Nunca nos fuimos, pero ahora volvimos. Los ’90 en el fútbol argentino, segunda entrega: Torneo Clausura 1991 y Final Temporada 1990/91

Bienvenidos a la segunda edición de nuestro repaso por los torneos noventosos. En esta oportunidad veremos lo sucedido en el Clausura 1991, torneo ganado y muy festejado por Boca Juniors sólo para encontrarse una semana después derrotado en la final por el verdadero título de la temporada frente al Newell’s de Bielsa.

El año comenzaba a todo trapo, ya que el 16 de enero una coalición de la ONU con total preponderancia de los EEUU atacaba Irak, tras incumplirse el ultimátum que obligaba al ejército de Saddam Husein a retirarse de Kuwait, dando comienzo a la Operación Tormenta del Desierto y las transmisiones live de la CNN. Mientras Lituania se declaraba independiente de la Unión Soviética en febrero, apenas un mes después se disolvía el Pacto de Varsovia. Ese mismo marzo Irak presentaba su rendición, evacuando Kuwait y acatando las sanciones de la ONU. Mientras tanto en Los Ángeles el ciudadano negro Rodney King era apaleado brutalmente por policías blancos, lo que provocaría poco tiempo después importantes disturbios en la ciudad. En junio se efectúan las primeras elecciones a presidente en la historia de Rusia, siendo elegido Boris Yeltsin. En Colombia el capo del Cartel de Medellín Pablo Escobar se entrega a las autoridades.

clarinirak
Como tanta otra tristeza a la que te acosumbrás

En Argentina Erman González debe renunciar al Ministerio de Economía por estar implicado en el Swiftgate, siendo reemplazado en marzo por el hasta entonces canciller Domingo Cavallo, autor intelectual de la Ley de Convertibilidad del Austral que se sanciona el día 27. Apenas un día antes se firma en Asunción entre Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay el tratado que crea el Mercosur. Explota poco después el escándalo del Yomagate, una denuncia de lavado de dinero narco que implica directamente a la cuñada y secretaria del presidente, Amira Yoma. El 27 de abril Diego Maradona es detenido por la policía en un departamento de Caballito acusado de tenencia de drogas

te acordas de.....
Del hermano de Bochini nadie dice nada ahora

La principal novedad del verano futbolísticamente hablando fueron dos, y ambas referidas a Boca Juniors. Primero debutaba en el banco de suplentes como DT el Maestro Oscar Washington Tabárez, quien se anotaba su primer poroto al poner como centrodelantero a un Gabriel Omar Batistuta que había tenido un último semestre sin pena ni gloria, hasta jugando con la siete bajo las ordenes del Cai Aimar. Además se perfilaba una dupla letal con Diego Latorre, quien también tendría un semestre en gran nivel. El 22 de febrero de 1991 con dos partidos daba inicio el Torneo Clausura, cuya primera fecha se completaría dos días después con los otros ocho partidos.

Unión de Santa Fe 3 (Julio Toresani -2- y Dante Fernández), Racing Club 1 (Claudio García)
Rosario Central 1 (Silvio Andrade), Vélez Sarsfield 1 (Esteban González)
San Lorenzo 2 (Gustavo Matosas y Adrián Czornomaz), Estudiantes de La Plata 1 (Rubén Capria)
Platense 0, Newell’s Old Boys 2 (Julio Zamora y Mauricio Pochettino)
Argentinos Juniors 1 (Osvaldo Coloccini), Boca Juniors 3 (Diego Latorre -2- y Gabriel Batistuta)
Huracán 0, Deportivo Mandiyú 2 (Pedro Barrios y Félix Torres)
Independiente 2 (Silvio Rudman y Néstor Craviotto), Talleres de Córdoba 1 (Alejandro Kenig)
Chaco For Ever 1 (Sergio Niveyro), Lanús 3 (Fabián García, Adolfino Cañete y César Angelello)
River Plate 1 (Ramón Medina Bello), Deportivo Español 0                                       Gimnasia y Esgrima La Plata 1 (Jorge Cordero), Ferro Carril Oeste 1 (Claudio Cristofanelli)

Luego de dos victorias (Huracán y Unión con goles de Latorre y Batistuta) llegarían para los de la Ribera dos empates consecutivos en cero contra Independiente y Chaco for Ever que de todos modos les permitían seguir punteros. En la cuarta fecha se darían dos resultados fuera de lo común para nuestro fútbol, por un lado Racing superaría como local 5-2 a River, con una tarde consagratoria de un joven Luis Betito Carranza, mientras que en Caballito Huracán le ganaba a San Lorenzo con un solitario tanto de Héctor Herrero. Otro que arrancaba muy bien el campeonato era el Lanús de Miguel Angel Russo, que tras un pésimo Apertura estaba obligado a una gran campaña si quería mantener la categoría, cosa que parecía posible en esas primeras fechas siendo guiados desde adentro de la cancha por Adolfino Cañete y Gilmar Villagrán, pero no pudieron seguir en la buena senda y el milagro finalmente no se concretó.

