FUERON HISTORIA: THE CRAZY GANG

Ya hablamos de dos equipos que hicieron historia pero no pudieron levantar el trofeo. Ahora seguiremos con un equipo que estaba en las antípodas de los anteriores, pero así y todo, lograron ganar algo. Pero están acá no sólo por lo que lograron dentro de la cancha, sino también fuera: Los Crazy Gang.

Nos vamos a Merton, donde en el suburbio de Wimbledon vamos a conocer a este grupo de locos lindos. Nacido en 1889, el Wimbledon FC fue fundado por un grupo de alumnos de la Old Central School. Su primer nombre fue Wimbledon Old Central Football Club. El primer partido del equipo fue victoria ante un equipo de la ciudad de Westminster por 1 a 0. En esos momentos el equipo empezó a ganar popularidad y se hizo con sus primeros títulos, las ligas de Clapham y de Herald en el año 1896. En 1905 se decidió quitar el nombre de Old Central por lo que quedó el nombre con el que se lo conoció para siempre. En 1912 se inaugura su estadio, el ya mítico Plough Lane. Ya siendo uno de los equipos más importantes en el fútbol amateur de Londres, en la década del ´30 se destacan por ganar en 1931; 1932; 1935 y 1936 la liga Isthmian, competición regional que cubre las zonas de Londres y el sureste inglés. En ese 1935 pierden la final de la llamada FA Cup Amateur. A partir de esa primera década de oro, los Wombies, volvieron a estar durante años peleando en la mitad de la tabla, hasta 1959 que consiguen su quinto título en la Liga Isthmian. Los comienzos de los ´60 lo verían como uno de los grandes animadores de la liga, siendo tricampeones en el periodo 1962-1964. En 1963 además lograron la FA Cup Amateur en el estadio de Wembley, venciendo al Sutton United por 4 a 2, con todos tantos de cabeza de su gran figura: Eddie Reynolds. Luego del tricampeonato, deciden convertirse en un equipo profesional e ingresan en la Southern Football League, que aglutina a los equipos semi-profesionales y amateurs del sur y de los llamados Midlands de Inglaterra. En la primera temporada, lograron el subcampeonato, demostrando que estaban en un buen nivel. Durante los ´70 fueron grandes protagonistas, logrando un tricampeonato entre 1974 y 1977, para luego empezar a jugar en la Cuarta División de la Football League. Además el 4 de enero de 1975 hicieron historia al vencer por 1 a 0 al Burnley por FA Cup siendo los primeros de una categoría amateur en vencer a uno de Primera División. En esos años empiezan un subibaja de ascensos y descensos entre tercera y cuarta división hasta la temporada 1983-84 que logran el segundo puesto que los lleva a la Segunda División.

David Basset
Con el entrenador David Basset…

En el primer año salen duodécimos, pero en la temporada 85-86 logran un tercer puesto sorprendente para llegar a la máxima categoría por primera vez. El capitán y figura de ese equipo era el portero David Beasant, y también sobresalían el defensor Nigel Winterburn, y los jóvenes Dennis Wise, Lawrie Sanchez y John Fashanu. El técnico era Dave Basset. Para el debut en la Primera División, el entrenador paraba estos once: David Beasant, John Kay, Nigel Winterburn, Steve Galliers, Mark Morris, Andy Thorn, Dennis Wise, Alan Cork, John Fashanu, Lawrie Sanchez y Glyn Hodges, ingresando Kevin Gage. Enfrente estaba otro equipo ascensor de la época, el Manchester City, que no era el equipo empetrolado de dólares de hoy en día. De hecho, había ascendido en 1985 y descendería en esta temporada. A los 54 minutos, un tiro libre lanzado por Andy Thorn pondría el primero para sorpresa de los locales. Los Citizens fueron para adelante y lograrían la victoria por 3 a 1 con tantos de Graham Baker en dos oportunidades y Trevor Christie. Luego llegarían dos partidos de local, con victorias ante el Aston Villa por 3 a 2 y Leicester por 1 a 0. El 2 de septiembre visitarían al Charlton y se llevarían su tercer éxito consecutivo, y de paso, para asombro de todos, se subían a lo más alto de la tabla de posiciones. Cuatro días después, Glyn Hodges lograría un gol agónico en casa del Watford para seguir arriba. El Everton , quien sería a la postre el campeón, pondría fin a la racha al vencerlos en su casa por 2 a 1. Un empate ante el Southampton y cuatro derrotas (Newcastle, Liverpool, Queens Park Rangers y Coventry), los ponían de nuevo en su lugar, pero se recuperarían con dos victorias claves ante el Norwich y el Tottenham. Noviembre sería un mes importante en la vida del Wimbledon. Empezarían cayendo por la mínima ante el Luton Town y el West Ham. El 21 de noviembre firmaba un joven de 21 años que venía de jugar en el ascenso inglés (en el Wealdstone) y sueco (en el IFK Holmsund): Vinnie Jones. Un día después, hacía su debut ante uno de los que peleaba el título, el Nottingham Forrest. El partido finalizó 3 a 2 y Vinnie recuerda la charla con el utilero en el vestuario: “el viejo utillero del equipo entró en el vestuario y le pregunté cómo estaba jugando. Me contestó ‘Tengo 85 años, si me dieran la camiseta con el 4, lo haría mejor”. Siete días después, cambiaría quizás el concepto del veterano utilero, ya que el bueno de Vinnie anotaría el único tanto con el que los Dons vencían 1 a 0 al Manchester United en su casa.

