Desde el futón: Uno, dos, TERMOVIOLENTO…

Enumeraremos a continuación algunas posibles fuentes que encienden esa pequeña brasita que habita lo más profundo de nuestro ser primigenio, la cual intentamos por todos los medios mantener controlada en el diario vivir, con el objeto de ser un individuo gris más dentro de un sistema preocupado y ocupado en adormecer nuestros impulsos. ¿Nos acompañan?

01

-Son las 3 de la mañana y la botella de birra que te bajaste antes de dormir hace efecto en tu sistema urinario, saltás de la cama y corrés al baño pero el marco de la puerta detiene tu frenética carrera quedándose con un pedazo de tu dedo gordo del pie como souvenir… VIOLENCIA

-A media mañana Laurita, la secretaria del Gerente de Archipiélagos, le dice que NO a tu invitación a tomar algo a la salida, porque justo esa mañana Leandro de contaduría le mostró las dos entradas que sacó para llevarla a ver el recital de Los Mondongos y la cautivó… VIOLENCIA

-En el viaje de regreso, el tren está más abarrotado que de costumbre por el paro de colectivos sorpresivo y de pronto el HORROR: un gordo que tenía atrancado un pedo desde la mañana decide declinar las armas, da por perdida la batalla y afloja los músculos del intestino liberando las bestias del averno que habitaban su colon, las cuales toman posesión de tus fosas nasales como el bicho que se cargó a Linda Blair… VIOLENCIA

-Abatido, exhausto y algo constipado encendés el televisor para conocer los detalles de la actualidad de tu club justo en el momento en el que la gangrena con micrófono que cubre a tu equipo relata extasiado la incorporación rutilante que éste hizo: ZOOMOZA… VIOLENCIA Y MUERTE.

02Así es amigos, la violencia nos acompaña en nuestro diario vivir y es parte de este trago largo de pus on the rocks que damos en llamar vida, el cual acabamos de a sorbos mientras la parca nos guiña un ojo desde la otra mesa, relojeándonos el bulto sin dejar de frotarse con la oz.  Si bien es verdad que vivimos en una sociedad colmada de violencia, este espacio sólo se dedica al fútbol y no pretende enseñarle a vivir a nadie, pero si buscamos algún responsable y queremos que el mundo comience una era de paz y prosperidad, desde aquí creemos férreamente en arrancar por reventar periodistas, pero bueno, es sólo una opinión.

Decíamos que éste sitio se relaciona con el mundo del balón, por lo que el presente escrito tratará de ceñirse a esta premisa respecto del tema VIOLENCIA y sus diferentes representaciones en el mencionado espacio. Como hemos descripto más arriba, la violencia posee diferentes génesis en la vida cotidiana, por lo que el fútbol no se halla exento de ello.

Enumeraremos a continuación algunas posibles fuentes que encienden esa pequeña brasita que habita lo más profundo de nuestro ser primigenio, la cual intentamos por todos los medios mantener controlada en el diario vivir, con el objeto de ser un individuo gris más dentro de un sistema preocupado y ocupado en adormecer nuestros impulsos. ¿Nos acompañan?

HINCHAS DE A vs HINCHAS DE B

La rivalidad por la camiseta, el más claro ejemplo de lo primitivos que podemos ser, defendiendo los colores de nuestro amado equipo, el de nuestro país o el de nuestra caverna. Este ítem es quizá aquel con el cual nos sintamos más identificados, dado que puede tenermos como protagonistas. Efectivamente, la VIOLENCIA se abre paso dentro nuestro llevándose por delante la cordura y lo hace en los más variopintos escenarios:

-en la popular, entonando primero villancicos de guerra y arrojándo objetos contundentes a los rivales

-corriendo a los mismos a través de calles de alguna ciudad balnearia

-en alguna cena regada de alcohol con familiares, amigos o conocidos

03

HINCHAS DE A vs JUGADORES DE B

Movidos por el mismo espíritu que el ítem 1) pero esta vez la VIOLENCIA se canaliza hacia los verdaderos protagonistas del cotejo, quizá por alguna chanza fuera de lugar, algún festejo desmedido o por qué no, un gesto procaz hacia la multitud que enardecida, arremete contra los players.

