No pierdas el tiempo, mañana no está

La última dádiva de la FIFA antes del mundial de 48 equipos (!) le permitió a Oceanía tener una clasificación directa al mundial, y además una plaza de repechaje a disputar contra la CONMEBOL. Conocé a los próximos posibles rivales de Argentina en La Refundación!

Once in a lifetime. Ese es el lema para las selecciones del Pacífico Sur, relegadas del mundo (léase futbolístico o no) que tienen media (?) posibilidad de clasificar. Esto es, para un sinfin de países isleños que solían verse relegados por Australia, como un vórterix hacia un nuevo mundo en el que llueven las inversiones y se frena la inflación de esperanza e ilusión.

La clasificación en Oceanía se viene disputando desde 2015 de una forma particular. Como no hay presupuesto para andar subiéndose al bote (?) religiosamente 10 veces durante dos años y medio como hacemos por estos lares, la competencia se circunscribe a un puñado de partidos en los que se pone en juego casi que toda una vida futbolística. La eliminatoria empieza con una ronda clasificatoria entre los 4 países que mas abajo se encuentran en el ranking FIFA (Samoa, Samoa Americana e Islas Cook comparten el deshonroso puesto 189, mientras que Tonga está en el 206).

Los clasificados tienen luego la chance de competir en la Copa Oceánica de Naciones, que entrega 6 puestos (entre 8 participantes) para la fase final de la eliminatoria. Estos seis países se dividirán en dos grupos de tres. De cada grupo saldrá un elegido para disputar la final. El ganador de la misma, jugará contra el quinto clasificado de CONMEBOL.

Bueno, hasta aquí lo hermoso de los papeles, pero entramos en la cruda realidad: Nueva Zelanda, campeón de la copa oceánica, está muy por encima del resto de los participantes (es el único en el TOP 100 del ranking FIFA), y ya ganó sobradamente su grupo asegurándose su lugar en la final. Es de esperar que los All Whites prevalezcan en dicha serie y lleguen tranquilos a Rusia 2018. Sin embargo, se ha ido emparejando en los últimos tiempos. Sin ir mas lejos, los kiwis ganaron la última copa oceánica por penales tras empatar en 0 en la final, y nunca ganaron ningún partido por mas de dos goles. A menos partidos disputados, aumenta la paridad y no es disparatado conseguir la sorpresa en una posible final. Es decir que los que tuvieron la fortuna de caer en el grupo en el que no estan los neocelandeses, por obra y gracia de las bolillas, se jugarán todo a dos partidos para tener su gloriosa chance de medirse con un país que esté al otro lado del Pacífico.

El grupo B de la eliminatoria de la OFC está compuesto por Tahití, Islas Salomon y Papúa Nueva Guinea, quienes se enfrentan todos contra todos dos veces. Los polinesios hicieron su trabajo al ganar dos de sus partidos y sumar así seis puntos. Tres de ellos los consiguieron tras vencer 3-1 a los papuanos con una insólita polémica: los kapuls (apodo del equipo de PNG) convencidos de ser víctima de una total injusticia luego de que su jugador David Browne (el único futbolista 100% profesional de Papúa, ya que juega en el Groningen holandés) fuera expulsado –sin razon alguna, según el video– ante un aparente codazo en la cara de un rival. Los papúes solicitaron a la FIFA que el partido se juegue de nuevo (!), cosa que finalmente no sucedió.

Sin embargo, en una savineada que hasta ayer pensábamos que solo podía darse cuando mandaran a un reconocido dirigente a comprar pizza (?), el fixture lo durmió a los Tahitianos dejando su participación terminada con dos partidos aún por disputarse, justamente entre Islas Salomon y Papúa Nueva Guinea, ambos con 3 puntos. Es decir que toda la vida futbolística de tres países diminutos y culturalmente muy heterogéneos, se juega en dos partidos mientras Tahití lo mira por televisión.