f676c2abc3d1dd3e6882a7bc7a017aa7
Andy Thorn y Vinnie Jones pensando en el post partido

A esa importante victoria, le seguirían dos grandes resultados con goleadas incluidas, 4 a 0 al Chelsea y 3 a 0 al Sheffield Wednesday. A partir de los resultados, empezaron a llamar la atención de los grandes medios, que los empezaban a marcar más de cerca. La derrota ante el Everton por 3 a 0 cerraría la trilogía de grandes victorias. El empate ante el Oxford y la victoria ante West Ham cierran un buen 1986 para los Dons, que sabían que de seguir así, la permanencia era un trámite. El año 1987 empezó con derrota ante el puntero, Arsenal, pero luego sumó una victoria y un empate hasta la caída ante el Leicester en la fecha 26. A partir de ahí arrancó una racha de 9 partidos sin perder (4 triunfos y 5 pardas), incluyendo una victoria ante el Liverpool, que le dejó el camino servido al Everton para lograr el título. Los paró, otra vez, el Arsenal por 2 a 1. En el medio avanzaba en la FA Cup, hasta la sexta ronda, donde el Tottenham terminó con las aspiraciones del equipo. Luego de esa derrota ante el Arsenal, el equipo sufrió otra pérdida ante el Oxford, pero terminó el campeonato con cinco sin perder, gracias al empate ante el Tottenham, y las 4 victorias consecutivas ante el Nottingham, Manchester United, Chelsea y Sheffield Wednesday para lograr un histórico sexto puesto que no imaginaba nadie. Everton lograba el título con 86 puntos, nueve más que el Liverpool. El podio lo completaba el Forrest con 71, y más atrás terminaban el Arsenal con 70, el Norwich con 68 y el Wimbledon junto al Luton con 66. El Manchester United, gracias a un nuevo entrenador que venía de ganar todo en Escocia con el Aberdeen, se escapaba del descenso y terminaba undécimo. Ese técnico, era un tal Alex Ferguson. Aston Villa, Manchester City y Leicester, se iban de paseo a la Segunda División.

