Willie, el (soldado) escocés

En esta sección de historias que relacionan el fútbol con la Segunda Guerra Mundial, salimos del nazismo para contar la historia de un delantero reconocido por su valor tanto dentro como fuera de la cancha.

En entregas anteriores que relacionaban el fútbol con la Segunda Guerra Mundial, repasamos la historia de dos futbolistas en particular: Adolf Urban, delantero alemán que murió en el campo de batalla, y Alexandre Villaplane, capitán francés del Mundial de 1930 que terminó colaborando con los nazis. En esta oportunidad nos vamos a Escocia, con un jugador que también fue reconocido en lo suyo, pero con el mérito agregado de ganar antes y después de la guerra.

William Thornton nació el 3 de marzo de 1920 en la ciudad escocesa de Winchburg, en el seno de una familia seguidora de los Rangers de Glasgow. En su adolescencia, su capacidad como centrodelantero captó la atención de varios equipos, incluyendo al Hearts. Pero los colores pudieron más y su hermano se puso en contacto con el manager Bill Struth, quien vio su potencial y se lo llevó hacia el que sería el amor de su vida a los 16 años, sin saber que terminaría siendo considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del club. Debutó para la Reserva en un partido contra Patrick Thistle, donde también hizo su aparición William Waddell, otro histórico en la institución. Rápidamente Thornton fue señalado como un pura sangre, con buen juego aéreo y cierta habilidad que lo destacaba sobre la media.

Schoolboy soccer star

Rápidamente se convirtió en una buena alternativa para el ataque, en un equipo que arrasaba en el fútbol de ese país. Este recambio generacional que encarnó junto a Waddell (compañeros desde la Reserva) le dió varias alegrías a sus seguidores. Jugó su primer partido oficial por la Liga recién en enero de 1937 ante el Thistle, marcando el único tanto del partido. Los cronistas de la época destacaban su capacidad para leer el juego y su cabezazo, donde ganaba en el área contraria pese a que la altura no lo acompañaba tanto, además de que algo de idea tenía cuando le llegaba la pelota limpia. Al poco tiempo se dio el gusto de ser campeón por primera vez, en la temporada 1938/1939.

Durante la Segunda Guerra Mundial el equipo azul tuvo una de sus etapas más exitosas, ganando 25 de los 34 torneos que se jugaron en ese lapso. En ese período, Rangers jugó 210 partidos, ganando 155 y perdiendo 26. Básicamente, contaban con un equipo joven y talentoso, que se adaptó a las normas impuestas para los diferentes clubes. Los comentarios malintencionados no tardaron en llegar, aduciendo que el club (y particularmente Bill Struth) habían puesto a los jugadores en ocupaciones reservadas que le permitían eludir el servicio activo en el ejército. Aunque claro, como la historia que vemos hoy, algunos sí tuvieron participación.

Al comienzo de las hostilidades, Thornton se alistó en el Scottish Horse Regiment, 80vo regimiento de la artillería real, sirviendo primero en el norte de África contra las tropas alemanas. Estuvo en campos de batalla en Trípoli, Sicilia, Anzio y Monte Cassino. En 1943, fue uno de los miles de soldados que participaron de la primera invasión de los aliados en la Europa continental, con la captura de Sicilia. Por la batalla por las colinas de Sferro en 1943, la valentía de Thornton durante el bombardeo pesado derivó en que se le otorgue la Medalla Militar: “El artillero Thornton acompañó a su Comandante de la Batería y mantuvo la comunicación constante por 18 horas, bajo las órdenes y el fuego de los bombardeos pesados ​​y morteros. Por su frialdad y devoción al deber, Thornton dio gran ayuda a su Comandante”.

Willie recibió una de las diecinueve medallas militares concedidas a su regimiento durante la guerra. Le fue concedida mientras todavía estaba en servicio activo y recibió una carta del rey Jorge VI pidiéndole disculpas por no poder presentarla personalmente. Ya con la tarea cumplida de defender a su país, regresó al fútbol profesional para el equipo azul. Gracias a la asociación con su amigo William Waddell, se convirtió en el primer jugador del club en pasar la barrera de los 100 goles en la posguerra. Actualmente es el sexto goleador de la historia del club.

Quizá su única mancha, teniendo en cuenta el contexto mundial en la época que le tocó desempeñarse, es su deuda con la selección, porque ahí sus cifras no fueron tan relevantes. Pudo jugar para el combinado nacional en apenas ocho oportunidades, aunque se dio el gusto de marcar un gol en un amistoso ante Dinamarca. De igual modo, su performance a nivel clubes le bastó para entrar en la historia del deporte escocés, fruto de las seis ligas, las cinco copas escocesas y las dos copas de la liga que consiguió, además del récord de ganar los tres campeonatos en la temporada 1948/1949, el primer equipo en lograrlo. Como si a su carrera no le faltaran datos relevantes, en la temporada 1947/1948 estuvo involucrado en otro récord, cuando fue parte del once inicial en la semifinal de la Copa de Escocia contra Hibernian en Hampden Park, que se jugó frente a 143 mil personas.

Thornton jugando para Escocia después de la guerra, junto al mariscal Bernard Law Montgomery, quien estuvo a cargo de las Fuerzas Aliadas durante la Invasión de Sicilia, por la que Willie ganó la Medalla Militar

Se retiró del deporte profesional en 1954 a los 34 años, dejando atrás 255 goles en 432 partidos, entre oficiales y amistosos. Al poco tiempo de colgar los botines arrancó su carrera de DT, donde estuvo en el Dundee hasta 1959 y en el Patrick Thistle de 1959 a 1968, donde ganó la Copa de Glasgow en 1961. Volvió al club de sus amores en 1969, donde se dio el gusto de tener otra nota de color transformada en récord. Comenzó a colaborar mientras el equipo era dirigido por Davie White. Cuando éste se alejó del cargo, le tocó a Willie dirigir por dos partidos que el equipo terminó ganando, por lo que es el único entrenador de la historia del club con 100% de efectividad. Posteriormente se hizo cargo del equipo su amigo Waddell, a quien asistió hasta 1972. Al contrario de su etapa deportiva, en ese tiempo solamente pudieron ganar una Copa de la Liga.

Luego de esa etapa se alejó del deporte aunque su afinidad con el equipo continuó, siendo reconocido continuamente tanto por su labor deportiva como militar. Murió el 26 de agosto de 1991, a los 71 años de edad, con el reconocimiento de ser considerado uno de los más grandes ídolos de Rangers, defendiendo los colores a lo largo de tres décadas para transformarse en uno de los mejores goleadores de Escocia.

Fuentes  [1][2][3][4][5][6]

Anuncios