocido en el último tiempo por sus logros deportivos que por sus despelotes y humillaciones en la última década NO GANADA; es bueno ver volver a tipos que no boquearon la vuelta antes de concretarla -el caso de Aimar es hasta un exceso de mesura, que no vendría mal imitar-, y que parece, no vendrán a ser rockstars o a pegarle a la jermu, sino a JUGAR AL FÚTBOL. Quizás, con suerte, Aimar les enseñe a los pibes del club a saber largarla a tiempo, o Saviola les enseñe a los delanteros de las inferiores a definir -aunque, como siempre, también dependerá del dicente: ahí lo tenés al pelotudo de Rogelio no aprendiendo una mierda de Trezeguet-.

Después, como siempre, los pingos se verán en la cancha y cuando la bocha ruede por el césped. Pero, a priori, es esto o la vuelta de Maxi López (?).

Tá luego muchachos…

En dos meses pedís a Maxi López (?)Por Primo Cucu

Por más que estar del otro lado de la vereda donde se para U Rola siempre está bien (?), creer que River no se beneficia con la llegada de Javier Saviola y Lucho González no es algo tan descabellado.

A pesar de todo lo que significa a modo de rescate emotivo, sumar a estas dos glorias riverplatenses en este momento del equipo puede ser contraproducente. Lucho González no completó 20 partidos en la semiamateur Segunda División de la Liga de Catar. A pesar de forrarse de dólares, lo cual aplaudimos, el ex Huracán lleva un año y medio jugando en un país donde el roce y la competencia no ayudan en nada mantener el ritmo.

Por su parte, Javier Pedro Saviola ha declinado claramente su rendimiento en las últimas dos temporadas. En un año y medio en el Olympiacos de Grecia y seis meses en el Verona de Italia, Saviolita (?) jugó 23 partidos, solo nueve de ellos como titular. En ese ínterin marcó solo tres goles. Tres goles en dos años. TRES GOLES EN DOS AÑOS. Debería terminar acá (?), pero hay que redondear.

Que dos jugadores viejos, un poco rotos (?), y con poco ritmo no es extraño en el fútbol argentino. Sin mucho más, Pablo Aimar abrió la puerta del geriátrico hace un par de meses al regresar después de 15 años. Si bien es valedero el regreso, queda en los hinchas de River si quieren aplaudir sus vueltas o reprochar sus tiempos. Como mis viejos se preocuparon por mi, me alimentaron y me dieron una educación, no soy hincha de River (?), así que el análisis preliminar de un neutral es que, lisa y llanamente, le metieron dos palos en el culo a Gallardo. En dos semanas, River se juega la chance de volver a ser campeón de América tras casi 20 años y no solo anda pariendo la salida de Pezzella y Rojas, sino que ve como negocia para no perder a Teo Gutiérrez y Rodrigo Mora. Con estas bajas, el Muñeco tendrá que volver a armar un equipo que salga de memoria, y en ese trámite deberá lidiar con el debate de incluir a estos gerontes o no, con el colmo de que seguramente le pedirán que revalide las credenciales de campeón. Menuda tarea tiene Gallardo con un plantel pañalero, tanto de niños como de adultos (?).

Anuncios