El 2×1 llegó a la FIFA

En sintonía con nuestro Poder Judicial (?) la FIFA levantó la sanción sobre Lionel Messi, quien podrá estar presente en la próxima fecha de Eliminatorias frente a Uruguay.

El capitán argentino había sido sancionado de oficio -el referí no lo había informado- con 4 fechas de suspensión por insultar al lineman brasileño, Emerson do Carvalho, en el partido que disputaron Argentina y Chile en el Monumental y hoy la FIFA decidió dar marcha atrás y dejar sin efecto su sanción.

El Ente internacional argumenta no encontrar pruebas para mantener la sanción sobre Messi -se les deben haber perdido el mismo día que le impidieron jugar frente a Bolivia (?)-. Tras el comunicado oficial, estamos en condiciones de afirmar que la FIFA está tan encualquierada como la AFA.

Este “recule” le abre el juego a las teorías conspirativas. Como dijo el ex DT Argentino, Edgardo Bauza, la sanción a Messi fue una medida express en donde nunca se contó con el tiempo suficiente para apelar y horas antes de disputarse un partido oficial por eliminatorias, Argentina no pudo hacer uso de su mejor jugador. El astro del Barcelona ni siquiera tuvo que whatsappear (?) a la FIFA para que revean su actitud y bastó con una simple apelación de la AFA para dejar sin efecto el castigo. ¿Que habrá motivado, entonces, aquella sanción originaria?

El comunicado oficial de la FIFA

La Comisión de Apelación de la FIFA ha aceptado el recurso interpuesto por la Asociación del Fútbol Argentino en nombre del jugador Lionel Messi para apelar la decisión adoptada por la Comisión Disciplinaria de la FIFA; en consecuencia, se han levantado las sanciones que se le habían impuesto.

Tras la audiencia que tuvo lugar en Zúrich el pasado 4 de mayo, la Comisión de Apelación ha rechazado la decisión emitida por la Comisión Disciplinaria el 28 de marzo de 2017, mediante la cual, en aplicación del artículo 77 a) del Código Disciplinario de la FIFA (CDF), se declaró a Lionel Messi culpable de infringir el artículo 57 del CDF al pronunciar palabras injuriosas contra un árbitro asistente.

Pese a que la Comisión de Apelación de la FIFA consideró reprochable la conducta del jugador Lionel Messi en dicho incidente, la misma determinó a su vez que las pruebas disponibles no eran suficientes para demostrar según los estándares adecuados -es decir, de manera completamente satisfactoria para los miembros de la Comisión de Apelación- la aplicabilidad del art. 77 a) del CDF, que permite a la Comisión Disciplinaria sancionar las faltas graves que no hubiesen advertido los oficiales de partido.

En este sentido, la Comisión de Apelación recuerda que el respeto hacia los oficiales de partido es esencial y ha de ser una constante en el fútbol, por lo que cualquier actitud contraria al principio del juego limpio o a la deportividad ha de ser rechazada.

En virtud de dicha decisión, se han retirado tanto la suspensión por partidos que entró en vigor el pasado 28 de marzo, como la multa de 10.000 CHF impuestas a Lionel Messi.

 

Anuncios