Montados en un Huevo

Argentina desaprovechó una enorme chance de cortarse y depender de sí misma para clasificar al Mundial. No pudo sacarle rédito a los resultados favorables y empató ante Venezuela, último en la tabla. No vamos a detenernos en meros preambulos, pasen y vean.

Cada uno con sus ideas, sus visiones y sus pareceres. Siempre hay alguno que ve algo distinto a otro que no lo puede o no lo quiere ver. Nos creemos que sabemos todo eh, absolutamente TODO. Porque todos somos técnicos, todos quisimos ser Diego en el ’86 y también después. Venimos galopando desde hace tiempo arriba de la histeria, saliendo derrotados una y otra vez, pidiendo como remedio al mal exactamente lo contrario a lo anterior. Del amarretismo de Bilardo a la frescura del Coco, de ahí a “la mano dura” de Passarella, porque “esta nueva generación necesita que los ordenen”. Del Kaiser a Bielsa. De la esquizofrenia del Loco al tiki tiki de José. Del cagazo del tachero a la épica con Maradona. Y así hasta llegar a ésto último: de la nada misma de Bauza al frenesí de Sampaoli. A algunos les ha gustado una idea, a otros otra… pero jamás, JAMAS, ninguna de ellas ha resistido una generación de jugadores por tanto tiempo. Tal como decíamos el otro día: imposible hablar de esquemas sin nombres propios. Pero tampoco se puede eludir al máximo responsable de todo: el resultado.

Argentina jugó unos primeros 25′ que hizo ilusionar. Protagonismo, presión, despliegue y velocidad. ¿Que faltó? El gol. Muchos mirarán para arriba como creyendo que quien escribe es un neonato, pero la diferencia entre la furia que se respira hoy y la felicidad de haber visto una goleada con un altísimo nivel, es que la pelota no entró. A diferencia del partido con Uruguay, ayer se salió a ganar. Durante ese tiempo la Selección hizo revolcar a Fariñez un par de veces, pero en otras tantas fallaron los intérpretes, los nombres propios. Icardi mostró mucha mas movilidad que Higuaín, pero de cara al gol no estuvo acertado. Di María fue picante y vertical por su banda, bien despierto y fino, peeeeeero… como siempre, cuando está jugando bárbaro se lesiona. Ya no es físico, sino mental. Entró Acuña, que a fin de cuenta terminó siendo el mejor jugador argentino. Pero a partir de la salida del jugador del PSG, algo cambió. El equipo perdió profundidad y dejó de obligar a Venezuela a retroceder compulsivamente. La presión en la salida siguió funcionando, pero se dejó de crear peligro. No obstante, Argentina mereció irse ganando por dos goles tranquilamente. Quizás por eso, presumiendo que la apertura del marcador estaba al caer, la gente despidió con aplausos a los jugadores. Pero el segundo tiempo no sería lo mismo.

Dudamel leyó perfecto el partido. De entrada salió quince metros mas adelante a presionar, sabiendo que ante dos bartoleos comenzarían los murmullos de manera sonora. Argentina empezó a ponerse nervioso y a dudar. Ahí aprovechó Venezuela para usufructuar una pelota perdida por Banega y sacar un contragolpe letal para que Murillo pusiera el 1 a 0 a favor de la vinotinto con una gran definición. Por suerte para todos se llegó al empate cuatro minutos después con una gran acción de Acuña para que Feltscher la metiera en su propio arco. Cuando parecía que revivía la Selección… Sampaoli la embarró. Sacó a Dybala y puso a Benedetto, lo que propició que se perdiera no sólo movilidad sino un socio para Messi, que guardaba piernas para esas galopadas que sólo él puede aguantar. Durante el tiempo que Argentina jugó con doble 9 (¿Sampaoli era bielsista, no?) se jugó muy largo e impreciso. El DT quiso reacomodar y puso a Pastore, que brindó lo mismo que siempre: intrascendencia. Argentina lo buscó sin revolearla pero sin orden, abriendo las bandas. Por izquierda Acuña fue un torbellino, pero por derecha quedó clarito que al Laucha Acosta le queda enorme la celeste y blanca. Se mostró bien, pero ejecutó con tibieza y sin convicción. Argentina apenas creó situaciones y por momentos volvimos a ver a ese Messi triste, apagado, desanimado por venir a jugar con compañeros que no dan un pase al pie a cinco metros.

image_content_8807480_20170905215700
El único que entendió como hay que jugar

Argentina perdió la chance de depender de sí misma para ir a Rusia… que digo Rusia, a Ecuador. De sólo pensar que se puede llegar a Quito con la chance de quedar afuera, si a nosotros se nos frunce el culo… no quiero saber a estos jugadores. Ahora bien, terminado el encuentro, aquellos que nos gusta este sufrimiento constante llamado fútbol nos tiramos con de todo para señalar culpas. Hay quienes gustan de la idea del entrenador y otros que no. Algunos que defienden a jugadores y otros, a otros. Pero dejenmé decirles algo: SON TODOS.

