CONTRAPUNTO: ¿Todos los goles de tiro libre al primer palo son responsabilidad del arquero?

Nos propusimos analizar este viejo axioma futbolero que sigue vigente pero que cada vez genera mas preguntas al respecto. ¿Vos de que lado estás?


Nada es lo que parece

(*) Por Gancedo

Si uno tuviera que repasar cuales son las frases hechas más escuchadas en una tribuna, sin duda una de ellas sería “dos cabezazos en el área es gol”, que cuando sucede está boca de todos y cuando no entra la pelota, nadie se acuerda que existe. También esta aquella que suele ser talismán: “técnico que debuta gana”, otro de los lugares comunes donde se suele caer. Esta suerte de leyes futboleras tienen una hermanita pequeña bastante parecida pero que nadie se encargó de revisar durante años: “gol de tiro libre al primer palo SIEMPRE es culpa del arquero”. Pues bien, permítanme decirles: LAS PELOTAS DE JACINTO (?).

La evolución del fútbol ha sido tal que han ocurrido muchísimos cambios dada la dinámica que ha adquirido el deporte. Los espacios son menores. Los jugadores pueden llegar a recorrer más de 10 kilómetros por partido o algunos -como el recordado Finidi George– pueden alcanzar los 100 metros en menos de 11 segundos. Ni hablar de la pelota, que viven modificándola con novedosos materiales para que vaya más rápido e incluso agarre combas inexplicables. Pero lo que no cambio es esa vieja costumbre de cargarle las tintas al guardavalla de turno, algo que resulta inexplicable dado que también es un futbolista (?). Tomemos como ejemplo el gol que le anota Cebolla Rodríguez a Racing en aquel enfrentamiento por la Liguilla:

La posición de Saja es correcta. A pesar de los dos jugadores que Independiente pone junto a la barrera, el arquero puede ver la pelota. Además, su distancia del primer palo es la justa y necesaria para evitar un posible remate por afuera de Méndez, quien ya lo había vacunado. De hecho, si miran bien el gol de Yisus, Saja está descuidando su palo mucho más con respecto al tiro libre de Rodríguez. Pero por mucho que el futbolero medio se empeñe en querer echarle la culpa en estos casos, si aplicamos la ciencia para estudiar este caso nos daremos cuenta que el CONICET sirve para algo (?) no es tan así. La distancia al arco es de 20 metros y la pelota sale con una velocidad superior a 90 km/h (tomando como referencia el golazo de Malcorra). De acuerdo a estudios científicos, el tiempo de reacción visual de un humano es de 0,25 segundos. Esto significa que desde que la pelota salió del pie del uruguayo, recorrió un metro cada 0,04 segundos. Es decir que Saja vio venir la pelota cuando ésta estaba -aproximadamente- a 13 metros de distancia con respecto a su posición. Una vez que el arquero vio que se le venía la noche (?), el tiempo que tarda el cerebro en transformar ese estímulo en reacción son otros 0,2 segundos, con lo cual Saja recién reaccionó con la pelota a 8 metros o menos de distancia. Si a todo eso les sumamos que el tiro fue decididamente colocado, no podemos decir que el culpable es el arquero “porque es su palo”. Para evitar ese gol, definitivamente debería estar parado literalmente al lado del palo.

Más allá de la cuestión meramente física, poner el dedo acusador sobre los arqueros es desmerecer a los pateadores. Riquelme -por citar un nombre- tiene varios de este estilo, en donde el arquero al dar vuelta la jeta se queda estático, mirando como un pavote cómo la pelota desciende lentamente del ángulo. Se me viene a la cabeza aquel que hizo en 1 y 57 frente a Estudiantes, por citar un caso. ¿Es justo para Román que el denominado saber futbolero popular coloque una frase hecha por encima de su calidad? Ojo, no me voy a empecinar en decir que nunca son responsables. Así como sobran ejemplos de arqueros boludos que descuidan su palo, también sobran ejemplos de inocencia. Algunos de antaño como este de Pablito Aimar cuando no tenía artritis u otros desconocidos como el de David Cooper al Aberdeen.

El avance del fútbol nos ha llevado a entenderlo de otra manera. Evolución táctica, física y estratégica. Es hora de desterrar de una buena vez y para siempre la eterna e implícita culpa con la que cargan los arqueros ante cada jugada de este tipo.

La ciencia me la chupa, cubrí el palo boludo! (?) 

