CONTRAPUNTO: ¿Las copas viejas cuentan?

Nos metemos en el barro continental para un debate que sale a relucir de tanto en tanto. Como aquella vez en que a un pasante de la CONMEBOL se le cantó poner en una nota (?) que River cuenta oficialmente con las Copas Aldao y Tie Cup Competition, disputadas desde los ’30 a los ’50. ¿Deben sumarse copas viejas a un recuento copero? Dos personajes del sitio nos dan sus respectivos puntos de vista en contra y a favor.

Copas Viejas VOT NO

* Por Peluca

De un lado está V8 con Pues estoy candado del llanto, que nunca nada me dio, del otro Discépolo y su el que no llora no mama. Y ahora todos los nenitos caprichosos lloran, y los consienten.

Las Milk Cup que aparecen en los registros de todos los clubes son eso: Milk Cup. AFA/CSF pueden reconocer que existen y dar fe del resultado -cosas que nadie negaba-, pero no pueden darle entidad oficial porque es algo que no estaba bajo su órbita.

Ejemplo, la AFA sólo puede oficializar un título de un torneo que ella misma organizó y sobre lo que haya discrepancia reglamentaria. Ejemplo: si la Copa Centenario ganada por GELP es título o no. Y ésa decisión debe tomarse en base al reglamento de la misma tal como fue escrito y concebido en ese momento. En el caso puntual de la Copa Centenario se sabía antes de arrancar que era un torneo sin valor, fue organizado privilegiando los enfrentamientos clásicos y con ronda de perdedores para que tuviera un mínimo de atractivo para el público. Sik se analizara esa Copa con el lloriqueo actual no se dudaría en decir que GELP fue campeón.

Oficializar ese tipo de Milk Cup es bastardear la propia competencia que estas instituciones sí organizan, sí son oficiales, y sí tienen prestigio y reconocimiento real. Esa lista de Copas de verdad es corta y concisa:

  • Nivel 1: la vieja Supercopa, la Copa Conmebol y sucesora Copa Sudamericana.
  • Nivel 2: la Copa Libertadores.
  • Nivel 3: la Intercontinental y su sucesor Mundial de Clubes.

Como títulos oficiales, internacionales y de nivel cuasi decorativo están las Recopas entre campeones de Nivel 1 y 2 de la misma organización o jugadas ocasionalmente contra rivales similares de otra organización.

Contraejemplo 1: no puede ser nunca Copa oficial la Suruga Bank, donde un campeón continental juega un partido -de visitante- contra el ganador del tercer torneo menos importante de un país. Es como que Boca o River pidan los puntos de un amistoso entre semana ante la reserva de Danubio.

Contraejemplo 2: no puede ser nunca Copa oficial el amistoso que armó DirecTV entre River y Sevilla aunque los dos sean campeones continentales vigentes de nivel similar. Por el sencillo motivo de que quien lo organiza es DirecTV. Si el día de mañana CONMEBOL y UEFA establecen una competencia oficial de ese tipo bienvenida sea, pero eso implica reconocimiento alguno de un partido anterior que se jugó como amistoso.

Dejen de llorar y de inventar copas.

Copas Viejas VOT SI

* Por YoSoyElCarlos

¿Qué determina la validez o no de una copa en particular? O más bien: ¿quién lo determina? ¿Quiénes somos nosotros para ningunear o validar una copa que ya no se disputa más?

Las anteriores son preguntas que probablemente atormentan a varios de ustedes y no los han dejado tener una vida plena, exitosa y fecunda. Básicamente lo que suele pasar con este tema, es que le damos relevancia histórica – como hinchas hablo – a los torneos que a) existen actualmente; y b) ya no existen pero que cuando uno creció y tomó conciencia de la vida (?) eran incluidos dentro del palmarés del club.

Por ejemplo, la Copa Conmebol que ganó Lanús o la Mercosur de CASLA, por poner unos ejemplos, no suelen ser ninguneadas por sus propios hinchas. Un poco por los de clubes más millonarios y con estilos de vida burgueses y decadentes (?), pero en general, se aceptan como trofeos válidos por terceros. Pregúntale a un hincha de Talleres si le vale verga la Copa Conmebol de 1999 que se ganaron, por más remendado que fue ese torneo, por muy Sportivo Alaogano que fue finalista, por mucho que haya sido la última edición… es trofeo oficial, y punto, que siempre se consideró válido a pesar de todo.

Ahora, después vienen los trofeos que en su día se olvidaron o no se tomó el trabajo de considerarlos como oficiales por criterios remanidos (?) pero que, sea que haya intere$e$ de por medio, sea que haya revisionismo histórico, el organismo oficial del fútbol de acá los revisa y revalida. ¿Cómo no contarlos como oficiales? Hablamos de torneos que se montaron en momentos en los que no había una competición armada por un ente organizador (sea continental o nacional), y que no merecen simplemente ser pordebajeados sin más, ignorando las condiciones del fútbol organizado en tiempos en los que se viajaba en barco, tren o burro.

De los contraejemplos que da el muchacho (?) de arriba, solo añado que:

  1. Sí, molesta que consideren oficial una copa de mierda como la Suruga. Pero, ¿será que si esa misma copa existiera desde hace 40 años, por decir algo, hoy no la consideraríamos relevante?
  2. En eso sí tiene usted un punto, señor.

A fin de cuentas invitamos al lector a votar: ¿Las copas viejas cuentan, SI o NO?

Anuncios