A la Pelotita Vol. 10: Adidas Jabulani

Y llegamos a una de las pelotas más odiadas y criticadas por el mundo entero, lo que llevó a un debate en el que incluso tuvo que meterse la NASA. Adidas para el Mundial de Sudáfrica no tuvo mejor idea que la de parir a la Jabulani, la pelota más resistida de toda la historia, tanto que hasta la física la rechazaba. Pasen y lean rápido antes que se vuele.

Como hemos visto en ediciones anteriores, si hay algo que ha caracterizado a Adidas en todos estos años fue en el querer innovar mundial tras mundial con la pelota oficial, no limitándose a cambiar el diseño sino innovando en materiales, gajos, etc. Y acá podemos señalar sin ánimo a ofender a nadie que se fueron a la mierda, como Jabulani de puntín. Pero vayamos a la génesis con Gabriel y Collins de la bocha maldita.

4 de Diciembre de 2009, todas las cámaras del Mundo apuntaban a Ciudad de Cabo, el lugar donde se daría el debut de Diego Armando Maradona como DT de nuestra Selección luego del aterrizaje forzoso que tuvo que hacer Argentina para entrar a la Copa. Y antes de que nos preocupáramos por la temperatura de las bolas de los grupos o de darnos cuenta que lo que tenemos con Nigeria ya pasa a ser algo más que una aventura, apareció David Beckham con el que sería el balón oficial de la competición: Jabulani, la onceava pelota de Adidas para los Mundiales. Su nombre significa “Celebrar” en IsiZulú, aunque como vamos a ver más adelante, evocaba más a la puteada que a la alegría.

“Esta pelota representa el futuro del futbol no leas esto que se trabó el teleprompter, no podés ser tan gil estas en vivo salame!”

Por supuesto que el golden boy nos tiraba que era la pelota más perfecta que existía  en el Universo y los datos lo acompañaban. Nacida en la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido, el diseño de la pelota corrió a cargo de Andy Harland, un tipo que la tendría re clara con la física y la aerodinamia, pero que en su puta vida pateó una pelota, para gusto de quien esto escribe, por las consideraciones que se leerán a continuación y por lo mostrado durante la competición y más allá.

Siguiendo con las innovaciones, se cambió el diseño de los gajos. 8 paneles rectangulares en 3D le daban una imagen moderna, lo que contrastaba con el entramado y el diseño, propio del continente. El número 11 tenía una clara influencia sobre la pelota, siendo la cantidad de colores que la integraban, lo que representaba a los 11 jugadores de cada equipo,  a los 11 idiomas oficiales de Sudáfrica y a las 11 comunidades que integran al país y por los 11 kilos que pesa el africano promedio (?).

La Jabulani como resulta más útil: desarmada

La pelota tenía una curiosidad adicional en cuanto a su diseño: Presentaba una serie de poros que recordaban a la “piel de cocodrilo”, ese tipo de grabado que se hacen en la piel en varias tribus alrededor del mundo. Según sus creadores, esas porosidades le dan mayor agarre y adherencia. Y no, dicen que no utilizaron ninguna piel genuina para las pelotas, eso le hubiera sumado unos puntitos más (?).

La Jabulani tenía la misma circunferencia que su predecesora, la +Teimgest, acusando 69 centímetros, pero siendo 4 gramos más liviana, contando con solamente 440. Y no, el bajo peso no es un homenaje a los pueblos del continente africano, no insistan (?). También compartía con su hermana mayor el hecho de haber sido enteramente termosellada, no contando con ningún tipo de costura, lo que le daba una circunferencia perfecta. Pero como muchos sabemos, la perfección no tiene mucho lugar en un deporte como el fútbol. Y así se lo hicieron saber los primeros testeos del balón.

