Desde el futón: el origen

Regresamos una vez más con esta sección que se atreve a recorrer los lugares más recónditos para traerles aquellas perlas olvidadas, ignoradas o simplemente inexistentes del deporte más bello del mundo. Pasen, pónganse cómodos, disfruten o mueran. No, vos con ésas alpargatas no pasás papu (?)

 

01

El origen del fútbol ha sido atribuido durante años a los ingleses quienes, fieles a su historia, se han apropiado de cuanta cosa han deseado, tal el dicho popular “culo veo, culo quiero” tan extendido por esas tierras.  Es por todos conocida la disputa legal que llevan adelante en los tribunales de la Haya los creadores del término “Té inglés” contra el Sr. Mario Baracus (Míster Té) por ver quién se queda con los derechos del mismo. Una disputa que ha llevado incluso al suicidio al entrañable extraterrestre enano Eh Té, quien, luego de perder todo su dinero en el bingo de ciudadela, no pudo afrontar los gastos de sus abogados, recurriendo a un prestamista que al no poder cobrarle, le cortó el dedo lumínico, hecho que empujó a una espiral depresiva al enano, quien sostenía que sin el dedo se quedó sin chamuyo para levantar minas, terminando con sus días ahorcándose con el cable de su smartphone Garchalaxy P2.

A través de una formidable maquinaria propagandística, éstos nazis con mejor prensa, han logrado convencer a una gran mayoría que ellos son los creadores de tan bello deporte, pero como desde éste espacio no nos comemos una, vamos a develar la verdad que intentan ocultarnos, trayéndoles a través de relatos, imágenes y amenazas varias, la posta.

Hay pelis, que como la tele, educan y entretienen
Hay pelis, que como la tele, educan y entretienen

Hemos viajado a la ciudad de Ámsterdam para ver si nos podíamos traer algún ladrillo, pero como no nos aguantamos, lo terminamos liquidando en el baño del aeropuerto y allí conocimos al Profesor Helrret Ongo, arqueólogo de profesión, fumón por elección, quien luego de recibir una golpiza por no querer pagar su parte, nos aseguró que había realizado un descubrimiento inédito que cambiaría la historia del fútbol tal lo conocemos y quiso compartirlo nos nosotros como parte de pago.

Luego de años y años de investigación que lo llevaron a recorrer el globo desde arriba hasta el hilo, recaló en las Cuevas de Zamora (más grandes que las de Altamira), en el Valle de Tuhermana, en las Islas Luisalberto. Las cuevas están custodiadas por un grupo de indígenas conocidos como Lonigros que guardan sus tradiciones más añejas y entre ellas existe un pasatiempo que asombró al Profesor por su similitud con nuestro fútbol, pero mayor fue su sorpresa al ser conducido al interior de las cuevas, donde descubrió pinturas rupestres que representaban escenas que de inmediato traen reminiscencias de hechos relacionados con el fútbol, mientras los lugareños relataban las historias (transmitidas a través de generaciones) que cada pintura expresaba. Aquí el documento fotográfico inédito, único e incontrastable, junto con el relato asociado al mismo:

Primer partido de fútbol de la historia de la humanidad
Primer partido de fútbol de la historia de la humanidad

Siempre según el Profesor Helrret Ongo, aquí puede apreciarse el primer partido de fútbol de la humanidad. Lonigros relataron que originalmente ambos equipos pateaban un animal de un lado a otro de la cancha, pero que cobrar los goles se hacía complicado porque el bicho o no pasaba la línea de gol o directamente huía, por lo que en una versión 2.0 del juego lo hicieron pateando un animal previamente sacrificado. Claro que esto duró poco cuando se percataron que era mucho mejor jugar sólo con el cuero del animal hecho una bola y metiéndole algo de aire adentro. También aclararon que el dueño del animal sacrificado siempre debía participar del cotejo aunque fuese un bueno para nada, por lo que era habitual que lo mandaran al arco.

