Pelota de papel: Mastronardi

Nuevo viernes con la sección literaria de La Refundación y anterior al libro de Sebastián Domínguez que nos robó el nombre (?). Recuerden que pueden mandar su texto para seguir nutriendo Pelota de Papel contactando a alguno de los posteadores del sitio.

imgo

Por Sarandí Existe

Antes del partido

Prefiero imaginarla perdida y ahogándose en el Mar de la China antes que asumir que no me atiende el teléfono. No se puede andar pensando esto antes del partido, estoy hecho un pelotudo. Prefiero imaginarla muriendo de sed en el desierto de Gobi, antes que aceptar que ya no me quiere ver. Puta madre, tercera vez que me vendo y lo hago mal, me cago en la puta madre.

¿A quién me dijo el técnico que tengo que marcar en la pelota parada? Ma´ sí, el que quede suelto, tomo a ese. Tres años, si estaba todo bien, así, de la noche a la mañana, “Me voy, no me llames ni me busques, no quiero escucharte ni quiero verte más. Nunca más”. Así, brutal, y me lo dice por teléfono y yo en la concentración, antes de la final, sin poder salir, la puta que te pario.

¿A quién tengo que tomar en el medio? Debe ser a Mastronardi, seguro, ¿pero lo tengo que tomar en la pelota parada también? Me lleva como veinte centímetros, debe ser otro. ¿Mastronardi es zurdo o juega con el perfil cambiado? El técnico me dijo, hace diez minutos ¿o hace una hora fue la charla técnica?. Hija de puta la madre, como me va a contestar que Beatriz dice que no hable conmigo y que no está y no sabe a dónde ubicarla. Hija de puta, ella y Beatriz.

Por fin termine con las vendas, pero no puedo terminar con el nudo en los botines, y mira estos botines de mierda, bicolores, celeste y rosa, quien mierda puede jugar con estos botines, celeste y rosa, rosa como esa bombachita con puntillas o encajes o como se llame que tenía Beatriz hace cuatro días, cuatro días que cogimos como siempre y ahora está cortada de rostro.

Beltrán es el lateral que juega por el lado de Mastronardi, el partido pasado me hicieron el dos uno toda la tarde, claro, si Álvarez no achica y me deja solo o se va al ataque y se queda arriba, total, para tirar esos centros de mierda, pero como hizo dos goles este año se cree Roberto Carlos. Beatriz. Tres años Beatriz, termine la joda, cerré el face, el twiter, clausure los boliches, me enamoré a lo perro, ¿Qué te hice Beatriz? “No puedo achicar porque el técnico me dijo que este atento a que el nueve no se tire por mi lado y me gane la espalda”. Un pelotudo este Álvarez y el técnico otro, ni sé cómo llegamos a la final. ¿Y el pase a México, que hago ahora con el pase a México? Sin Beatriz no me puedo ir, a ningún lado puedo ir sin Beatriz, ni al medio campo, tengo las piernas como plomo.

¿La alternativa, jugamos con la alternativa? Con esta camiseta mufa no podemos ganar ni en pesos, Beatriz, ya se, vos querías ir a Europa, pero salió México, tampoco es el Congo, no, no sé qué equipo es, el Atlas o el Monterrey o alguno, pero no voy, Beatriz, sin vos no voy a ningún lado, “No quiero escucharte ni quiero verte nunca más”, ¿Qué mierda tenes, Beatriz? No merezco esto.

Caprini y Ferrantes en el medio, otra vez ese doble cinco del orto en el medio, ¿o juega Longo por Caprini? No, ahí está Caprini, listo para salir, seguro nos quedamos con diez, con ese burro en el medio. “Caprini y diez más” dicen los pelotudos de los periodistas, Caprini y uno menos digo yo, tres veces lo expulsaron este campeonato. Beatriz, hace un mes empezamos a hablar para tener un hijo, no se puede ir todo a la mierda en un segundo y sin motivo, hace dos días estaba para comerme la cancha, las tribunas y a todos los contrarios y ahora me quiero enterrar debajo de los grifos, la puta que te pario, Beatriz.

Mastronardi, Besinos , Sendler y Tampino, ese mediocampo nos va a dar un baile que te la regalo, juegan realmente bien esos cuatro y Mastronardi, es un tipazo. ¿Te acordas, Beatriz, que conocimos a Mastronardi el año pasado en la fiesta del diario deportivo? Buen jugador y buen tipo, todas las anécdotas que contó de su vida en Europa, tres años en Italia y cinco en Inglaterra, y las tragedias por las que paso, la muerte de la esposa en un accidente, las dos nenas que quedaron con él, no sé cómo se arregla, pero el tipo no lo vive como un castigo, “Son pruebas que te ponen la vida y te fortalecen” digo Mastronardi cuando seguimos la noche en Puerto Madero y largo el contrato millonario en el Arsenal cuando el padre se enfermó y se volvió, y la verdad, nunca bajo el nivel de juego, un capo Mastronardi.

Última llamada, al túnel, y ahora la arenga pelotuda de siempre, del referente, “Cuatro pulmones, Caprini” cuatro pulmones y media neurona. Beatriz, estabas conmovida con la historia de Mastronardi, me acuerdo perfectamente, a mí también me pegó, un tipo bárbaro, realmente, pero nunca había pensado en eso hasta hoy y hace una semana me preguntaste, ¿la final es contra el equipo de Mastronardi?¿Por qué me preguntaste, Beatriz?.

“Salimo´ con todo eh, nadie se guarda nada, eh, le comemo´ el hígado, le comemo´, eh, a esto puto, no nos pueden ganar, eh, a ganar, eh, a ganar, eh, a ganar carajo” Siempre la misma huevada este Caprini. Listo, por fin salimos, a la cancha, ahí voy, ahí voy, Mastronardi y la reputa madre que te remil pario.

Nota periodística

Incomprensible actitud de Jorge Huertas contra Nicolás Mastronardi en la final. A los dos minutos de juego, cuando Mastronardi para una pelota en el mediocampo, Huertas, tomando una carrera de seis metros, se tira con una patada voladora con las dos piernas hacia adelante provocándole una fractura de tibia, peroné y rodilla al habilidoso jugador. Pero más incompresible, la declaración de Huertas después del partido cuando se lo consulta por su actitud. “Mastronardi es un hijo de puta y me cagó”, esa fue su única declaración.

-Sarandí Existe-

Bajate Mastronardi en .pdf

Anuncios