Bert Trautmann: Durmiendo con el enemigo.

A veces el fútbol no es sólo desencuentro, gastadas y violencia bien entendida. No, aunque es la parte más entretenida en muchos casos genera puentes y es motivo de reconciliación(?). También excusa para contar una buena historia, veamos:

Bert-Trautmann-Manchester-City1
Volando para la foto

Bert Trautmann nació en Bremen en 1923 bajo el nombre de Benhard Trautmann. De joven se alistó en la Luftwaffe para ser un “fallschirmjager” unidad  élite de paracaidistas alemanes. Para 1942 fue destinado al frente oriental para combatir al  Ejército Rojo, inclusive fue capturado por estos, pero se las ingenió para escapar. Sirvió durante 3 años  más durante los cuales fue ascendido, condecorado con la Cruz de hierro y trasladado al frente occidental. Concretamente a Francia dónde nuevamente fue capturado y -escurridizo el tipo- logró escapar nuevamente, esta vez de la resistencia Francesa. A sabiendas de que la guerra estaba perdida  -y a riesgo de ser capturado y ejecutado-  decidió desertar y volver a su Bremen natal. Pero el destino tenía otra cosa preparada para él. En su vuelta al hogar casi se lleva puesto a dos soldados Británicos y no le quedó otra que rendirse. Como prisionero pasó una temporada en Bélgica para luego ser trasladado a Inglaterra más precisamente al norte de la tierra Pirata.

¿Y qué tiene que ver todo esto con este Blog en donde se habla sobre alfajores, pizzerías y medios piratas para ver partidos gratarola  fútbol ? Ya lo verán(?).

00trautmann4
Un pequeño Bertie ignorante de las vueltas que le iba a deparar la vida

Resulta que en el campo de prisioneros se armaban picaditos entre soldados y prisioneros. La Bruja Bertie empezó como jugador de campo, pero un día se lesionó jugando en el interbarrial(?) contra internos de otro campo  y tuvo que empezar a desempeñarse en el arco. El destino lo es todo. Esta lesión iba a cambiar su vida, por que abajo de los tres palos descubrió su lugar en el mundo de posguerra, no sólo le gustaba sino que descubrió que era bueno. Destacaba sobretodo por su buen estado físico y tenacidad -mucho tuvo que ver en esto su entrenamiento como paracaidista-. Ya para 1948 fue liberado pero decidió quedarse en Inglaterra, ya no había nada que le importara en su tierra natal. Trabajaba en una granja y en su tiempo libre despuntaba en el vicio en el Saint Helens Town, el equipo donde demostraba su gran pericia para el puesto de golero.

A pesar de que se desempeñaba en una liga amateur, llegó a captar la atención del Manchester City previa época marketinera. Pero no todo era color de Rosa para el bueno de Bert. Por que la gente un toque rencorosa(?), al saber del fichaje del Alemán puso el grito en el cielo. No estaban muy abiertos a que un ex soldado nazi condecorado se una a sus filas. Al club llegaron cientos de cartas, pero no al estilo de las que recibe Mel Gibson(?), en este caso eran de rechazo. Incluso iban a los entrenamientos con pancartas con la inscripción “Orion, después del Mono, el mejor de todos” “Fuera Alemán” y cosas igual de terribles(?)Los dirigentes poco tribuneros hicieron oídos sordos al clamor popular y dejaron que el Alemán se defendiera en la cancha.  Y vaya(?) si lo hizo.

archive-pa89085-1
Parece que está tirando una palomita pero no! mejor no hablar de ciertas cosas