En la sexta jornada se jugó el clásico entre Boca y River en la Bombonera. El local contó con un penal en el primer tiempo, pero el arquero José Miguel pudo rechazar el tiro imperfecto y al medio de Batistuta. En el segundo período, un tremendo golazo de Latorre significó el resultado final y le dio un gran espaldarazo anímico a los de Tabárez, que además sumaban su quinta victoria consecutiva frente a su rival de toda la vida (dos en Mar del Plata y dos que mas tarde veremos en que circunstancias).

En las siguientes siete jornadas Boca sumaba cinco victorias (Gimnasia, Vélez, Español, Lanús y Talleres) con un par de empates (Central y Ferro), sacando mayor ventaja sobre sus perseguidores. Tras 13 fechas sumaba tan solo tres goles en contra (!), mostrando la solidez de una defensa que hacía que pocas veces tuviera Navarro Montoya que exigirse ante los ataques rivales. Alfredo Graciani sumaba su cuota goleadora en la delantera y el técnico metía su segundo pleno al poner como volante con llegada a un Walter Pico que hasta ese momento poco había demostrado como delantero desde su debut un par de años antes.

Luego de que tanto Newell’s como River empezaran a quedar atrás dejando varios puntos en el camino, quedaron dos conjuntos como principales perseguidores de Boca. Por un lado San Lorenzo dirigido por Fernando Nano Areán, quien asumió por Ricardo Rezza luego de la derrota en el clásico y también Racing Club que contaba en el banco con una vieja gloria del club como Roberto Perfumo. En medio de la lucha por el campeonato, se dio en la fecha 11 un hecho histórico pero que en su momento pasó desapercibido. En su estadio de la Doble Visera, Independiente recibía a Estudiantes de La Plata con ambos conjuntos lejos de los primeros puestos. A los 42 minutos del primer tiempo Ricardo Enrique Bochini recibió una brutal patada de Pablo Erbín (expulsado por esa acción) y debió retirarse lesionado del campo de juego, siendo ese su último partido en el club donde jugó 19 temporadas consecutivas. 714 encuentros y 108 goles no sirven para dimensionar lo que significó el Bocha para su amado club ni para todo el fútbol argentino.

bochini
Gracias por todo, maestro

El 2 de junio por la mañana se jugó por la fecha 14 en la Bombonera uno de esos partidos que quedan en el recuerdo de los futboleros. Los xeneizes punteros e invictos recibían justamente al conjunto albiceleste que trataba de darles caza. Por mas que los locales estaban muy afianzados tanto en juego como en confianza, nadie se hubiera imaginado que la diferencia entre ambos quedaría tan plasmada en el marcador. Y es que un triplete de Batistuta, dos de Latorre y un tanto de Graciani decretaron el 6-1 (Ortega Sanchez puso el descuento) que demostraba sin lugar a dudas que el torneo tenía un solo candidato y además sirvió como venganza para los hinchas bosteros del 6-0 que la Academia les había propinado menos de cuatro años antes.

bati91

A partir de ahí solo las tres victorias consecutivas de San Lorenzo (Talleres, Racing y Mandiyú) mantenían la incógnita en el torneo al menos en el plano numérico, ya que Boca seguía consiguiendo resultados (empate con Estudiantes en La Plata, triunfos en Corrientes contra Mandiyú y contra Newell’s de local con gol de Quique Hrabina).

La definición

En la fecha 18 se daba, por un capricho del fixture, el choque entre el primero y el segundo. Boca con  29 puntos visitaba en la cancha de Vélez al único equipo que todavía podía alcanzarlo pero no superarlo, ya que con 25 puntos y dos fechas por jugar solo podía aspirar a empatar en el primer lugar de la tabla. El visitante formó con: Carlos Navarro Montoya; Diego Soñora, Juan Simón, Enrique Hrabina Carlos Moya; Blas Armando Giunta, Walter Pico, Carlos Tapia, Diego Latorre; Alfredo Graciani, Gabriel Batistuta.

Seguramente por los nervios de la consagración tan cercana, los de Tabárez no hicieron un gran partido pero de todas maneras se pusieron en ventaja en el segundo tiempo con un festejadísimo tanto de Walter Pico. A los pocos minutos San Lorenzo forzó el empate a través de un penal convertido por Leo Rodríguez, pero el marcador ya no se movería en Liniers, desatando al final la alegría de los jugadores y público xeneize ya que, al menos eso creían, se sacaban así la mufa de los 10 años transcurridos desde aquel ya lejano campeonato del 81 con Maradona.

