Estadios en los que se jugó partidos de mundiales y hoy están desaparecidos – Vol II

Presentamos la segunda parte de los estadios mundialistas que hoy ya no están en este mundo terrenal.

Después del éxito arrollador de este post en el que reseñamos aquellos estadios hoy desaparecidos que albergaron partidos por mundiales de fútbol, a la redacción de este sitio llegaron incontables cartas solicitando, pidiendo, rogando literalmente por una segunda parte, cosa que con gusto haremos porque nos sometemos a la voluntad popular. Otra manera de decir lo anterior es que en el primer post cometimos unas omisiones IMPERDONABLES al dejar de mencionar a varios estadios – algunos de ellos muy conocidos por el respetable -, y gracias al aviso de buenos samaritanos (?) como ondarru,  soplaelpampero, rinatdasayev, green rosetta™ (@vitordias_)enzoac pudimos darnos cuenta de los faltantes. Así que después del rapapolvo y bronca respectivos por parte de la Dirección, de haber sido despedidos sin indeminzación cuatro colaboradores y haber reorganizado el departamento de investigación hasta dejar un solo pasante, procedemos a mencionar las otras canchas que fueron sedes mundialistas y hoy ya no esssisten.

San Mamés, Bilbao (1982)

Fecha de inauguración: 21 de Agosto de 1913

Fecha de clausura / demolición: 2013

Partidos disputados: tres. todos de Inglaterra en la Primera Fase de España 82, contra Francia, Checoslovaquia y Kuwait.

Mamés (259 -275) fue un muchacho cristiano nacido en la ciudad romana de Cesarea (hoy Kayseri, en Turquía), que tuvo en su corta vida más desgracias que Huracán. Comenzando por la gonorrea de nombre que le estamparon, y siguiendo con el hecho que nació en prisión durante el encarcelamiento de sus padres Teodoro y Rufina (el fetiche con los nombres horribles venía de familia, parece), encanados por el atroz delito de ser cristianos. Doña Teodora, alias “La Tota” murió en el parto, y el viejo no duró mucho más, así que el pobre Mamés fue adoptado y criado por una vieja llamada Patricia Noble Román, que… eh, perdón, leí mal por estar de afán. Corrijo: fue adoptado por una noble patricia romana, que lo acogió desde muy pequeño quién sabe para qué fines nefandos (todos sabemos cómo eran de degenerados los romanos…), los cuales fueron seguramente frustrados cuando la señora murió a los 15 años de edad de Mamés dejándolo de paso heredero de sus posesiones. Muy probablemente con la excusa de su condición de crishianu pero con la intención de agarrar sus riquezas recién heredadas, el joven fue encarcelado y torturado por el gobernador de Capadocia, el cual lo conminó a renegar de su fe. Posiblemente Mamés le respondió con algún juego de palabra con su propio nombre que el gobernador no supo apreciar, y por esto fue condenado a actuar en el circo y no precisamente de payaso: lo zamparon a la arena para ser devorado por los leones. Pero oh, milagro divino, las fieras se negaron a comérselo, por lo cual el impaciente gobernador autorizó a saltarse el conducto regular y ordenó incrustarle a Mamés un tridente en el abdómen. Años después Mamés fue declarado santo y mártir por la primitiva iglesia cristiana, ansiosa de marketing para la causa. Para terminar diremos que hemos tratado de averiguar quién es el dueño hoy de las propiedades que tenía Mamés en la actual Kayseri pero la pista se perdió en un intermediario colombiano, y hasta ahí quisimos averiguar…

¿Y qué putas tiene que ver Mamés con el gran Athletic Club de Bilbao? Puesh nada, que la casa del club bilbaíno se construyó en cercanías a una ermita y/o asilo dedicados a este santo de la cual se tomó el nombre para bautizarlo. Al estadio, digo. Y del que incluso probablemente (no está confirmado) se derivó el apodo de “Leones” que se le da a los jugadores del Athletic, por la historia del santo con los felinos en el circo, ¿si vio?. Si fue por eso, opino que muy mal puesto el apodo: se supone que los leones del mito no fueron unas bestias salvajes que arrasaron todo sino unos mansos, amargos y cagones…. para eso mejor el Athletic hubiese sido conocido como “Los Tridentes Asesinos” o algo así Pero ajá, no vamos a pedir mucho rigor histórico entre la afición. Retomemos: el mítico San Mamés, sede de tanta gloria y gestas, fue construído e inaugurado en 1913 con un partido entre el Athletic y Racing de Irún, que terminó 2-1 en favor de los locales. El primer gol del partido y por ende de la historia del campo fue obra del mítico Rafael Moreno Aranzadi, alias Pitxitxi (léase Pichichi”)el primer ídem del fútbol español, Pitxitxi fue uno de los mejores delanteros de la época y goleador frecuente en la Copa española y el campeonato vasco (por esos días no existía el torneo nacional). Se retiró jovencito, a los 29 años, dizque porque quería convertirse en árbitro de fútbol (!)… menos mal que murió ese mismo año y se evitó esa vergüenza. En su honor es que se denomina al trofeo que el diario M*rca entrega al goleador de la liga cada temporada, y por extensión algunos lo usan para denominar al goleador de la liga de un país, aunque no suena muy elegante decir por ejemplo “….este año el Pichichi de la liga guatemalteca es…“.

