Caprichos caros

Así como hay jeques a los que le pinta jugar al Scalectric y en vez de comprarse una pista en el COTO, van y se la dilapidan en Lamborguinis y una pista de Formula 1, en el ambiente del fútbol vernáculo hay técnicos que también tienen ciertos caprichos igualmente caros, aunque en vez de andar tirando guita, tiran puntos. En La Refunda vamos a citar un par de casos pero esperamos que ustedes tengan más porque hasta acá llegamos (?)

Hay dos cosas que no podemos dejar de tener en claro al momento de empezar el post: Hablamos de los dos DTs de los equipos que están en los primeros puestos de nuestro Torneo local, pero así y todo podrían estar o bien en una posición mejor o directamente campeonando, de no haberse encajetado como diría mi abuela (?) con ciertos jugadores o esquemas tácticos que, claramente, no eran los apropiados para lo que pedía la actualidad futbolística de sus equipos.

“Salió Batalla? No quiero ni ver”

Empecemos por River. El equipo de Nuñez, si bien tiene un andar cuasi perfecto en la Copa Libertadores y se mantiene expectante en la lucha por el título de Primera, hay un punto en donde adolece: El arco. Tras la salida de Barovero, quien fuera responsable en gran parte de los títulos obtenidos por el club en la Era Gallardo, el DT, luego que  Chiarini no demostrara estar a la altura las veces que le tocó jugar (quien llegó a Nuñez siendo figura del Instituto que institutió como siempre(?)) el Muñe decidió darle el arco a un pibe de las inferiores, Augusto Batalla.

El pibe venía de mostrar buenas credenciales en el Sub 20, siendo uno de los pocos que salvaba la ropa de ese paseo por Nueva Zelanda donde perdieron con Panamá y Ghana, y la jugada de Gallardo por el juvenil no parecía del todo errada. Tras su debut, entrando en la historia pero no precisamente por una atajada, sino por haber recibido el gol más rápido del torneo, el arquero había demostrado cosas interesantes, aunque la sombra de Trapito era larga.

El tema es que se veía en él cierta inseguridad, que se solapaba por la buena dupla que tenía delante suyo, pero poco a poco los goles por fallas suyas iban cayendo. El arco le estaba empezando a quedar grande, pero igualmente recibía la banca de Gallardo y de los hinchas, que lo bancaban por ser producto genuino del club (desde los 5 años que está en Nuñez). Y entonces llegó Diciembre de 2016 y Augusto fue disgusto: Errores ante Boca y Central se tradujeron, en el primero en la pérdida del Superclásico y el segundo River terminó saliendo campeón porque lo goleó al equipo rosarino, dado que dos de los 3 goles recibidos fueron a causa del arquero riverplatense. Parecía que el crédito se le había agotado al pibe de 20 años con un 2016 cerrado de tal forma.

La imagen del aplomo (?)

Pero en el mercado del 2017 Gallardo decidió que no iba a traer un nuevo arquero, renovando el voto de confianza por Augusto. Pero la realidad indica que es un buen arquero, pero comete errores groseros que terminan costando goles o incluso puntos. Ya había pasado contra Godoy Cruz, aunque después River lo pudo dar vuelta y quedó maquillado, lo mismo que contra Boca con el gol que le hizo Gago (que ya de por sí se considera una ofensa grave que él te haga goles (?)). Y llegó el partido contra San Lorenzo, y Batalla una vez más fue figura, pero por lo que mejor sabe hacer: Generar memes.

Batalla demostrando que se llevaba Matemáticas a marzo

Gallardo lo bancó, porque era un pibe joven con 20 años y tenía mucho futuro, pero lo cierto es que el capricho del DT lo dejó hoy a 4 puntos de Boca, cuando la historia pudo haber sido distinta, dado que un triunfo en Boedo hubiera repercutido de manera diferente en el ánimo del equipo xeneize. Y hay otro capricho del DT que se terminó pagando caro: La falta de recambio.

Gallardo encaró el primer semestre con refuerzos que no solamente no le rindieron, sino que incluso algunos ni siquiera pudieron jugar por venir rotos. Los casos más resonantes son los de Lolo y Larrondo, que vinieron para reforzar el equipo y lo que tenían que reforzar era ellos calcio (?). A River se le nota demasiado cuando faltan los titulares, más los dos de arriba, que fue lo que le pasó contra San Lorenzo. Con Alario afuera por cumplir una sanción y Driussi afuera después de querer hacerse el Jhonny Cage (?), River no tuvo peso arriba y no pudo marcar otro gol que lo acercara más a la punta o que, incluso, lo dejara en soledad.

