Hablemos de Promociones: Racing – Belgrano (2008)

El primer equipo grande (y no será el último, je (?)) que se da el lujo de aparecer en esta sección, donde recordaremos el morbo de aquel mes de junio.

bustosvsracing1

En su momento se creía que los promedios estaban hechos para mantener lejos de la segunda división a los llamados “equipos grandes”. Un plan que parecía no tener fallas, porque era muy difícil de creer que un club de ese grupo diera asco por tanto tiempo. Pero claro, no contaban con la astucia de la Academia.

Racing había dejado atrás el veranito que incluyó el campeonato de 2001 y lentamente volvió a hacerse amigo de la mediocridad. Una amistad con derechos, donde ya sabemos quién daba y quién recibía (?). Terminó la temporada 2006/’07 en la segunda mitad de la tabla de promedios, por lo que arrancaron sabiendo que si no sumaban la mano iba a estar cada vez más jodida. En la pretemporada tuvieron un fluido movimiento de pases, con las salidas de Sergio Romero, Gonzalo Bergessio, Sixto Peralta y Juan Manuel Torres y con los arribos de José Chatruc, Erwin Ávalos, Marcos Cáceres y Mauricio Ferradas.

Los dirigidos por Gustavo Costas comenzaron la temporada con bien pie, tras un 2-0 a favor ante Olimpo. Los once que jugaron en Bahía Blanca fueron Campagnuolo; Mercado, Franco Sosa, Cabral, Gonzalo García; Nicolás Cabrera, Bastía, Cristian Pellerano, Maxi Moralez; Sava y el Piojo López. Luego dos derrotas consecutivas lo trajeron a la realidad. Más tarde venció 2-0 a Newell’s, perdió 4-3 contra San Lorenzo y empató 1-1 contra el futuro campeón, Lanús. Ese torneo terminó con Racing en el 13º puesto con 25 puntos, a trece del primer lugar, producto de siete victorias, cuatro empates y ocho derrotas. Esta campaña y el detalle de pasar cuatro meses sin cobrar alejaron al DT de su cargo, que fue reemplazado por Miguel Micó.

independiente-racing-torneo-verano

En el mercado de pases, buscando salvarse, trajeron a Bordagaray (?) Diego Manicero, Roberto Bonet y la vuelta de Moralez, que en agosto se había ido a Rusia. Entre los que se fueron aparecen Nico Cabrera, Gustavo Cabral, Darío Bottinelli, Cristian Pellerano, Martín Romagnoli y el Piojo López. En el Clausura recién ganó en la 10ma fecha, por 1-0 a Arsenal y empezó a pelear mano a mano con la Promoción respirándole en la nuca, ya con Juan Manuel Llop como entrenador. Se dieron las cosas para que en la última fecha se enfrentaran a Colón en Santa Fe en una verdadera final, porque el vencedor se aseguraba su lugar en la A, con el empate favoreciendo al Sabalero. En un partido áspero, con mucho nervio de ambos lados, los de Avellaneda se vieron obligados a atacar. Perdieron varias oportunidades claras y terminaron viendo como una contra sobre el final decretó el triunfo del local con gol de  Pirulo Rivarola, confirmando su destino de Promo.

Ese campeonato lo ganó un River sin manchas (?) con 43 puntos, muy lejos de Racing, que terminó último con 15, luego de solo dos victorias y nueve empates. La tabla de promedios terminó con San Martín de San Juan (0.921 de promedio) y Olimpo (1,105) condenados a la B, mientras que la Gimnasia de Jujuy (1,132) y la Academia (1,167) debieron revalidar su pertenencia a la A. No los salvó ni un gol de Navia (?). El goleador racinguista en esa temporada fue el Colorado Sava con 11 tantos, seguido por el desertor de López con 5 y Franco Sosa junto a Erwin Ávalos con 3.

sava1

Racing estaba al borde del abismo hacia la B Nac&Pop. Un final que con el post del martes (?) no queda tan descabellado, al recordar a Martínez Gullota, Diego Menghi, Sebastián Arrieta, Claudio Fileppi y Santiago Malano, partícipes necesarios de tamaña gesta.

Su rival salió del Torneo de la B Nacional Efectivo Sí 2007/2008. Había descendido en la campaña anterior, donde todos los periodistas cordobeses carentes de creatividad pudieron usar “Crónica de una muerte anunciada” como título. La gerenciadora Córdoba Celeste se mandó varias cagadas, trajo refuerzos que o no jugaron o lo hicieron con un nivel pobre y prometió cosas que desde el vamos no iban a cumplir, como la llegada de Riquelme para ponerse la 10 y la de Bielsa para reemplazar al despedido Ramacciotti.

Les iba a costar llegar a un puesto que los acerque a la A, con una racha de siete partidos perdidos al hilo, incluyendo un 0-1 ante Talleres (el primer partido entre ambos clubes que contó solamente con hinchas del Pirata) y el 0-7 ante Independiente Rivadavia. Tal orteada provocaría la salida de Francisco Ferraro y la llegada de Mario Gómez, que días atrás había renunciado en el Lobo jujeño que andaba penando en la A. Más tarde llegaron varios resultados positivos al hilo, que los pusieron en la pelea otra vez. Ese torneo lo ganó San Martín de Tucumán con 66 puntos, superando por uno a Godoy Cruz. El tercer puesto fue para Unión de Santa Fe y parecía que el cuarto iba a ser para Chacarita. Pero no. El 0-0 de la última fecha entre el Funebrero y Almirante Brown fue aprovechado por Belgrano, que de la mano de Don Mario goleó (?) 2-1 a Defensa y Justicia, adquiriendo el derecho a la repesca (?). Finalizaron la campaña con 15 triunfos, 11 empates y 12 derrotas, con Claudio Bustos con 12 goles y Matías Suárez con 11.