Gary Medel demostrando la nueva moda en sombreros para el Verano 2010

Porque sí, en el laboratorio somos todos Frankenstein, pero en la cancha se ven los pingos. Y ahí le dieron con un caño. Los primeros en pegarle fueron precisamente los que no le pegan tanto pero sí la tienen que ir a buscar. Buffon, Casillas, Julio César, Muslera y otros arqueros salieron a criticarla. “Pelota playera” o “pelota de supermercado” era lo más liviano que le tiraban porque, precisamente, eso era esta pelota. Liviana. Liviana pero, por sobre todas las cosas, impredecible. Pero como había detractores, también habían defensores como Lampard y Cech, aunque hay que decirlo que a todos los que la salían a defender los auspiciaba Adidas. Que no se note, muchachos. En lo personal, me quedo con lo que dijo el Diego: “Todos los ex jugadores que hay en la FIFA, en vez de hablar de Maradona deben hacer una pelota que le haga bien al jugador, no dobla, se te cae, es imposible agarrarla”.

En defensa de la pelota por supuesto salió el papá (?), que dijo que la hicieron teniendo en cuenta la altura de algunas regiones sudafricanas donde se iba a jugar el Mundial y que podía haber cambio en otras. Algo estaba claro: La pelota literalmente VOLABA y en varios casos para cualquier lado. Y eso no era chamuyo, chamuyo era Alemania en cuartos  tanto así que tuvo que salir la NASA a corroborar lo que ya sabíamos: Que la pelota, cuando era pateada a más de 72 kilómetros por hora, se volvía impredecible. Digan algo de los arqueros ahora, giles (?).

El también la salió a criticar, pero como nunca pudo agarrar a ninguna de las anteriores, su palabra no tenía mucho fundamento. En esta, perdón

Pero vayamos a la POSAT: Esta nueva pelota voladora, impredescible, odiada a más no poder por los arqueros, cumplió con la meta de sus creadores que es la de darle más goles al espectáculo? Y la respuesta es NO: Bajaron de 147 de Alemania a 145, lo que dio un promedio de 2,27 por partido. Si tomamos en cuenta que en Japón se habían convertido 161 goles, se hace aún más marcada la baja, inclusive fue el Mundial donde menos penales se metieron, lo que prueba que no siempre cuanto más perfecta es la bocha, más goles se van a convertir.

Visto y considerando el resultado, se puede estar del lado de los que la criticaban y no señirse solamente al argumento de que lo hacían por ser jugadores auspiciados por marcas de la competencia, sino porque en la cancha se vio que todo lo que se le atacaba resultó verdad. Por supuesto que al señor Adidas poco le importó y la siguió multiplicando a lo largo y a lo ancho del globo en diferentes versiones que fueron poblando las diferentes ligas del Mundo.

Además de la Jo’Bulani, la pelota con vivos dorados que se usó para la Final, hubo varias versiones. Para la Copa Africana de Naciones del 2010 salió la Jabulani Angola, con diseño similar pero vivos en rojo, amarillo y naranja. Para el Mundial Femenino Sub 20 de Alemania también se hizo una edición especial. Y si hablamos de ediciones especiales, esta es una promo papá: LA Jabulani Coca-Cola, disponible en algunos países como promoción. Era completamente roja con vivos negros. También fue utilizado en varias ligas como la J-League, en la MSL (donde inclusive tuvo un modelo especial para combatir el cáncer de mama), y también en nuestro país durante el Clausura y Apertura 2010.

Esta fue la historia de la Jabulani, la pelota de playa que llegó a un Mundial. Si ella pudo, vos también podés, pavote!

BONUS TRACK: EL MUNDIAL DEL DIE

Como todos sabemos, el 2010 será recordado por todos como ese Mundial en el que el mejor de todos los tiempos estuvo sentado en el banco. Si lo hizo bien o mal, hay estadísticas para todos los gustos, tuvo momentos altos como altamente bizarros, pero siempre siendo el Die. Se puede escribir mucho, muchísimo, pero todo es poco. Así que dejo una sola imagen y el resto lo ponen ustedes.

 

Anuncios