Luego de un último partido contra Platense donde se dio la vuelta olímpica y en el cual Gabriel Batistuta no solo marcaría un gol para llegar a los 11 y consagrarse como goleador del torneo sino que jugaría por última vez con esa camiseta y en la liga de nuestro país, estaba todo listo para enfrentar a Newell’s en partidos de ida y vuelta por la Final de la Temporada 1990/91 cuyo ganador se llevaría la única estrella puesta en juego por la AFA.

clausura91

Las finales

¿Todo listo? No, una aldea gala competencia de selecciones afectaría de forma directa estos choques. Nos referimos a la Copa América 1991 disputada en Chile, donde Argentina dirigida por el Coco Basile cortaría con 32 años sin consagraciones a nivel continental. En tiempos donde todavía el plantel se conformaba principalmente con jugadores que se desempañaban en nuestro país, la lista definitiva le daría un severo dolor de cabeza a los presididos por Antonio Alegre. Es que sus dos máximas figuras, Latorre y Batitusta no podrían disputar los partidos definitorios, mientras que en la vereda de enfrente sería Fernando Gamboa el que no podría ser de la partida en ambos encuentros. Aunque en caso de sumarse mas tarde solo se perderían el debut contra la débil Venezuela, desde la AFA no permitieron a los futbolistas disputar las finales, pero en compensación les permitía a los clubes incorporar reemplazos. Teniendo sólo una semana para sumar a un equipo armado dos jugadores que tuvieran el temple necesario para la situación, Boca incorporó a la vieja Gerardo Reinoso y a… Luis Tofoli, Gaúcho, quien había salido goleador en Brasil con Flamengo y le había marcado a Boca en la Libertadores de este mismo año.

El 6 de julio se jugó la primera final en el Parque Independencia. Dentro de una paridad marcada, los leprosos lograron sacar ventaja tras un cabezazo de Eduardo Berizzo y, manteniendo el cero en el arco, se llevaban una victoria que le trasladaba toda la presión al que arrancaba como máximo favorito en la previa.

Sin entenderlo demasiado, tan sólo una semana después de dar la vuelta olímpica Boca se encontraba con la obligación de ganar como local para poder dar la vuelta nuevamente pero de verdad. Solo 72 horas después del encuentro en Rosario, el 9 de julio en una Bombonera repleta y con la cancha embarrada, el local fue con lo que podía a buscar al menos un gol que empardara la serie. Y cuando los de Marcelo Bielsa acariciaban el título, llegó el gol de Gerardo Reinoso al minuto 81 de juego que obligaba a jugar un alargue en el que ninguno pudo lastimarse. Así llegaron a los penales, donde la figura de Norberto Scoponi se hizo gigante, conteniendo los disparos de Graciani y la Rata Rodríguez. Mientras Berizzo, Llop y Zamora convertían para Newell’s, sólo Giunta anotaba para el local, ya que Pico estrellaba su remate en el travesaño, permitiendo el festejo casi sin creerlo de los rosarinos y sus hinchas que habían abarrotado el lugar dado a la parcialidad visitante.

  • Campeón Temporada 1990/91: Newell’s Old Boys
  • Clasificados a Libertadores 1992: Newells y San Lorenzo (ganador liguilla)
  • Descensos a Nacional B: Chaco For Ever y Lanús
  • Ascensos a Primera División: Quilmes (Campeón Nacional B) y Belgrano de Córdoba (ganador Reducido)

ñuls91

Bonus track: Copa Libertadores 1991

Para su edición 32, la Conmebol decidía que su torneo mas prestigioso se volviera a jugar de manera completa en el primer semestre del año. En el grupo 1 los equipos argentinos de Boca y River fueron emparejados con sus pares bolivianos de Bolívar y Oriente Petrolero. La acción para los porteños comenzó un 27 de febrero en la Bombonera y con un trámite realmente irrepetible. Luego de un primer tiempo que terminaba 3-1 a favor de la visita (Juan José Borrelli 2 y Gustavo Zapata, Latorre para el local), en el segundo tiempo gracias a Giunta, Marchesini y Latorre con una tijera sobre el final, los de Tabarez se llevaban una victoria que significó hacia el futuro mucho mas que esos dos puntos. En el Monumental un enorme Batistuta con dos tantos le volvía a dar el clásico a su equipo. En la última fecha del grupo, Boca recibía a Oriente Petrolero y ambos necesitaban un punto para clasificar dejando al mismo tiempo afuera a los de Nuñez. Y todos sabemos lo que pasó. Un 0-0 que pasaría a la posteridad como epítome perfecto de ésta noche tenemos que empatar.

Tanto en octavos como en cuartos Boca tuvo que vérselas con equipos brasileños, y refutando a aquellos que quieren creer que la historia continental de los xeneizes nació en 2000, pudo sortear ambas series de buena manera. 4-2 el global contra Corinthians (1-1 y 3-1) y 3-1 frente a Flamengo (0-1 y 3-0) lo depositaban en una semifinal luego de 12 años. Ahí esperaba el sorprendente Colo-Colo chileno. El 1-0 en la Bombonera parecía algo corto y eso se comprobó como cierto una semana después, el 22 de mayo, cuando en el Estadio Monumental de Santiago con un clima tremendo los trasandinos lograrían un 3-1 que los depositaba en la senda del tan ansiado título, el primero y último hasta el momento conseguido por un equipo del país de Camila. Claro que para todos los argentinos ese encuentro solo significa una cosa:

monoperro

Así termina la edición de hoy, nos volveremos a encontrar en dos semanas cuando nos adentremos en el Apertura 1991, torneo que dio comienzo a una nueva temporada y un nuevo formato (al menos en cuanto a títulos) del fútbol argentino.

Anuncios