SSSSSHHHHhhhhh…

Así, como cuando el sifón se queda sin gas pero lo agitás igual porque pensamos que alguito más nos va a dar, Argentina estaba prendida de complicados resultados para seguir adelante en el Mundial Sub 20, pero de pedo si salieron unas gotitas. A la Sifoneta le cortaron el chorro y ahora a las juveniles de la AFA les queda solamente el sabor amargo del Terma (?). Y ahora?

Y sí, el equipod el que nadie esperaba nada, no defraudó (?). Triste tener este panorama sobre los pibes que representan el futuro de las Selección Mayor, pero qué se hizo para que la cosa mejore? Porque esta ya no es la punta del iceberg, es el Titanic que se lo llevó puesto, ya todos sabíamos que había algo gigante flotando y algo mucho más grande abajo, pero igual en vez de pegar el timonazo, le dimos de lleno. Pobre Di Caprio (?).

Volvamos a Febrero, al Sudamericano que nos dio el pasaje para el Mundial, volvamos al excelso post que les brindó este sitio (?). Claudio Ubeda hacía su debut como DT de los Juveniles de nuestra Selección, luego de ser elegido entre los postulantes al cargo y de haber presentado una propuesta superadora al resto…Nah, recordemos que se presentaron más gente que a las elecciones de Los Simpsons y lo eligieron a él y su equipo, que no se habían presentado. Limpísima la cosa.

Cuestión que fuimos a Ecuador a tratar de ver cuáles eran las razones para la elección tan irregular del Sifón por sobre el resto, por ahí era un Pep Guardiola en potencia y se había venido guardando durante toda su carrera como DT para explotar ahora (?). La cosa arrancó más bien tibia con dos empates ante Perú y Uruguay y con el 5-1 a Bolivia parecía que la AFA empezaba a justificar la elección a dedo, dado que el equipo había arrancado medio flojo pero con miras a recuperarse.  El grupo lo cerraron con un 0-0 con Venezuela, pero con el pasaje a segunda ronda asegurado. Y ahí fue donde se vieron los pingos.

De entrada, perdieron el primer partido 3-0 contra Uruguay (No te puede meter 3 un equipo que comanda Betancur, querete un poco (?)), tiraron manotazo de ahogado al ganarle cagando a Colombia 2-1, para paso siguiente caer 3-0 ante los locales. Estas dos derrotas obligaban al equipo a salirse a jugar el todo por el todo ante Brasil, empatando en 2 y dependiendo de un resultado negativo de la canarinha para pasar. Cumpieron su parte del trámite ganándole a Venezuela 2-0 y con la ayudita de Colombia que no dejó que Brasil le ganara, clasificaron cagando al Mundial. O sea, ya llegamos por la ventana, Cacho, vosfi.

“Bueno, quien quiere el tinto con un susto de soda?”

Esto fue en Enero, Ubeda contaba con 4 meses para ir armando el plantel para el Mundial. Hizo volar a dos de los arqueros, se quedó con 2 defensores del Sudamericano y renovó al resto, y un par de cambios en volantes y delanteros. Y vino el tema de las vedettes: Barco y Lautaro Martinez, de Independiente y Racing respectivamente. Ambos jugadores venían teniendo una temporada de buena a muy buena en sus equipos y el debate era si los cederían a no. Finalmente, el único que se fue fue Martinez, porque el Rojo no largó a Barquito que se quedó amarrado (?) en Avellaneda.

Acá me permito un paréntesis: Bien conocida era por todos la ineptitud de Ubeda (?), pero hay que hablar también de lo difícil que resulta a veces el armado de equipos juveniles, no tanto por la falta de material, porque sobran talentos, el tema es que cada vez los venden o explotan más jóvenes, lo que genera a su vez la oposición de los clubes a cederlos. Ahora fue Barcos, antes fue Dybala, las urgencias de los clubes atentan también contra la formación de unas buenas Juveniles? Piensen ustedes ahora. Cierro paréntesis

Ahí marcharon los muchachos con la valija llena de juegos del play, cumbia cabeza y sustancia ilusiones de hacer un buen Mundial y de revertir la imagen dada en el Sudamericano. Previo al arribo a Corea, Argentina jugó un par de amistosos con Vietnam y haciendo lo que no pudieron estos muchachos (?) lo golearon 4-1 y 5-0 por lo que todos hablaban de que llegaban afilados al Mundial. El tema es que se estaban afilando con una piedra pómez.