El San Mamés fue remodelado varias veces a lo largo de su existencia, ampliando su capacidad desde los 3,500 espectadores del inicio a 9.500 en los años 20, y luego hasta a 47,000 en 1952, año en el cual se construyó la tribuna central coronada por el famoso arco (el que está encima de la tribuna de la izquierda en la foto de arriba), que nació como necesidad arquitectónica y terminó siendo un símbolo del club. ¡Imagínate! Mucho amor de los bilbaínos por la arkitektura… total que desde el primer torneo de liga española el San Mamés fue sin falta la casa del Athletic, convirtiéndose de hecho hasta 2013 en el único estadio del fútbol español que acogió todas las temporadas de Primera División. Así que lo lógico era que fuera tenido en cuenta para el Mundial de España de 1982; junto con el José Zorrilla de Valladolid fue sede del grupo D de ese Mundial. Y no se si fue el recuerdo de Pitxitxi, la mística del viejo coliseo o la defensa de mierda de los franceses, pero el asunto es que apenitas a los 27 segundos de ser sede mundialista ya el San Mamés vio parir un gol, por parte de Brian Robson contra Francia:

Luego hubo tres goles más para el 3-1 final a favor de los ingleses, que también jugaron aquí contra Checoslovaquia (2-0) y Kuwait (1-0). Después del mundial San Mamés continuó siendo sede del Athletic. lo vio campeonar en Liga dos veces más, fue testigo tanto de épocas de felitzidasuna como de tiempos de gonorrea (?)… y así, incólume e inamovible como parte integral del club y de la ciudad. Pero con el paso del tiempo se planteó la necesidad de construir un estadio más amplio, seguro (el tema jodido de las canchas antiguas) y adecuado para los espectadores. Así que después de algunas demoras ocasionadas por el temita ese de la crisis de 2008-2009, se comenzó la construcción del nuevo San Mamés, al ladito no más del viejo, que fue finalmente demolido en 2013 (acá el nuevo, en el terreno de la derecha de este estaba el viejo). Ah, el emblemático arco no fue demolido: se trasladó íntegro a la cancha del filial en Lezama.

Pareciera que el viejo San Mamés (izq) está pariendo al nuevo en esta foto. ¿No? Me voy a hacer revisar entonces (?)
Dice la tradizión que todo equipo que visite por primera vez el San Mamés debe hacer una ofrenda floral al busto de Pitxitxi. Esto se hacía en el viejo San Mamés, y se continúa haciendo en el nuevo.

Sarriá, Barcelona (1982)

Fecha de inauguración: 18 de febrero de 1923

Fecha de clausura / demolición: 20 de septiembre de 1997

Partidos disputados: tres de la segunda fase del Mundial de 1982.

A diferencia de la tranquila y transicionada demolición del San Mamés, la desaparición del Sarriá sí fue traumática para los aficionados del RCD Español. El club fundado en 1900 en Barcelona usó hasta seis campos distintos como sede antes de establecerse en el estadio construido sobre unos terrenos ubicados cerca a la antigua carretera de Sarriá, en el barrio del mismo nombre. Y desde su nacimiento el Sarriá tuvo una vida más jodida que Mamés (?): el club quería levantar un campo de fútbol moderno y amplio (tenían pensado de albergar a 40,000 personas) que rivalizara con el del recién inaugurado Camp de Les Corts del FC Barcelona, y para ello encomendó los trabajos a una prestigiosa firma constructora; pero estos quebraron y con ellos se fue parte del billete que había adelantado el Español para las obras. Así que el nuevo campo de juego, llamado oficialmente “Estadio de la Carretera de Sarriá” (!) se inauguró en 1923 a medio hacer y con capacidad para solo 10,000 gentes. Total que para terminar de financiar las obras el club Periquito tuvo que partirse el culo, recaudar fondos en una gira por Europa y América y finalmente, unos años después, vender a su figurón, el famoso Ricardo “El Divino” Zamora al Real Mierdid.

