De espaldas al balón: La crisis del fútbol ecuatoriano.

¿Qué es lo que está pasando en el fútbol de Ecuador? Mientras acá los medios se quedaron sólo en la inusual protesta de los jugadores de la Universidad Católica y el Mushuc Runa, nosotros no nos quedamos en la superficie y fuimos más a fondo. Periodismo le dicen (?)

¿Crisis? ¿Cuál crisis? Eu sou muito feliz(?)
¿Crisis? ¿Cuál crisis? Eu sou muito feliz(?)

*Por Martincx

Dicen que el fútbol es la alegría del pobre… o al menos una válvula de escape de la realidad, un medio en donde grises personajes se incorporan momentáneamente a algo más grande que ellos, sonríen, se abrazan, se bañan en gloria y lloran con la desazón de la derrota, es así que el día de hoy compartimos en este kibutz futbolístico – literario un estudio pormenorizado (?) de la crisis del fútbol de la tierra de la mitad del mundo, si bien muchos se preguntarán ¿Por qué hacerlo justo cuando la selección nacional está en un momento dulce como el que nunca ha tenido? Pues por dos obvias razones:

La crisis es REAL; no importa cuánto nuestro Grondona criollo se empeñe en negarlo, quizás por tener preocupaciones mayores, o porque a tus conocidos les gusta más recordar tus caídas; claro, nunca se acuerdan cuando saliste de la fiesta de la facultad con esa belleza pelirroja llegada de tierras lejanas… pero no dejan pasar la oportunidad de recordarte tus horas bajas cuando fuiste rechazado por una gordita (?)

Con esta breve introducción, iniciamos un pequeño recorrido en el pasado reciente para entender la severidad del quilombo gestado en tierras ecuatoriales; acérquense, pasen y vean, no sin antes detenerse por una cerveza, como un preparativo necesario para conocer más de este fútbol de, salvo honrosas excepciones, estadios vacíos, cánticos copiados e hinchadas de Centro Comercial.

Antes de todo, un poco de retrospectiva para entender como está la pendejada. El fútbol ecuatoriano ha venido en desarrollo desde finales de los 80 y principios de los noventa, en una era en la que el técnico primero yugoeslavo, luego serbio y finalmente montenegrino Dusan Dráskovic notó la potencia y fortaleza física de nuestros afros, sumando un cambio de la mentalidad perdedora de nuestros futbolistas, más los procesos de los colombianos Pacho y Bolillo que dieron comienzo a la época de crecimiento culminando con nuestro desvirgamiento en Corea – Japón, ¡En tu cara Venezuela!

Previo a la clasificatoria al mundial asiático, nuestro fútbol no era exportador de talentos, dicha situación cambió con el éxito eliminatorio en donde la tri terminó segunda detrás de aquella aplanadora que era la albiceleste del Loco Bielsa. La euforia de la clasificación hizo que los precios se dispararan y los futbolistas alcanzaran estatus de estrella, escenario ya conocido por clubes como el Farsa Barcelona SC, clásico botín político de la ciudad de Guayaquil, la más grande del país. La institución porteña, máxima ganadora del campeonato doméstico  con algunos títulos bajo extrañas condiciones con el afán de procurarse lo mejor del mercado local, ofrecía sueldos y compensaciones ridículas para una economía como la ecuatoriana, hecho que sirvió para que viejas glorias de Sudamérica se animen a quemar sus últimos cartuchos en el club amarillo.

Esta predisposición a inflar el mercado tuvo su punto más crítico conforme se acercaba el final de la primera década del nuevo siglo, el resurgimiento de clubes como Emelec, El Nacional y especialmente los logros internacionales de Liga de Quito, influyeron en la sobredimensión del fútbol local. Y así, a este escenario ya inflado se sumó el Deportivo Quito, club capitalino que a punta de billetera (y después con plata que no tenía) armó un conjunto “para ser campeón y pelear copas internacionales”.

En este fútbol endeudado los abanderados son sin lugar a dudas: Barcelona y Deportivo Quito. El conjunto guayaquileño ha pasado por múltiples crisis, una más grave que la otra, en donde las pésimas administraciones lograron que incluso su estadio estuviese a poco de ser embargado por una deuda con el volante argentino Guillermo Morigi, la cual no prosperó por supuestas amenazas de muerte (!!!) al juez encargado del proceso, posteriormente se arregló con el ahora ex futbolista. En el popular club del puerto principal las deudas (estuvo a punto de ser suspendido y no jugar el último partido contra el Independiente del Valle), escándalos por transferencias y papelones son cosa de todos los días, es más, en el horizonte ya se vislumbran demandas por incumplimiento de los pagos y liquidaciones de infaustos personajes que llegaron como refuerzos, entre los más conocidos el argentino Rolando Zárate y el español Benito Floro, actual técnico de la selección canadiense de fútbol y con pasado en el Real Madrid. El nuevo directorio presidido por el ex arquero José Francisco Cevallos tendrá que enfrentar múltiples desafíos en los años por venir.

¡Ay Dios! ¿Y dónde carajos me metí?
¡Ay Dios! ¿Y dónde carajos me metí?

Pero si la actualidad del conjunto torero (já) es difícil, ¿Qué podemos decir del Deportivo Chiro* Quito? Allí sí la cosa está más compleja que la hipótesis de Riemann (?) Es verdaderamente preocupante, de por si un club endeudado, con cifras poco claras (déficit estimado en unos 19 – 20 millones de dólares), sumado a su descenso a la serie B luego de la derrota en la ciudad de Loja ante otro equipo que lucha por su permanencia en primera división. Para rematar, sobre el conjunto “Chulla” se cierne el proceso de quiebra a ser iniciado por la Cadena Teleamazonas ocasionado por recibir un adelanto de los derechos de televisión del 2013 y posterior rompimiento del contrato cuando vía la FEF negoció en conjunto la transmisión televisiva con los canales GamaTV y TC Televisión hoy de propiedad del Gobierno.

La crisis llegó a límites insospechados cuando luego de sucesivas suspensiones, multas y la quita de puntos a varios clubes por no presentar los roles de pago (es más fácil decir quién está al día con los pagos) derivó en la llamada al paro por parte de la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE) logrando en primera instancia que se sumen varios equipos. En este caso es de resaltar que la AFE ha sido cuestionada en su accionar de cobrar una comisión del 7% por el trámite de cobro a los clubes incumplidos y la aparente politización de sus dirigentes. A final de cuentas, la huelga no se llevó a cabo por el compromiso alcanzado por los mismos jugadores, pero para siempre quedará el gesto de rechazo con el que iniciaron los partidos de fútbol, acto que da nombre al presente post, véanlo por ustedes mismos:

Como medida de reclamo los jugadores luego del saque inicial dieron la espalda al balón por un minuto. Durante un momento se escuchó el ¡Chiriboga fuera!

Y así, estimado público culmina esta entrega que trata de ponerles al tanto de la amarga realidad en la que se desarrolla el fútbol de Ecuador, un fútbol que en 2013 llegó a ser la tercera liga en cuanto a montos de sueldos se refiere. Se despide de ustedes, martincx, dejándoles abierta la discusión sobre la mujer de nuestro Felipao (Sí, acá está la foto del pastel de bodas), quiero decir sobre la debacle del fútbol ecuatoriano.

¡Gracias por tener feliz al goleador de la eliminatoria! (y acá hay más)
¡Gracias por tener feliz al goleador de la eliminatoria! (y acá hay más)

* Chiro: pobre, sin un centavo.

Anuncios