Sara Debe (?)

Central se tomó revancha, eliminó a Boca de la Copa Argentina y lo dejó sin Libertadores. San Lorenzo se complicó solo y tendrá que ir a buscar la clasificación a la final de la Copa Sudamericana a Brasil.

Central 2 – Boca 1
(*) Por Cachengue

Goles: 37′ J.L. Fernandez (RC); 41′ G. Herrera (RC); 90 (+5)’ D. Benedetto (B);

0018755605

Luego de la versión libre de “Ceballitos te hizo subcampeón” el año pasado, Rosario Central pudo disfrutar del plato frío de la vendetta futbolera al eliminar a Boca de la Copa Argentina.

La Chachoneta aprovechó sus diez minutos de furia donde dejó grogui a los xeneizes. Premio a un buen primer tiempo donde aprovechó la presión en el mediocampo, quitándole la pelota al rival y distribuyéndolo en ambos frentes de ataque. Los pies de Walter Montoya fueron los responsables de dejar a la línea de tres volantes de Boca en constante ridículo.

Avisó Cristian Villagra, de tapón fácil en la zona liberada por la ley lousteauna, con un remate que obligó a Guillermo Sara a meter guante por arrriba del travesaño. Respondió enseguida Cristián Pavón con un disparo de larga distancia que se fue cerca del poste derecho. Pablo Pérez recibió su amarilla de todos los partidos mientras él y Barrios veían pasar. Betancur en modo little Gago tampoco ayudó mucho. Sumenle una delantera insulsa donde Tévez lucha contra su impotencia futbolera y el capricho de no querer o poder ser el centrodelantero necesario.

Todo lo que puede ofrecer Boca para la ucronía de ponerse en ventaja es un supuesto penal de Dylan Gissi que sólo puede verse con claridad en la TV Caliente que describe Sumo mientras grita su nombre, quiere decir que sus errores cuatro-tres-tres se repitieron durante toda la gestión GBS. La última línea fue la responsable de sepultarla definitivamente.

Una gran jugada de Montoya por derecha a los 37′ dejó descolocada a la defensa. En su desborde, centró para José Luis Fernández que agarró la pelota con la plenitud del empeine y sacó tremenda volea que fue a parar directo a la red. En un partido parejo, Central obtenía al recompensa de su juego de presión volcado a las puntas. Olió sangre y no soltó más el partido. A los pocos minutos, Montoya volvió a rematar desde afuera y las manos de crema de Sara dieron rebote. Defensa dormida, papita para Germán Herrera que estableció la doble ventaja.

Para el segundo tiempo, Guillermo sintió las dos piñas y mandó a su Boca decidido a buscar el empate. Ingresó Darío Benedetto por el colombiano Barrios, adelantó las líneas y comenzó a testear las manos de Sebastián Sosa, el otro gran responsable de la victoria canalla, cuando el cagonismo clásico del Chacho se hizo presente.

Entre el arquero y los postes más la ferrea defensa de los rosarinos, boca chocó una y otra vez. Silva la colocó en la base del palo derecho, Tévez dejó su tiro libre en el travesaño y Sosa le tapó el disparo a quemarropa de Benedetto. Central tuvo un arquero que dijo presente, Boca no. Central ganó el mediocampo, Boca o hizo una zona de tránsito. Central definió cuando tuvo el momento de golpear. Boca, por impotencia o mala punteria, desaprovechó el insatnte de dominio. Corta la bocha, diría el pensador mediático especialista en seguridad.

Victoria vengativa para los canallas que cobraron el cheque y la deuda con Ceballos e irán a la semifinal ante Belgrano. Se saca de encima las malas semanas post-clásico felino. Para Boca será un laaaargo 2017 donde una vez más el pasaporte prometido tendrá las páginas sin sellos internacionales.

Nota LRF!: Otra vez con el fair play. Mucho chizito y poco código Jonatha Silva.

 

San Lorenzo 1 – Chapecoense 1
(*) Por EL GORDO CUCU

2295709h765

Goles: 30′ M. Cauteruccio (SL); 61′ Ananias (C);

En la previa, el mundo San Lorenzo (?) contaba con hacer una buena diferencia aprovechando la localía e ir con un buen margen a cerrar la serie en Brasil. Para esta empresa, Diego Aguirre había reservado a los titulares en el partido frente a Newell´s por primera vez en la temporada -recordemos que el ciclón está dando pelea en tres torneos a la vez- con el objetivo de disponer de lo mejor que tiene para este partido. “Lo mejor que tiene” fue sólo una forma de decir, ya no pudo contar con el jugador sensación del fútbol vernáculo: Fernando Belluschi. El recientemente citado a la selección nacional fue expulsado en el Chile ante palestino y debió purgar una suspensión.

En el inicio el conjunto visitante mostró una buena cara, bien parado en el terreno de juego, ordenado y prolijo aprovechaba la extensión del campo de juego para explotar su velocidad. No había pasado mucho en el partido hasta que pasado los 25 minutos, el primero que avisó fue el Chapecoense con un cabezazo de Neto, desviado por Nicolás Blandi, que Torrico sacó a puro reflejo para evitar la caída de su valla. El manotazo del buen arquero del ciclón fue un cachetazo, de esos correctivos (?) ya que dos minutos más tarde el local abría el marcador local por intermedio de Marcos Angeleri Martín Cauteruccio, que envió un centro que nadie pudo desviar, desconcertando a Danilo.

A partir del gol la tónica del encuentro cambió. San Lorenzo que hasta ese momento no se encontraba en el campo de juego se destrabó y el Chapecoense sintió el impacto y pudo haber sufrido otro gol más sino fuera por la oportuna intervención del central Neto ante un remate con destino de gol de Sebastián Blanco.

En el complemento se vio al “verdadero” San Lorenzo, ese conjunto que pelea en los tres frentes pero la mejor versión del ciclón duro 15 minutos. Blanco se hizo dueño de la manija del equipo, ante la ausencia de Belluschi, Angeleri y Más parecían los laterales brasileros (?) pasando al ataque y Nicolás Blandi tuvo la oportunidad de ampliar la ventaja aunque su remate se fue desviado. Y cuando todos estaban esperando que el ciclón haga el segundo cayó  el empate visitante. Fue un baldazo de agua fría para San Lorenzo en lo simbólico y en lo material (?), ya que este tanto puede ser el que defina la serie. Bruno Rangel escaló por la banda izquierda, envió un centro que encontró a Ananías, con tanta fortuna que su marcador Emanuel Mas se resbaló y no pudo molestarlo ante su ensayo de media vuelta que se clavó en el palo izquierdo de Torrico.

Con el empate puesto San Lorenzo fue a buscar la ventaja, Aguirre mandó a la cancha a Ezequiel Cerruti por Matías Caruzzo y sin prisa pero sin pausa intentó torcer la historia a su favor. Lo pudo haber ganado, con un cabezazo de Blandi que sacó Danilo y lo pudo haber perdido, sino fuera por Torrico que le tapó un mano a mano con los pies a Ananías.

La serie quedo abierta y se definirá el 23 de noviembre en el Arena Condá de Chapecó. En el otro lado de la llave los que buscan un lugar en la final son Cerro Porteño y Atlético Nacional de Medellín, quienes igualaron 1 a 1 en Asunción el pasado martes.

Anuncios