Cortito y al pie: El paso de Mariano Moreno de Junín en el Nacional 1982

Para la nueva entrega de esta sección tenemos el único torneo de los juninenses en primera, en un semestre deportivo que corría en paralelo con las noticias que llegaban desde las Islas Malvinas.

Como para ir ubicándonos en contexto, se puede decir que el 20 de junio de 1916 nació el club Mariano Moreno, cuyo primer título fue el de Intermedia, al año siguiente, festejando en la Primera División local en 1930. Con el correr de los años a nivel local coparon la parada junto a Jorge Newbery y Sarmiento. Los primeros fueron los primeros tricampeones juninenses en la década del ’20, mientras que entre 1943 y 1945 fue el turno del equipo verde. En cambio, el albinegro fue el primer tetracampeón de la Liga Deportiva del Oeste, entre el ’46 y el ’49.

Años después, los clubes de Junín empezaron a codearse con la AFA. Sarmiento pasó a formar parte oficialmente del ascenso argentino, mientras que Newbery fue el primero que llegó a la máxima categoría, a mediados de la década del ’70. Por lo que Moreno no quiso quedarse atrás, como lo contó el ex presidente Rubén Vergara en una entrevista:

“No se habían acallado los festejos del campeón local de 1981, cuando se avecinaba el compromiso ineludible de disputar el torneo regional de ese año, cuyo campeón provincial ingresaría en forma directa al profesionalismo. Se conformó una comisión de apoyo que llevó el nombre de ‘Agrupación Morenista’. (…) Fui convocado a realizar los contactos necesarios para integrar aquel equipo. Nos trasladamos a la Capital Federal, junto a Raúl Azconzábal, con el aliciente de que Sarmiento de Junín cedería el pase sin cargo de los jugadores: Oscar López (arquero), Hilario Bravi, Alberto Córdoba, Daniel Di Gilio y José Humberto Romero, jugador este, cuyo pase pertenecía a Nacional de Medellín. Además, de Jorge Newbery llegaron Sergio Lippi y Eduardo Pondal. En Capital, luego de varios días de entrevistas, llamadas telefónicas y contactos, se logró la cesión de los jugadores del Deportivo Italiano, Valdivia, Castro y Cabrera, este recomendado por el propio presidente don Salvador Dántonio. Personalmente, fui hasta el club Defensores de Belgrano, para lograr el pase de Pinino Más. (…) Se completó el plantel con Miguel Ángel Morán, Miguel Ángel Romero, Carlos Mecherques, Daniel Carpanetto y Norberto Susseret (integrantes del Gallardo equipo campeón local del 81). Se sumó: Omar Martignoni (Defensa Argentina) y Abel Oliver (de La Movediza de Tandil)”.

Mariano Moreno campeón 1981

Como campeón de la Liga Deportiva del Oeste en 1981, el club tuvo la oportunidad de disputar el Torneo Regional, que otorgaba las plazas de los clubes del interior que disputarían el Torneo Nacional del año siguiente. Mariano Moreno comenzó su periplo en la zona B del Grupo 1, jugando un mano a mano contra Social Club de Ramallo, a quienes vencieron 4-1 como locales el 18 de octubre y empataron 1-1 en el partido de vuelta, disputado una semana después. Su rival en la siguiente instancia fue Defensores Unidos de San Pedro. La ida se jugó el 1º de noviembre y fue triunfo de los juninenses por 2-1, en tanto que en la vuelta volvieron a ganar, en este caso por 2-0. En las semifinales, el rival fue Douglas Haig, a quienes derrotaron por 2-1 en la ida y aguantaron el 0-0 en Pergamino. La final fue contra Florencio Varela de Chivilcoy, con quienes igualaron en un tanto en la ida, goleando a domicilio por 4-1 en el siguiente partido.

Ahora les tocaba medirse con el ganador de la Zona A para sellar su histórico pasaje al Nacional. Su adversario era un grande de la provincia como Olimpo de Bahía Blanca, que había dejado en el camino a San Martín de Pehuajó (con un global de 8-2), Loma Negra de Olavarría (3-1), Huracán de Tres Arroyos (3-0) y Alvarado (3-3 en la ida y 3-0 en Mar del Plata). El partido de ida se jugó el 13 de diciembre en Bahía Blanca, terminando con una sorpresiva victoria de Mariano Moreno por 4-3. La vuelta, jugada una semana después en la cancha de Sarmiento, fue victoria por 2-1 de Olimpo, aunque no les alcanzó y el festejo fue para el equipo de Junín, que por primera vez en su historia pasaría a codearse con los grandes.