Se venía una nueva temporada… y el Wimbledon quería hacer historia… Para la nueva temporada se iría Winterburn al Arsenal, y llegaría Laurie Cunningham, apodado La Perla Negra. El descendiente de jamaiquinos, fue el primer jugador afroamericano en jugar para la nacional de Inglaterra entre 1979 y 1980. Época en la que jugaba nada menos que en el Real Madrid, donde llegó como el fichaje más caro pero no fue tan determinante por culpa de las lesiones, aunque muchos recuerdan una victoria por 2 a 0 en el Camp Nou, siendo ovacionado por la hinchada rival. También llegaban Terry Phelan desde el Swansea, Eric Young desde el Brighton & Hove Albion y Terry Gibson desde el Manchester United. El objetivo del Wimbledon para este año era claro: seguir molestando a los grandes. El equipo empezaba con una derrota ante el Watford, pero la campaña en ese 1987 iba a ser bastante irregular. En la primera parte del año, había hilvanado 6 victorias, 7 empates y 6 derrotas, lo que lo mantenía relajado en mitad de tabla. A partir de ahí, enhebraría una racha de cinco victorias consecutivas (Norwich, Arsenal, Derby County de local, West Ham y Oxford de visitante), y luego de eso, la victoria por 4 a 1 ante el West Bromwich Albion por la FA Cup. Ya por esas épocas, la prensa empezaba a catalogar al equipo como el máximo exponente del Kick and Rush, que según ellos decían, era tirar la pelota para arriba y correr. Tenerla lo más lejos posible del área rival. El entrenador para esta temporada era el ex Bristol, Bobby Gould. Mientras en la Liga dividían victorias, empates y derrotas, en la FA Cup seguían avanzando, dejando atrás primero al Mansfield Town, para eliminar al Newcastle por 3 a 1 en octavos. Pero entre un partido y otro, se dio el famoso enfrentamiento entre Vinnie Jones y Paul Gascoigne, del que también hablamos acá. Los chicos malos siempre eran noticia. Volviendo a la Copa Inglesa, en cuartos se enfrentaban al Watford, donde la victoria iba a ser por 2 a 1. Las últimas diez fechas del campeonato iban a ser complicadas, logrando solo un triunfo, seis empates y tres derrotas. Pese a ese final, el equipo iba a terminar en un muy buen séptimo lugar con 57 puntos. Liverpool con 90 sería el campeón, seguido Manchester United con 81 y el Nottingham con 73. El anterior campeón, Everton terminaría cuarto con 70. Oxford, Watford, Portsmouth y Chelsea, bajarían al infierno de la Segunda División. En semifinales esperaba otro equipo chico que venía haciendo grandes trabajos: el Luton Town. El partido disputado en el White Hart Lane del Tottenham, terminó con la victoria del Dons por 2 a 1.

El partido completo… 

En la final, esperaba nada menos que el campeón de la liga, el Liverpool, con figuras como Bruce Grobbelar en el arco, los defensores escoceses Nicol, Gillespie y Hansel, los irlandés Houghton y su goleador estrella, Aldridge, además de Mc Mahon, Peter Beardsley o el enorme John Barnes. Los Reds venían de eliminar al Stoke City a doble partido, al Aston Villa por 2 a 0, Everton en el clásico por la mínima, Manchester City por 4 a 0 y en semis su víctima fue el Nottingham Forrest, a los cuales vencieron 2 a 1. La final se disputaría en Wembley, y la fecha ya estaba programada: el 14 de mayo de 1988. Las historias sobre la previa del partido están en el documental sobre el equipo, pero aquí, les dejamos algunas perlitas. Vinnie Jones contó alguna vez: “Mucha gente comentaba que no merecíamos estar allí y un club como el nuestro no debería celebrar una final. Nos llamaron fuckings matones. Nadie nos dio una buena oportunidad. Sí hicimos una canción realmente basura. Liverpool hizo un rap. Todos lo miramos y pensamos, “Fuck, somos Wimbledon. ¿Cómo han hecho una canción mejor que nosotros?”. Querían ganar en todo, pero para eso necesitaban estar tranquilos, por eso  Vinnie sigue con el relato “La noche anterior, éramos gatos en un techo de zinc caliente. El caso es que esto fue serio. No podíamos andar destrozando las habitaciones de las personas y todo eso, por lo que era difícil saber qué hacer con nosotros mismos. Bobby les dio a los muchachos un poco de efectivo y les dijo que fueran al bar y que tomaran algo para relajarse. Fuimos y estaba lleno de nuestros fanáticos. Lentamente me reconocieron a mí, luego a Fash y Wisey (Dennis Wise) y dijeron: “¡Espera, estarás jugando la final mañana!” Wisey y yo nos levantamos  a las 6.30 y nos dirigimos hacia la carretera. Me hice un corte de pelo y luego tuve la idea de que deberíamos comprar flores para la invitada de honor, la Princesa Diana. Iba a llevar una flor al campo de contrabando y entregársela. La embotellé… Lo único que he embotellado en mi vida”. A la hora del partido, empezaron a jugar con la impaciencia del rival: “Los dejamos alineados durante mucho tiempo. Los oficiales estaban gritando en nuestro vestuario y nos decían “Tienen que venir ahora”. Les respondimos: “¡Escuchen! Déjalos que esperen”. Cuando salimos, éramos como animales salvajes. Nos miraron a los ojos y debieron pensar: “¿Qué diablos es esto?”. Podrían haber pensado que estaríamos asustados por la ocasión. A la mierda con eso!”.

