Campeones olvidados: Burnley F.C

Todas las ligas tienen algún que otro campeón que se quedó en el tiempo. El resonante logro del Leicester en Inglaterra, hace casi dos temporadas, hizo que salte la banca en la casa de apuestas. En un fútbol donde hoy los títulos se los reparten casi siempre los mismos, decidimos empezar a recordar viejos ganadores de sus ligas que la actualidad olvidó.

Bienvenido jovenes millenials y no tanto a esta nueva sección en la que bucearemos un poco por la historia de ciertos equipos. Nos acostumbramos a ver que hoy en muchas de las grandes ligas, los mismos equipos se reparten los títulos, y así aparecen por todos lados noticias y merchandising del Barcelona, Real Madrid, Juventus, Bayern Munich, Paris Saint Germain, los dos Manchester, Chelsea, etc. Pero también lo vemos en ligas menores con campeones como Benfica, Porto, Celtic, Galatasaray, Fenerbahce, Al AhlyPeñarol o Nacional. En esta nueva serie recordaremos viejos campeones caídos en desgracia y también esos equipos que mientras ve los partidos por cable, quizás jamás se enteró que alguna vez rompieron la telita. La idea es no solo abarcar el mal llamado “viejo mundo” sino también otros lados del planeta. Sin más preámbulos, arrancamos con el homenajeado de hoy.

Como la idea salió del Leicester campeón de Claudio Ranieri, empezamos por el país pirata inglés. Inglaterra fue la cuna del fútbol, ya la FA Cup se disputaba desde 1871 y en 1888 el director del Aston Villa William Mc Gregor crearía la primera liga, por lo que tenemos muchísimos equipos diferentes que se han consagrado. En 1992 se crea la Premier League tal como la conocemos ahora. Uno de los que pudieron gritar campeón aunque hoy les parezca raro, es animador de la actual temporada de la Premier: el Burnley F.C. Nacido en el condado de Lancashire un 1 de mayo de 1882, era al principio un club de rugby, pero en ese año deciden pasarse al deporte más hermoso del mundo. Sus primeros colores fueron verdes, o azules y blancos, y su debut fue ante el Astley Bridge por la Lancashire Challenge Cup, obteniendo un deshonroso 8 a 0. Ya en 1883 el Burnley Cricket Club utilizaba el campo llamado Turf Moor para sus encuentros, siendo el tercero más viejo de la historia solo superado por los míticos Deepdale y Bramall Lane y terminaron invitando a jugar al equipo de fútbol allí. En 1885 juegan por primera vez la FA Cup, cayendo 11 a 0 ante el Darwen Old Wanderers.

Burnley 1897
El equipo de la temporada 1896-97

A pesar de esas derrotas el equipo empezaba a mejorar y a ser más tenido en cuenta, tanto que en 1888 se creó la Football League y el Burnley fue uno de los 12 miembros fundadores junto a Accrington, Aston Villa, Blackburn Rovers, Bolton Wanderers, Derby County, Everton, Notts County, Preston North End, Stoke City, West Bromwich Albion y Wolverhampton Wanderers. El 8 de septiembre de 1888, Burnley debutó en la máxima categoría inglesa cayendo 5 a 2 ante los futuros primeros campeones: Preston North End. Esa primera temporada el equipo firmaría una planilla de 22 partidos con 7 victorias, 3 empates y 12 derrotas, terminando noveno entre los doce participantes. El honor que tiene el Burnley, es que el primer hat-trick lo logró un futbolista de su equipo, se trata de William Tait el 15 de septiembre de 1888 ante el Bolton. La segunda temporada llegó a estar 17 partidos sin victorias pero por suerte para ellos, el Stoke fue más horrible y terminó descendiendo por sumar solo 10 puntos, 3 menos que nuestro homenajeado. Luego, el equipo fue siempre ocupando lugares en mitad de tabla y en la temporada 92-93 se pasa la liga pasa a llamarse First Division. En la temporada 93-94 terminan quintos, pero tres años después finalizan últimos a 4 puntos del Sunderland y por primera vez se van al descenso. Sale campeón y al otro año logra un histórico tercer puesto. Cuando parecía que el equipo de Burnley iba a transformarse en uno de los grandes animadores, el nuevo siglo lo depositó en los infiernos nuevamente junto al desconocido Glossop. Pero esta vez no fue tan rápida la vuelta, ya que recién volvieron a la máxima en 1913 y un año después lograrían su primer gran título: la FA Cup ante el Liverpool de los escoceses (8 de los 11 titulares eran del país vecino), en la anteúltima copa pre Primera Guerra Mundial. Fue gracias a su gran goleador: Bert Freeman.

