CONTRAPUNTO: ¿Tirar el achique es un buen sistema defensivo?

La Refundación se mete de lleno en la grieta futbolística para zanjar debates sea a la piñas, o más civilizadamente, poniendo en palabras distintas posiciones. En este caso, nos ocupamos de una artimaña táctica que han sabido utilizar tanto tacticistas como liristas. Tanto para reducir ofensivamente al rival como para regalarle goles mediante defensores que lo único que practican es cómo parar un colectivo. La trampa del offside ¿anula el ataque contrario o es el suicidio de la defensa?

VOT NO

La mano levantada al pedo.

usa-today-8109906.0
¿No lo cobró? Ya sabés donde meterte la manito.

(*) por Cachengue

Una de las mayores pesadillas de los hinchas de fútbol, ya sea en las tribunas como en los sillones delante de un televisor, es observar a su defensor central levantando la mano inútilmente junto a sus compañeros en babia mientras el delantero avanza en una clara situación de peligro. Observarlos correr cual Galgódromo, detrás del rapidito de turno que agradece el espacio para fusilar al guardameta, con la consecuencia de sacar del medio con la valla vencida. ¿De quién es la culpa? ¿De los jugadores que se durmieron ante la señal de adelantamiento? ¿Del entrenador que fuerza a su defensa a suicidarse en masa yendo para adelante como primera línea rusa en Stalingrado? ¿O del sorete de luto con banderín que se quedó ciego en ese instante y no cobró el fuera de juego? Cualquiera de estas tres opciones pueden ser la razón del disgusto de los simpatizantes, pero el principal problema es utilizar la trampa del fuera de juego como sistema defensivo constante.

Dos ejemplos de esta jugada mal utilizada han arruinado mi infancia. El año 1994 parió al Boca de César Luis Menotti en su segunda gestión al mando del conjunto de la Ribera. Era muy común ver a la línea de cuatro muy cerca de la mitad de cancha. Ante cada avance contrario, uno se chocaba la palma con la frente al observar cómo los cuatro defensores corrían hacia adelante y retrocedían en desventaja cuando el rival corría con la pelota dominada campo traviesa. No se respetó el concepto primordial de achicar marcando, algo muy común en este equipo con mucho partido perdido pelotudo. Lo único que se marcaban eran goles del rival. El peor ejemplo de este engendro habilitador de adversarios fue el durísimo 1-6 ante Palmeiras en la Copa Libertadores pre-mística (?), quedando afuera en la primera ronda, además de dos derrotas muy duras ante River en ese año que eyectó al meador de meretrices Flaco del banco de suplentes.

Otro momento de desgracia se remonta al 3 de agosto de 1996, en la final de los juegos olímpicos de Atlanta entre Argentina y Nigeria. Partido empatado en dos con Pierluigi Collina tocando el pito y un juez de línea de Vanuatú (!). En el minuto final, un centro desde la izquierda motiva a la defensa comandada por los mariscales de la derrota Fabián Ayala y Roberto Sensini a tirar el fuera de juego. El resultado fue la habilitación de Emmanuel Amunike quién agradeció estar solo y sin compañía como si fuera el cumpleaños del Bichi Fuertes (?) para definir a placer el 3-2 y relegar a la Selección a la medalla plateada.

Ejemplo del achique mal tirado (?)
Ejemplo del achique mal tirado (?)

 

Hay tres razones principales para denostar la trampa del offside. En primer lugar, los defensores deben ejecutarlo en forma perfecta en coordinación con la línea de volantes. No se puede estar los 90 minutos sin esperar que alguno de los defensores no siga la señal y mande todo al carajo. Un simple error defensivo deja inutilizada esta táctica con altas chances de buscar la pelota en tu propio arco despues de correr como un boludo. En segundo lugar, muchos jugadores conocen como desactivar esta bomba de tiempo que eventualmente explotará a los defensores y al arquero. Basta con un jugador rápido bien ubicado entre medio de los defensores con un enlace con un pase milimétrico para lograr vulnerar a la defensa adelantada. Rodrigo Palacio era un especialista en dejar como conos alineados a sus marcadores aunque después rematara para el orto pero esa es otra historia. A menos que te toque Wanchope Ábila todo el campeonato, hay una gran posibilidad que tu arquero viva desarticulando veinte mil mano a mano durante todo el partido. En tercer lugar, y el más importante de todos, es que la defensa depende exclusivamente de la pericia del árbitro y los jueces de línea. Un error en la interpretación, la visión del asistente o una burrada de la terna arbitral, el cual es muy probable dado el nível de los hombres de negro, echa por tierra todo el esfuerzo colectivo del sistema defensivo, sin importar lo preciso que haya sido la defensa en su aplicación.

Todo muy lindo pero si el línea no vió el claro offside...
Todo muy lindo pero si el línea no vió el claro offside…

Se trata de errores humanos que no dependen exclusivamente de quién utiliza este recurso de triple filo y un mango roto. Por eso mismo, cuando uno se juega por tirar el achique permanentemente como método defensivo para detener al rival es una ruleta rusa donde la defensa pone el revolver en la sien, el delantero rival puede ser una bala mortal o recibir un disparo a traición de aquellos encargados de impartir justicia en el campo de juego. En otras palabras: es un camino rápido al suicidio futbolístico. Mejor aprender a marcar en zona y que la pericia defensiva este aplicada en cómo quitarle la pelota al rival sin depender de factores externos perjudiciales.

