La boba, ed. 3

Bienvenidos a la tercera edición de la sección deportiva más leída y comentada del país. Esperemos que esta no sea la vencida…

Finalmente el callejero asumirá su posición de manera clandestina para Argentina, aún teniendo su silla en el Sevilla. Y todos ya comunicaron que en su lista para los próximos amistosos finalmente estará el eterno excluido ¿Esto significa que el Grupo Amistad está perdiendo sus influencias?  Para nada, en una conexión vía Skype entre Barcelona y Milán se acordó una tregua y se sinceraron las posiciones de ambos. ¿Cuál fue la clave para destrabar el conflicto? Al final resultó ser más sencillo de lo imaginado, tan solo bastó con recordar que el hombre que fue capaz de imponer un verbo es también producto de aquella fábrica de buenos valores que se erige en ese territorio que no quiere ser español. El capitán simbólico indultó al vástago díscolo sabiendo que comparten el  mismo ADN (y la familia tira…). Sin embargo esto abre las grietas en el núcleo duro del grupo… el capitán sin cinta, cada vez más lejos de esta ejemplar institución, ni siquiera tiene el pedrigree de ser un hijo genuino de la casa y comienza a sentirse excluido poco a poco.

Esta son las noticias que uno no quiere dar. Nos vamos al sur de la Provincia de Buenos Aires, en donde “el Reca” volvió a pegar el faltazo a un entrenamiento y encendió, nuevamente, las alarmas de preocupación. Lo más triste es que la solidaridad va dejándole el paso a la indignación y aquellos dirigentes, que al principio decidieron apoyar al joven con su problema, ahora aspiraron a cortar el problema de un saque.  Los motivos de su ausencia no se saben, pero sus compañeros de equipo parecen fueron el último bastión de contención ante un contexto desfavorable ¿será hora de que encuentre la regularidad en otro equipo? Así lo piensan los que le dieron salida hacia un club que pelea la permanencia en primera. Quizás la abstinencia futbolera le estaba jugando en contra y éste sea un gran remedio para un gran mal.

Vamos a hablar del sentido de humanidad de un DT para con unos de sus dirigidos. Luego de la lesión de su jugador estrella empezaron a circular los clásicos rumores de una cortina para una supuesta desintoxicación. Éstos alcanzaron su pico máximo cuando el 10 parecía que se recuperaba en tiempo record para jugar en la fecha de los clásicos. El cuerpo técnico sabía que el jugador no estaba para volver a las canchas, pero aún así decidió incluirlo en el partido más importante del año para limpiar su nombre: una vez roto frente a millones de argentinos se limpiaría su honor. Efectivamente el jugador estaba lesionado, no existió pantalla ni recuperación en tiempo record (por ende, no había consumo de sustancias indebidas). El (o los) DT mandaron un claro mensaje para nosotros: antes de fogonear teorías, debemos ser consientes de que esta información sea cierta antes de publicarla, hay personas y familias que sufren con este accionar imprudente. A ellos les costó más que 3 puntos valiosos, por esto esta enseñanza se ensalza de valor. Sepa usted, fiel lector, que toda la información publicada en La Boba NOS CONSTA.

Anuncios