Representación del primer equipo del clan más importante de la isla: el Bó-Ká
Representación del primer equipo del clan más importante de la isla: el Bó-Ká

Los lugareños se encuentran separados en clanes y cada uno presenta (hasta el día de hoy) diferentes equipos que se enfrentan entre sí, permitiendo a cada clan dominar la tribu según los resultados de sus equipos o incluso (en el peor de los casos) ser desterrados por algún tiempo del valle. Asimismo los lugareños cuentan que existe un clan que nunca tuvo que ser desterrado y que guarda una historia de honor y gloria desde sus antepasados. La imagen pertenece al primero de esos equipos del clan Bó-Ká, que, como puede apreciarse en la imágen, tienen características físicas muy representativas del clan, conocido también como los Tríp Odes o Flordepilín, según otra voz de la misma lengua.

Un clan pulenta

Esta representación se encuentra (según los lugareños) en lo que era la entrada a la cueva del clan Bó-Ká y hace referencia a que nunca han mantenido relaciones afectivas con otros clanes. Un clan según dicen, muy envidiado por el resto que han intentado por todos los medios emularlos, pero equipararlos, jamás.

Buen Biaje
Buen Biaje

Ya dentro de la cueva puede apreciarse retratado el momento inolvidable que vivió el clan Bó-Ká, cuando despidió a su eterno rival, el clan Pa Ladar, que fue desterrado luego que una maldición cayera sobre ellos. La leyenda cuenta que hubo una batalla en los cielos y dos dioses fueron quitados de la gloria siendo condenados a vivir en ése clan. Los nombres de los dioses son Put O y Cag On.

Hasta aquí el documento fotográfico de las Cuevas de Zamora, por lo que dejamos al Profesor ir en paz, no sin antes recordarle que tenemos su dirección, teléfono y datos personales. Pero aún turbados con semejante revelación, sabemos que debemos continuar profundizando en los verdaderos orígenes del deporte del balompié y por tanto nos disponemos a viajar a Egipto, ya que una fuente, que no podemos revelar, nos pasó el dato de un sauna con todos los chiches.

Arribamos a la ciudad de Bení, ubicada a pocos kilómetros de Tebas, donde un guía nos llevará a conocer la mítica ciudadela (en el partido de Morón) que alberga dentro de su estructura característica milenaria, algunos de los tesoros artísticos más reveladores de la cultura egipcia antigua. Luego de cinco días de viaje en camello, de soportar tormentas de arena y ver en el gps que el turro del guía nos hizo dar vueltas como tachero porteño a pajuerano, llegamos a nuestro objetivo. El guía nos acerca a una tienda habitada por un hombre de extrema delgadez, mirada profunda, seborrea y mal aliento, cuyo nombre es Al Fayar Lagarantía, pero le gusta que lo llamen Alf. Al verlo uno no puede evitar pensar que Ghandhi parece Samid al lado del egipcio éste. Alf discute acaloradamente con nuestro guía en un idioma desconocido por el pago a recibir por llevarnos a las ruinas de las catacumbas, por lo que ofrezco mi reloj. Alf acepta pero hace un ademán con las manos indicando que desea aún más, por lo que le entrego mi sombrero, mi camisa, los pantalones, mis zapatillas adalid y el slip. Tarde comprendo que el pago buscado era más alto de lo previsto y debido a que la búsqueda se había dilatado, acepté dilatar algo más.

Una vez en las catacumbas y secando aún mis lágrimas, se descubre ante mis ojos por fin el arte egipcio milenario que una vez más, hecha por tierra la aseveración que el fútbol es de origen inglés. Aquí las pruebas junto con la correspondiente descripción que Alf nos relataba mientras nos apoyaba su caramañola egipcia:

“pero Ramsés… fui a la pelota”
“pero Ramsés… fui a la pelota”

Antiguamente, el deporte era tan popular que el faraón no sólo no quería perderse un partido, sino que quería participar activamente del mismo y como buen sorete, lo hacía como árbitro. Acá lo vemos impartiendo justicia en un esclavos-amos, luego del cual Anubis recibió 5 fechas de suspensión por partir a un esclavo en un cierre. Atrás de Ramsés, Condorito pungueándolo.