53903

El 25 de junio se disputó el primer chico entre estos equipos. Los cordobeses formaron con Juan Carlos Olave, Diego Novaretti, Marcelo Berza, Gastón Turus, Miguel Martínez, Guillermo Farré, Javier Lux, Federico García, Juan Casado, Matías Suárez y Matías Gigli. En tanto que su rival paró a José Luis Martínez Gullota, Franco Sosa, Marcos Cáceres, Gabriel Mercado, José Shaffer, Roberto Bonet, Matías Sánchez, Claudio Yacob, Maximiliano Moralez, Erwin Avalos y Facundo Sava.

Gustavo Bassi marcó el inicio del juego y Racing salió a buscar el triunfo. Jugó un buen primer tiempo, donde encontró el gol de Sava a los 14 minutos y tuvo ocasiones como para ampliar el marcador, con dos tiros en los palos incluidos. Por su parte, Belgrano no había logrado inquietar salvo por un par de remates desde lejos. Pero claro, estamos hablando de un club al que la vida se le ha cagado de risa infinidad de veces. Ganaba merecidamente y tenía todo a favor para lograr una diferencia tranquilizadora de cara a la vuelta en el Cilindro. Pero apareció Cáceres, que la quiso reventar ante la presión rival y lo aprovechó Gigli, que convirtió el 1-1 definitivo ante la salida de Martínez Gullota. Uno de los mejores partidos de la temporada para el equipo albiceleste y ni así pudo imponerse.

203982

Llop realizó un cambio de cara a la vuelta, con el ingreso de Caballero por Ávalos, formando con Martínez Gullotta, Sosa, Cáceres, Mercado, Shaffer, Bonet, Yacob, Sánchez, Moralez, Caballero y Sava. Por su parte, Mario Gómez dejó afuera a Casado (que armó el correspondiente quilombo) y metió en su lugar a Mansanelli, formando finalmente con Olave, Martínez, Novaretti, Berza, Turús, Farré, Lollo, Mansanelli, García, Gigli y Suárez.

La suerte que los gambeteó en Córdoba estuvo de su lado en Avellaneda. A los 9 minutos casi se pone en ventaja la visita, cuando un pelotazo terminó en un mano a mano de Matías Gigli, que definió y la pelota pasó cerca del palo derecho de Martínez Gullota. Pasado el susto, el arquero hizo el saque de arco y la pelota le quedó a Maxi Moralez, tras pasar por Matías Sánchez. Frasquito tocó con Sava, que la devolvió justa para que quede mano a mano con Olave. Del 0-1 al 1-0 que por el momento aseguraba su permanencia. A partir de ahí fue todo parejo, con muchas imprecisiones. Cuando terminaba la primera etapa, otra vez el orto la suerte apareció a favor de Racing: Gigli cabeceó un centro de Mansanelli y la pelota pegó en el travesaño, picando delante de la línea de gol. El rebote lo tomó Berza y remató alto en el área chica. Lo dicho, orto suerte.

En el complemento el DT de Belgrano traicionó sus convicciones y mandó gente en ataque (?), incluyendo a Claudio Bustos, el goleador de la temporada. Cuatro minutos después llegó la jugada que lo hizo quedar en la memoria de los hinchas de Racing, cuando Suárez se sacó de encima a Sosa y puso un buen pase para el ingresado, que aprovechó la mala salida del arquero para quedar con todo el arco a su favor. Cuando los hinchas locales ya se preparaban para putearlo, el delantero erró el zurdazo, se enganchó con la pelota y solito la sacó con la derecha, mientras iba a los tropezones intentando remediar sin éxito uno de los errores que vemos cada 1º de enero en la repetición de la repetición de la repetición del programa de Lavecchia de ese año. Esa fue la última llegada clara del partido, que se caracterizó por ser peleado, con la Academia con los nervios a flor de piel. Luego de esa jugada, el encuentro se transformó en una serie de pelotazos de los Celestes, que buscaban la heroica. Los locales vieron con alivio que el elefante no los había meado en esa soleada tarde de domingo y de a poco fueron confirmando que se iban a quedar en Primera.

76113_img

El desahogo llegó cuando Pezzotta marcó el final del encuentro y pudieron mandar a la Promoción a la puta que la parió. Si bien arrancó abajo en la temporada siguiente, de a poco se fue recuperando. Blanquiceleste pasó a ser un recuerdo y fueron escalando poco a poco hasta ser el supercampeón que nos encandiló hace poco menos de un año y puso a Bou como goleador de una Copa Libertadores. Para vos Ulanovsky, pesimista del orto (?).

En tanto que la B se vio confinada a pasar otro año en la ídem. Mario Gómez renunció al día siguiente y junto a Armando Pérez coincidieron en que no ascender contra Racing “era un fracaso”. Bustos, el gran protagonista de esta entrega, siguió en el club un par de temporadas más, para luego emigrar a Boca Unidos y de allí ir bajando de a poco, primero a Juventud Unida Universitario de San Luis, Aviador Origone y Colegiales de Villa Mercedes, para terminar su carrera en Atlético Sampacho de Río Cuarto. Allí colgó los botines y se puso el buzo de DT para afrontar el duro Federal C, con Aldo Paredes como ayudante de campo, llegando hasta la tercera ronda.

4a5276d496a5a_619x0

Así pasó el primer grande por esta sección, no será el último, pero por lo menos éste puede quedarse con la tranquilidad de saber que está del lado de los ganadores.

Anuncios