En esas épocas el City no era la filial de los Jeques Emiratíes que es hoy, no tenía un Sergio “fat eater” Aguero  tanto glamour, de hecho peleaba los puestos de descenso a la llegada de Trautmann. Este de a poco se fue cambiando puteadas por aplausos de la Low Saint Martin que al principio le tiraba chucrut cuando salía al campo hinchada ciudadana. A los suyos no le quedaba otra que rendirse ante el gran arquero, pero las hinchadas rivales seguían injuriandolo cuanto podían. Pero un día llegó la redención. Los citizens sumidos en el descenso visitaban al Fulham en Londres. La castigada y bombardeada capital del Imperio Británico recibía a un ex soldado alemán. Se preveía una goleada local, pero la gran actuación de nuestro homenajeado cambió lo que hubiese sido una derrota abultada  por una derrota digna de un gol de diferencia. Esto conmovió a los pumas que lloraron con el himno alemán en su honor, al público local y a la opinión pública que dijo: Sí es Alemán no ha de ser malo(?). Incluso fue homenajeado en el mismo césped por el mismo público que minutos antes no  daba tregua con los insultos.

A pesar de las brillantes actuaciones del arquero, el City descendió ese año por puto y cagón la mala campaña. Los celestes volvieron a primera al otro año, y Bert comenzaría a forjar su nombre en la historia.
En el ’55 su equipo llegó a la final de la FA con el Newcastle perdiendo aquel encuentro, igualmente Trautmann tuvo premio consuelo: Se dio el lujo de mirar con detalle el césped transformó en el primer no brasileño en viajar en el tiempo Alemán en llegar a dicha instancia de la competición. En el ’56 tendrían revancha ante el Birmingham City. Los de Birmingham llegaban como favoritos pero los de la ciudad cuna de la revolución industrial se pusieron en ventaja,  3 a 1 con goles de Joe HayesJack Dyson y Bobby JohnstoneNoel Kinsey había descontado para el Birmingham-. El City aguantaba y llegando al los minutos finales nuestro héroe(?) iría a realizar la Miglioreada del partido: Salió a cortar mano a mano a Peter Murphy, cuando este le impacto con su rodilla en el cuello. El trautma(?) lo dejó con 5 vertebras dislocadas y una fracturada completamente, pero en contra del sentido común -obviamente no sabía todo esto-  y a pesar del dolor, Bert decidió quedarse en cancha y completar el partido. Esa noche ganó su único título uno más que gimnasia(?) con el City en más de 15 años de carrera. Y por su heroica actuación recibió el premio al mejor jugador del año. De yapa se convirtió en el primer arquero en obtener esta mención y en uno de los únicos cuatro que la ganó en la historia hasta hoy junto a Gordon Banks, Pat Jennings y Neville Southall.

Trautmann
Bert tomándose del cuello por el dolor, o haciéndose el sota para no saludar al de al lado por Judío (?)

La lesión lo mantuvo marginado de las canchas por un año. Y a su vuelta el nivel fue mermando de a poco aunque se mantuvo en el arco del City por 7 años más hasta 1964, completando 545 partidos. Bert se destacaba por sus condiciones para resolver los mano  a mano, su potencia para sacar con los brazos -lo que más de una vez servía para armar contras letales- y además su alta efectividad en los penales; el dato Fabbri arroja una efectividad del 60% en este rubro.

269167_heroa
El pibe chequeando cual de los dos es el homenajeado.

Por razones políticas, Sepp die profen(?)Herberger, le exigió para integrar la selecta que volviera a su país a jugar en su  liga vernácula. Para nuestro homenajeado esto no era una opción, es por eso que el entonces  mejor guardameta de su país no pudo asistir a la Copa Mundial de 1954, la de ‘El Milagro de Berna’, perdiendo la oportunidad de proclamarse campeón del mundo. En su lugar atajó el arquero del Fortuna Düsseldorf, Toni Turek.

Alguna vez Lev Yashin, el legendario arquero soviético, se había referido a él como su par entre los mejores guardametas del mundo incluso dijo una vez: “Sólo ha habido dos porteros de clase mundial: Lev Yashin –o sea, él mismo– y el chico alemán del Manchester City, Trautmann” humilde el tipo. Algo más de una década después el considerado mejor arquero inglés de todos los tiempos, Gordon Banks, lo citó como una de sus principales influencias en su estilo de juego.

Imágenes de la final donde puede verse la jugada que derivó en la Miglioreada(?)

Anuncios