 

“En tu cara y en tu pirámide”
“En tu cara y en tu pirámide”

Claro que cuando los esclavos se ponían al frente del score, Ramsés no dudaba en inclinar la cancha descaradamente, echando a la mitad del equipo, mandándolos a construir alguna pirámide por ahí o incluso meter él mismo goles para el equipo de los amos. No sólo quedamos consternados por la elocuencia de la imñagen, sino llenos de ira y odio al notar que los festejos boludos son aún más antiguos de lo que imaginábamos. Sí, la cosa redonda cerca del marulo de Anubis es una pelota y arriba a la izquierda está el alcanzapelotas con una de repuesto, también festejando, porque será un pibe y esclavo, pero no boludo.

El equipo del Rey Nabucarusor, tambien conocido como el Rey Caru
El equipo del Rey Nabucarusor, tambien conocido como el Rey Caru

El Rey Nabucarusor se había armado un plantel de la hostia con un rejunte de jugadores esclavos traídos de los más recónditos lugares (arriba puede apreciarse cómo se los trae en barco por el Nilo). Caru entrenaba férreamente a su equipo, tal como se puede apreciar en la imagen de abajo donde a la derecha practican la barrera para un tiro libre, mientras a la izquierda practican simular una falta.

Pero si el arte hasta ahora nos había sorprendido sobremanera, lo que siguió directamente nos sacó la mandíbula de lugar cuando fuimos llevados hasta el centro de las catacumbas, donde se hallan las más preciadas reliquias: las momias, cuyas historias  estremecieron nuestros seres, llenándonos el recto de preguntas.  Aquí el documento:

El fin de un lineman, tal como todos lo hemos soñado alguna vez
El fin de un lineman, tal como todos lo hemos soñado alguna vez

Contrario a la creencia popular, la cual afirma que el privilegio de ser momificados una vez muertos pertenecía exclusivamente a los faraones, Alf nos revela que se han hallado diversas tumbas con linemans momificados, gracias a su desempeño en diferentes partidos. Aquí en la foto vemos al recordado Ra Pi Doparalacoima, quien luego de cobrar 8 orsais al equipo del faraón, éste se infló un toque los huevos y lo mandó momificar y enterrar vivo junto con 3 banderines, dos de los cuales se pueden apreciar en la foto el pecho de la figura, mientras que el tercero se encuentra en la zona rectal del desgraciado.

 

 

“tomá faraón, tomá osiris, paravó papi”
“tomá faraón, tomá osiris, paravó papi”

El fútbol es una de las mayores expresiones de pasión que los hombres poseen desde hace milenios, pero hay veces que son llevadas al extremo y toda nuestra animalidad puede ser liberada en un momento sin pensar en las consecuencias que puede acarrear nuestra estupidez desenfrenada. Así le ocurrió al esclavo Ba Zanvé Ra, quien luego de meter un hat trick (sí, la forrada de llamarlo así viene de hace rato) se acercó al palco faraondencial y le dedicó el mismo a toda la comitiva con un festejo lleno de polémica (llevando sus manos a la zona pélvica). El faraón sin perder in minuto, mandó que lo azoten, hiervan en aceite y luego lo momifiquen en la ofensiva postura.

Sorprendente, ¿no amigos? Bueno, nuestra investigación no ha terminado, por lo que seguramente en algún momento volveremos con más de este informe revelador, que no sólo intenta echar luz sobre el verdadero orígen de nuestro deporte favorito, sino que aprovecha la volada para tirarle caca a esos imperialistas, que se creen dueños de todo y todos, al igual que sus primos lelos del otro lado del atlántico.

TheGM

Anuncios