La ¿ventaja? de definir en casa

Gol de visitante que define una serie. Volumen I

En un play-off o serie eliminatoria con partidos ida y vuelta, lo ideal es definir de local. Al menos, eso es lo que siempre se ha dicho en todo lado y está instaurado en la mentalidad de todos nosotros. Bueno, nuestro posteador invitado Alejandro – DySM nos muestra datos que indican que no es taaaaan así.

*Por Alejandro – DySM

Ya están definidos los grupos de la Copa Conmebol Peponas, con dulce de batatona Bridgestone Libertadores, esta vez en su nueva edición extendida archi ultra mega pluscuamperfecta (?) de enero a noviembre, y los diversos club deberán conformarse con distintos premios. Para algunos es calificar a los octavos de final, para otros será aunque sea arañar un boleto a la Copa Sudamericana del segundo semestre, y los más afortunados habrán conquistado suficientes puntos que les permiten definir la mayor cantidad posible de series en casa.

En este último punto radica el dilema: ¿vale la pena ese esfuerzo para conseguir esa recompensa? ¿Es definir las series de local realmente una ventaja deseable? A primera vista puede pensarse que sí, desde que las últimas siete finales fueron ganadas por quienes jugaron la segunda final en su casa. Pero, desde que en 2005 la Conmebol implementó la regla de los goles de visitante para definir las series de todas las otras fases, los números muestran que la localía puede tal vez no representar una ventaja importante. Tampoco necesariamente un perjuicio, desde ya.

Gol de visitante que define una serie. Volumen II

En las doce ediciones disputadas desde la entrada en vigencia de esta regla hasta 2016, hubo en total 128 series ganadas por los clubes que definieron las series de local (53,3%), contra 112 victorias de quienes los visitaron (46,7%). Una diferencia muy exigua si además se tiene en cuenta que los locales han sido equipos mejor preclasificados que sus rivales (exceptuando las fases previas, que no tienen un ordenamiento basado en el mérito), y por lo tanto a priori superiores a sus visitantes, aunque obviamente siempre hay casos de equipos que tienen puntajes que no se corresponden con su verdadero potencial… ustedes son diabólicos (?). Goles oportunos de los equipos peor rankeados en los partidos de vuelta, donde los nervios son más notorios porque no hay mañana, aportan mucho a esta situación. Son los que a veces cambian los planes y desmoralizan a los favoritos, hasta la eventual pecheada (?).

En la otra mitad de segunda marca de la gloria, más conocida como Copa Sudamericana, llamativamente la proporción se mantiene en un rango similar (240 a 206); aun cuando se trata de clubes que no están preclasificados por un mérito previo salvo el de tener las bolas frías en el sorteo. Las estadísticas rezan impávidas (?) que en doce quién te lo cose ediciones del torneo, sólo una vez ha habido más festejos visitantes que locales en los partidos de vuelta de cada fase. Probablemente se deba a una mayor disparidad entre la calidad de los rejuntes equipos que cada país envía al torneo, que ayuda a mantener esa diferencia a favor de los locales.

Gol de visitante que define una serie. Volumen III

Como dato final, una curiosidad: en las tres últimas ediciones de la Libertadores, cuatro de los seis finalistas han sido equipos que definieron sus series de octavos, cuartos y semis como visitantes (San Lorenzo y Nacional de Asunción en 2014, River Plate en 2015 e Independiente del Valle en 2016); los otros dos habían definido todas sus series como local (Tigres en 2015 y Atlético Nacional en 2016). A la hora de las definiciones, claro, los locales han triunfado; aunque ya sin la bendita regla aunque no estaban embarazados.

Entonces, cuando en mayo del próximo año tu equipo esté finalizando su participación en una fase de grupos, y la prensa comente sobre las bondades de ganar la localía para distintas series de playoffs… pensalo. Y no te ilusiones de más. Por las dudas.

Los enfrentamientos por Libertadores
Los enfrentamientos por Sudamericana

Anuncios