burnley 1914 fa cup vs liverpool
La final ante el Liverpool y su primer título

Los Clarets, llamados así por los colores bordó y celeste en homenaje al Aston Villa, volvieron a Primera pero esta vez sí para dar pelea. El año que ganaron la Copa salieron duodécimos y siguieron mejorando con un cuarto puesto y un subcampeonato a lejanos 9 puntos del West Bromwich Albion. A Bert Freeman se sumó entonces otro gran goleador llegado de Escocia llamado Joe Anderson. Ambos fueron claves para lo que se venía. La temporada 1920-21 arrancó de la peor manera para el subcampeón: 1-4 ante Bradford (gol de Anderson), 0-1 con Huddersfield y 0-2 con Brentford. En las primeras tres fechas, 0 puntos y último en la tabla. El 6 de septiembre, otra vez ante Huddersfield, empezaría otra historia: Bob Kelly, Tommy Boyle y Billie Nesbitt anotarían los tantos para la primera victoria del equipo. A partir de ahí los dirigidos por John Haworth hilvanaron 30 partidos sin perder con 22 victorias y 8 empates, racha que recién rompió el Arsenal de Arsène Wenger en la temporada 2003-04. La punta la agarraron en la fecha 13 luego de un 2 a 2 con el Oldham Athletic y no la largaron más. El equipo logró 59 puntos, cinco más que el Manchester City y siete más que el Bolton.

0b79d7bfbcac42f671e08ec11f92a002
El equipo todoterreno campeón de la Liga

Al año siguiente culminaron terceros, lejos del campeón Liverpool y a partir de ahí empezaron a rondar los puestos de mitad de tabla para abajo, hasta su descenso en 1930. Así estuvo hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial donde recién volvió en 1948. Un año antes llega a la final de la FA Cup pero cae ante el Charlton por 1 a 0. Ese primer año en Primera vuelven a dar pelea terminando otra vez en el último escalón del podio a siete del Arsenal campeón. El equipo pudo mantenerse y terminando generalmente arriba de la mitad de tabla. Esos años cincuenta vieron florecer una gran cantidad de jugadores jóvenes que terminarían marcando la llamada época de oro en el club. Algunos de los nombres eran Jimmy McIlroy de Irlanda del Norte y el mejor jugador de su historia, Willie Morgan, Ray Pointer, John Connelly o Jimmy Adamson. En 1958 la ex gloria del club Harry Potts asume como técnico y le cambiaría la cabeza definitivamente al equipo, de tal manera que los medios de la época hablaban del Fútbol Total del Burnley. Potts era admirador de la selección húngara y su estilo introdujo un juego de pases rápido donde la posesión era clave y regalar la pelota estaba mal visto. En la semana entrenaban mucho sin pelota, ya que su teoría era que el día del partido iban a jugar más entusiasmados. El pase solo debía darse cuando un compañero estaba libre, por lo que el equipo rotaba permanentemente. Bob Lord era el presidente que le empezó a cambiar la cara a la institución desde 1955, con un éxito como el que tenía con las carnicerías ya que contaba con 14 de ellas, una especie de Samid inglés. Además fue uno de los primeros presidentes polémicos, no solo por sus declaraciones sino también por negarle la entrada a diferentes medios a las conferencias de prensa, por lo que se ganó durante toda su vida un gran y poderoso enemigo. Además creó los campos de entrenamiento para no utilizar el estadio durante la semana y fue el pionero en alquilar medios de transporte para que los hinchas viajen a ver el equipo, como hizo con vagones de trenes dispuestos para llevar a sus fanáticos a otras ciudades. En tanto, la política del club era que la mayoría de los jugadores sean de inferiores, de hecho la única compra para 1959 fue el defensor Alex Elder del Glentoran de Irlanda del Norte.