Así lo recuerda Pinino Mas: “era un equipo de hombres con gran personalidad, lo que nos permitió hacer una gran campaña. Fuimos a jugar a Bahía Blanca contra Olimpo, que es una cancha muy difícil, y nosotros ganamos y dimos un paso importante para el título porque en Junín empatamos y logramos el objetivo. También en ese partido tuve la suerte de hacer un golazo: la agarré de volea y el arquero ni la vio (risas). (…) Me hicieron una falta recién comenzado el segundo tiempo y se me salió el hombro: cuando le dije al técnico se quería morir, puso una carita (risas). Pero ahí nomás lo tranquilicé diciéndole que seguía jugando. Pateé el tiro libre y después fuimos con el masajista al vestuario para que me lo pusiera y seguí como si nada”.

El equipo albinegro recaló en la Zona C del Campeonato Nacional de 1982, que se jugó en el primer semestre de ese año. Estaba integrada por Boca, Central Norte de Salta, Estudiantes de La Plata, Gimnasia de Mendoza, Huracán, Rosario Central y Talleres, dando la pauta que solamente una actuación que superara la ya histórica performance del Regional iba a impedir que el club no sufriera en todos los partidos. Y como vamos a repasar a continuación, eso no sucedió.

El debut en la máxima categoría de AFA se dio el 14 de febrero, en el Eva Perón, contra Central Norte de Salta. Fue triunfo por 3-0 para la visita con dos goles de Juan Carlos Castillo y uno de Jorge Hairala. Este partido contó como dato anecdótico de tener los únicos minutos en el local de Ramón Heredia, quien fuera considerado uno de los mejores defensores de su época, mundialista en 1974 y campeón con San Lorenzo y Atlético de Madrid (con quienes fue subcampeón de Europa). En el ’79 había firmado para Sarmiento, luego de estar alejado del fútbol por casi dos años, producto de una grave lesión. Formó parte del equipo verde que llegó a Primera, pero sin sumar minutos en cancha. Fue uno de los últimos refuerzos que llegó al Negro y comenzó el torneo como titular, aunque el físico no le dio para algo más que ese debut y despedida.

La segunda fecha conmocionó a Junín, porque Moreno se veía las caras contra Boca, que por si fuera poco tenía en sus filas a Ricardo Gareca, que se había hecho querer por la parcialidad de Sarmiento. Los locales se dieron el gusto de marcar su primer gol en el torneo, con el tiro libre de Pinino Mas que aparece de portada en este post, aunque Boca terminó imponiéndose con los tantos de Krasouski y del propio Gareca, en tres oportunidades.

Al recordar este partido, se recuerda que el xeneize se puso dos goles arriba a los diez minutos de juego. Momentos después, todo el Eva Perón gritó un gol, pero que no ocurría en esta cancha, porque Robles había metido el 1-0 ante River en el Monumental. Walter Vargas, enviado de Crónica para Mariano Moreno-Boca, dijo: “Boca se siguió floreando y en lugar de buscar más goles, prefirió el toque displicente. Mientras, Mariano Moreno compuso una imagen grotesca. Con defensores ingenuos y torpes, volantes a cual más abúlico y delanteros empeñosos, pero huérfanos de apoyo. Aquellos que veían a los locales por primera vez se miraban sin entender nada. A los 14 minutos los simpatizantes juninenses se despertaron para festejar el gol de Sarmiento en el Monumental. Un colega comentó irónicamente: ‘Los jugadores de Moreno se asustaron, creían que era el tercer gol de Boca’”.

El primer partido fuera de Junín fue ante Rosario Central, que se impuso 2-0 con goles de Chazarreta y Villar. Por la cuarta fecha, jugada entre semana, cayeron como locales por 2-1 contra Estudiantes, con goles de Rubén Galletti y Hugo Gottardi, descontando Mas. Pero la posta estaba en la quinta jornada del torneo, donde se paralizaría casi literalmente la ciudad. En la jornada de los interzonales, Sarmiento recibía a Mariano Moreno, en un duelo que había sembrado historias a lo largo de décadas en el fútbol juninense y ahora se daba por los puntos de un torneo de AFA. Ese 7 de marzo albergaba un duelo de realidades opuestas: el Verde cumplía 30 años bajo la órbita de los campeonatos de la Asociación del Fútbol Argentino y contaba con un buen plantel con experiencia en este certamen, aunque ya no contara con jugadores como Gareca o Toti Iglesias. Del otro lado, el equipo humilde hacía la fuerza que podía con Pinino Mas, contando además con Sergio Lippi, que contaba con un paso por Jorge Newbery y años después sería considerado uno de los grandes técnicos de Sarmiento.

