Hablemos de Promociones: River – Belgrano (2011)

Por fin le llegó el turno de ver la luz al leitmotiv de esta sección, para alegría de grandes y chicos. Y nada mejor que largar el post luego de un nuevo aniversario del 26J.

1
Clarín Miente (?)

Previamente, en esta sección se habló de los mano a mano entre Chacarita – Chicago y San Lorenzo – Instituto, este último posterior al hecho que relataremos a continuación. Algunas personas notaban cierta falta de objetividad (?) al rescatar varios pasajes donde se hablaba del paso de cierto club por la categoría de plata del fútbol argentino. Y la respuesta es: y sí, maestro… el que no festeja y le recuerda un descenso al clásico rival (al menos, hasta que pase por una situación similar) le corre vinagre por las venas.

Hay hechos que quedan marcados a fuego en el inconsciente colectivo. Uno puede olvidarse del cumpleaños de un pariente pero no del pelado sacando cuentas en el Monumental o de la impactante imagen de aquel desconocido al que simplemente llamaremos EL LLORÓN. El descenso del Club Atlético River Plate tranquilamente puede haber marcado un antes y un después, porque le sacó unos cuantos centímetros a ese miembro que el millonario exhibía ante los clubes chicos para ver quién lo tenía más grande.

En lo que hace a la estructura de esta sección, el formato de contar las diferentes promociones abarcaba la última temporada de cada conjunto y su posterior cara a cara. Para el descenso de River habría que ir un poquito más allá al menos para poder regodearnos en nuestra crapulencia.

En el torneo Apertura 2008 (fue ese que se jugó después del episodio conocido como Silencio Atroz) tuvo en el banco al Cholo Simeone, último campeón A.D. (antes del descenso) y el único DT en la historia del club que terminó último en un torneo. Esa pérdida de puntos, porque obtuvo 14 en 19 fechas, encendió la primera alarma en la tabla de promedios, aunque todavía se lo tenía como algo lejano.

13052008_9

El Clausura 2009 tuvo épocas que no tienen nada que envidiarle a la mejor Riversión. Bueno, quizás los títulos, pero no mucho más. Néstor Gorosito armó un plantel con luminarias como Mariano Barbosa y el retorno del Muñeco Gallardo, adornado con el boom que significó la llegada del Ogro Fabbiani, con todos los boludos poniéndose las caretas de Shrek. En el Clausura, River terminó 8º, con 27 puntos, lo que lo ubicaba en el sexto lugar de la tabla de promedios. Pipo se fue en la séptima fecha del Clausura, tras la derrota ante San Lorenzo, cuestionado por los clásicos papelones riverplatenses en copas internacionales, internas en un plantel conformado por un paquete tras otro y los malos desempeños de “figuras” como Fabbiani. Ya bajo el mando de Leonardo Astrada, ese torneo lo terminaron en la 14º ubicación, con 21 puntos en 19 partidos.

314792-ogro

El 5 de diciembre hubo elecciones para elegir a un nuevo presidente de la institución, luego de ocho años bajo la administración de José María Aguilar. Daniel Pasarella fue el ganador, superando por seis votos a Rodolfo D’Onofrio.

En el torneo “Iveco del Bicentenario” Clausura 2010, River sumó a refuerzos como Rodrigo Rojas, Juan Manuel Díaz y Alexis Ferrero. En medio de un campeonato bastante malo, el DT se fue y en su lugar llegó Angel Cappa. El equipo tuvo una leve mejoría, para cerrar el certamen perdiendo como local ante Tigre por 5-1, en un partido recordado porque el entrenador no le permitió jugar sus últimos minutos a Gallardo. Terminó 13º, cosechando 22 puntos. A esa altura, ocupaban el 12º escalón de la otra tabla.

La cagada era que en esa otra tabla, se le iba la campaña del equipo campeón ’08, lo que los dejaba en zona de descenso directo de cara a la temporada 2010/11, con un magro 1,105 de promedio. Algunos de los que pusieron el frío pecho para pelearla fueron Juan Pablo Carrizo, Mariano Pavone, Leandro Caruso, Carlos Arano, Josepmir Ballón, Walter Acevedo, Adalberto Román y Luciano Abecasis, reemplazando a luminarias como Facundo Quiroga, Galmarini y Cabral. El señor que pasó buena parte de su carrera poniendo mierda en los picaportes (?) rajó a Cappa y puso a Juan José López como interino. Con J.J. la cosa cambió y el equipo sumó 13 de los últimos 18 puntos en juego, para terminar el primer torneo con 31, en el cuarto lugar.