bob-lord-board-room
Bob Lord y su alfombra preferida

Jack Hixon era la otra pata importante siendo uno de los grandes cazatalentos de la zona y quien trajo a la mayoría de los jugadores. Años más tarde se haría famoso por descubrir a un tal Alan Shearer. El equipo arrancaba con Adam Blacklaw, quien con solo 21 años había debutado en el arco y seguía afirmándose. Abajo estaban Elder y John Angus. Del medio para adelante aparecían las figuras de Jimmy McIlroy, Jimmy “Mr. Burnley” Adamson, Brian Miller, Jimmy Robson y Tommy Cummings y adelante Ray Pointer, John Connelly y Brian Pilkington. La estricta regulación del llamado salario máximo de 20 libras por semana por jugador (17 en verano), lograba que la mayoría de los jugadores no se vayan a otros equipos, lo que hacía a la liga como una de las más parejas de Europa. El Manchester United (pre tragedia de Munich) y el Wolverhampton se habían llevado tres títulos cada uno en la década y además se habían coronado el Portsmouth, Tottenham, Arsenal y Chelsea, mientras que equipos como Preston North End, Blackpool, West Bromwich Albion, Sunderland o Huddersfield habían peleado el título. Así empezó la nueva temporada con el United tratando de volver a los primeros planos y rearmarse luego de la tragedia, y el Wolverhampton que era el bicampeón reinante, como candidatos. El 22 de agosto de 1959 el Burnley arrancó ganándole 3 a 2 al Leeds de visitante. En ese comienzo el equipo tenía una marcada irregularidad, goleando al Everton o al City pero también siendo goleado por el Chelsea o el Blackpool. A pesar de eso se mantenía en las posiciones de arriba donde peleaban el Tottenham, a quien le empató cuando este iba puntero en White Hart Lane , y los Wolves a quienes golearon 4 a 1 en noviembre. Dos fechas después llegó el mejor partido cuando vencieron 8 a 0 al Nottingham Forrest (campeón de la Copa) con cinco goles de Robson. Cerraban el año con dos partidos ante el United. Primero lograron un 2 a 1 festejadísimo en Old Trafford, pero dos días después, en casa, caerían por 4 a 1… 1960 iba a empezar con una goleada 5 a 2 en cancha del West Ham que lo llevó al segundo lugar, cuando en la tabla había seis equipos en una distancia de cuatro puntos en una lucha muy pareja. En ese arranque el equipo logró seis victorias entre ellas un 2 a 0 al Tottenham, dos empates y solo una derrota. Hasta que llegó el 30 de marzo de 1960 cuando el Wolverhampton le demostró porque era el campeón, aplastándolos por 6 a 1 y vengándose de la derrota anterior.

harry-potts-squad-burnley-1960
Potts y la charla técnica

Ya sin copa ya que fueron eliminados por el Blackburn Rovers en cuartos, el equipo se centró en el campeonato. Una serie de tres victorias seguidas los puso nuevamente en carrera pero una derrota ante el Leicester parecía arrancarle el sueño. Mientras el Tottenham perdía 3 de sus 4 juegos y los Lobos tenían en mente más la final de la Copa que la liga, que parecía definida. El 23 de abril se enfrentaban Wolverhampton, líder con 52 puntos y Tottenham, escolta con 49. El Burnley también con 49, visitaba al Blackpool. Era la fecha 41, si lo Lobos ganaban quedaban a un paso del tricampeonato. La victoria del Tottenham por 3 a 1 cambió todos los planes. Mientras, el Burnley sacaba un punto de Blackpool. Así las cosas, Wolves 52, Tottenham 51 y Burnley 50. Cuatro días después el Burnley visitaba al Birmingham por un partido postergado y el triunfo por 1 a 0 lo ponía en carrera. El 30 de abril, el Burnley empataba en cero con el Fulham, mientras que Wolverhampton goleaba a Chelsea 5 a 1 y Tottenham a Blackpool por 4 a 1. Wolverhampton 54, Tottenham 53, Burnley 53 pero no había campeón porque, queridos lectores, el equipo de Lancashire debía todavía un juego que disputaría dos días después ante el Manchester City. Ese 2 de abril en Burnley hubo ausencias en trabajos y escuelas ya que miles de personas se fueron hasta Manchester. John Connolly, el goleador, estaba lesionado hacía seis semanas. El City tenía un pibe que pintaba bien: Dennis Law y pese a que se habían salvado del descenso en la última fecha, le había hecho partido a los Lobos (derrota 6-4) y a los Spurs (victoria 2-0). Cuatro minutos le bastaron a Pilkington para romperle el arco a Bert Trautmann pero dos minutos después Joe Hayes igualaría las acciones, lo que le daba el título a los Wolves. A los 31 minutos Trevor Meredith, el reemplazante de Connolly, encontró una pelota en el área y la mandó a guardar. El City intentó durante toda la segunda etapa empatar el partido pero se encontró con una pared llamada Blacklaw. Cuando el referí, Mr. T. Gerrard pitó el final el Burnley por primera vez se subía a la cima en el año. Justo para dar la vuelta olímpica.

