Far far away chronicles: La J-League, el hogar de paso y retiro de varias estrellas (LOS RETIROS)

Luego del repaso sobre la liga nipona llega la segunda entrega con los retiros más destacados en japón. 

Por Wilson Moncada

  • Zico en Kashima Antlers:
Zico, alegre porque vio que vendían cerveza en la tribuna (?). Al fondo Alcindo Sartori.

El más querido e importante de los jugadores que comandaban la tropa de veteranos que llegaron al fútbol de la tierra de Gokú. El Pelé blanco mis perros, uno de los jugadores históricos de Flamengo, de la selección brasileña y de la historia y participe de aquella descalabrada que se pegó Brasil en el mundial de España 1982. Y es que no es para menos. Este “garoto (?)” volvió del retiro futbolístico anunciado en 1989, y en 1991 (cuando llegó) hizo las veces de gurú tipo Walter Mercado y de jugador ya que ayudó a encontrar su camino en el fútbol a los japoneses, haciéndoles ver que había algo más importante que vender Sushi y crear series de animación que provocaban convulsiones.

¿Por qué Kashima Antlers y no seguir vacacionando en las playas de Copacabana e Ipanema? Pues ni puta idea Sencillo: Al man le llamó mucho la atención la idea de ser parte del nacimiento de la liga, de ser referente para las próximas generaciones y de ser artífice de la creación de un equipo desde cero bajo su imagen (en ese momento el Kashima se llamaba Sumitomo Metal) Ahhh, y unos cuantos dolarcitos. Aceptar tanto cuento no era así como así. No me crean tan mari$%&$. Tal fue su impacto que incluso ayudó a que otros connacionales se pegaran la el viaje por allá, no solo para el Antlers sino para los otros equipos también, y se trajo a ex compañeros del Flamengo como Alcindo Sartori y Leonardo (sí, el de la caricia con el codo a Tab Ramos en el mundial de 1994 provocándole fractura de cráneo). Con el kimono puesto, en sus 3 años de estadía en el club fue el capitán y comando al Antlers a ganar la copa de la liga y a ser finalistas de liga en 1993, adicional a eso, convirtió la aceptable cantidad de 54 goles en 88 partidos. Después de su retiro en 1994 debido a las lesiones, siguió vinculado al equipo como asesor y en 1999 llegó a ser el técnico.

Ante tanta magia y tanto conocimiento y pasión adquirida la gente le supo agradecer con una estatua instalada en la entrada del Kashima Soccer Stadium y una placa con sus huellas.

  • Pierre Littbarski en el JEF United:
Acá, en un duelo contra el Shimizu S-Pulse. Nótese el patrocinador de la camiseta (!!!)

El mismo que puso a rezar a toda Colombia con camándula en mano y altar en honor a Santa Martha con velones encendidos en el mundial de Italia 90. Ahora estaba de expedición en busca de Geishas paso para formar parte del equipo del ferrocarril, ya pensando en cómo, a qué hora y que día hacer la fila para reclamar la pensión en el Soziale Sicherheit.

Su llegada se dio para el mismo año en que comenzaría el certamen, 1993. Todo bajo un manto de expectativa y felicidad por parte de la gente de Ichihara al tener a tal tipo en las filas del equipo del perro Akita.

Su actuación: puessss, marico, que uno diga ufff, re copada, no fue, puesto que estaba llamado a ser el referente por su pasado futbolístico en el Colonia alemán durante 14 años (cortados entre 1986 y 1987 cuando jugó en el Racing de Francia) y en tres copas del mundo, pues alcanzó la cifra de 12 goles en 74 partidos en sus dos años de estadía en el club, pero eso no opacó el cariño que se ganó por parte de la afición. Para la temporada 96-97 jugaría en el Brummell Sendai, otro equipo de allá (que después se llamaría Vegalta Sendai) alcanzando 6 goles en 37 partidos para retirarse definitivamente en ese año 97. Dirigiría al Yokohama FC (Equipo de segunda división) en dos ocasiones, entre 1999 y 2000, siendo su primera experiencia como profe y entre 2003 y 2004. Además de dirigir al Avispa Fukuoka entre 2006 y 2008 para cerrar su paso por las tierras orientales.

  • Ramón Díaz en Yokohama Marinos:
¡Eeeeesssaaaa mierdaaaaaa!