“Que sí te digo, que hago globos con un Beldent, perate”

Y por el otro lado, el puntero, el que supo cosechar un colchón de puntos el año pasado y que este año vio como se le escapaba la goma espuma por todos lados (?). Boca tiene un claro problema: La defensa. Y Guillermo, lejos de encontrarle una solución, se empecinó en seguir bancando a jugadores que no solamente no rindieron sino que incluso ocasionaron la pérdida de puntos valiosos, que hoy incluso podría haberlo tenido campeonando. Se puede hablar de una fijación casi malsana (?) con Vergini, un tipo que nunca demostró por qué la dirigencia se fijó en él como refuerzo (hay que dejar de usar a este ojeador (?))y sin embargo el Melli lo puso de titular por sobre Tobio, quien no será Baresi, ni siquiera Giuntini ahora (?), pero por lo menos resuelve mejor las jugadas y no duerme siestas imperdonables.

Pero, sin lugar a dudas, el paradigma del capricho Schelloteano son dos jugadores: Gino Peruzzi y Rodrigo Betancur. El lateral venido del Catania, que viene a ser el Dia de Italia (?) en un principio tuvo un arranque prometedor, con gol y llamado para la Selección incluso, pero con el tiempo fue dejando en evidencia sus falencias. Y sus errores empezaron a transformarse en goles en contra, lo que le valió la crítica de históricos boquenses como de extraños. En su ausencia, el pibe Molina supo suplir bien el lateral, pero en cuanto estaba disponible, el Melli lo volvía a poner entre los titulares. Y Peruzzi hacía su gracia.

Peruzzi tratando de explicar el vacío existencial que deja sus subidas en el alma, el corazón y la defensa Boquense

Por la impericia del lateral, Boca dejó escapar puntos contra Talleres y Patronato pedían a gritos que el 4 vuele por los aires para nunca más volver, pero nop, se lo siguió bancando. Y vino la fecha de los clásicos y Gino dio más risa que Fifonne (?): Error en el primero y en el segundo gol que lo debía, ahora sí, condenar al ostracismos. Encima había llegado a la quinta amarilla, así que no podía jugar el próximo partido…Pero no va primero el Sifón a convocar a dos pibes de Boca y después el Melli a pedir el 225 por este ser de luz? Y qué hizo Gino ahora? Lo pagó con creces, jugando un partido olvidable.

Por suerte, o por iluminación divina o vaya uno a saber, Boca contaba otra vez con la posibilidad de pedir el 225 nuevamente por Peruzzi, como si fuera el Negro ibarra pero rubio (?), pero primó por una vez la justicia y su lugar lo ocupó Jara, que no la descosió pero tampoco se mandó Peruzzicosas. También para esta fecha volaron Vergini y Insaurralde, aunque este último por lesión, habrá que ver qué pasa la fecha que viene cuando Gino ya cumplió su condena, aunque no la que nosotros quisiéramos y en las condiciones que se lo hubiéramos deseado (?).

Y ahora con el Mundial Sub20 concluído se asoma el otro capricho de Guillermo: Rodrigo Betancur. El pibe tiene buen pie, nadie lo puede negar, pero NUNCA tuvo un partido que justifique la banca a Cappa y Laspada (?) del Mellizo. Se dice que tiene buena media distancia, pero nunca lo vimos meter un bombazo con criterio, es más, als que tiene las desperdicia. Tampoco ayuda en la recuperación, porque tiene menos marca que La Saladita y se supo mimetizar tanto con Gago que hasta tienen el mismo trotecito para volver y dejar de garpe a los compañeros. Se sabe que tiene destino europeo y la verdad es que no vemos la hora de hacerle la despedida (?)

Con la excusa de la partida con su selección, su lugar lo ocupó Wilmar Barrios y quedó en evidencia que claramente el equipo juega distinto con él que con el uruguayo. Wilmar no tendrá su toque ni su media distancia (?), pero tiene quite, entrega, corre todas y sabe ocupar y muy bien el sector del mediocampo, siendo oxígeno permanente para los laterales xeneizes, incluso aportando asistencias para los goles. Diría que más claro imposible pero sería gastar al Negro al pedo (?)

Qué hará el Mellizo después de la Fecha FIFA cuando cuente con estos dos jugadores? Primará el buen funcionamiento que mostró el equipo contra Independiente sin sus dos jugadores fetiche o, por el contrario y volverán al equipo titular? Un mar de dudas, que quizá no estarían hoy en cabeza de los hinchas de haber primado la decisión de un DT sin otro fundamento visible más que el de morir con la suya .

 

Anuncios