(*) Por EL GORDO CUCU

Armame bien la barrera, eh?
Armame bien la barrera, eh?

“La tierra es plana”, “el sol gira alrededor de nuestro planeta”, “las mujeres son igual de inteligente que los hombres” (?). La ciencia… la que nunca se equivoca.

Apelar a la ciencia como argumento para sostener una posición con respecto al fútbol es absurdo. Hablamos de fútbol señores, un deporte jugado por 22 humanos -algunas veces se parecen y todo (?)- y dirigidos por 3, 4, 5 o 6 soretes de luto con capacidad para acertar y equivocase. Hablar de velocidades, reacciones del cerebro… todo un verso. Primero, porque no todos tienen la misma capacidad de reacción cerebral (¿hace falta poner ejemplos?) ni todos tiene la misma potencia para el disparo, por solo mencionar algunos casos. Y segundo, y lo más importante, en el fútbol las decisiones bien tomadas son las que hacen la diferencia. Sino, Usaín Bolt sería el mejor 3 y Scola el mejor 9, porque uno corre más rápido y el otro salta más alto, respectivamente. Listo dejemos de enseñar fútbol, señores y reemplacemos los DT por científicos (?).

No se dejen engañar por el título, argumentar contra el “todos” es lo más simple del mundo, porque muy pocas cosas son absolutas. Diría yo que parare en contra del “todos” es una posición muy fácil. Seamos benévolos, aceptemos la generalización y entendámoslo como “la gran mayoría”, “el 89% de los casos” (?)… Obviamente el “todos” es un recurso que utilizamos para comunicar, para dar a entender un concepto pero no caigamos en la crítica fácil al absolutismo y pongamos un ejemplo boludo para decir “vieron, tenía razón”.

Los invito a conocer otro punto de vista: el de las responsabilidades.

Primero, sepamos diferenciar frases que le sirven a los periodistas como recursos de su escasa imaginación, a saber: “dos cabezazos en el área son gol”, “penal bien pateado es gol” (!) o “DT que debuta gana”, con conceptos futbolísticos que se deberían enseñar desde inferiores y la realidad nos demuestra día a día que esas enseñanzas o aprendizaje han fallado. A saber: “Nunca despejes para adentro”, “el pase al arquero tiene que ir al costado de los arcos”, y los que les compete a los distintos de este deporte, es decir a los arqueros: “PONER EL CUERPO DETRÁS DE LA PELOTA” -para que no se te escurra por entre las piernas por ejemplo- y “EL ARQUERO EN LOS TIROS LIBRES ES DUEÑO DEL PRIMER PALO”.

Voy a darle la derecha al Gancedo en que los tiempos han cambiado, los balones viajan más rápido y todo eso. Es más, le voy a decir ¿Querés usar la ciencia? OK, ponete a estudiar en vez usarla para cubrir tus deficiencias. Si sabés que Michelena (?) le pega a la pelota con una velocidad de 300km/h, el 87% de los casos va al palo del arquero, armate una barrera de 7 tipos y quedate quietito en tu palo, porque la pelota no va a tener tiempo de bajar y vos estás ahí cubriendo el hueco que tu barrera no cubre. Y si se abre… Ok, mérito del shooteador, error de la barrera, pero jamás tuyo. Error sería que conociendo esas variables vos des un paso para adentro, por más que el tipo después saque un cañonazo y la clave en el ángulo. Se trata de usar el conocimiento para mitigar el riesgo y no para ponerlo como excusa. Ahora bien, si tomaste una decisión errada, te equivocaste, punto. No siempre que sigas una intuición te va a ir bien. Sucede en el fútbol, sucede en la vida. Lo que vos tenés que saber, Mica es que el gobierno piensa en vos (?).

Y esto nos lleva a otra dimensión (?). Cometiste un error, porque descubriste tu palo por querer anticipar la jugada y te salió como el orto. Bueno… viejo, te equivocaste. El fútbol evolucionará todo lo que quieras, pero los jugadores son humanos y van a seguir equivocándose hasta que el fútbol se juegue entre robots (?). Y vamos a tener que dejar de buscar excusas boludas y asumir las responsabilidades que nos toca a cada uno de nosotros. La de los periodistas, comunicar; la del público, comportarse civilizadamente; la de los dirigentes, dirigir y administrar bien el patrimonio del club; y la de los arqueros ¡cubrir el primer palo en el tiro libre!.

Anuncios