celebracic3b3n-culos
El homenaje a Alan Cork…

El entrenador Gould acotó “Muchos de mis jugadores nunca habían estado en Wembley, así que soborné al dueño del terreno para que nos dejara ver antes el lugar” y agregó sobre lo que contaba Jones, “Don fue astuto y volvió a guardar los relojes en nuestro vestuario para que llegáramos tarde y, por lo tanto, que Liverpool siguiera esperando en el túnel”, Lawrie Sánchez agrega “en el túnel, nos quedamos allí más tiempo de lo normal en una final y ahí estábamos, a cuatro pies de distancia. Se escuchó el grito de Vinnie, (dicen que él y Fashanu gritaron Yidaho, vaya a saber porque…). Tenía ese grito que daría un vaquero. Uno o dos se unieron. Esperaba una respuesta, pero los jugadores del Liverpool simplemente mantuvieron la cabeza baja. No digo que sea crucial, pero desde ese momento, creo que sabían que no nos intimidaban”. Houghton, del Liverpool, lo desmiente “Honestamente, no recuerdo nada al respecto. Puede ser una falta de respeto para los jugadores del Liverpool que habían estado en una final de la Copa de Europa en Roma unos años antes decir que estaban allí intimidados. Solo recuerdo estar preparándome para salir a la reunión con la Princesa Diana”.  Llegaba el turno del juego… El primer tiempo arrancó con un tremendo tackle de Vinnie Jones sobre Steve McMahon, quien se salvaba de un temprana roja. El comienzo tenía al Liverpool como dominador, pero el Wimbledon iba a llegar al gol en el minuto 37 por un tiro libre desde la izquierda enviado por Dennis Wise, que conectaría Lawrie Sanchez de cabeza para hacer delirar a los londinenses. En el segundo tiempo el Liverpool se iría con todo en busca del empate, mientras la figura del portero Dave Beasant se agrandaba cada vez más. A los 15 de la segunda etapa, el equipo dirigido por esa gloria llamada Kenny Dalglish, iba a disponer de un polémico penal, cuando Clive Goodyear barrió la pelota ¿y tal vez pierna?, para que el juez Brian Hill cobre la caída de Aldridge para mandar todo a suplementario. Pero Beasant, para quedar en la historia, lo tenía estudiado al irlandés y se tiró a la izquierda para desviar el penal y dar una de las mayores sorpresas de las finales de Copa. John Moston, el relator de la BBC, dijo apenas terminado el partido: The Crazy Gang han vencido al Culture Club. Nacía el apodo de un equipo que marcó historia. Los originales Crazy Gang eran un grupo de actores cómicos británicos muy populares en la década del ´30, y las locuras de este grupo, recordaban a aquellos. Esa temporada, John Fashanu fue el goleador del equipo con 21 tantos. Por su parte, Beasant fue el primer portero en levantar la Copa como capitán. Los que también levantaron copas fueron los jugadores, pero en la noche, cuando celebraron el título en un pub con una borrachera digna del gran logro, y de donde Vinnie se fue sin pagar, según cuenta la leyenda. Sánchez trae las palabras de Vinnie “me dijo más tarde que siempre pensó que ganaría la FA Cup y que me convertiría en un millonario de la noche a la mañana, pero no fue el caso. Pero siempre les digo a los jugadores que cuando eres viejo y gris, los nietos no querrán ver sus nóminas salariales. Tengo una medalla de ganadores de la FA Cup y por eso estoy muy honrado”. El Wimbledon de los chicos malos se ganaba el derecho de jugar la Recopa de Europa, pero la sanción de la UEFA a los equipos ingleses por la tragedia de Heysel lo dejó sin el merecido premio.

