Dos Red Bulls es demasiado (?)

Problemas del fútbol de nuestros tiempos. La empresa de bebidas energizantes está en pie de guerra contra la UEFA, que puede prohibir que dos de sus equipos disputen la próxima Champions League.

De Austria para el Mundo, Red Bull es una de las bebidas más famosas del planeta. Buena parte de esa fama se la ha ganado gracias a sus patrocinios, los cuales abarcan varias disciplinas deportivas. Si bien, la empresa no se quedó en el clásico molde de poner su nombre en una camiseta o un chasis, sino que fue más allá: ser dueño o accionista de equipos.

La aventura de Red Bull con el fútbol comenzó en su tierra natal, metiéndose de lleno en el SV Austria Salzburg, un equipo bastante choto (?), pero con una buena racha de resultados hasta la llegada del gigante de las bebidas. La cuestión es que en 2005, tras la compra, el equipo cambió completamente de identidad, pasando a llamarse Red Bull Salzburg, jugando en el Red Bull Arena y teniendo a los dos toros rojos chocando en su escudo.

Los hinchas no tuvieron ni tiempo de quejarse (?), ya que los Toros Rojos consiguieron la Bundesliga austríaca apenas dos años después de la compra de Red Bull. En 12 años de propiedad, llevan 8 ganadas, incluyendo la de esta edición. A eso agregue otras cuatro Copas de Austria para darle sabor (?).

El éxito conseguido en su tierra, además de instalarse en la Formula 1 con nada menos que dos escuderías, hizo que Red Bull probara suerte en otras tierras. Primero desembarcó en la MLS, adquiriendo a los New York Metrostars para renombrarlo como New York Red Bulls, equipo en el que ha llegado a jugar Thierry Henry y Juan Pablo Ángel, entre otros goleadores veteranos sedientos de dólares (?).

Sin embargo, en 2007 Red Bull innovaría aún más, directamente fundando sus propios clubes. El Red Bull Brasil, que juega en la Serie D Nacional y en el Estadual Paulista, todavía no ha recibido demasiados flashes, pero existe y compite oficialmente dentro de las esferas del fútbol brasileño. En 2009, llegaría la hora de desembarcar en una liga de renombre europeo, fundando en Alemania el RB Leipzig. ¿Por qué RB y no Red Bull? Porque en tierras germanas están prohibidos los equipos que tengan nombres de marcas.

El RB Leipzig empezó a jugar federamente ese mismo año, tras comprar los derechos del modesto y pedorro (?) SSV Markranstädt. Con cinco ascensos en apenas 8 años, este club terminó desembarcando en la Bundesliga, tras conseguir el segundo ascenso la temporada pasada. El asunto es que nadie esperaba esta temporada de ensueño, coronándola hace dos semanas, cuando se convirtió en el primer club alemán en clasificar a la Champions League en su temporada de estreno en la máxima categoría teutona.

Así las cosas, Red Bull tendrá dos equipos en la próxima Champions, con RB Leipzig entrando directamente en Fase de Grupos, mientras que Red Bull Salzburg deberá pasar dos ruedas de Playoffs para llegar a esa instancia. El problema es que alguien en la UEFA no tenía nada a mano para leer y se llevó el reglamento al baño (?), y se avivó de que hay un estatuto que reza que “ningún individuo o entidad puede tener control o influencia en más de un club participante en una competición de clubes”.

Red Bull reunió a sus hordas (?) de abogados para resolver el tema y su mejor argumento es un tecnicismo: Si bien es dueño del RB Leipzig, por ley no puede ser propietario del Red Bull Salzburg, ya que en Austria los equipos deben ser sociedades sin fines de lucro. Desde esta perspectiva, Red Bull no sería más que un mega super sponsor , pero no dueño. Sin embargo, en la UEFA no son boludos (?) y aspiran a poner en práctica la flexibilidad de la regla, haciendo eje en que la empresa no será propietaria del Salzburg, pero si ejerce “control e influencia” en dicho equipo.

El problema que tiene Red Bull es que, en caso de que UEFA prohíba que ambos equipos jueguen la Champions, tampoco podrá elegir cuál de sus dos equipos participe, ya que el reglamento estipula que en estos casos se priorice al equipo campeón de su liga, cosa que Salzburg es y Leipzig no. Es decir, debería resignar una plaza en Fase de Grupos por una Segunda Fase de Clasificación.

Aún restan varias reuniones, lobbysmo y sobornos (?), pero no está nada dicho sobre qué será de los dos Red Bulls y sus sueños europeos. ¿Hace bien la UEFA en prohibirlo? ¿Está mal negarle el derecho ganado en la cancha a estos equipos? ¿Hay que adaptarse a los tiempos y pensar en clubes globales, como Red Bull y el City con sus franquicias en Estados Unidos y Australia? Díganos usted, que es el soberano (?)

Anuncios