Hablemos de Promociones: Defensa y Justicia – Deportivo Morón (2006)

Volvemos con esta sección a pedido de nadie (?), recordando este mano a mano que tuvo un final para el infarto, en donde podemos apreciar un moroneo en su máxima expresión.

Al ser humano le gusta sufrir, sino no se explica que nos guste este deporte con tantos personajes comprados, aunque vale mencionar que el desahogo cuando viene una buena es incomparable. “La buena” depende de las metas de cada uno, claro. Un campeonato, la clasificación a una copa, una buena campaña o zafar de un descenso, que es lo que nos reúne en esta sección.

Por otro lado, ¿Quién no soñó ser el héroe del equipo? El que agarra la pelota cuando las papas queman, cuando se necesita un milagro y tu presidente trae a Bordagaray, cuando el tiempo se termina. Y el protagonista, Ezequiel Miralles, es uno de esos.

D2(1)Defensa y Justicia tenía una dura misión en la B Nacional de cara a la temporada 2005/06. Venía de comerse un pijazo sacar unos míseros 41 puntos en 38 partidos en la 04/05, por lo que tenía por delante la dura lucha por la permanencia.  Arrancaría la competencia en el último lugar de la tabla de promedios, 10 puntos debajo de El Porvenir. Para pelear la permanencia llegaron al club Carlos Arancibia, Fernando Fayart, Rubén Ferrer, Guillermo Hernando, Miralles, Jesús Nievas y David Vega, entre otros. Algunas de las bajas de cara al nuevo torneo fueron  Gonzalo Klusener, Matías Raposo y Omar Zarif.

Los de Varela, dirigidos por Rubén Agüero, arrancaron con cuatro victorias en los primeros cinco partidos, hasta que perdieron la punta en la sexta fecha, al caer 3-1 ante Huracán. Luego empató más de lo que ganó y cerró su campaña con un aceptable quinto puesto, a diez puntos de Godoy Cruz, el campeón del Apertura. Con siete victorias, nueve empates y tres derrotas, le alcanzó para superar en la tabla a algunos rivales que hoy en día forman parte del inframundo futbolístico, como San Martín de Mendoza, Huracán de Tres Arroyos, Juventud Antoniana, El Porvenir y Ben Hur. Después de esta campaña, se jugaba un mano a mano con el equipo de Gerli, para ver quién se iba derecho y quien promocionaba, con Tigre como tercero en discordia, aunque al ser recién ascendido tenía la ventaja de escaparse con una mini racha. Vale recordar que los equipos se dividían en “Zona Interior” y “Porteños Putos Metropolitana”, donde el peor promedio descendía y anterior iba a una repesca.

El Clausura fue un pésimo torneo para los de Varela, que terminaron en la 17º ubicación con 21 puntos, producto de seis victorias y tres empates, muy lejos del campeón, Nueva Chicago. Por la floja campaña, no dejaron de tener el culo lleno de preguntas hasta la última fecha, porque si ellos perdían y El Porvenir ganaba, debían jugar un desempate para ver quién se iba derecho. Para colmo, su rival era San Martín de San Juan, que de sumar los tres puntos en Varela tenía chances de ser el ganador del certamen. El 1-0 parcial para el Verdinegro y el triunfo del otro implicado en la pelea de abajo hacía posible el morbo para todos (?). Pero en el último minuto, Hernando peinó una pelota que le quedó sobre la línea a Jesús Nievas, para anotar el tanto que mandó al Porve a la B Metro, por el 1,211 de promedio, contra el 1,219 de DyJ. El goleador del equipo en la temporada fue Rubén Ferrer, con 18 goles (máximo artillero (?) en el Apertura), seguido por Ezequiel Miralles con 5, Lucas Godoy con 4 y Mario Saccone con 3.

defejustsamartinUn escalón más abajo, se encontraba el torneo de la Primera B Metropolitana. El mismo se dividía en dos partes, pero con algunas diferencias a lo que se veía habitualmente. Se disputaba una primera fase con once equipos, que se enfrentaban ida y vuelta, a lo que se sumaba un interzonal. En la segunda, se enfrentaron contra los diez del otro grupo. Ambas tablas derivaban en una general, que daba el ascenso al campeón y la posibilidad de jugar un Reducido a los ocho siguientes.

El Gallo había armado un aceptable equipo de cara a lo que venía, sumando a Maximiliano Gagliardo (protagonista de otro post poco tiempo antes), Adrián Escobillón Guillermo, Ariel Zárate y la vuelta de Damián Akerman, que venía de su fallido paso por Gimnasia de La Plata.

Deportivo Morón jugó la Zona A, junto a All Boys, Central Córdoba, Comunicaciones, Defensores de Belgrano, Laferrere, Flandria, Sportivo Italiano, Talleres de Remedios de Escalada, Temperley y Tristán Suárez. El ganador del grupo fue el Gasolero, con 39 unidades, mientras que los protagonistas de este post ocuparon la tercera ubicación, con 34, luego de registrar diez triunfos, seis empates y seis derrotas.

1147925634_fComo decíamos anteriormente, en la segunda mitad del año arrastraban los puntos de la primera parte y debían enfrentarse contra el resto de los conjuntos de la divisional: Almirante Brown, Atlanta, Brown de Adrogué, Cambaceres, Armenio, Flandria, Los Andes, Platense, San Telmo, Sarmiento y Español. Terminó sacando 22 puntos de 36 posibles, quedando a tres unidades del Calamar, que subió a la B Nacional. Morón terminó con seis victorias, cuatro empates y dos derrotas. El goleador de la temporada fue Akerman, palabra autorizada en eso de hacer goles que después no sirven para un carajo (?), con 11 tantos, seguido por Enrique Seccafien, con 10.