Luego de toda estra introducción, empezamos con lo bueno. Estos dos partidos se iban a disputar entre este viernes y mañana. El técnico danés (!) Flemming Serritslev (de un palmarés limitado únicamente al futbol de cabotaje de Dinamarca) se mostraba confiado de poder ganar de visitante en Honiara. El equipo papú comenzó a entrenar ya desde abril para estar listo para estos dos partidos, con el plantel ya completo. En la última copa oceánica 10 de sus futbolístas no pudieron jugar para el seleccionado debido a una disputa interna, pero ya volvieron para estar presentes en esta fecha FIFA.

Recordemos que por mas que estos países sean completamente desconocidos para todos nosotros, también lo son para ellos mismos, debido a estar formados por un sinfin de pequeñas islas, en las que hay diferentes tribus con diferentes idiomas, por lo que la integración dentro de una sola nación no es para nada sencilla, e incluso muchos territorios de las mismas permanecen sin explorar y no se sabe mucho de ellos en el mundo occidental (!). El deporte mas practicado regularmente en los archipiélagos es el Rugby League, sin embargo y al igual que en todas partes del mundo, el mas popular y que se juega en las calles es el futbol.

Sin embargo, fueron sorprendidos por un rendimiento superlativo de los solomonenses, que venian de vencer a Tahití sobre la hora y así seguir con vida en la competición de manera agónica.

El autor del gol de la esperanza

Ante un marco imponente de 20 mil personas (calculadas a ojo ya que el estadio no tiene tribunas sino que está al pie de una colina), que hace pensar que gente de todas las islas llegó hasta el estadio Lawson Tama -la población de esta isla solo alcanza las 100 mil personas. Los comandados por el español Felipe Vera-Arango jugaron un buen futbol ofensivo en medio de un partido muy tenso, lo cual es todo un mérito. Jerry Donga se escapó un par de veces por el costado izquierdo y su desequilibrio redundó en dos goles para el local, uno por intermedio de Atkin Kaua y otro facturado por el gran Benjamin Totori, el único jugador salomonense que llegó a jugar como profesional en Oakleigh Cannons, de la A-League.

No obstante, en el segundo tiempo los kapuls lograrían el empate; primero tras un error del arquero Phillip Mango que le permitió a Michael Foster (el único jugador que juega de manera semi-profesional, ya que es parte del SC Geelong, de la tercera división australiana) descontar de cabeza, para que 15 minutos mas tarde Patrick Aisa firmara la igualdad tras un contragolpe impresionante, casi de clase mundial por la precisión de los pases en velocidad.

La igualdad hizo que los visitantes se refugiaran aún mas cerca de su arquero Ronald Warisan, pero un pase filtrado encontró a Micah Mea’lafa (el único semi-profesional de IS, ya que juega para Auckland City) que con una diagonal inolvidable superaría al arquero y colocaría el 3 a 2 definitivo. “Mas allá del grandioso futbol que jugamos en el primer tiempo, lo mas importante fue la prueba de carácter mostrada en el segundo porque luego de dos errores, te empatan el partido y podríamos habernos caído, pero no fue así.” dijo el técnico español post-partido.

Ahora falta el último partido a disputarse mañana en Port Moresby. Dicho partido estará seguramente cargado de suspicacias ya que cualquier triunfo o empate clasificará a las Islas Salomón. Los locales deben ganar 5 a 0 para poder seguir en carrera, mientras que cualquier triunfo papú por 4 o menos goles de diferencia hará que Tahití sea el rival de Nueva Zelanda en la final. Para este partido los visitantes podrán contar con el experimentado Henry Fa’arodo, de 38 años, quien jugó semiprofesionalmente en equipos australianos como Perth Glory y Melbourne Knights.

Demasiada responsabilidad y demasiado en juego en solo 90 minutos para dos equipos cuyos planteles son en un 99% amateurs pero que sueñan con estar en la máxima cita del futbol mundial.

Hora: 4 am (horario de la Argentina)

Estadio: Lloyd Robson Oval

TV: el partido de ida no tuvo televisación. Quizas se pueda ver por EMTV.

Posibles formaciones

Papúa Nueva Guinea: Warisan; F. Komolong, A. Komolong, P. Aisa, Redenut; Foster, Gunemba, Browne, EmmanuellO, Sabua; Willis

Islas Salomón: Mango; Waroi, Kilifa, Gagame, R. Laua; Totori, Lea’alafa, Bule, Donga; Feni y Kaua

Anuncios