Ya finalizado el estadio fue la sede de Los Periquitos para sus partidos oficiales y en él vivió toda su esforzada y trajinada historia, siempre viéndole las placas y comiendo polvo de su vecino rico, famoso y extravagante, pero con una hinchada que nunca, a pesar de todo, dejó de existir.  Algunas alegrías vivió el Sarriá, obvio, como dos copas del Rey (1929 y 1940) y una efímera: la ida de la final de la Copa de la UEFA de 1988. Ese equipo de Thomas N´Kono, Urquiaga y “Pichi” Alonso dirigidos por el SOBREVALORADO (?) de Javier Clemente, clasificó al torneo europeo al quedar tercero en la liga anterior, y contra todo pronóstico llegaron a la final luego de cargarse entre otros a Borussia Mönchengladbach, Milan, Inter y Brujas; en la ida (por esos tiempos la final no se jugaba a partido único) le ganaron 3-0 a un Bayer Leverkusen más cagado que selección colombiana jugando contra la argentina. Tan categórico fue el marcador y tan autoritario se vio el club balquiazul que se daba casi cantado el título en la vuelta. Y no, solo les alcanzó para ser Les Cebollits.

Bueno, pero estamos hablando del Sarriá en este post porque fue sede de tres partidos del Mundial de 1982: los del triangular de segunda fase entre Brasil, Argentina e Italia. Es decir: el pequeño Sarriá fue testigo de hechos memorables como la doble culeada a Argentina en esa fase, del único gol de Ramón Díaz en mundiales de mayores, de la expulsión de Maradona finalizando el partido, de la derrota dolorosa de uno de los equipos más espectaculares de todos los tiempos ante una Italia a la que la salvó el orto impresionante de Paolo Rossi (hasta ese partido totalmente cuestionado por la prensa italiana). Diez años después, el Sarriá sería sede también de tres partidos del torneo de fútbol de los JJOO de Barcelona.

De este tipo de cosas también fue testigo el Sarriá

Todo muy lindo, pero para 1997 esos días parecían más lejanos que los torneos internacionales para Boca en 2017: el Español estaba hecho mierda económicamente y ahogad hast el cul de deudas; así que la directiva tomó la dolorosa decisión de vender los terrenos a una firma inmobiliaria para hacer algo menos insolvente la situación del club. El 21 de Junio de 1997 se jugaría el último partido en el viejo Sarriá con victoria del local por 3-2 ante el Valencia, siendo el burro de Iván Campo el último jugador que anotó en esta cancha. En septiembre de ese mismo año se hizo efectiva la demolición del viejo coliseo para dolor de la hinchada periquita, parte de la cual estaba convencida que detrás de todo el asunto habían temas políticos de por medio; como dice por ejemplo una página partidaria “El Sarria no se vendió por dinero, se vendió para cumplir lo que quería la Generalitat y el ayuntamiento que no era otra cosa que sacarnos de la parte alta de Barcelona (…) Sarriá se vendió por un tema político que fue disfrazado con éxito por una deuda (…)“. Teoría que no es muy absurda considerando que el barrio de Sarriá siempre ha sido un sector muy cotizado y cuyo valor por metro cuadrado es uno de los más costosos no solo en Barcelona sino en España; la presencia de un estadio de fútbol en medio no era no solo indeseada sino que sus terrenos se convertirían en un bien muy valioso para el ayuntamiento. Bueno, lo cierto es que el Sarriá se demolió y a partir de allí el Español duró 12 años exiliado en un Olímpico de Montjuich al que nunca le agarraron el gusto porque quedaba en la loma del ort y por su tamaño exagerado para la hinchada periquita (literalmente nunca llenaban las tribunas). El destierro acabó en 2009 con la apertura del Estadio Cornellà-El Prat, ya propiedad del club, pero lo del Sarriá aún le duele a los hinchas que lo vivieron…. (acá donde quedaba el Sarriá)

