Una VARbaridad

Justo ahora para las semis de la Libertadores a la gente de la CONMEBOL se le dio por estrenar el VAR, siendo el primer conejito de indias el Lanús – River y volviéndose actor fundamental en el triunfo granate y en el reclamo de los de Nuñez. Estuvo bien usado? Estuvo mal usado? Pasen y lean, Refunderos, que vamos a leer qué onda

Durante años se ha dicho, desde esta página y desde otros medios menos serios que nosotros como canales o periódicos deportivos, que en un mundo tan tecnológico, donde los partidos los transmiten desde 200 cámaras en Ultra HD y donde la información llega al hincha en tiempo real, era hora que dicha tecnología se aplicara al juego en sí. Los detractores esgrimían que ralentizaba el juego, que lo frenaba, que lo desnaturalizaba porque el error humano es parte del deporte. Las voces a favor por el contrario, no encontraban más que ventajas: La posibilidad de revisar una sanción o, en todo caso, aplicarla por omisión del árbitro, la convalidación o no de tantos que muchas veces, por la velocidad de la jugada o de la pelota, dejan lugar a las dudas. Lo cierto es que, de a poquito, la tecnología fue entrando en el verde césped.

La primer gran incursión la hizo en el Mundial de Brasil 2014, donde hizo su debut el “Ojo de Halcón”, utilizado principalmente para chequear que la pelota traspasó la línea de cal y así dar por válido (o no) un tanto. Es cierto, como dijo Tu Sam puede fallar y lo ha hecho, pero fue la puerta de entrada. Fue la marihuana de la tecnología, como diría Doña Rosa. Pero desde esas primeras pruebas, de las que convengamos no hubo muchos errores, los reclamos por ampliar el uso de las tecnologías disponibles para analizar on line lo que pasa en el partido se iban haciendo cada vez mayores. Era hora de empezar a utilizar la asistencia de video para los referees.

Acá vemos la precisión del Ojo de Halcón

Entonces la FIFA se decidió a probar dicha asistencia,  previo rosqueo un sistema de licitación para encontrar la bolsa de guita más grande el método más efectivo y un curso intensivo de capacitación para las jueces, se decidieron a aplicar el VAR. El Video Assistance Referee o Asistencia por Video para Referees es un sistema de monitoreo del partido que le permite al árbitro principal reveer alguna decisión por intermedio de la utilización del video. El sistema es el siguiente: Hay 3 árbitros que se encuentran en una cabina controlando que no se escape la abeja controlando el partido desde diferentes monitores. Entonces, en caso de alguna decisión errónea por parte del juez, estos colegiados deben hacer que revise la jugada y tomar la decisión correcta.

Acá por ahí surge el primer tema: Quienes lo pueden pedir. Los únicos habilitados para solicitar la revisión son el árbitro principal, si tiene alguna duda sobre una jugada puntual o los asistentes de video, para el caso de alguna jugada o alguna omisión del referi. O sea, NO ES A PEDIDO DE PARTE, no es como en el basket o el tenis que si hay una jugada dudosa alguno de los técnicos puede pedir que se revise. El sistema, por lo menos por ahora, sólo contempla que los jueces son quienes deciden cuándo y por qué razón puede pedirse.

“_ Y resulta que los jugadores se volvieron así de chiquititos _Boludo, que flash! Siento a alguien en mi oreja y huelo los colores! _Otra vez de pepa, hijos de puta!”

Lo que nos lleva al segundo punto: Cuándo se puede usar. La FIFA contempla 4 situaciones donde el uso del VAR puede (o mejor dicho, debe) solicitarse: 1) Convalidar o no un gol, lo con incluye tanto si pasó o no la línea de meta como si hubo algún tipo de falta no sancionada por el árbitro; 2) Penales, ya sea para marcar una falta que no vio el árbitro o para dilucidar si la misma fue adentro o afuera del área; 3) Expulsiones: Para el caso en que el árbitro hubiera tomado una decisión equivocada echando a un jugador o, por el contrario, si hubiera omitido una falta que lo amerite; y 4) Errores de identidad: Cuando en el fragor de la batalla se arma la hecatombe, la debacle total, y el referi sale con una Gatling cargada con tarjetas y empieza cual Schwarzenegger a repartir sanciones, los jueces de video pueden botonear señalar quienes fueron los que deben ser sancionados. O para el caso que el árbitro hubiera amonestado por error a un jugador que no tuvo nada que ver.

