Los once P

Playa, protestar, patadas, Ponzio, Pitana, presión, Peruzzi, penal, pelota parada, peleas. Estas fueron las claves de un SuMEHclásico de verano que River primero ganó 2-0 y luego lo justificó.

RIVER 2 – BOCA 0
festejo-river-jorge-sanchez_oleima20170129_0015_28
Presión, perruziada con penal, Predador Mina y premio para River


Partido con cara de Falcioni para un clásico estival nada amistoso donde River aplicó presión sobre la salida de Boca y logró meter dos manos de knock out, ganando merecidamente sobre su eterno rival. Patadas ponzionanas e insarrualdescas con pocas apariciones de Ricardo Centurión por parte de los xeneizes y el fantasmeo del Pity Martínez para con los millonarios. Conclusión: poco fútbol y mucho termo, lo usual del verano marplatense que siempre decepciona.

El xeneize tuvo sus hits: la amarilla tempranera a Pablo Pérez, las protestas de Fernando Gago ante cada jugada de roce, la actitud patova de Pitana que dejó pegar como salida de boliche del conurbano. Entre fricciones se lesionó el lateral de la Banda Luis Olivera, sector elegido para los desbordes boquenses. River buscaba forzar cualquier falta sabiendo de la debilidad aerea de Boca ante cada pelota parada en contra. Las protestas constantes de los mellizos que le hacían doble marca al cuarto árbitro Julián Maidana terminaron como uno suponía que iban a terminar, con la invitación de Pitana a Guillermo a retirarse del campo de juego.

 

Con ese corte chizitero no te voy a cobrar nada.
Con ese corte chizitero no te voy a cobrar nada.

 

También estuvieron los fallos moucheanos de Cristian Pavón que desperdició un pase entrelíneas de Pablo Pérez que culminó con el mano a mano ganado por Augusto Batalla. Por el lado de River, destacó un cabezazo en la media hora dejuego por parte de Rodrigo Mora que logró la primera judo atajada de Axel Werner. A los 42, Centurión chocó (nonchizitointeded) cuando pateó al bulto como solía hacer Chávez (?) y permitió la reacción de Batalla.

El segundo tiempo arrancó sin la presencia de Marcelo Gallardo y Gustavo Barros Schelotto, expulsados por entrar sus equipos después de los 15 minutos del entretiempo en un ataque de nostalgia FPT de Pitana. Más protestas pero ahora con presión ofensiva del millonario sobre las salidas lavolpeanas en defensa de Boca.

Primera advertencia con el despejo defectuoso de Fernando Tobio que pudo terminar en el gol de Mora. A los 16 un centro del uruguayo no traido por Francescoli (milagro), cabezazo pase de Sebastián Driussi para una definición tibia y sin peroné de Ignacio Fernández.

El gol llegó con la perruzziada de cada partido. Gino se dejó anticipar por Driussi. El oriundo de San Justo se la dejó al salieri de Montenegro, Pity Martínez, quién ingresó al área y de su remate surgió la mano de voley del Chacho Isaurralde. Penal pelotudo como el primer chico de la Copa 2015 que supo capitalizar Driussi para el 1-0, bien abajo a la izquierda a pesar de lo cerca que estuvo de la pelota el rafaelino Werner. Golpe en el momento justo porque Boca ya no la recibía en el mediocampo y el cambio de Jara por el colombiano Sebastián Pérez llegó tarde y en adversidad.

Ugly ecuatofucker (?)
Ugly ecuatofucker (?)

Boca entro en modo Trump. Descontrol absoluto. Fue allí cuando el muro falló en el corner ejecutado por Martínez cuando el Predador Mina cabeceó a matar. No hubo judo attack del jóven saltamontes arquero posible para evitar el 2-0. Boca cayó en la trampa y fue despellejado con dos acciones bien precisas de river. Nunca más volvió al partido excepto para pegar las patadas y empujones de la impotencia. Benedetto (única razón para nombrarlo porque no la tocó) se fue expulsado junto a Insaurralde que hizo su gracia abollando al juvenil Exequiel Palacios. En la hecatombe de manotazos ligó roja también Driussi y zafó Centurión que dejó tapones de recuerdo iniciando el descalabro.

