Por el pelo de hoy ¿cuánto gastaste?

Sobre la Av. Lacroze, entre Roseti y Charlone, hay una peluquería que siempre me llamó la atención. Cada vez que pasaba estaba desbordaba de pibes esperando para cortarse el pelo, y cuando digo desbordada hago referencia a que había gente esperando hasta en la vereda ¿Qué pasa ahí? me pregunte hasta que un día lo averigué…

15230690_696443887203437_4148515133543402575_n

Mi primer pensamiento fue que habría tantos pibes porque deberían tener alguna promoción o debe ser muy barata. En efecto, mis pensamientos en una primera instancia se justificaban por una razón económica, lo cierto es que la duda no me quitaba el sueño. Pude convivir con esa curiosidad hasta la semana pasada, cuando era hora de cortarme el pelo y las vacaciones de mi coiffieur de cabecera (?) me llevaron a abrir una pestaña de Google y tipear “Il Figaro” -asi se llama esa peluquería en pleno centro centro Colegiales- en el buscador. Y mi sorpresa fue mayúscula.

Primero me sentí medio boludo porque hace más de un año paso todos los días por la puerta de esa peluquería y me vengo a enterar por internet que quien corta el pelo ahí es el “famoso” Tano, el estilista personal de varios jugadores de fútbol. “Famoso” para el ambiente del fútbol, pero desconocido hasta ese entonces para mí. También es famoso en el barrio, ya que no sólo es el ídolo (?) de los deportistas sino de los vecinos del barrio y aledaños. Su peluquería no tiene la pinta de ser de las grandes cadenas, todo lo contrario y según sostienen, cortarse el pelo ahí tiene un costo muchísimo menor que hacerlo en las grandes firmas de los famosos hinchas de Boca (?).

Y si bien la parece que el negocio va bien, Dário Del Casale encontró un buen nicho: el jugador de fútbol. ¿Vieron que todos dicen que los jugadores de fútbol tienen el mismo corte? ¡Es porque se los hace el mismo tipo! El Tano fue el que le cortó el pelo a los jugadores de la sub 21 antes de partir a Rio y es el que va a cortarle el pelo al club a los jugadores antes de los partidos, por ejemplo. También se dio el gusto de cortar los cabellos de algunos jugadores de la selección mayor en alguna fecha de eliminatorias. Y su sueño es ser el peluquero oficial del equipo argentino. Podría hacerlo mientras juegan a la Play en la concentración tranquilamente (?)

El tipo la hizo muy bien porque, según cuenta, los cortes que lucen la mayoría de los jugadores necesitan de un mantenimiento casi semanal (!). Además, se ufana de haber traído las máquinas del exterior para hacer ese efecto “fade” o “degradé” (A.K.A. “Chizitero”) que uno puede observar todos los findes de semana y que no cualquier peluquero puede hacerlo con el nivel de perfección que alcanza con sus herramientas de trabajo. Dice que es un laburo complejo… ELEGIMOS CREER (?). Encima, para que los cortes luzcan sin alteración durante los partidos, creó su propia pomada capilar que vende en el mismo salón. Un crack (?). Sin embargo el no impone la moda, su labor es anticiparse a sus colegas y a la tendencia, para eso es imprescindible seguir el fútbol europeo, viajar al viejo continente y codearse con la crema chizitera internacional (?).

Uno de sus clientes más obsesivos, cuenta el Tano, es Gustavo Bou, el delantero de Racing que se corta el pelo cada 3 días; y uno de los más exigentes es Sebastián Driussi, la revelación del torneo argentino, del quien dice es más detallista que una mina; también está el cabulero, el “japo” Rodríguez de Tigre cada vez que hace un gol tiene que cortarse el pelo con él al otro día para seguir de racha (!).

Los jugadores no solo van a su salón de Colegiales, sino que le piden al Tano que vaya al club a cortarles el pelo. En algunos encontró resistencia, por ejemplo en Tigre cuando estaba Alfaro y Camoranesi le prohibían la entrada, pero con la llegada de Pedro Troglio esa situación cambió. Él dice que lo futbolistas lo eligen porque no les pide una foto como los demás, sin embargo su twitter está llena de imágenes de jugadores argentinos y del extranjero (hasta hay un video de Totti mandándole saludos). Aunque diga que no, es cholulísimo.

El propio peluquero se define como un enfermo del fútbol que ve partidos de Inglaterra, Italia, España, de la B Metro, del Nacional… dice que no se pierde ni uno, sin embargo al tipo lo que más le importa es ver los looks de los jugadores, y fundamentalmente el de los “suyos”. “Me vuelvo loco cuando los veo ingresar con el pelo mojado (…) después los reto, a mí me gusta que jueguen bien peinaditos” sostiene. También afirma que cuando llega de trabajar se pone a ver videos de youtube de partidos y hasta le manda mensajes de whatsapp a los jugadores a la madrugada diciéndoles “este corte que usó Hazard contra el Cristal Palace a vos te va a quedar espectacular” (!). Un Cholo Simeone del estilismo (?)

No caigamos en la boludez de decir que todo tiempo pasado fue mejor. En el fútbol siempre hubo modas, la cuestión es que la de hoy en día exige un cuidado extremo y casi diario, no ocurría por ejemplo en la época de bigotes, patilla y pelo largo de los setenta, el pelo largo de los tardíos 80 e incipientes noventa o el que le siguió inmediatamente después con el pelo corto arriba y las “chapas” largas abajo. Sin embargo eran modas y los jugadores también marcaban tendencia, situación que se agiganta con el paso del tiempo… Tampoco podemos negar que hoy el cuidado estético en los hombres es mucho mayor que antes y esta no es una característica exclusiva del mundillo del fútbol, que paradójicamente, aunque este sea una burbuja que no representa en nada la realidad se le parece bastante…

¿Cuál será la próxima tendencia? No lo sabemos, por lo pronto el Tano ruega que no sea la del pelo largo (?)

look-jugadores

Anuncios