WIMBLEDON-FC-1988-Panini-Crazy-Gang
Los héroes…

Además de lo que hacían dentro de la cancha, muchos de los jugadores eran noticia por lo que hacían fuera de ella. Entre las bromas que aparecían en los medios estaban las mochilas incendiadas con todo adentro de algunos de los jugadores o miembros del cuerpo técnico, los autos en el estacionamiento embadurnados con vaselina o con un neumático explotado, o vaciar el despecho del entrenador, dejando todos sus muebles en el pasillo o el escritorio en la piscina, como vemos, no se salvaba nadie. El carácter fuerte de los jugadores, la violencia caracterizada principalmente en Vinnie Jones, hacían de un equipo de temer, literalmente hablando. Alguna vez un mito como Tommy Docherty declaró “El himno el Liverpool es ‘Nunca caminarás sólo’, el del Wimbledon es ‘Nunca volverás a caminar”. Algunos medios, tuvieron palabras o frases despectivas para con ellos, como por ejemplo “En este club los únicos hooligans son los jugadores”; “Ha sido el típico gol del Wimbledon: triste, miserable, pero muy eficaz” o “Nunca dan un balón por perdido ni una pierna por inalcanzable”. Un crack como Gary Lineker alguna vez declaró “la mejor forma de ver al Wimbledon es en el teletexto”.

Scales
Scales demostrando su rudeza…

Bobby Gould  contó algunas de las cosas que pasaban sus jugadores: “Terry Phelan llegó y tuvo muchas “bromas”. Él vino a mí llorando. “No puedo con eso, jefe”, dijo. Sabía que la fuerza de Terry era su velocidad, así que le dije a Don Howe (su asistente) que no hiciera nada más que correr con ellos durante toda la sesión de la mañana. Terry ganó todas las carreras, y eso hizo que se ganase el respeto de sus compañeros”.  También el entrenador contó que una vez Fashanu llegó a su oficina con el central Scales, diciéndole “se está volviendo un inútil, no sabe tirar pelotas largas”. Gould los puso a practicar, y en muy poco tiempo Scales aprendió el famoso secreto del Kick and Rush. El equipo iba con la música a todo lo que da, gritando, como si fueran un viaje de egresados. En Manchester eran un grupo odiado, en otros estadios, hasta les sacaban los enchufes en los vestuarios. Gould recuerda otra anécdota de los viajes: “Imagínate la peor escuela integral. Me encantaba el espíritu de equipo, pero odiaba todos los juegos de azar por dinero que hacían en el autobús, así que fui decirle al presidente. Pronto un par de tijeras empezaron a venir en los viajes más largos. Los que jugaban cartas, ahora, tenían que tener una prenda de vestir que podía terminar cortada y hecha pedazos. Nos bajábamos del autobús con los pantalones de los jugadores cortados en cintas…”. Wise recuerda que cuando llegó Eric Young, venía con un kit del Brighton que llevaba a todos lados y para que deje de usarlo, se lo prendieron fuego. Luego le regalaron uno con los colores del Wimbledon, pese a que quizás el bolso de su compañero, era para él, una cuestión de suerte. De Basset, el técnico que los ascendió, Wise dice “Una vez fuimos a su habitación y decidimos tender sus cosas afuera del ascensor, así que cuando subió toda su ropa estaba colgada, todos los armarios estaban en el pasillo, todo su cuarto estaba allí, muy bien ordenado. Lo encontró bastante divertido”, también agrega “Fue algo muy importante para nosotros y creo que lo que hizo fue dar un puntapié a nuestras carreras. Habíamos jugado en esta final de Copa y luego la gente lo notó diciendo “algunos de ellos son buenos jugadores. Espera un segundo, me gusta ese y me gusta ese, me los llevo”…