Es Fazio, que para un partido así donde sobran espacios no puede quedar como libre. Es Mascherano, que ya hasta le cuesta parar la pelota y calcular distancia por más que tenga algunos quites milagrosos. Es Di María, que sufre como pocos la presión de jugar en este equipo. Son Dybala e Icardi, que demuestran una vez mas que el fútbol italiano, donde jugaron en la Nazionale Paletta, Osvaldo y Ezequiel Schelotto, donde triunfan medio pelos como Gio Simeone o Papu Gomez y donde tipos como Mariano Izco o Campagnaro tienen mas de 200 partidos en Serie A, está recontra sobrevalorado (Sensini, ex Parma y Lazio, dijo alguna vez que “partidos difíciles eran Juventus, Milan, Inter y Roma, el resto parecían entrenamientos”). Y por supuesto, son Banega y Pastore, dos de los jugadores mas insípidos y desinteresados que se hayan visto en la Selección Argentina en muchísimo tiempo. Tipos que por su actitud en la cancha, su andar cansino y su pausa eterna, pareciera realmente que les chupa un huevo ganar o perder. Jugadores que vienen apareciendo en la convocatoria desde hace casi 10 años y jamás destacaron cuando tuvieron puesta la camiseta de nuestro país. ¿Si son buenos jugadores? Claro que sí, no podría ponerlo en duda. Pero claramente, tras tanto tiempo fuera del circuito sudamericano, se nota a la legua que en Europa se juega con otra marca, otra distancia y sobre todo, sin presiones. Comparen la actitud de estos dos caraduras con la del Huevo Acuña -recientemente vendido al Sporting de Lisboa- y después me cuentan. Ahora, eso sí… no podemos olvidarnos de alguien.

59af43c99c813
Ese 19 la usaron tipos como Passarella y Ruggeri… honrala como se debe y si no, sacátela, pedazo de pecho frio

A todos estos jugadores los pone Sampaoli. Así como el partido anterior era para Fazio, este no lo era. Dybala parece perdido y vive amontonado, alejado de su zona de fuego. Su verticalidad es ideal para la banda izquierda, esa que no ocupa nadie para acompañar al volante de turno. El ex DT de Chile se descontroló, perdió la brújula y la pifió feo con los cambios. La quiso arreglar, pero eligió nuevamente mal. Ojo, paños fríos: el entrenador es el mismo que entusiasmó con su propuesta durante los primeros 25′ y el que se fue a la banquina en el segundo tiempo. Pero hay algo en claro: si las que tenían que entrar entraban, hoy estamos hablando de una sola cosa. Los jugadores son los que deciden en la cancha, pero es el entrenador quien los pone… o eso queremos creer. ¿A que voy con esto? A que desde hace años aparecen los mismos nombres a pesar de las irrepetibles oportunidades que han tenido con varios entrenadores. Uno no quiere pensar mal, pero inevitablemente lo hace. ¿O acaso no recuerdan el contrato entre la AFA y Gulgong/World Eleven, donde la empresa rusa obligaba a elegir entre una lista de 30 jugadores? No es invento, sólo es cuestión de usar el bendito Google. Uno no quiere creer que Sampaoli acepte tal imposición si es que honra a su Dios Bielsa (siendo que Bielsa no la aceptó en su momento), pero si por llegar a la Selección Bauza dio una exclusiva, esto no es nada.

Dejamos pasar una chance inmejorable. La suerte todavía es tal que nos permite soñar incluso con llegar clasificados al partido con Ecuador, pero se dependerá de otros resultados. A esta altura queremos creer que Vladimir Putin, amo y señor de nuestro planeta Tierra, no va a permitir que Messi se pierda de ir a Rusia. A decir verdad, es lo único en lo que creemos, porque esto de cambiar para mejor, no se lo cree nadie.

 

RESUMEN DEL ENCUENTRO

Argentina: Sergio Romero (5); Javier Mascherano (4,5), Federico Fazio (4) y Nicolás Otamendi (5); Lautaro Acosta (4), Éver Banega (2), Guido Pizarro (4,5) y Ángel Di María (-); Paulo Dybala (4), Lionel Messi (6) y Mauro Icardi (4). DT: Jorge Sampaoli.

