Peregrinando al cielo

En la tarde de mañana, el Liverpool de Juergen Klopp se enfrenta ante un partido totalmente inesperado, la replay de su encuentro de cuarta ronda de FA Cup ante el desconocido para las grandes luces Plymouth Argyle.

hd-liverpool-plymouth_1cfue3v9gnjwl1pvqsy0st3rf1

Un equipo netamente de ascenso como Argyle se ganó en buena ley su derecho a uno de los partidos más importantes de su historia mañana cuando reciba a Liverpool en la replay de la cuarta ronda de FA Cup tras haber logrado (?) un empate 0-0 en Anfield. La escuadra totalmente alternativa de los reds (22 años de edad total del equipo en promedio), una serie de errores a la hora de definir y mucha, pero mucha fortuna, obraron el milagro para los pilgrims. Las 8500 personas que hicieron los 347 kilómetros hasta Liverpool disfrutaron de un día fantástico y obtuvieron una recompensa grandiosa que solo este torneo les puede dar.

Para semejante ocasión, el club confía en vender los 13500 asientos del estadio solamente con locales, mientras instala asientos temporales para albergar a los visitantes y así llevar la capacidad del Home Park a 17000. El equipo, que está segundo a cuatro puntos del Doncaster en la League Two (cuarta categoría en Inglaterra), ha salido del desastre financiero gracias al plan quinquenal(?) de su dueño James Brent, quien confía una ampliación/remodelación del estadio para el 2019, reconstrucción que debiera haber empezado tres años atrás. Los hinchas se quejan del ocultismo con el que Brent se maneja, pero los resultados han acompañado su proceso, a pesar de haberse quedado en las puertas del ascenso en dos oportunidades. Cabe destacar que el estadio fue recomprado por el club al ayuntamiento de Plymouth con el pago de £1700000 en efectivo el año pasado. Brent estuvo analizando vender la institución a grupos empresarios que inyecten mas dinero fresco, pero ha ido desechando todas las ofertas una por una tras considerarlas poco beneficiosas en el largo plazo.

La historia triste de la pérdida del estadio empezó en 2007. Por ese entonces, los peregrinos gozaban de buena salud financiera y futbolística, y eran uno de los clubes mejor administrados de toda Inglaterra. En su partido ante Watford por cuartos de final de la FA Cup, el Mayflower Terrace, nombre anterior del viejo estadio de los verdes, llegó a albergar a más de 20 mil personas (todavía existían tribunas sin asientos). Los problemas empezaron al año siguiente, cuando el bajo rendimiento del equipo los llevó a la mitad de la tabla, un lugar indigno para un equipo histórico de la tercera división (es el mas ganador de la misma con tres títulos).

El desastre futbolístico llevó al descalabro institucional: la venta de sus mejores jugadores dejó al equipo desmantelado pero con mucho dinero para gastar. Los caros refuerzos no dieron los resultados esperados y los cambios de dueños se fueron sucediendo año a año, pauperizando el estado financiero de los verdes, mientras los dueños de ese entonces prometían “un estadio para el mundial de 2018 (finalmente se jugará en Rusia) en 5 años” y mas tarde “ubicar al equipo en la Premier en 5 años”. Los famosos cinco años todavía retumban en los oídos de los hinchas de la armada verde que tuvieron que mirar impávidos como su equipo descendió en 2010 desde la League One a la cual todavía no pudieron regresar. En 2011 el club entraría en concurso de acreedores tras pedir prestamos impagables para poder afrontar los sueldos del plantel y le vendería su estadio al concejo de la ciudad meses mas tarde. Ningún comprador quiso salvar al club y hacerse cargo de las deudas ANTES de entrar en convocatoria.

El club estuvo a punto de ser liquidado de no ser por entrar en una administración conjunta entre los dueños y los socios, que empezaron a juntar plata de donde no había para sacar la situación adelante, llenando el estadio, comprando merchandising, buscando donaciones desde la famosa web PASOTI, etc; hasta que tras varios meses de estar en la deriva y ya en la temporada siguiente, apareció James Brent, el dueño del grupo de inversores Akkeron, y le dio un futuro al club al cual sus hinchas habían logrado salvar de su propio presente.

https://twitter.com/Chris_Webb1/status/818016697881870336

La historia de redención aún no terminó. Plymouth Argyle se encuentra ante el que quizás sea el partido más recordado de toda su historia, incluso aún por sobre el encuentro disputado el 22/2/1997 que terminó con un triunfo heroico ante el Chesterfield 2-1. Muy pocos recuerdan el resultado de ese partido, porque todo cambió cuando faltando dos minutos para finalizar el encuentro, se armó una tangana de dimensiones épicas que pasó a llamarse la batalla de Saltergate. 17 jugadores involucrados, 5 mil libras de multa al Plymouth y escenas pugilísticas de alto vuelo.

Tras el impactante 0-0 conseguido en la ida, el siempre bocón DT Derek Adams le espetó a todo Liverpool “bienvenidos al mundo real, nuestros vestuarios no son muy lujuriosos mientras que los suyos tienen asientos de avión ahora mismo. Hoy defendimos brillantemente, fue una de las mejores expresiones defensivas que ha visto Anfield“. Juzguen por ustedes mismos:

Por el lado de Liverpool, continúa la controversia respecto de Joel Matip. El ex jugador de Schalke 04 renunció a jugar la Copa Africana de Naciones con su selección, pero el club decidió de todas formas dejarlo fuera de la convocatoria contra el Manchester United por miedo a una posible sanción de la FIFA si la Asociación de Fútbol de Camerún abre un expediente. El jugador no fue parte del plantel el pasado domingo en el partido que terminó 1-1 en Old Trafford y aguarda una resolución del caso. El empate en el clásico fue decepcionante para el equipo de Merseyside, que fue superior durante 75 minutos (aunque ofreciendo muy poco en ataque salvo por el caso de Lallana) y se dejó pasar por arriba en el final.

El 4-2-3-1 no será roto por Plymouth, con Carey jugando por detrás del delantero Garita, salvo algún cambio de último momento para reforzar el mediocampo. Otra duda importante es el bajo nivel mostrado por Origi en Liverpool desde Navidad, y si Klopp se arriesgará -teniendo en cuenta lo cargadísimo que es Enero para los reds- a utilizar a Sturridge desde el inicio o no.

PROBABLES FORMACIONES

Plymouth Argyle: Mc Cormick; Miller, Bradley, Songo’o, Purrington; Smith, Fox; Slew, Carey, Jervis; Garita

Liverpool: Karius; Moreno, J. Gomez, Lucas Leiva, Arnold; E. Can, Stewart, Ejaria; Sturridge, Origi, Coutinho

Anuncios