jones wise bus
Jones y Wise, las cartas con las que apostaban

Sobre eso, Gould menciona otro momento de la final “en el vestuario después de ganar, Sam (el presidente, Sam Hammam) se acercó y me dijo: “Bien, Bobby, están todos a la venta. Este es nuestro pico y debemos asegurarnos de capitalizar todos nuestros activos”. Eso fue triste”. Y así fue. Con el título obtenido, el equipo fue desarmándose de a poco con la ida de Andy Thorn y David Beasant al Newcastle como las más importantes (también Laurie Cunningham dejó el equipo). Eso se notó en la primera fecha del nuevo campeonato cuando el equipo cayó ante el Arsenal por 5 a 1 y luego de las primeras cinco fechas solo sumara un punto, lo que lo dejaba último en la tabla de posiciones. La recuperación vino entre el fin de año y el comienzo de 1989, cuando lograron 5 victorias seguidas, para anotarse entre los de mitad de tabla. En la FA Cup llegarían a la cuarta ronda, y finalizarían el año en el décimo segundo puesto con 51 puntos, a 25 del Arsenal campeón, y solo doce arriba del último descendido, el Middlesbrough. Luego de la temporada, Vinnie Jones firmaría con el Leeds, y sería el punto culmine de ese equipo mítico, pese a que algunos como Fashanu o Sanchez seguirían varios años más, la columna vertebral estaba rota, pese a que el nombre seguía apareciendo en el the-crazy-gang-wimbledon-fc-t-shirt-p2443-4244_mediummerchandising oficial. Las últimas tres temporadas pre Premier, lo vieron a los Dons ocupando el séptimo, el octavo y el décimo tercer puesto, hasta la llegada de la nueva era. El debut en la Premier fue con un duodécimo puesto, para al año siguiente lograr igualar su mejor posición, cuando salieron sextos, ya nuevamente con Vinnie Jones en el equipo. El 1995 jugaron por primera vez en Europa, participando de la extinta Copa Intertoto, cayendo con el Bursaspor turco y el Charleroi belga y empatando ante el Kosice eslovaco y el Betar israelí para no poder pasar de fase. El club se mantuvo en esas posiciones hasta que en la temporada 1999-2000 terminó en el puesto 18 para volver a la Segunda División después de 14 exitosos años. Lo que llegó después fue peor. Ya en 1991 habían dejado el Plough Lane porque no cumplía con las normas de tener un estadio donde todos puedan estar sentados, lo que hizo que el equipo jugara en la cancha del Crystal Palace. Con el club endeudado, y sin estadio, los propietarios (los noruegos Bjørn Rune Gjelsten y Kjell Inge Røkke) nombraron a Chris Koppel como nuevo presidente. El Wimbledon se transformó en una mini selección noruega, con jugadores de dudosa procedencia traídos por los propietarios como Andreas Lund, Ståle Solbakken, Øyvind Leonhardsen, Martin Andresen y Kjetil Wæhler, entre otros. Con la apertura de un estadio en Milton Keynes, el 2 de agosto de 2001 se firma el traslado hacia allá, y a pesar de las quejas de los aficionados y del propio municipio de Merton, la justicia falló a favor del traslado, por ser la única opción viable a nivel financiero. Mientras, los socios fundaban el Association Football Club Wimbledon, que fue aceptado en el torneo regional.

plough-lane-entrance-gate
Cuando las paredes hablan…

La mayoría de los jugadores del Wimbledon empezaban a irse a otros equipos. En 2003 jugaron su primer partido en su nuevo estadio pero al finalizar el campeonato terminarían últimos descendiendo a Tercera. Pero el equipo estaba tan mal económicamente que sólo la compra por parte de Pete Wilkelman evitó la desaparición. Se refundó bajo el nombre de Milton Keynes Dons, quien renunció oficialmente a la historia del Wimbledon, para alegría de sus hinchas. Después de un ascenso meteórico, el Wimbledon creado por los socios llegó a la League One, donde también se encuentra el MK Dons. El 2 de diciembre de 2012 se dio el primer enfrentamiento entre ambos, con victoria del MK Dons por 2 a 1. Hoy llevan 6 partidos jugados, con 4 victorias del MK y dos del Wimbledon, donde se hizo conocido Adebayo Akinfenwa, tanto por su peso, como por sus goles. A continuación, veremos que fue de la vida de algunos de los protagonistas del título, ya que la historia les deparó futuros diferentes…

1988-fa-cup-final
El héroe de la jornada

*El portero David Beasant disputó 340 partidos en los Dons, y tuvo una extensa carrera en equipos como el Newcastle, Chelsea (133 partidos), Southampton, Nottingham (139 juegos), entre otros. En agosto de 2013, volvió del retiro para atajar en el North Greenford United de la Southern League, a los 54 años, en una derrota por 2 a 0 ante el  Chalfont St Peter. Siendo nombrado entrenador de arqueros del Stevenage, en 2014 llegó a ser suplente en el equipo. Disputó dos partidos en la selección inglesa, y fue parte del plantel del Mundial ´90, al ingresar por la lesión de David Seaman.