El momento de la verdad llegó en el Clausura 2011 “Néstor Kirchner”. Parecía que llegaba la salvación, pero no fue más que la mejoría antes de la muerte. El equipo de López arrancó con todo y llegó a estar puntero (o alternando entre las primeras posiciones) hasta la fecha 12, cuando comenzó la caída. Quizás tuvo que ver la poca participación de Fabián Bordagaray, el único refuerzo que llevó Pasarella para encarar el semestre más duro de la institución.

Promediando el torneo, y hasta su final, hubo varias perlas para recordar: la mala noche de Chichizola ante Vélez, la derrota ante Godoy Cruz, el triunfo ante Racing (el último en Primera), derrota de local ante All Boys y el 2-0 abajo en el clásico, con el gol de Palermo después de la salida a cualquier lado de Carrizo, que tuvo una respuesta igual de chota en la fecha siguiente, en el 1-1 ante San Lorenzo. En las últimas cuatro fechas el equipo no perdió. Tampoco ganó y por eso se fue a la B por puto y cagón, pero traten de mirar el vaso medio lleno (?). River tenía que mirar de reojo a Olimpo, que dividía por una temporada y subía en la tabla de promedios como pedo de buzo. La fecha final, con la derrota 2-1 ante Lanús y la victoria del bahiense ante Quilmes, derivó en algo que parecía lejano: La Promoción.

4

A todo esto, todavía nos falta de hablar de un protagonista, porque la historia la escriben los que ganan y no se van cuando tienen ventaja deportiva.

El Campeonato de Primera B Nacional 2010/11 tuvo la participación de 20 equipos, que jugaron bajo el clásico sistema de dos ruedas, todos contra todos. Terminaron ascendiendo Atlético de Rafaela como campeón, Unión de Santa Fe como subcampeón y Belgrano y San Martín de San Juan gracias a la repesca.

Sobre el final de la primera rueda, nadie iba apostar por ver a Belgrano peleando el ascenso. El equipo dejaba bastante que desear, con Jorge Guyón primero y Luis Sosa después, y llegó a estar último en el torneo. Pero desde la llegada de Ricardo Zielinski, los cordobeses cayeron dos veces a lo largo de 20 partidos. El Pirata sumó 10 victorias, 6 empates y 2 derrotas.

5

Así las cosas, Belgrano y River se vieron las caras por primera vez el 22 de junio, en Alberdi. El local salió con Juan Carlos Olave, Gastón Turus, Luciano Lollo, Claudio Pérez, Cristian Tavio, César Mansanelli, Guillermo Farré, Ribair Rodríguez, Juan Carlos Maldonado, Franco Vázquez y César Pereyra. Por su parte, los porteños lo hicieron con Juan Pablo Carrizo, Paulo Ferrari, Alexis Ferrero, Adalberto Román, Carlos Arano, Roberto Pereyra, Matías Almeyda, Ezequiel Cirgliano, Erik Lamela, Mauro Díaz, Rogelio Funes Mori. El partido terminó favorable para el local, por 2-0. El primer gol llegó a los 25 minutos de juego, cuando Pitana cobró penal por la mano de Adalberto Román, conocida también como la Mano de D19S (?). El que se encargó de ejecutarlo fue Mansanelli, que puso arriba a los suyos.

6

El segundo tanto llegó a los cuatro minutos del complemento, cuando el autor del primer gol tiró un centro desde la derecha que cabeceó Lollo y el Picante Pereyra empujó al gol, tras forcejear con Arano. Ante este panorama sombrío, varios integrantes de la parcialidad visitante, varios de ellos encapuchados, se metieron al terreno de juego para increpar a los futbolistas, lo que provocó que el juego se parara por 20 minutos y pasara a la historia una comparación con el videojuego noventoso que marcó a toda una generación:

MK-B

River ofreció poco y nada más allá de alguna pelota parada que exigió a Olave, además de perder a tres titulares de cara a la revancha, por acumulación de amarillas: Almeyda, Román y Ferrari.