El Verde, dirigido por Pedro Cambareri, salió a la cancha con Juan Carlos Benitez; Daniel Lamolla, Jorge Alberto Ortiz, Gustavo De la Llera, Norberto Sottile; Horacio Cordero, Víctor Jorge Mancinelli, y Saul Lizaso; Ramón Bóveda, Aldo González y Sergio Apolo Robles. El once de Moreno fue Carlos Pérez; Juan Carlos Ferrari, Alberto Córdoba, Sergio Lippi, Ángel Kennan; Norberto Rosetti, Daniel Di Gilio, Hugo Mendoza; Roberto Del Pópolo, Omar Martignoni y Oscar Más, bajo las órdenes de Raúl Azconzábal.

Una vez que empezó el partido, se notaron las diferencias entre uno y otro. En los primeros 30 minutos, Cordero marcó dos goles (uno de penal) y González había estirado la ventaja. Instantes después, Abel Gnecco marcó penal y Mas puso el descuento. Ya en el complemento, Sergio Robles puso el 4-1, histórico y definitivo.

La sexta fecha del torneo tuvo otro de los grandes cachetazos para Mariano Moreno, cuando viajaron a Córdoba y cayeron 8-2 ante Talleres, con cuatro tantos de Morete, tres de Coleoni y uno de Pedro González. Los goles del derrotado fueron –obviamente, a esta altura del relato- obra de Mas. Una semana después perdieron 2-0 contra Gimnasia de Mendoza y en la octava fecha sufrieron a Huracán, que se impuso 4-1 con tres tantos de Babington y uno de Candedo. El gol de Mariano Moreno fue en contra.

La novena fecha del torneo cobró una relevancia singular, por su marco extrafutbolístico. El 2 de abril se recibió la noticia del desembarco argentino en las Islas Malvinas, dando comienzo a las hostilidades de aquella guerra absurda que se cobró la vida de 649 soldados argentinos, jóvenes en su mayoría, un número al que se fueron sumando varios ex combatientes en los años posteriores. Después del afiebrado discurso en el balcón de Casa Rosada de aquel nefasto personaje que fue Leopoldo Galtieri, el torneo de primera división siguió tal como estaba programado. Dado que, pasara lo que pasara en el Atlántico Sur, la pelota tenía que seguir rodando, más teniendo en cuenta la proximidad del Mundial de España.

Mientras llegaban las primeras noticias del conflicto armado, el plantel de Mariano Moreno estaba instalándose en Salta, donde le tocaba medirse contra Central Norte. Todo el día hubo dudas sobre si el encuentro se llevaría a cabo o no, pero el cuadro bonaerense pidió hacerlo (incluso antes de que llegara la orden oficial) porque debía regresar rápidamente a su ciudad, debido a que la fecha siguiente era entre semana.

Central Norte, el rival de aquel 2 de abril

Central Norte formó con Vijande; Marinoff, Waldino, Palacios, Papandrea y Castillo; Rubéola, Arsenio Ramón Benítez y Valderrama; Hairala, Jorge Sanabria y Prycodko. Roberto Gonzalo era el técnico.  En Mariano Moreno jugaron Pérez; Ferrari, Di Giglio, Sanz y Jorge Humberto Vega; Pereyra Núñez, Rossetti y Mendoza; Raspo, Oliver y Del Pópolo. Con el arbitraje de Pablo Feola, en la cancha de Gimnasia y Tiro se cantó el himno nacional y se hizo un minuto de silencio ante los casi cuatro mil espectadores que asistieron al partido. Ese día, los locales se impusieron 1 a 0 con gol de Jorge Martín Hairala, a los 32 minutos del primer tiempo.

A estas alturas, casi que ni haría falta aclarar que el equipo cerraba la tabla de la Zona C, con 0 (cero) unidades.  Su próximo partido, por la décima fecha, fue nada menos que contra Boca en la Bombonera, siendo dignamente derrotados por 2-0, con dos tantos de penal de Cacho Córdoba. Tres días después recibirían otra goleada, cuando recibieron a Rosario Central y perdieron 9-1, con los goles de Iglesias, en cuatro oportunidades, Chazarreta, Lancellotti, Delgado, Céliz y González. El descuento, si, fue de cierto jugador con paso por River, Real Madrid, entre otros.