¡La falta de códigos de uno de los obreros usando una pantaloneta del Barcelona! Ni en eso ni en el morbo del título no disimulan los de Sp*rt…
sarria
Nuestro exclusivo dron interactivo viajó hasta el barrio Sarriá en Barcelona para espiar la vida de los ricos, y además para ver dónde quedaba el viejo estadio del RCD Español. Este ocupaba el lugar que hoy ocupan la zona verde del medio (llamada “Jardins del Camp de Sarriá“) y los edificios grises que la rodean

Parkstadion, Gelsenlkirchen (1974) [aclaración: la primera palabra es el nombre del estadio, la segunda es la ciudad]

Fecha de inauguración: 4 de agosto de 1973

Fecha de clausura / demolición: no oficialmente, pero se dejó de usar en 2008

Partidos disputados: cinco del Mundial de 1974, dos de la primera fase y tres de la segunda.

Gelsenkirchen es una próspera ciudad situada en el corazón de la cuenca del Ruhr que entre otras cosas es el hogar del histórico Schalke 04. El club jugó como local en un pequeño estadio llamado Glückauf-Kampfbahn (¿eh?) hasta 1973, año en el cual se inaugura el Parkstadion con capacidad para 62,000 espectadores, el cual fue construido especialmente para la copa mundial del siguiente año. Y en este magno evento el Parkstadion albergó cinco partidos, entre ellos los emblemáticos 9-0 de Yugoslavia a Zaire y el 4-0 de Holanda a Argentina. El Parkstadion fue utilizado por el Schalke 04 para sus juegos de local hasta la inauguración del más moderno Veltins Arena en 2001; después de allí se usó ocasionalmente hasta que se clausuró para eventos deportivos en 2008. Hoy está parcialmente demolido.

Nueve veces se vio una imagen parecida esa noche en el Parkstadion

Roker Park, Sunderland (1966)

Fecha de inauguración:10 de septiembre de 1898

Fecha de clausura / demolición: 1997

Partidos disputados: cuatro del Mundial de 1966.

El más antiguo de los reseñados y uno de los más icónicos, se construyó en unos terrenos comprados por el club a un señor local que exigió como parte del acuerdo que los compradores tenían que construir una casa en parte del sitio además del campo de juego. No sabemos qué pasó con la casa, pero el estadio, que tomó el nombre del lugar en el que fue construido ahí no más de la costa del Mar del Norte, se hizo y se mantuvo por casi un siglo como casa del Sunderland. La afición en el Roker Park era conocida por su thermosness: en 1903 el club tuvo que terminar la temporada jugando en la cancha del archirrival Newcastle debido a una sanción por mal comportamiento del público, y en 1909 los desórdenes que siguieron al sobrecupo del escenario en un derby contra Las Urracas terminó en el apuñalamiento de un caballo de la policía (!!). No fue la única desgracia para los animales de la policía que ocurrió en el campo: en la Segunda Guerra Mundial una bomba cayó en el mismo y mató a un agente.

El Roker Park fue una de las sedes del Mundial de 1966: albergó los encuentros de primera ronda entre Italia – Chile (2-0) y dos de URSS ante Italia (1-0) y Chile (2-1), y el de cuartos de final entre los soviéticos y húngaros (2-1). Diversas modificaciones hechas a través de los años llevaron al Roker Park a tener una capacidad hasta de 60,000 espectadores – no todos sentados -, pero las exigencias en seguridad de la FA en los años 80 y 90 obligaron al club a modificar las tribunas y su aforo se redujo a 22,500 hinchas. Así que fue inevitable que el club se planteara primero ampliar el estadio, y después la solución más práctica de hacer uno nuevo, lo que culminó en la construcción y apertura del más moderno y amplio Stadium of Light en 1997. La vieja cancha fue entonces demolida y en su lugar se construyó – como cosa rara – un complejo de edificios (acá); para atenuar un poco la nostalgia de la afición las calles recién construídas se bautizaron con nombres pintorescos como Goalmouth (boca de gol) Close, Midfield Drive, Turnstile (torniquete) Mews, Roker Park Close y Promotion Close, esta última seguro que traerá nefastos recuerdos a algunos hinchas.en otras partes del globo.

Soviéticos y húngaros jugando su destino en el Roker Park. Ganaron los soviéticos como en 1956, aunque no por goleada como esa vez
Hoy en día se ve este coso en donde estaba el Roker Park

Wembley Stadium, Londres (1966)

Fecha de inauguración: 28 de Abril de 1923

Fecha de clausura / demolición: 2003

Partidos disputados: nueve, cinco de primera fase, el del tercer puesto y todos los de Inglaterra en cuartos, semifinal y final.