“El pelado” campeón del mundo con Argentina en el mundial Sub-20 de 1979 organizado en Japón y múltiple campeón del Torneo Argentino con River Plate se aventuró a viajar a Japón con la idea de tomarse una foto con Godzilla con la idea de vivir una nueva experiencia en tierras en las que ya le había ido bastante bien. Previamente hizo parte de planteles como el de Napoli, Avelino, Fiorentina e Inter de Milán en Italia, Mónaco en Francia y con nuevo paso por River Plate entre 1991 y 1993, año en el que partiría al equipo “Tricolore” como se le conoce al Marinos. En su permanencia de dos años en el club contó con compañeros tales como David Bisconti, Gustavo Zapata y Ramón Medina Beshoooo (léase con la voz de Marcelo Araujo) además de que marcó la destacada cantidad de 59 goles en 90 partidos, ganándose no solo el cariño y admiración de los aficionados, sino la bota de goleador de esa primera temporada de la J. League. También es recordado en todo Japón, pero especialmente en Yokohama, por haber marcado el gol de la victoria en el partido inaugural del certamen contra el Tokyo Verdy (gol que dejaré más abajito) Culminó su carrera profesional para el año 1995.

PD: Acá tienen el video, de paso ahí se ve como fue la inauguración de la liga en el extinto estadio nacional de Tokio: https://www.youtube.com/watch?v=TxekknrhRpM

  • Gary Lineker en Nagoya Grampus:
Cuenta la leyenda que se lesionó con el trípode de la cámara (?)

“El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y en el que siempre gana Alemania” dijo en su momento el personaje en el cual nos fijamos ahora tras perder las semifinales de Italia 1990. Luego de esa muestra platónica de sabiduría (?) siendo goleador del Tottenham Hotspur en la temporada 1992 (a un solo gol del máximo anotador del campeonato inglés de esa temporada, Ian Wright del Arsenal) recibió una jugosa oferta de un equipo del país del sol naciente. Cuando marcó su último gol con los Spurs en la derrota 3-1 frente a los Red devils su partida era inminente.

¿Qué cómo le fue en Japón pon? Le fue regularcito por no decir que le fue como a un culo, ya que llegó con el peso de ser la superestrella llamada a marcar diferencia en la naciente liga, teniendo una buena pretemporada con victoria 2-1 frente al Shimizu S-pulse, en la que no marcó, pero en la que cuadró entre los compañeros y encantó al técnico Ryuzo Hiraki. Su acople en tierras orientales fue difícil, tanto dentro como fuera de las canchas, por un lado, el idioma lo tenía jodido, a pesar de estudiar japonés por 6 meses junto a su esposa en Inglaterra, y cuando llegó tuvo que explicar a sus compañeros quien era, ya que ni por el putas sabían quién era el míster que les echaba la charla. Y dentro del campo cumplió con buenas actuaciones, pero no tardaría en aparecer el triplehijuep%&$##%% fantasma de las lesiones. ¡Tin! Fractura de un dedo del pie en un partido contra Gamba Osaka que lo dejó fuera tres meses sentado en el banco viendo como sus compañeros la cagaban plácidamente sin su presencia. Volvió y sacó del letargo al Grampus con una victoria frente al Sanfrecce Hiroshima, pero cuando más se le necesitaba adivinen que pasó: Otro dedito fracturado que lo puso a pensar seriamente en el retiro, por el que finalmente optó en 1994. Sus números: 8 goles en 24 partidos. En conclusión, el experimento Lineker falló, pero en su estadía fue muy respetado en la isla (Tremendo consuelo para tal cagazo)

  • Dragan Stojkovic en Nagoya Grampus:
La huella que dejó en el equipo de Toyota es imborrable.

Uno de los mejores jugadores serbios en la historia arribaba a tierras del kimono y las paredes de papel en 1994, luego de ganar la Champions con el Olympique de Marsella en la temporada 92-93 y huyendo de la cagadita que había hecho el equipo y de la cual fue duramente castigado con el descenso inminente. Llegó en el momento en el que Lineker era el llamado a ser la superstar del equipo, en su primera temporada marcó 3 goles en 14 partidos, muy poco, pero la cosa estaba comenzando hasta ahora. Con la llegada de Arsene Wenger a la dirección técnica del Nagoya y el retiro de la estrella inglesa, Stojkovic tuvo un impulso tremendo, siendo nombrado capitán del equipo y marcando 15 goles en 40 partidos, tal actuación le llevó a ser catalogado como el MVP (More Valious Player pueshh) de la J. League 1995 y ganando la copa del emperador de ese mismo año. Durante sus 7 años de estadía en el club se volvió uno de los referentes del equipo de la Orca y de la liga en general con lo cual pedía descuento en los restaurantes de Nagoya y de la ciudad de turno en que jugara el Grampus siendo incluso convocado para jugar el mundial de Francia 1998 a pesar de que jugaba en una liga no tan importante. Se retiró por allá en 2001 con 38 añitos de edad con 79 goles encima en 239 partidos entre liga, copa y copa de la liga. Fue DT del equipo de sus amores (?) entre 2008 y 2013 con el cual ganaron el campeonato en 2010.

