Nunca es culpa nuestra

Un pequeño repaso de todos los culpables de que Independiente esté donde está.

hinchas_independiente_0

La culpa es de Jorge Almirón, con su escuelita mexicana y sus frases rimbombantes. Jugó la carta del hincha demasiado rápido. Lo dejamos trabajar un montonazo, como siete meses, para irse silbadísimo. En Lanús le fue bien porque es un equipo de mierda, chico, sin gente, no como nosotros que somos un club grande, con exigencias.

La culpa es de Mauricio Pellegrino. Llegó con un librito completamente distinto al de Almirón, justo cuando nuestro excelso plantel estaba asumiendo la idea del Jorgito. Quiso cambiar demasiado rápido, como si estuviésemos apurados. Encima empezó con esto de perder clásicos, y partidos importantes. Bien echado, con esas ínfulas europeas. En Alavés le va bien porque es España, otro medio, otras responsabilidades, otros jugadores.

La culpa es de Gaby Milito. Se quemó muy rápido. Debió dirigir un par de equipos más antes de venir a Independiente. Se amigó con los camioneros para darse el gusto y nunca pudo expresar su idea. Nunca eh, pero nunca. Encima cuando tenia que armar una pretemporada, elegir jugadores, se tomó el palo. Así no.

La culpa es del Cebolla Rodríguez. Ladrón de gallinas. Vino roto y no nos contó. Seguro sobornó al del sanatorio para que no saltara nada en la revisación médica. Le dimos la 10 del bocha y la usó de venda. Hay que ponerle su nombre a la sala de kinesiología de Villa Domínico. Un tipo que nos iba a dar un salto de calidad y nos dio un golpe de realidad.

La culpa es de los jugadores, que se quieren ir de Independiente. Ortiz, Cuesta, Vera. Todos se van parece. Eso dicen los partidarios, ¿y porque no habría de creerles? Hay que traer jugadores que tengan ganas de jugar en Independiente, que hagan fuerza para jugar en Independiente, como hicieron Ortiz con Lanús, Cuesta con Huracán y Vera con Estudiantes. Hay que traer a Marcone porque es hincha. Necesitamos que jueguen como hinchas. Como Razzotti. Como Defederico.

Ahora que tenemos bien claritos los culpables, basta de echarle la culpa a Independiente. Porque tenemos que tener bien firmes las verdades que importan: Somos el más grande de la Argentina. Somos el Rey de Copas. Somos los dueños de Avellaneda. Acá hay que ganar siempre, y jugando bien. ¿Se entendió?  Porque a veces nos pasa que nos confundimos, y pensamos que nos va mal por detalles, como no tener un proyecto estable en Divisiones Inferiores, un camino serio a seguir en el fútbol profesional, una infraestructura digna de un equipo de primer nivel atractiva para futuros refuerzos, una dirigencia coherente en una política de refuerzos y técnicos acordes a ella. Esas son boludeces.

Por eso, ahora es la hora de bancar a esos pibes que no sabemos de donde salieron, pero son nuestros, asi que son los mejores del mundo. Hay que ponerlos de titulares todos los partidos y chiflarlos cuando corresponda para que sepan donde están. Que entiendan que en Independiente hay que ganar, jugar bien y salir campeón siempre. Porque el hincha no es culpable de nada. El hincha vota porque debe, sufre porque debe, y putea porque debe. El hincha de Independiente es esclavo de su pasión y preso de su historia.

Como decía el Pato: “Vayan, sean hombres, jueguen y ganen”. Eso. Ganen. Porque en un ratito será culpa de ustedes también.

Anuncios