El Reducido se jugó a un solo partido, en cancha del mejor ubicado. Por eso Morón recibió en primer lugar a Deportivo Armenio y se impuso 1-0 con gol de Ceferino Denis. En la semifinal le tocó recibir a Talleres, ganando 2-0, con tantos de Seccafien y Cháves. La definición fue en el Viejo (?) Francisco Urbano, donde se impuso 2-1 ante Central Córdoba, con goles de Cerruti y Grbec.

1149057335_fAsí llegaron al momento de verse las caras en el partido de ida de la Promoción, jugado el 31 de mayo. El Halcón tuvo dos semanas para preparar el partido, mientras que el Gallo tuvo el desgaste del Reducido, teniendo tres días de descanso. El equipo de Salvador Daniele tuvo dos cambios en su once habitual: Cristian Naranjo reemplazó al suspendido Gagliardo y Sergio Luque hizo lo propio con Denis. Por ello, salieron a la cancha Naranjo, Daniel Ceruti, Luque, Ricardo González, Nicolás Martinez, Daniel Chaves, Matías Raposo, Pedro Esquivel, Enrique Seccafien, Damián Akerman y Javier Grbec. En tanto que la visita también tuvo que meter dos variantes, siendo estas Emiliano Romero por Ricardo Romeo y Marcos Ramírez por David Vega. Los titulares fueron Guillermo Hernando, Fernando Fayart, Ramirez, Leonardo Ramos, Jesús Nievas, Romero, Gonzalo Gaitán, Damián Fernández, Lucas Godoy, Ezequiel Miralles y Rubén Ferrer.

En un encuentro parejo, Defensa sacó un buen empate 1-1. En el primer tiempo, Morón trató de manejar las acciones, llegando varias veces con remates desde afuera del área de Seccafién. Pero fue el team de Agüero el que se puso en ventaja, a la media hora de juego, cuando Romero empujó al gol una pelota que quedó suelta tras un despeje de Naranjo. La igualdad llegó seis minutos después, cuando Akerman eludió a Hernando y definió de derecha. En el segundo tiempo el local intentó desnivelar, pero no superar al equipo de la categoría superior.

formacionesLa vuelta se jugó el 3 de junio, a modo de preliminar del Mundial (?). Agüero haría un solo cambio, por el regreso al primer equipo de Romeo por Gaitán. Por su parte, Daniele puso a Gagliardo por Naranjo, a Denis por Luque y a Diego Montellano por Pedro Esquivel. Las emociones no tardaron en llegar, porque a los dos minutos de juego llegó el primer tanto, cuando Ferrer peinó un centro desde la izquierda, la pelota pegó en el travesaño y picó adentro. Los de Varela intentaban cerrar la serie, pero llegó otro cabezazo, esta vez de Akerman, para el empate parcial. Al toque (?) llegó otro centro, esta vez desde la derecha, que encontró a Ceferino Denis, que ganó en el área chica para dar vuelta la serie y, por el momento, claro, porque hablamos de Morón, darle el ascenso a su equipo. La visita siguió dominando y llegando con peligro, en busca de asegurar el resultado a su favor.

En el segundo tiempo, más precisamente a los 10 minutos, Akerman encontró el espacio y definió desde lejos. Parecía que estaba todo definido, que ingenuos que fuimos (?). El Gallito dominaba las acciones a su antojo, desperdiciándolas con Adrián Guillermo. Con el correr de los minutos, el DT local puso a Mario Saccone y al Colorado Zuleta para inclinar la balanza, o al menos para echarle la culpa a este último por el descenso (?). Sobre el final llegaron las emociones, primero con un tanto anulado a Nievas y luego, a los 46, apareció el descuento de Marcos Ramírez, por lo que si la matemática no nos falla (?) faltaba un gol para apelar a la ventaja deportiva. Al grito de “Dale campeón”, hubo un intento de la hinchada visitante para invadir el campo en busca de apurar el final del partido, pero no prosperó, derivando además en que Federico Beligoy añada un minuto más a lo que ya había agregado.

En el minuto 49, Raposo bajó a Ferrer en el borde del área, siendo este tiro libre la última oportunidad. Ezequiel Miralles le ganó la pulseada a Vega y a Saccone, acomodando la pelota para darle. A todo esto, la barrera era un quilombo: gente del local, del visitante, el gallo que se tocaba la pancita, Hernando hinchando las pelotas, en fin, de todo (?). Finalmente, el héroe de la tarde le pegó arriba, al palo de un Gagliardo que no veía una mierda, para decretar el 3-3 final, que le permitía a Defensa y Justicia seguir formando parte de la B Nacional.

Los de Varela no jugaron bien, la parieron en buena parte del desarrollo del match, pero aprovecharon las oportunidades que tuvieron sobre el final, para regalarnos al Maradona de los moroneos (?).

Ese día de junio quedó en la historia en la historia del Halcón, porque es el motivo para festejar el DÍA DEL HINCHA DE DEFENSA Y JUSTICIA. ¿Por el gol? ¿Por ganar la Promoción? Las pelotas (?). Porque pese al 1-3, la gente se quedó, alentó, miráquefiestametimopapáh y la mar en coche.

FELIZ DIA
(?)

No hay mucho para decir sobre Deportivo Morón. Acarició el ascenso, pero la vida es tan pero tan puta (?) que lo dejó sin nada en un par de minutos. Sería otra desilusión, pero no la última. Un estigma que lo acompaña hasta nuestros días.

D1

Anuncios