*Dennis Wise, el centrocampista jugó 135 partidos con 27 goles para los Dons, pero su salto a la fama la dio en el Chelsea, donde terminó siendo capitán y figura durante once años, en los que jugó 332 partidos con 53 goles, siendo el séptimo que más partidos disputó. Leicester, Millwall, Southampton y Coventry fueron sus equipos hasta su retiro en 2006. En la selección jugó 21 partidos y anotó un gol.

*John Fashanu, hermano del recordado Justin (y considerándose culpable por abandonarlo luego de que este se declarase gay), se mantuvo en los Dons hasta 1994, donde llegó a la cifra de 276 partidos y 107 goles. Luego pasó al Aston Villa donde se retiró en 1995. Trabajó un tiempo para la Asociación de Fútbol de Nigeria, donde recopiló datos y dio a conocer el Fashanu Report, que denunciaba la corrupción en el fútbol del país, en los ´80 y ´90. Además, desde principio de los ´90 había sido presentador del programa Gladiators, sobre destreza física.

2465912B00000578-0-image-a-81_1420317161092
Fashanu va a abrazar a Sánchez, con quien tenía una relación más que nula…

*El hijo de ecuatorianos Lawrie Sanchez también jugó hasta 1994, con 270 partidos y 33 goles, entre ellos, el más importante de la historia del club. Luego jugó una temporada más en el Swindown Town antes de colgar las botas. Jugó tres partidos para la Selección de Irlanda del Norte, donde fue entrenador entre 2004 y 2007. Sus últimos equipos fueron el Barnet de la cuarta inglesa y el Apollon Smyrnis de la Superliga griega.

*Andy Thorn luego de su paso por el Newcastle y el Crystal Palace volvió al Wimbledon, totalizando 144 partidos y tres goles. Se retiró en el Tranmere Rovers irlandés en 1998 y se dedicó al scout de jugadores y luego a la dirección técnica.

*Nigel Winterburn jugó 165 partidos con 8 goles en el Wimbledon antes de pasar al Arsenal donde disputó 440 partidos en trece años, siendo el quinto con más presencias. Se retiró en el West Ham United en 2003.

*Wally Downes jugó 207 partidos con 15 goles, pero fue considerado el hombre detrás de las bromas de los Crazy Gang, luego siguió su carrera en Sheffield United y el ascenso inglés. Después se dedicó a la dirección técnica. Con Winterburn eran amigos desde pequeños.

*Clive Goodyear jugó sólo 26 partidos pero quedó en la historia por hacer la falta que terminó de idolatrar a Beasant. Brentford y Ernest Borel de Hong Kong fueron sus últimos equipos. Luego fue fisioterapeuta del Luton Town, Cardiff City y Chester City.

*Eric “NinjaYoung, nació en Singapur y jugó 99 partidos con 9 goles en los Wombies, antes de seguir su carrera en equipos como Crystal Palace (más de 150 partidos), donde volvió a formar la dupla de mediocampistas con Thorn, y luego siguió en los Wolves, Enfield y Egham Town, donde se retiró en 2001. Fue internacional con Gales, donde disputó 21 partidos con un gol. Hoy trabaja como contador en una empresa de construcción en Heatrhow.

*Terry Phelan fue otro de los más conocidos, jugando 159 partidos y anotando un gol. Luego pasó por el Manchester City, Chelsea, Everton, Crystal Palace, Fulham, Sheffield United, Charleston Batery de Estados Unidos, hasta su retiro en el humilde Otago United de Nueva Zelanda en 2009 con 42 años. Jugó 42 partidos para Irlanda, siendo participe del Mundial 1994.

