¿Qué pasa en el panal?

Los hinchas del Hull City hicieron un boicot ante el Swansea y al iniciar el partido el estadio lució casi vacío. ¿Por qué tomaron semejante determinación?


hull

Sacar un técnico por un par de malos resultados, solo para buscar una brisa de aire fresco que rejuvenezca las ilusiones de un plantel mal armado. Eso que para nosotros suena como moneda corriente, no lo es en absoluto -o lo era- en la Premier League. Sin embargo fue la decisión tomada por el vicepresidente de Hull, Ehab Allam, luego de haber pasado las fiestas sin conseguir triunfos, aunque contra rivales muy complicados como Tottenham, Man City, Everton o West Ham. Hull se encuentra último con 13 puntos -pero solo a tres de la zona de salvación- por lo cual la decisión de echar a Mike Phelan fue realmente intempestiva y apresurada. El nuevo técnico Marco Silva, portugués de nacimiento, tuvo muy pocos días para entrenar al equipo y discutir algún tipo de incorporación con los dueños.

hull_city_fans_protest_before_the_game_417262
Tarjeta roja a los dueños del Hull previo al partido contra Leicester

Hull está “en venta” desde hace 6 meses -como sucede cada vez que los empresarios encuentran resistencia en la hinchada para hacer sus negocios a costa de los colores-, pero no aparecen compradores dispuestos a poner los 120 millones de euros que piden los Allam, y la situación permanece en stand by, con los dueños tomando el mismo tipo de decisiones sin ningún plan que los llevaron al ascenso, pero a su vez a no mantener un proyecto que pueda estabilizarlos en primera. El técnico Steve Bruce dejó el equipo en medio de la pretemporada y Mike Phelan tuvo que hacerse cargo de un equipo al que le habían quedado solo 13 profesionales (!). A duras penas tuvo que rearmar el equipo con lo que tenía, pero logró no pasar papelones. De hecho, fue elegido como técnico del mes de agosto en la Premier League, lo que hace aún mas llamativo su despido.

La situación llevó al empresario John Oxley, dueño de una empresa que actualmente sponsorea al Hull City, a mostrar una pancarta en el estadio -todos los que pagaran 2500 libras tenían derecho a estar en el campo de juego previo al match- durante el partido donde Hull logró un milagroso empate 3-3 contra Crystal Palace de local.

El descontento de los fans viene de largo aliento. Ya en 2013, Allam los había desafiado diciéndoles “ellos tienen los pies para hablar. Si no les gusta como está manejado el Hull, pueden quedarse afuera”. En efecto, ya en la campaña pasada -incluso en los playoffs de ascenso en Wembley- aproximadamente 10 mil asientos estuvieron sin ocupar, y este sábado ante Swansea por la FA Cup se pudo ver al estadio casi totalmente vacío.

https://twitter.com/Awaydays23/status/817769757286035460

¿Pero quien es Assem Allam? Es un egipcio de 77 años que maneja los hilos de Hull City desde que lo compró en 2010 y como tal dirigió el club en base a despotismo puro y duro. El mismísimo empresario reconoció alguna vez que jamás le ha gustado el futbol y solo tomó las riendas del equipo meloso para salvar al club de la quiebra. Los Allam son la 295° en el ranking de familias mas ricas de Inglaterra y su Rolls Royce valuado en £250000 se pasea por Hull mientras que la contratación mas cara que hizo en su club fue la compra del uruguayo Abel Hernandez en 2010 por 10 millones de libras. Su idea de hacer negocios con el club lo llevó al punto tal de querer cambiar el nombre del club de “Hull City Association Football Club” a “Hull tigers”, como paso previo a llamarse “Hull Pepsi” o como fuera la marca que quisiera comprar el branding, generando la oposición de los hinchas, del gobierno de la ciudad y hasta de la propia FA que le negó el cambio. Otra medida que fue generando la reprobación de la gente de los tigres fue el constante aumento del precio de las entradas. En 2013 un abono para un niño menor a 12 años valía £56. En los años subsiguientes pasó a costar £60, £66 y £570 (!!!), aumentos que no tienen ningún tipo de correlación con la mejora en los servicios porque ya en 2012 el estadio KCOM estaba catalogado como el mejor del Championship.

Assem, el presidente y hermano de Ellam (vicepresidente y manager)
Assem Allam, el presidente y padre de Ehab (vicepresidente)

Sin antecedente alguno de venta de un club en medio de la temporada, ahora Hull City deberá pelear por la permanencia con las cosas como están, esperando quedarse en la Premier para ser mucho mas atractivos para un posible comprador, aunque las pretensiones de los Allam siguen siendo un misterio. Mientras tanto, la hinchada seguirá haciéndole el vacío al equipo con la esperanza de la partida de los egipcios y que lleguen dueños que respeten la historia y la idiosincracia del equipo abejorro (?) o que por lo menos tengan en claro un plan deportivo mas allá del plan financiero.

Anuncios