Primer top 5 del 2017: tiros en los palos que podrían haber cambiado tu vida

ricky-fort-salvando-en-el-poste-vs-suiza

¿Como un simple rebote puede cambiar tu existencia? Los futboleros, así como los timberos (?), lo sabemos muy bien. Hoy repasaremos algunos de esos momentos de plata o mierda….

“Si la pelotita pega en el palo y sale, somos todos horribles”, frase cliché de cualquier tipico dirigente argentino que quiere lavarse las manos ante un escenario complicado, aunque a veces puede ser verdad. La historia siguiente empezó el sábado antepasado, en el último día de 2016, un evento espectacular se llevó a cabo en Ibrox park: el primer clásico entre Rangers y Celtic en la casa de los protestantes por Premier escocesa en los últimos 12 años.

Los celtas, con su plan deportivo muy bien llevado a cabo, figuras desequilibrantes para el fútbol escocés como Izaguirre (seleccionado por Costa Rica), Moussa Dembelé y Scott Sinclair, pero también con varios años consecutivos de superávit económico y progreso en ese torneo de sorteos ficticios llamado champions league (donde siempre les toca el barcelona mas algún otro equipo groso que los relega a la Europa League, como volvió a pasar este año a pesar de su digna actuación).

Rangers por su parte está muy bien. Mas allá que tuvo que bajar sus sueldos a principio del año pasado por culpa de su déficit financiero, se encuentra segundo en su primer año desde la vuelta a primera división. Sin embargo, es un secreto a voces que se saben muy inferiores en nivel a su clásico rival.

No obstante lo cual me sigue gustando el cabaret, el clásico estaba abierto debido a un gran arranque de los azules. Mas tarde Celtic puso las cosas en su lugar a principios del segundo tiempo con los goles de Sinclair y Dembelé. A pesar que el baile de los albiverdes era evidente, un cierto canchereo de los delanteros del conjunto católico a la hora de definir el partido lo dejó solamente 1-2. Cuando faltaban quince minutos, una contra furiosa dejó a Miller solo frente al arco, pero sucedió lo increíble:

Esto nos lleva a pensar esas situaciones en las cuales si la pelota hubiera recorrido de otra forma, tan solo unos milímetros, o quizás solo con diferente giro, la historia entera del fútbol y de nuestras vidas podría haber cambiado:

Rensenbrink vs Argentina (1978)

Ya habíamos comprado goleado a los peruanos, ya había abierto el marcador Kempes y ya había cambiado el partido completamente en el segundo tiempo con el ingreso de Nanninga y su empate. Pero en los últimos minutos, Fillol va a quedar pagando en una salida en una de las pocas veces en las que quedó pagando en ese mundial, y casi casi Holanda gana lo que nunca pudo conseguir y tan largamente había merecido en el mundial anterior, un titulo mundial. Paradójicamente, iba a hacerlo con un pelotazo cruzado, demostrando los huevos para dar vuelta una final de visitante… nada de eso ocurrió y Kempes como una aplanadora luego los pasaría por arriba en el tiempo extra, para darle ese gran triunfo a Videla, Massera y Agosti todo el país.

Pinilla vs Brasil (2014)

Quien sabe, quizas Chile hubiera ganado el mundial y nos hubiera dejado pasar alguna de las dos copas américa. O quizás el equipo trasandino hubiera sido el que se comiera 7 con Alemania en las semifinales. Lo cierto es que el equipo de Sampaoli hizo un partidazo en octavos, como no lo hizo la Colombia de Pekerman congelándose en los cuartos de final. Un tiro en el travesaño que valió un tatuaje para el Daniel Osvaldo de ellos (?), y la mejor actuación chilena en mundiales se quedaría con gusto a muy poco ante el anfitrión que luego lo vencería por penales.

Batistuta vs Holanda (1998)

Esta es muy dolorosa. Un equipo de Passarella que quedó en deuda, mas que nada con sus haters, pero que estaba haciendo un dignísimo papel en cuartos de final ante Holanda con un hombre menos. De pronto, con el partido empatado 1-1 en el segundo tiempo (aún no había sido expulsado el burrito Ortega), Juan Sebastian Veron, el inglés caminante jugador/presidente comandó el contragolpe, y el ídolo de la gente, Gabriel Omar Batistuta, enganchó hacia adentro y pateó con alma y vida, pero el vertical devolvió su remate. Luego, sobre el final, De Boer metería uno de los pases mas exquisitos de la historia, para que Bergkamp defina magistralmente ante Roa y nos deje afuera de Francia y le arruine a FIFA lo que hubiera sido una deliciosa semifinal Argentina-Brasil.

Dzemaili vs Argentina (2014)

El culo de Sabella, o simplemente la manía de nacionalizar jugadores a mansalva por parte de Suiza (?): Dzemaili se llevará a la tumba una de las mas grandes decepciones que pueda tener una vida amarga y tibia como la de los suizos: no haberle empatado a una Argentina realmente superior durante todo el partido, pero que se durmió en la última pelota parada y casi casi va a los penales. Una vez mas, como durante todo el ciclo del magno (?), la fortuna jugó para la albiceleste no solo en el cabezazo sino en el rápido rebote de la pelota que tras dar nuevamente en el macedonio se fue afuera del arco para que todos pudiéramos respirar, sobretodo Romero que una vez mas quedó atornillado al arco.

Zamora vs Sao Paulo (1992)

Para el final, no podía dejar pasar una de las mejores finales de la Copa Libertadores en todas sus ediciones, y muy cara a los afectos de este redactor. El brillante San Pablo de Raí y Cafu terminó venciendo en los penales, pero el Newell’s de Bielsa casi logra derrotarlo con ese tiro que el querido negro Zamora estrelló contra el primer palo (y ni siquiera el maldito rebote fue capaz de quedarle a Domizzi). Quizás el rojinegro ya había gastado toda su cuota de fortuna en la interminable serie de penales ante America de Cali, o quizás tan solo sucedió que San Pablo estaba destinado a ganarlo todo de la mano de Telé Santana y un equipo que jugaba de manera maravillosa, pero que tras media hora de presionar y llevar a la lepra contra su propia área no había podido sacar diferencia y tuvo que hacerlo a los 20′ del segundo tiempo desde el punto del penal.

Anuncios