Sin palabras

Analizamos la táctica. Analizamos al rival. Analizamos los nombres propios. Esperamos por un cambio. Pasamos de la tenencia de pelota a la más absurda inexpresividad y de allí al vértigo. ¿Mejoramos? Me gustaría decir que sí, pero no. Las discusiones en el café y en la oficina siempre se centran en “hay que jugar como tal” o “en tal puesto tiene que jugar Fulano o Mengano”, dando por sentado que la verdad absoluta nos pertenece. Vivimos errados, completamente errados. Doy paso al reduccionismo explícito.

 

“Caruso Lombardi es un vendehumo, se vive colgando del travesaño”

 

 

“La vía es esa, tenencia de pelota hasta que se abran los espacios”

 

 

Sin título.jpg

 

“El problema no es el arquero, si la defensa esta abierta ¿que queres?”

 

 

 

En los últimos dos años nos cansamos de hablar de tácticas, estrategias, supuestos, nombres, entrenadores. Cada cual con su librito. Hay quienes les gustaba Bauza y hay quienes le gusta Sampaoli. ¿Pero saben qué? No sirve para un carajo si no metés la pelotita adentro del arco. Fallan todos: el entrenador por poner a los mismos de siempre y los jugadores por no tener la mentalidad y frialdad necesaria para esos momentos. ¿Que Messi patea como las de Barcelona y ayer le pegó cuatro veces a un rival? Cierto, pero además de esas tuvimos varias. Y las erramos.

El martes es vida o muerte. Si nos quedamos afuera, varios no pueden ni venir a pisar una cancha en Argentina, jamás. Alguno que otro tendrá la puerta abierta porque se lo ha ganado (Acuña sobre todo, pero los nuevos quizás también). La verdad que todos nosotros sabemos que el Huevo rinde mejor como volante por izquierda que como lateral, o que hay que terminar con ese doble cinco infame y soso. Pero a esta altura, lo único que nos importa es que aprendan esto:

 

 

7,32 x 2,44. GANEN O MUERAN.

 

Anuncios