VOT SI

El triunfo de una idea (?)

(*) por Kipzy

¿Quien no soño alguna vez de chiquito con gritar un gol? ¿Quien luego de grande no sigue soñando todos los días con ser parte de algo mas grande, de jugar en un equipo importante, de sentirse ganador, de ser protagonista en cada competencia en la que participa, de llevarse todos los flashes y de sentirse mimado por propios y extraños? ¿Quien no quisiera tener el poder de llevárselo todo? Bueno, ese sentimiento de sentirse fuerte, de ir al frente en todos lados, de no apichonarse nunca, tiene que ver también con jugar a la ley del offside. ¿Por que?

Jugar con el offside se utiliza no solo como una boludeada al delantero dormilón (caso Wanchope, que cayo en posición adelantada 6 veces el último domingo; si, seis, las conté) sino como una postura propia de adelantarse en el campo, para de este modo impedirle opciones de pase al rival y que sea el arquero el que tenga que salir a cubrir eventual y excepcionalmente si alguna pelota sobra a los defensores. Es decir que todo el equipo se adelanta en pos de lograr mayor cohesión y tener el arco rival mucho mas cerca una vez que se recupere la pelota, generando así ataques mas rápidos que pudieran encontrar desacomodada a la defensa rival.

Cuando toda la defensa sale, ¿que opción de pase te queda?
Cuando toda la defensa sale, ¿que opción de pase te queda?

¿Sabes que equipo tiraba el achique? Si, todos los de Menotti, hasta que le encontraron la vuelta. Pero, guau, si revisamos un toque mas los libros, aparecen el Barcelona de Guardiola, el Ajax de Van Gaal, el Milan de Arrigo Sacchi. Veo un patron ahi. Los equipos mas ganadores, que dieron escuela no solo de superarse exponencialmente en su propuesta futbolística, sino de reducir al mínimo las posibilidades del rival, usaban este método. Entonces, si aparecen los problemas, puede ser que la culpa sea mas de quienes lo lleven adelante que de la táctica en si, ¿no les parece?. Lógico es que al Athletic de Bielsa le costara mucho mas el tema defensivo que a la selección de Chile, cuestión de intérpretes disponibles. Para usar esta estrategia se necesitan los intérpretes adecuados, obviamente. Pero resulta que si, se los necesita para cualquier estrategia a utilizar, no es exclusivo de esta. Entonces, es cuestión de elegir en la vida. Pero si lo que pretendemos es justamente pelear los campeonatos, ¿no es mejor tener un equipo compacto, para reducirle los márgenes de maniobra al adversario y que éste no pueda manejar libremente la pelota entre nuestras líneas? 

La mejor opción para tener un partido bajo control es tener el mayor tiempo posible la pelota. Pero siempre hay que tener en cuenta aquellas porciones de tiempo en el que no la vas a tener, y por eso hay que ser previsores. Un equipo corto, que presione, la recuperará mas rápido o al menos se mostrará mejor parado que uno que no lo haga, aunque su última línea esté mas adelantada. Porque no jodamos, meterse atrás también significa reducir espacios, pero después tenes 70 metros para recorrer hasta el arco rival, que te queda mas lejos que a Oliver Atom en Supercampeones.

En las pelotas paradas es muchísimo mas útil. El área es del arquero y no de los que llegan
En las pelotas paradas es muchísimo mas útil. El área es del arquero y no de los que llegan

No es casualidad que los detractores de tirar el achique sean los cultores de poner el bus (?) adelante del arco, como si eso redujera los riesgos. Bueno, lamento informarles que el riesgo del 0 a 0 o del 1 a 0 en contra crecen exponencialmente de ese modo. Toda estrategia supone un riesgo, y un gol en contra lo puede sufrir cualquiera, en cualquier momento y de muchas maneras, porque el futbol es asi y tiene muchos componentes que no se pueden controlar. Y si tirar el offside supone un riesgo porque no se puede pretender que nuestros jugadores estén concentrados los 90 minutos, entonces de la misma manera no se puede pretender que estén concentrados en la marca todo el partido si el rival tiene 10 corners y 5 tiros libres. Yo elijo los equipos que se arriesgan a atacar, a tener defensores que juegan al anticipo, de tener arqueros líberos y de precisar de un 2 muy hablador que viva constantemente corrigiendo a los laterales para que esten en su línea y chamuyándose permanentemente al linesmen para que se ubique un resorte de buena calidad en la axila (?). Además, si el fullback es rápido y la defensa está bien adelante, siempre está la chance de recuperarse corriendo hacia atrás, cosa que no sucede cuando el 10 rival recibe en la puerta del área presto para disparar y toda tu defensa está metida entre el punto del penal y el área chica, donde a lo sumo podrás tirarte con los brazos abiertos rezando para que no te cobren el penal como el chacho Coudet en la semifinal de la Libertadores del 2004.

Anuncios