“Ahí ela la contlactura, no? Con esto se te pasa, fiela”

El debut no fue como se preveía, o sí depende del punto de vista que uno tenga. La Selección cayó 3-0 ante su par inglesa. Si bien tuvo el atenuante de la expulsión por videobotoneo (?) de Lautaro Martinez, lo cierto es que ahí Inglaterra ya iba 1-0 y nuestros pibes no mostraban señales de mejorar. El segundo partido se lo encaraba sin la joya de Racing y contra los locales, era el momento de demostrar el temple y de que la carita del Die al sacar el nombre de Corea del Sur del bolillero tenía un sustento. Y como siempre, los pibes cumplieron, decepcionando a los mayores como todos los adolescente (?): 2-1 abajo, medio pie afuera y Paik Seung Ho devolviéndole la gentileza al Die.

“Menos mal que dio negativo el ADN!”

Para tratar de pasar, como primera medida, tenían que golear sin asco a Guinea y esperar resultados. Los pibes hicieron bien los deberes y le clavaron 5 a los morochos, pero para ver si pasaban como uno de los mejores terceros tenían que esperar que se diera lo siguiente: Que ni Costa Rica ni Japón saquen un punto y que Vietnam no le gane a Honduras ni que Arabia Saudita haga lo propio con Estados Unidos y que Gimnasia salga campeón (?).

Y qué pasó? Gimnasia gimnaseó (?) Costa Rica le ganó a Zambia 1-0 y Japón empató con Italia 2-2 en un homenaje al recordado partido entre México y Portugal. Y el honor hijos del Sol Naciente? Si los viera el Hittokiri Battousai los haría harakiriarse (?). Honduras le ganó a Vietnam y prendió una velita de cumpleaños trucha que se apagó con el 1-1 entre yanquis y saudíes. Chau Sifoneta, al pedo que la sigas agitando, ya no le da para más. Los pibes se volvieron en primera ronda otra vez, en un claro homenaje a Bielsa y en un gesto de buena voluntad para la gente de Boca para que Peruzzi cumpla su sanción (?).

Cabezas gachas, todos fanas de Messi (?)

¿Razones? Las mismas que hicieron que en el Sudamericano clasificáramos de pedo: La elección de un DT sin un análisis de aptitud suficiente, la resistencia de los equipos a ceder a sus figuras, el error en el armado del plantel y del equipo (con cambios de sistema y de arqueros en medio del torneo incluídos) y, hay que decirlo, un conjunto de pibes que rara vez jugó como un equipo. No se podía esperar otra cosa y por eso el resultado lamentablemente no nos extraña. Pekerman y Tocalli están llorando en una estación de GNC (?).

Y ahora? Ahora Verón se hará cargo del manejo de las Selecciones Juveniles. Andan dando vueltas muchos nombres, pero todavía sin puestos claros. Se nombró a Burruchaga, a Ayala, a Aimar (que estuvo en el sorteo del Mundial con el serrucho en la mano (?)), pero lo cierto es que por ahora son sólo conjeturas. La única verdad es la realidad decía el General y la nuestra nos tiene con el Mundial recién arrancando y los pibes pegando la vuelta antes de tiempo. Hay que cambiar y mucho si queremos volver a los primeros planos y queremos formar pensando en que estos pibes son el recambio de la Mayor.

Pero ahora nos quedamos sin gas, sólo nos queda el gusto amargo del agua carbonatada. Otra vez.

Anuncios