El mítico Wembley se construyó en terrenos en donde estuvo la fallida Watkins Tower, una especie de contraparte británica a la Torre Eiffel que se comenzó a construir en 1891 pero se abandonó y nunca fue terminada – ahhh, esas cosas también pasan por allá. Probablemente para hacer uso útil del sitio y de paso para borrar esa cagadita, en 1922 se inició encima la construcción de un estadio multideportivo, planeado especialmente para ser utilizado en un evento de exhibición de las maravillas del imperio británico llamada “British Empire Exhibition” a realizar en 1924. El objetivo de los constructores era tener un “gran campo deportivo nacional” que sirviera para mostrar la monumental verga que tenia el Imperio, y que además sirviera para albergar eventos deportivos.

La construcción fue tan eficiente que el campo – llamado inicialmente y con poca imaginación British Empire Exhibition Stadium – se terminó y entregó casi un año antes de lo requerido, con lo cual se aprovechó para inaugurarlo con la posteriormente famosa White Horse Final (“Final del Caballo Blanco”). Desde allí fue usado casi sin interrupción para la final de la FA Cup hasta 2000, convirtiéndose en un símbolo del fútbol de Inglaterra a pesar de no ser un campo de fútbol típicamente inglés. ¿Y por qué no?, me van a preguntar: por detalles como la forma curva de las tribunas de detrás de los arcos y la “horizontalidad” de las mismas, entre otros, que no son comunes en las canchas británicas. Pensando en la tan mentada exhibición es que se levantaron las dos torres de 38 metros que adornaban la entrada al coliseo, y que originalmente iban a ser demolidas después del evento. Finalmente se dejaron intactas y terminaron siendo el emblema del estadio. Con el tiempo el pueblo soberano se aburrió de mentar ese nombre tan largo y lo conoció simplemente como Empire Stadium, hasta que después adoptó el nombre con el que lo conocemos, tomado del distrito – Wembley Park – en el que se encuentra ubicado.

¿Hablamos de historia? Este estadio las tenía por toneladas: montones de finales de la FA Cup, finales europeas de clubes y selecciones, partidos épicos de todo tipo. Ah, y el Mundial de 1966, el único torneo en el que una selección inglesa ganó alguna cosa importante, y en el que los locales disputaron todos sus partidos: nada más con esa credencial tan antimufa las energías del universo (?) debían conspirar para no derribar un escenario así (es como demoler el campo de juego en el que GELP quede campeón). A las autoridades inglesas les valió un carajo todo y decidieron bajarse el viejo y venerable Wembley para construir uno más nuevo encima; todo entendible, lo malo es que incluyeron en la demolición a las emblemáticas torres a pesar de las numerosas protestas del público y sociedades de conservación. Como dato inútil adicional – había que tirar uno a diferencia de toda la muy relevante información aquí divulgada – menciono que una leyenda urbana londinense afirmaba que en la construcción del Wembley se enterró una locomotora de vapor, que no se sabe cómo gran putas cayó dentro del foso en el que estaban construyendo la obra. De dónde salió el cuento, no sé, pero durante la demolición y construcción del nuevo Wembley no se encontró nada de esto: lo que sí encontraron fueron las bases de la fallida torre Watkins

Esta encantadora postal corresponde a la semifinal entre Inglaterra y Portugal de 1966 en el Wembley

*****************************************************************************************************************************************************************************************************************

Además de los anteriores se nos quedan dos más en el tintero:

  • El Volkpartstadion de Hamburgo se usó para varios partidos de primera fase del Mundial de 1974 y era la sede del HSV Hamburg. Fue demolido y reemplazado por el Imtech Arena en 2000, construído encima del viejo.
  • Y finalmente, el Sete de Setembro de Belo Horizonte que en 1950 vio tres partidos de primera fase del mundial, entre ellos el histórico 1-0 de Estados Unidos a Inglaterra, tampoco está entre nosotros. El estadio se levantó exclusivamente para el Mundial de Brasil y pertenecía al estado de Minas Geráis, hasta que en 1965 pasó al extinto club Sete de Septembro. En 2010 el campo fue demolido para hacer encima el más moderno Estádio Independência, que hasta el momento de escribir este post, no ha sido demolido…
El Sete de Setembro en 1950

Fuentes: 1, 2, 3, 4, 5

Note: No stadiums were harmed during the making of this post

 

Anuncios