El equipo cosechó elogios en todas las islas por su gran juego pero también por su juventud. El Cerebro, como le decían a McIlroy, era uno de los más veteranos con sólo 27 años. Los hinchas saltaban de las gradas para festejar el título y Bob Lord decía: “Somos muy dignos campeones y estoy muy feliz por ello” mientras descorchaba un champagne. Una caravana de autos los esperaba en la ciudad. El equipo había logrado algo impensado años antes porque pese a haber ganado ese título en la década del ´20, esto era un contexto muy diferente. Harry Potts solo utilizó 19 jugadores en las 42 fechas. Ray Pointer, Brian Miller y Jimmy Adamson jugaron todos los partidos mientras que los goleadores fueron John Connolly con 20 goles, seguido por Ray Pointer con 19 y Jimmy Robson con 18. La mujer del entrenador declaró tiempo después: “Él había hecho algo mágico para este pequeño lugar. Trajo gloria y distinción a nuestra pequeña ciudad de algodón y carbón”.

371178126949
Los festejos en la ciudad más pequeña en tener un campeón de Liga

En los años siguientes el equipo siguió en los puestos de adelante: cuarto (aunque lejos de un Tottenham que arrasó), subcampeón a tres puntos del Ipswich (recién ascendido) en un campeonato donde parecían que se lo llevaban pero se cayeron sobre el final (ganando solo dos de los últimos trece partidos) y tercero en la 1962-63. Junto con los Spurs eran los únicos que no se bajaban de los cuatro primeros puestos. Ambos, además, disputaron la final de la FA en 1962 con victoria del Tottenham por 3 a 1. También jugaron la Copa de Campeones de Europa donde vencieron a Stade de Reims francés para caer luego ante el Hamburgo alemán. La ida de Adamson, McIlroy y Pilkington, entre otros, hizo que el equipo empiece a caer sumado al final de la regulación del salario máximo. Luego de otro podio el equipo empezó a pelear abajo, hasta que descendió en 1971. Dos años después ascendieron y lograron la Charity Shield (hoy Community Shield) sin los de Primera que no querían participar. Se mantuvo en Primera tres años hasta que empezó el gran declive. En 1980 bajaron a tercera y así estuvieron un par de años oscilando entre la segunda y tercera categoría. Lo peor llegó en la temporada 84-85 cuando bajaron por primera vez a cuarta división (junto con otro recordado equipo como el Preston North End), donde estuvo casi una década. Así volvió a deambular entre segunda y tercera división hasta que sorprendió a todos en la temporada 2008-09 al lograr en los play-offs el ascenso por primera vez a la Premier League de la mano de jugadores como los escoceses Steven Thompson, Graham Alexander, Steven Caldwelll, los norirlandeses Martin Paterson y Michael Duff y el irlandés Chris McCann, dirigidos por Owen Coyle, que devolvía al club a Primera luego de 33 años. Se transformó así en el equipo de la ciudad más pequeña desde la creación de la Premier League. El comienzo con cuatro victorias seguidas incluida una al campeón Manchester, dejaba la sensación que llegaban para quedarse pero Coyle se fue al Bolton y llegó Brian Laws, quien no pudo seguir la racha y terminó con el equipo en segunda nuevamente. Otras varias temporadas allí hasta un nuevo ascenso que duró lo que un suspiro.

Burnley v Queens Park RangersSky Bet Championship
Sean Dyche, actual técnico, festejando el ascenso

En 2017 vuelven a ascender y esta vez si logran terminar en el puesto 16 lo que sirvió para que hoy con Sean Dyche, quien llegó en 2012, el equipo sea la sorpresa de la Premier peleando por entrar a las copas europeas, manteniéndose hace tiempo entre los ocho primeros puestos gracias a jugadores como el galés Sam Vokes, el austriaco Ashley Barnes, el neozelandés Chris Wood, el irlandés Jeff Hendrick, el belga Steven Defour, el islandés Jóhann Berg Gudmundsson y los locales Tom Heaton, Aaron Lennon y Ben Mee, entre otros. Algunos se animan a decir que si el proyecto sigue dando sus frutos quizás no sea tan lejano el sueño de volver a ser los mejores, mientras los hinchas esperan que las malas hayan pasado para que sea el tiempo de las buenas y no vivir del recuerdo del equipo del Fútbol Total…

Por último les dejamos un pequeño video sobre los protagonistas del último título

Fuentes: 1; 2; 3; 4

Anuncios