Venezuela: Wuilker Faríñez (6,5); Victor García (4), Jhon Chancellor (5), Mikel Villanueva (5,5) y Rolf Fletscher (5); Sergio Córdova (5), Yangel Herrera (6), Arquímedes Figuera (5,5) y Junior Moreno (6); Jhon Murillo (6,5) y Salomón Rondón (6). DT: Rafael Dudamel.

Goles: ST 5′ Jhon Murillo (VEN) y 10′ Feltscher e/c (ARG)

Cambios: PT 25′ Marcos Acuña (7) x Di María. ST 18′ Darío Benedetto (4) x Dybala, 30′ Javier Pastore x Icardi, 32′ Christian Santos x Herrera, 37′ Josef Martínez x Rondón y 43′ José Velazquez x Córdova.

 

 

OTROS RESULTADOS

Bolivia 1 (Arce -de penal-) – Chile 0: al conjunto de Pizzi le agarró el cagazo y metió 0 de 6 en esta doble fecha. Ahora mismo está afuera del Mundial.

Colombia 1 (Falcao) – Brasil 1 (Willian): se le acabó la racha de victorias a los de Tité ante un conjunto cafetero que jugó algo mejor con respecto a presentaciones anteriores pero que obviamente no le alcanzó ni le va a alcanzar para vencer a un equipo que ya está clasificado y se mata de risa viendo como el resto buscar arañar la clasificación.

Ecuador 1 (Antonio Valencia -de penal) – Perú 2 (Flores y Hurtado): nadie en su sano juicio pensaba que a esta altura Ecuador estaría afuera de todo y el conjunto incaico adentro del Mundial. Gareca obró el milagro y Perú se aprovechó de un Ecuador muerto anímicamente que no supo aprovechar que su rival jugó con uno menos la recta final del encuentro.

Paraguay 1 (Angel Romero) – Uruguay 2 (Valverde y Gómez e/c): los hermanos charrúas nos hicieron un favorazo al impedir la victoria de los guaraníes, algo que hubiera puesto en serio riesgo a Argentina. Los de Chiqui Arce merecieron el empate pero no ligaron nada, ya que el primer gol llegó gracias a un rebote fortuito y el segundo tras una gran jugada de Suárez que dio en el travesaño y pegó en el ex defensor de Lanús quien la terminó metiendo en su propio arco.

 

TABLA DE POSICIONES

tab

 

PROXIMAS FECHAS (A JUGARSE ENTRE EL 5 Y 10 DE OCTUBRE)

fix

 

IT’S MORBO TIME (AGARRANDO LA CALCULADORA)

Uruguay: con hacer dos puntos está virtualmente clasificado, salvo que Chile gane ambos encuentros por diferencia de muchos goles y lo mande a repechaje, algo improbable ya que los de Pizzi juegan con Brasil como visitante en la última fecha. Haciendo un punto depende de otros resultados, ya que es el único que juega ambos partidos frente a equipos sin chance. Si pierde los dos -algo aún mas improbable- podría quedar incluso fuera del Mundial.

Colombia: ganando uno de los dos encuentros le basta. Si empata ambos encuentros, de acuerdo a los resultados de los otros partidos puede llegar a caer en repechaje. Si le gana a Paraguay y Chile no le gana a Ecuador, clasifica directo al Mundial.

Perú: si gana los dos partidos va al Mundial sin depender de nadie. Si saca cuatro o tres puntos, depende de resultados. Si saca dos, una victoria de Argentina sobre Ecuador y otra de Chile lo deja afuera de todo.

Argentina: si gana los dos partidos va al Mundial sin depender de nadie. Si saca cuatro o tres puntos, depende de resultados. Si saca dos o menos… bueno, es una tragedia.

Chile: si gana los dos partidos y Argentina y Perú empatan, clasifica directo. Si gana los dos pero hay un vencedor en el partido entre Argentina y Perú, se asegura el repechaje. Si saca cuatro o tres puntos, depende de resultados. Si saca dos puntos, dependerá que Perú y Argentina no ganen sus partidos restantes ni que Paraguay gane sus dos encuentros. Con un punto está eliminado.

Paraguay: Debe ganar sus dos encuentros y esperar que Perú empate ambos sí o sí, que Argentina no gane uno y que Chile no haga cuatro o más puntos. Si se da todo eso, va al Mundial directo. Si gana todo pero uno de los resultados de arriba no se da, va a repechaje. Si gana todo pero dos de los resultados de arriba no se dan, queda afuera.

Ecuador: el que más jodida la tiene. Si gana los dos partidos, Perú empata ambos sí o sí y Paraguay no gana los dos, va directo al Mundial. Si gana los dos partidos, hay un vencedor en el partido entre Argentina y Perú y Paraguay no gana los dos, va al repechaje.

 

Anuncios