  • Hristo Stoichkov en Kashiwa Reysol:
Ábreme la puerta mi negra, que me estoy mojando.

Seré breve como el Miss Universo de 2015 para nosotros los colombianos como lo fue su paso por el equipo amarillo. La estrella búlgara, de gran pasado en el Barcelona, buen mundial en Estados Unidos y balón de oro ese mismo año, emprendió su viaje a Japón luego de pasos efímeros por el CSKA Sofía y el Al-Nasr de Arabia, no sin antes jugar en el Parma y nuevamente en el equipo blaugrana con un poco más de éxito, pero no el mismo que tuvo en el pasado. Llegó al equipo de Kashiwa para mayo de 1998 hasta enero de 1999, tiempo en el cual fue el jugador referente del club, con buenos números para tan corto paso: 13 goles en 29 partidos. Luego de eso se graduó de trotamundosnómadaprofesional al emigrar a Estados Unidos y poner fin a su carrera en 2004.

  • Michael Laudrup en Vissel Kobe
¿Creyeron que era la Juventus? Pues NO, es el antiguo uniforme del Vissel Kobe.

Este pedazo de jugador que supo destacarse por los equipos en que pasó, aceptaba el reto que ya habían hecho otras estrellas de aceptar ofertas monetarias exquisitas y viajar a las islas de los samuráis, los ninjas, la tecnología y las cosas bizarras (?), en el sentido anglosajón de la palabra, pero igual la RAE ya aceptó la palabra hace poco para referirse a lo desconoEHHHHH me estoy desviando ¿cierto?

Este muchacho dio sus últimas muestras de magia con el Real Madrid, equipo del cual salió en 1996 para disfrutar de su Bachata en Fukuoka (?) bueno, en Kobe en este caso.

Una vez arribó al club, ayudó a que este ganara el campeonato que por entonces hacía las veces de segunda división pero que no tenía equipos relegados por el descenso desde la primera ¿me entienden? Para el siguiente año, 1997, se profesionalizaría el equipo y jugaría su primera temporada en la J.League, le pasó lo mismo que a los otros fulanos, ya era el referente del equipo, pero había algo con lo que no estaba a gusto. Un día de tantos dijo: “Fue una gran experiencia, pero a los seis meses me di cuenta de que era feliz como persona, pero no como futbolista. Aquello no era para mí. Necesitaba jugar al primer nivel” En pocas palabras, el man pateó la lonchera y se marchó con todos sus trapos a la Eredivisie, más exactamente al Ajax. En su paso por el equipo de la ciudad portuaria de Kobe marcó 8 goles en 24 partidos.

  • Salvatore Schillaci en Júbilo Iwata
Aquí con el Cuasimodo japonés (?) Mentiras, es Hiroshi Nanami.

Oportunista, es la palabra con la que podríamos referirnos al italiano que la rompió en Italia 1990. Un goleador nato al cual le quedaban sus últimos cartuchos y que quería gastar en ese paraí$o que por entonces ya era noticia. Llegó al equipo celeste apenas en 1994 con muchas ganas de jugar y poco cabello en la testa convirtiéndose de inmediato en el centro de atención por su nivel mostrado y por ser el primer italiano en tierras orientales. Su capacidad goleadora lo hicieron temible incluso para arqueros que después serían históricos para los samuráis: Yoshikatsu Kawaguchi y Seigo Narazaki. Su mayor punto de gloria lo logró en 1997 ganando la J. League conformando una dupla tremenda junto a Masashi Nakayama. El fin de la carrera de este bambino llegó para 1999 con 35 años y 65 goles marcados en 93 juegos.