04

HINCHAS DE A vs JUGADOR DE B/C

Este apartado puede relacionado con el color de la camiseta que lleve el jugador, pero no es condición necesaria. Es decir, la VIOLENCIA aquí puede surgir por diferentes razones:

-tener alquilado al equipo A

-ser un claro exponente del equipo B, pero no del tipo de un Román o un Ortega, sino más relacionado con su nivel de soretitud, representado por éste con frases y actitudes que encienden a los hinchas A

-ser un vendido malnacido pesetero vendehumo que se olvida que A le mató el hambre y cuando está en B o en C tiene el tupé de hacerle gestitos reprobables a la hinchadaloca de A, pedazo de infeliz.

05

JUGADORES DE A vs JUGADORES DE B

Por supuesto que el punto 1) debe ser llevado al campo de juego, que es donde realmente interesa que la VIOLENCIA mejore el espectáculo que uno aprecia. Porque, vamos gente, todos festejamos que esos 11 tipos que defienden nuestros colores demuestren lo que se ha pagado por ellos en el verde césped y si la cosa se hace cuesta arriba, al menos que muestren algo de amor propio iniciando una buena batahola que nos llene los ojos.

06

HINCHAS DE A vs JUGADORES DE A

El hincha es visceral, el amor por sus colores mueve su aguja emocional ya sea para bien o para mal, le permite elevarse al séptimo cielo en las buenas o caer en las fauses del averno más profundo cuando las cosas no resultan del todo bien. Los responsables directos, o al menos aquellos que son más visibles para el hincha, son quienes tienen el deber de defender ese manto sagrado y claramente serán los primeros receptores de la VIOLENCIA.

07

HINCHAS DE A vs DIRIGENTES DE A

Cuando el energúmeno del punto 5) cumpla su cometido y se calme un poco dándole lugar al razonamiento nuevamente, comenzará a comprender que el universo de culpables por las desdichas que su equipo sufre no se resume tan sólo a los sinvida que osaron avergonzar la camiseta de sus amores portándola, sino que la nefasta actualidad del club es consecuencia directa de los desmanejos realizados por los maleantes que conducen/condujeron al mismo. Es por eso que su primigenia VIOLENCIA volverá a brotar en cuanto lugar se cruce con alguno de estos malvivientes.

08

HINCHAS vs ARBITROS

Son por todos conocidas las acciones de estos nefastos seres que debiendo ajustarse a un reglamento, se toman la libertad de interpretarlo a gusto cuando la situación o la paga por izquierda lo amerita, es por ello que el lector sabrá de qué se habla cuando uno menciona VIOLENCIA hacia estos infelices, ya sea en forma de cantitos ofensivos, monedas de baja denominación, botellas y en casos extremos un mano a mano en el campo de juego.

09

HINCHAS vs POLICIA

Son la ley, quienes deben llevar orden donde estén y a quienes se les confía la seguridad del pueblo porque para eso estudian en una academia de donde egresan con el poder que una placa y los fierros en regla les dan y aunque hay oficiales que dan su vida por el prójimo, cobrando una miseria y no metiendo las manos en chanchullos, existen aquellos que nos han regalado los más horrendas páginas relacionadas con el futbol. Todos hemos vivido (o conocemos a quienes sí) alguna situación en canchas o alrededores en manos de quienes en lugar de prevenir, están dispuestos a reprimir aún a niños, mujeres o ancianos, escudados en la impunidad que sus uniformes les brindan. Porque (hay, como mencioné, quienes hacen honrosas excepciones) éstos en un mano a mano, sin fierros ni placas, no se la bancan.

10

Hasta aquí el listado con sólo algunas de las rivalidades en el ámbito del fútbol, donde la VIOLENCIA le roba el protagonismo a la caprichosa, pero el post no estaría completo si no permitimos que ustedes, nuestros fieles lectores, sean partícipes del mismo. Es por eso que a continuación y como broche de oro, podrán votar ya no por el ítem que más les agradó, sino por aquel que los ha tenido como protagonistas, de manera profesional o amateur y si el Todopoderoso les ha permitido participar en más de uno de éstos acontecimientos enumerados, al menos el más memorable para ustedes, dejando además del VOT, el relato pertinente.

Porque, sincerándonos, TODOS hemos disfrutamos de ella al menos alguna vez, por lo que podemos afirmar fehacientemente, que hay situaciones que merecen una buena batahola y que esta bella e impetuosa dama llamada VIOLENCIA, nunca llega sin que la llamen.

Anuncios