La Copa Luis Nofal, homenaje a la traición al Negro Ávila por parte del monopolio que vuelve con todo, quedó para River. Supo aguantar el partido friccionado, logró quitarle la pelota al rival en el segundo tiempo y sentenciarlo con dos goles aprovechando las desatenciones defensivas de Boca, un mal existencial que supera la gestión del Mellizo pero deberá solucionarlo con menos protestas tanto en la línea de cal como en la cancha por parte de Gago. Porque las alpargatas en Mar del Plata son para la playa y no para salir jugando.

 

Mora y Peruzzi fueron claves para la victoria de River
Mora y Peruzzi fueron claves para la victoria de River

 

Detalle LRF!: Faltó la opinión de la camiseta 10 de Boca para saber si le pesó ser usada por Centurión.

 

 

RACING 0 (8) – INDEPENDIENTE 0 (7)
racing-copa-revancha-fabian-gastiarena_oleima20170131_0008_28
Entre drones y penales

Debió quedar vacante la Copa Revancha por el aburrido partido de verano entre vecinos de Avellaneda. Sólo la pericia a la hora de lanzar los penales determinó que Racing venciera por segunda vez a Independiente en el verano, esta vez en la ciudad del loco del intendente Carlos Arroyo.

 

The Holan Hockey Dron Project (?) salió el primer tiempo sin rumbo. Dado vuelta como los trapos colgados por su hinchada en el José María Minella en Mar del Plata, cansados de pedir alfajores y un esfuerzo de sus jugadores. Un mediocampo superado por la Academia de Diego Cocca, estimulada por el manejo de los tiempos y la pelota por parte de Lisandro López acompañado por el despliegue del volante triptongo Luciano Aued y las trepadas del Huevo Acuña. Solo las interveciones de Martín Campaña pudieron mantener unido al sindicato rojo.

Ay que partido feo ¿no Iván?
Uhhhh es una pelota ¿Qué hago?

Para el segundo tiempo, Independiente logró acomodarse en el partido gracias al ingreso del ex-central Nery Domínguez. Ya habían avisado en el primer tiempo cuando a Maximiliano Meza se le fue muy cerquita su remate tras recibir la pelota de los pies de Juan Sanchez Miño, aquel Times New Roman al que todos se lo quieren sacar de encima como si fuere ese clip molesto del Word. Si a esto le agregamos la entrada de Domingo Blanco, gran futuro pero no le den el penal que define la próxima, el Rojo controló las acciones del complemento y fue superior a su rival. Hubo tiempo eso sí para un cabezazo de Sergio Vittor que contuvo una vez más Campaña.

Rest in Viruta (?)
Rest in Viruta (?)

Un pequeño detalle para entender el 0-0 que llevó a la pena desde los doce pasos para romper el empate en los 90. Diego Vera sabrá pivotear muy bien para quedar frente al arco contrario. Vaya a saber si Orión amenazó con que sea el nuevo Pablo Ledesma o bien quería darle al dron espía de Holan. Lo cierto es que desvió tres remates que tenía destino de gol. La pifia para sacarle viruta al césped tras un remate a buscapie de Domínguez a los 29. Dos minutos después repite el gaffe desde una posición inmejorable y la conversión de rugby a cuatro minutos del final.

 

Orión preparando la siguiente cama. Mientras atajó el penal decisivo.
Orión preparando la siguiente cama. Mientras atajó el penal decisivo.

 

Llegan los penales menos emocionantes del mundo. El Chino Vittor erra el suyo y los del Rojo tienen la gran chance. El chico Blanco falló el definitorio. En el uno a uno, Orión le tapa el remate a Dominguez y finalmente el ex-Aldosivi Santiago Rosales estampa el 8-7 final para alegría racinguista ante un Campaña que se movió de un lado para el otro en cada penal pero en este quedó inmovil.

Era empate porque los dos tuvieron su tiempo para errar sus situaciones pero la fortuna de la pena máxima se apiadó de Racing esta vez y le permitió levantar untrofeo tan olvidable como este partido.

cocca-partido-independiente-fabian-gastiarena_oleima20170130_0209_28

Detalle LRF!: Si Cocca quiere desmitificar su apellido deberá dejar de vestirse como jefe de un cartel de droga.

 

 

Anuncios