  • Dunga en Júbilo Iwata:
Acá disputando el balón en un juego ante el Kyoto Purple Sanga

Este burro como le dicen cariñosamente en Brasil aguerrido mediocampista brasileño, reciente campeón del mundo, llegaba en 1995 para poner orden en las filas del equipo de Yamaha y conducirlo a una época de buen juego y zarandeadas al equipo que se les atravesara (pero desde 1996 porque en ese año 95 les dio pereza, tanto que tenían la misma cantidad de victorias que de derrotas con un promedio de 25, recuerden que la cosa no se medía por puntos) Proveniente del Stuttgart, se enfundó la camiseta número 8 y se sumaba a la colonia de brasileños que por ese entonces reinaban en la liga japonesa (César Sampaio, Sandro de América, Bismarck) Haciendo equipo junto a los ya nombrados Schillaci y Nakayama se harían con la liga de 1997. Para 1999 se dio su salida del club, arribando al Internacional de Porto Alegre en donde se puso a pensar que debió quedarse en Japón echando silla mecedora viendo un atardecer o visitando los palacios imperiales, puesto que le fue como el orto. Sus números: 17 goles en 126 partidos repartidos entre las tres competiciones de importancia del país.

  • Hulk en 3 equipos distintos:
Acá jugando para La Equidad o Ferro (?) el Tokyo Verdy. Nótese el toque de metrosexualidad al mejor estilo de Falcao.

La travesía de este brazuca corpulento tuvo implicado a tres equipos: Tokyo Verdy, Consadole Sapporo y Kawasaki Frontale (Equipo que pertenecía a la empresa de telecomunicaciones Fujitsu y equipo hermano del Gremio de Porto Alegre). Llegó proveniente del Vitoria con apenas 19 años. Con los chiros ya sacaditos de la maleta en el hotel jugó por el Frontale donde anotó 3 goles en 12 partidos, fue cedido para el siguiente año al Sapporo que por entonces andaba en la J2 (Segunda división) ayudándolo a ascender con 25 goles en 38 partidos, convirtiéndose en la figura por su capacidad goleadora y por sus zapatazos estilo Roberto Carlos, pero sin tanta curva. Para el año siguiente fue cedido al Tokyo Verdy donde le fue aún mejor con 27 goles en 42 partidos. En su permanencia en Japón anotó un total de 74 goles en 111 partidos, suficientes para llamar la atención de O Dragão y la atención del por entonces entrenador de Brasil, el mal querido Dunga para un amistoso contra Inglaterra en Doha. Actualmente e$ la figura de uno de lo$ equipo$ de la $uper liga china, más exactamente el Shanghái SIPG.

  • Menciones memorables:
  • Diego Forlán (Cerezo Osaka)
  • Lukas Podolski (Vissel Kobe – Actualmente)
  • Patrick M’boma (Gamba Osaka)
  • Bismarck Santiago (Kashima Antlers)
  • Guido Buchwald (Urawa Red Diamonds)
  • Txiki Begiristain (Urawa)
  • Cesar Sampaio (Yokohama Flügels)
  • Julio Salinas (Yokohama Marinos)
  • Bebeto (Kashima Antlers)
  • Michael Rummenigge (Urawa Red Diamonds)
  • Jorginho (Kashima Antlers)
  • Retornos después del éxito como los de Shunsuke Nakamura con sus tiros libres y pegadas endiabladas (Yokohama Marinos)
De izquierda a derecha: Bebeto, Guido Buchwald, Leonardo, Sampaio, M’boma, Forlan y Podolski
  • ¿Qué pensarán de nosotros en Japón pon?

¿Qué si han pasado jugadores de estas tierras por allá? Pues, hombre, usted sabe que los colombianos andamos metidos en todo lado, no nos perdemos ni un velorio (?). Acá unos cuantos nombres:

Ever “Chaca” Palacios, James Angulo, Hermán “Carepa” Gaviria y Arley Dinas en Shonan Bellmare (Para la temporada 2001 el cupo de extranjeros del equipo estaba ocupado por ellos, confiaron en nosotros, y pues, ni pa’ que les cuento el resto, lo resumiré en dos palabras: No ascendieron)

Estiven Vélez, ese calvito menudito, uno de los ases bajo la manga de Jorge Luis Pinto en la selección Colombia (?) en Vissel Kobe y Tokushima Vortis. Hamilton Ricard en Shonan Bellmare (¿Qué le veían en Hiratsuka a los jugadores de acá pues?) Danilson Córdoba en Consadole Sapporo, Nagoya Grampus (donde es muy querido y fue referente, si no me creen vean esto: https://www.youtube.com/watch?v=xnN5P-xwK0Q) y Avispa Fukuoka. Victor Ibarbo en Sagan Tosu. Cristian Nazarit en el F.C Gifu (segunda división) y Consadole Sapporo y otro que se estaba formando desde las inferiores en el Tokushima Vortis, pero no me acuerdo del nombre ¡PLOP!

Anuncios