El debut del sistema fue para el Mundial de Clubes de 2016, en donde tuvo su polémica: El 14 de Diciembre en el partido entre el Kashima Antlers de Japón y Atlético Nacional Colombiano se dio una situación: Tiro libre en favor de los japoneses, la pelota es rechazada por el conjunto de Medellín y cuando sale del campo de juego, el húngaro Viktor Kassai frena el encuentro. Por la cucaracha le estaban pasando que en TELEFE habían ido a un corte en la jugada hubo una falta no observada de Berrío sobre Daigo Nishi. Luego de analizar el video, el árbitro señala el punto del penal y le otorga la pena máxima en favor del Kashima, lo que minutos después se tradujo en el 1-0 para el conjunto nipón. Lo que no tuvo en cuenta el árbitro era que, previo a la falta, el japonés estaba en offside. Minucias.

Torres le dice al árbitro que le duele la panza, para que mientras este le señala donde queda el baño Henriquez lo quiera sorprender con un cachetazo, mientras Armani trata de dormir a su bebé imaginario

El tema que nos compete, que ha colocado en los primeros puestos a la palabra “VAR” en el buscador de Google fue su debut en Sudamérica. Porque si, porque los de CONMEBOL no te lo van a hacer debutar en un amistoso, en un partido de liga totalmente intrascendente. No, van y lo ponen en el partido de vuelta de una semi de Libertadores . Partido más tranquilo no existe en el Universo. Y, como no podía ser de otra manera, ya que estaba disponible, los muchachos se coparon y nos dieron jugadas para pedirlo. El tema fue precisamente ese: Cuando y qué faltas ameritaron que se pidiera.

A los 17 minutos del primer tiempo, Diego Braghieri comete una (tonta?) infracción sobre Nacho Fernandez. Wilmar Barrios Roldán, el árbitro del partido, no duda (pese a la airada queja de los jugadores granates) y cobra el penal que, canjeado por gol, se transforma en el primer tanto del equipo de Nuñez. Hasta ahí, todo bien con el árbitro, no sintió necesario el uso del VAR, no así los hinchas granates que, corrección ortográfica mediante, lo estaban utilizando a más no poder para ahogar la amargura del resultado. Pero (que palabra chota el “pero”, siempre que asoma es para quilombo) a los 40 minutos se da la jugada por la que todo River clamó finalizado el encuentro: Nacho Scocco ingresa al área con la pelota y cuando quiere pasar a Marcone, el balón impacta en la mano del defensor, reclamo de Gallardo incluído. Pero el árbitro no pide VAR ni da el penal, siga, siga. La decisión, atacada por varios, defendida por algunos, iba a torcer el curso de las acciones.

Mas casual que los viernes de oficina

Como todos sabemos, en el segundo tiempo River se fue quedando y Lanús se fue acercando en el marcador y  el árbitro se dio el lujo de estrenar el VAR para convalidar el segundo tanto de Sand al chequear que no estaba adelantado. Pero el destino le tenía guardada otra situación al VAR para brillar y volverse determinante: Lanús había dado vuelta la balanza y se había puesto 3-2. En una jugada de ataque, Pasquini cae en el área, el árbitro no lo advierte, el línea tampoco, pero ante el airado reclamo de los jugadores granates, Roldán decide recurrir al VAR. Comprueba la falta de Montiel sobre Pasquini y da penal, que sería ejecutado con frialdad por Silva y que desataría la locura Granate y el pase a la final.

Sirvió en este partido la tecnología? Resultó fundamental para convalidar el penal que se tradujo en triunfo granate. Se usó bien? Pudo haberse usado en la jugada de Marcone, por lo que se puede decir que su uso no fue del todo acertado. En definitiva, fue un paso adelante? Quien escribe opina que sí, porque permitió ante la ceguera duda arbitral poder solucionar de la mejor manera una situación que, de no haberse contemplado, hubiera resultado injusta. Ahora resta aceitar un poco más el engranaje, por ejemplo, permitir que se utilice a pedido de parte y cierta cantidad de veces sería una medida acertada. Vamos a ver qué nos depara el futuro y si el VAR sueña con penales eléctricos…

 

 

Anuncios