La vuelta se jugó en la fría y soleada tarde del 26 de junio. River tuvo seis cambios respecto al primer chico, con los ingresos de Jonathan Maidana, Juan Manuel Díaz, Facundo Affranchino, Walter Acevedo, Leandro Caruso y Mariano Pavone, por Ferrari, Román, Almeyda, Cirigliano, Díaz y Funes Mori (que no fue ni al banco). Por su parte, el Celeste salió con los mismos once que pegaron en los primeros 90 minutos.

Sin tener muy claro el cómo, los de Juan José López fueron a buscar la permanencia desde el inicio. Sin embargo el que asustó primero fue la B. No, esa no, la otra (?). Un centro de Mansanelli fue peinado en el área y se le metió a Carrizo, pero Pezzota terminó anulando la jugada por posición adelantada. Dos minutos después, el arquero tiró un pelotazo que le cayó a Pavone, que remató contra el palo para superar la resistencia de Olave. Luego llegó la polémica, cuando el árbitro no cobró un penal a Caruso.

En el complemento, River siguió atacando a lo pelotudo, dejando espacios para la contra. El que casi lo aprovechó fue Pereyra, que la picó y no pudo convertir. A los 16, Juan Manuel Díaz quiso despejar, la pelota rebotó en Ferrero y le quedó a Guillermo Farre, que fusiló a Carrizo y convirtió uno de los goles más recordados en la historia de las promociones y posiblemente del fútbol argentino, tranquilamente. Dos minutos después, llegó la posibilidad para River, con un “penal” a Caruso que esta vez sí cobraron. El héroe fue Olave, que contuvo el remate anunciado de Pavone y terminó de darle el KO a River.

jaaaaaaa

El final es recordado: el local tirando pelotazos a cualquier lado, el DT de ojos llorosos quemando las naves poniendo a Bordagaray (!) y el pitazo final, que dejó a la parcialidad celeste festejando y a los otros llorando, rodeados por la seguridad, mientras de las líneas de cal para afuera empezaban a romper y quemar cosas.

Esto derivó en la determinación del árbitro de terminarlo a los 89 minutos de juego por falta de garantías, por lo que el Tribunal de Disciplina posteriormente, le dio por perdido el partido, con el resultado final de 1 a 0 a favor de Belgrano. Así fueron los últimos 90 minutos de River en la A, decretando su descenso a la Primera B Nacional después de 103 años ininterrumpidos en la máxima categoría.

pira_0

Tras el match, hubo disturbios y destrozos en las instalaciones del club y en locales aledaños, dando como resultado un total de 89 heridos (35 de ellos policías) y 50 detenidos.  El relevamiento dejó como saldo que 60 negocios y casi 150 vehículos fueron dañados en las inmediaciones. J.J. López, que concretó su cuarto descenso como técnico (Unión, Instituto y Talleres, los anteriores) renunció el día siguiente, asumiendo Matías Almeyda. El que no se bajó del barco fue Passarella, quien expresó que “Me van a tener que sacar con los pies para adelante” y que “al campeonato económico lo vamos ganando por goleada”.

Otra cosa que vino después (y que obviamente quedó en la nada) fue la intimidación a Pezzotta. El sorete de luto de esa hermosa jornada de fútbol, informó que recibió amenazas de parte de barras de River, acompañado por videos de seguridad donde se muestra a estas personas andando por los pasillos como si fuera su casa. Obviamente, el castigo a lo relatado en los párrafos anteriores fue ejemplar (?), terminando en que el Monumental permanezca inhabilitado por 5 fechas, y que 2 de esos partidos sean sin público. Porque claro, la AFA hace mierda a clubes como Chicago, que para eso están, ser pisoteados por no tener cierta chapa.

363 días después, River concretó el ascenso a Primera al consagrarse campeón de la B Nacional, después de vencer a Almirante Brown por 2-0 en la última fecha del campeonato, con un gol en offside. Como el destino es hijo de puta, su regreso fue justamente ante Belgrano, terminando con derrota 2-1 porque cuando la mancha está así de firme, no podés pasar cinco minutos sin humillarte.

Como para despedirnos, dejamos estas imágenes, que pueden ir acompañadas con cierto tema de Creedence.

riber

Nota: Como podrán imaginar, algunos gifs fueron hechos por otro de los integrantes del staff. Al ser una persona centrada, nos pidió que no demos a conocer su identidad, así que no insistan porque no lo vamos a hacer, solamente nos vamos a limitar a agradecerle su aporte. Y de cara tampoco lo van a sacar, porque se la maquilla con los colores de River para crear confusión.

Anuncios