Con diferencia de tres días, caída en la Bombonera y una abultada goleada contra Central

En aquellas semanas, más precisamente el 13 de abril, la AFA resolvió llamar al torneo Metropolitano como “Malvinas Argentinas”, mientras que una semana más tarde fue renombrado como “Soberanía Argentina en las Islas Malvinas”. Al día siguiente, la Selección argentina jugó un amistoso previo a la Copa del Mundo ante Unión Soviética, que terminó igualado 1-1 en cancha de River con gol de Ramón Díaz. Pocos días después, por la duodécima fecha del Nacional, Mariano Moreno sumó su primer punto, al empatar 1-1 contra Estudiantes en 1 y 57, gracias al gol de Roberto Del Pópolo.

El 21 de abril, la AFA donó 100 millones de pesos para el Fondo Patriótico Nacional, y los clubes aportaron otros 300 millones de pesos. Cinco días después, Futbolistas Argentinos Agremiados realizó un amistoso para recaudar fondos para los combatientes de Malvinas. Se recaudaron 190 millones.

El siguiente fin de semana, se disputaba la revancha de los interzonales, con los negros que jugaban por nada y los verdes la tenían complicada para pasar a la siguiente ronda. El domingo, con una jornada fresca y nublada, Moreno salió a la cancha con buena parte de los titulares de la ida, salvo el ingreso de Juan Manuel Sanz por Mendoza y Abel Oliver por Martignoni. Héctor Silva estaba al frente del equipo luego de la renuncia de Azconzabal.  Mariano Moreno se puso en ventaja tras el penal de Eduardo Salces a Más, que el wing definió rasante. Aunque la alegría duró poco, porque Claudio Otermín, de palomita, igualó el partido y después Sergio Robles, de penal, desniveló. En el segundo tiempo, llegaron los goles de Robles y Luciano Polo para el otro 4-1 del clásico juninense en Primera División, un partido que posiblemente no vuelva a darse.

La transitoria ventaja de Mariano Moreno en el segundo clásico que se jugó en el Nacional

El domingo 2 de mayo, en el Atlántico Sur se produjo el hundimiento del Crucero General Belgrano a consecuencia del ataque del submarino nuclear HMS Conqueror. Un ataque que causó la muerte de 323 argentinos, es decir, casi la mitad de las bajas de la guerra.  Casi en simultáneo a uno de los días más negros de ese año (como si fuera tan sencillo elegir uno), el campeonato argentino seguía su marcha con la derrota de Mariano Moreno ante Talleres por 3-1 (gol de Norberto Rosetti), entre otros resultados. Tres días después, en medio del dolor, la Selección argentina de César Luis Menotti seguía con su preparación para el Mundial: 2 a 1 a Bulgaria en cancha de River. Y el 12 de mayo fue victoria 1 a 0 a Rumania, en Rosario. El cierre del campeonato fue anecdótico para los juninenses, que sumaron otra derrota (ante el Lobo mendocino) y un histórico empate 1-1 contra Huracán, con otro tanto de Rosetti.

La Zona la ganó Estudiantes, con 23 puntos y clasificó junto a Talleres, que hizo 22, siendo este último eliminado por el Ferro campeón. Mariano Moreno solamente sacó dos unidades aunque pudo presumir de los siete goles convertidos por Pinino Más, que tras este torneo jugó el Metropolitano para Sarmiento. Una discreta campaña, con 11 goles a favor y 53 en contra, pero que sin dudas quedó en la historia grande del club. El ex presidente Rubén Vergara también se vanagloria de un dato que a priori es difícil de comprobar: Mariano Moreno, pese a la mala campaña en el torneo nacional, fue el único club de AFA con superávit económico en ese torneo.

Después del paso por el fútbol grande, Moreno y Sarmiento se vieron las caras por la liga, donde el negro sumó varios títulos locales a esta parte. Uno de ellos, el de 1990, tuvo a un joven Juan Manuel Azconzábal en primer equipo, antes de que partiera a sumarse a las inferiores de Estudiantes.

Hace unos pocos días, Mariano Moreno terminó su participación en el Federal C. Fue segundo de su zona en la Región Pampeana Norte, detrás de Juventud de Rojas. En la fase siguiente superó a Argentino de Lincoln, para luego caer por un categórico 5-1 global ante Atlético 9 de Julio.

Fuentes de texto y fotos:  [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10] [11] [12]

Anuncios