*El delantero Alan Cork jugó 14 años en el equipo, con 430 partidos y 145 goles, siendo el que más partidos y goles tiene, además de haber jugado en las 4 divisiones. Luego siguió su carrera en el Sheffield United y se retiró en el Fulham en 1995. Fue técnico de varios clubes, entre ellos los galeses Swansea City y Cardiff City, además de ser ayudante en el Leicester, Bolton o Sheffield United. Su hijo Jack es el centrocampista del Burnley y acaba de debutar en la selección ante Alemania.

*Terry Gibson, que venía de fracasar en el Manchester United, encontró su lugar en el humilde equipo londinense, donde disputó 86 partidos con 22 goles. Sus últimos cartuchos los gastó en el Swindown Town, Peterborough United y Barnet, de las divisiones menores. Luego fue entrenador de la Selección de Irlanda del Norte (donde jugaba su amigo Lawrie Sanchez), y el Fulham, entre otros.

*John Scales Jugó 240 partidos con 11 goles antes de seguir su carrera en el Liverpool, Tottenham e Ipswich. Jugó tres partidos para la selección y llegó a ser técnico de la selección de fútbol playa de las islas.

*Laurie Cunningham jugó solo 6 partidos (incluido la final) anotando un gol, para volver a España, más precisamente al recién ascendido Rayo Vallecano (donde ya había estado), para formar dupla de ataque con Hugo Maradona. En su vida de película, que habíamos descrito párrafos arriba, no faltaron las tragedias, ya que dos de sus sobrinas, de 7 y 9 años, y su cuñada, fueron asesinadas en Londres en julio de 1982. Y fue en julio, pero el 15 del año 89, cuando manejando a toda velocidad por Madrid, se estrelló contra un poste, y al no tener puesto el cinturón de seguridad, salió despedido, falleciendo casi de forma instantánea. La Perla Negra tenía 33 años.

Bobby Gould
El festejo de Gould con la hinchada…

*El entrenador Bobby Gould siguió hasta 1990, luego pasó por diferentes equipos (Coventry City, Bristol Rovers, Cheltenham Town, entre otros), y también dirigió a la selección de Gales entre 1995 y 1999.

*Lo de Vinnie Jones es un poco más conocido… Luego de 77 partidos y 9 goles con los Dons, pasó por el Leeds, Sheffield United y Chelsea, hasta el retorno a su casa en 1992. Seis temporadas estuvo Vinnie haciendo de las suyas, donde jugó otros 177 partidos con 12 goles. El Queens Park Rangers fue su último club donde se retiró en 1999. Además jugó en la selección de Gales, pese a ser inglés de nacimiento, sobre, eso, el comentarista deportivo Jimmy Greaves declaró lo siguiente cuando se publicó la noticia: “¡Estoy sorprendido! Tenemos la cocaína, la corrupción, e incluso el Arsenal marcó dos goles en casa el otro día. Pero justo cuando crees que lo has visto todo en el fútbol, Vinnie Jones se convierte en internacional”. Con esa cara de malo, el futuro marido de Madonna, Guy Ritchie, lo convocó para su primer largometraje Lock, Stock and Two Smoking Barrels para interpretar al matón a sueldo apodado Big Chris. El film, fue un éxito de público y crítica, y Jones se ganó el Premio Empire a actor debutante. Luego volvió a trabajar con Ritchie en Snatch, y comenzó una carrera que no pararía, con films como 60 segundos, Swordfish, X-Men, o series como Elementary o Arrow, aunque todos, lo recordaremos siempre como el hooligan enfermizo de Eurotrip

Recordando ese grupo su sentencia fue esta “los jugadores de hoy son pura sangre. Nosotros éramos gatos callejeros en serio. Recuerdo que nos rechazaron una noche en el Ritz. “Hay un pub a la vuelta de la esquina que te puede gustar” nos dijeron. Éramos peleadores pero, Dios mío, nos divertimos mucho”. 

Hasta acá, la historia de un equipo que venció todos los prejuicios, y terminó levantando una Copa cuando nadie creía en ellos. Acá les dejamos el documental de BT Sports.

 

Fuentes: 1; 2; 3; 4; 5

Anuncios