El Portal de las Mascotas, Capítulo Primero

Se acerca el Mundial y con él viene ese oscuro objeto del merchandising, esa figura humanoide que trata de caer simpático para que los niños lloren y se quieran llevar a casa una réplica de peluche, un sticker, una lapicera, cualquier cosa porque saben que la Copa les queda lejos. Hacemos un repaso por las mascotas de los Mundiales de Futbol, en dos entregas, disfruten de la primera.

World Cup Willie (Inglaterra 1966)

Un leoncito medio cubista, portando una camiseta con el Union Jack. Para ser el primero, podría haber sido mucho peor, pero siendo el león el animal con el que se representa siempre al Reino Unido, estuvo más que bien. Nunca sabremos el color de sus ojos porque aparecía siempre achinado, lo que nos hace dudar sobre su origen inglés o si era un refugiado asiático con peluca o si, directamente, le cabía el cannabis.

Creado por: Reg Hoye, un dibujante de libros infantiles, que según contó, se inspiró en su hijo Leo.

Recuerdito para llevarse: Willie Rolykins, un muñequito simpático del león, pasado por la quimio, por supuesto, que venía con una bolita metálica abajo. Ideal para abrirle el marulo a alguien cuando erramos un gol

 

 

 

Juanito / Pico (México 1970)

Cómo es eso de dos mascotas? Y cómo es que tenemos una sola en el inconsciente? Todos recuerdan a Juanito, un niño pasadito en kilos y con un sombrero mexicano que no se explica cómo le queda si tiene la cabeza con forma de pelota de fútbol americano. Dicen que tiene 11 años pero vieron como son los chicos con sobrepeso, la edad a veces engaña. El nombre salió por su creador y por ser uno de los nombres más comunes del país.

Lo cierto es que Juanito no fue la primer mascota oficial del Mundial , esta fue Pico, un águila con el uniforme característico de la Selección. Al principio, el Mundial se promocionaba con esta imagen, pero después parece que Juanito estaba con hambre y se la comió.

Creado por: Juanito:  Juan González Martínez, un publicista que trabajaba para Fernando Gonzalez, alias “Fernandón”, presidente del Atlante y con contactos con la Federación Mexicana de Futbol.

Pico: Lance Wayman, un diseñador estadounidense que se había encargado previamente del logo de los Juegos Olímpicos de 1968.

Recuerdito para llevarse: Había millones de muñequitos de Juanito dando vueltas, así que lo mejor es hacerse con un incunable de Pico, en forma de cenicero aerodinámico, ideal para romper el Smart después que el Pipa la cuelgue.

 

 

 

 Tip y Tap (Alemania 1974)

Dos hermanos bastante diferentes, que eran una clara referencia a las dos Alemanias, que se unían por un fin común, en este caso la pelota. Sus nombres derivan del viejo y peludo “pan y queso” previo a cada partido, que allá se llamaba Tip-Top. En este caso, Tip eligió primero y directamente le cercenó los dedos a Tap, quedándose de paso con la pelota. Como se imaginarán, Tip es el morocho comunista y Tap el ario ariete del área. La WM de la casaca del leninista es por Weltmeisterschaft (Copa del Mundo).

Creador: Nazi random

Recuerdito para llevarse: Para el mundial salieron estos dulces en donde venían figuritas de los jugadores de todos los países en poses bien machas, para hacerle la contra a Panini. También venían en unos cigarritos de caramelo para hacerte el adulto e ir ingresando al vicio en forma gradual. Ganamos todos.

 

 

Mundialito (Argentina 1978)

Mal llamado “Gauchito” en muchos lugares, nuestro representante derecho y humano estaba con su sombrero, su pañuelo al cuello y, principalmente, su revenque para poner en fila a los desacatados que decían que acá vivíamos en una dictadura sanguinaria. Fue la primer mascota en vender publicidad subliminal y, encima, contraria a la indumentaria oficial. Bien argentino.

Creador: Si bien nació en la usina creativa de Don García Ferré (a quien, teniendo al oportunidad de entrevistar, no lo hice básicamente por cagón), es primo hermano de Anteojito porque su creador fue el dibujante Néstor Córdoba

Recuerdito para llevarse: Saber que bien muertos están. Y no olvidar ni perdonar.

 

 

 

Naranjito (España 1982)

Cuando uno piensa en España se le vienen corridas de toros, paellas, chistes malos…Pero no naranjas, por lo menos de este lado del Atlántico. Así, esta mascota nos suena más a un representante de Entre Ríos que de España, pero bueh, allá en su momento también le dieron, pero ahora lo aprendieron a querer.

Creador: Fueron dos publicitarios, María Dolores Salto y José María Martín Pacheco, que se inspiraron viendo un naranjo en la Plaza Nueva de Sevilla.

Recuerdito para llevarse: Naranjito tuvo el lujo de ser el primer personaje multimedia, siendo el protagonista de su propia serie de dibujitos, Futbol en Acción, una animación hecha en Japón donde el cítrico vivía aventuras junto a sus amigos Citronio y Clementina. Ideal para ver de pepa.

Pique (México 1986)

Mexico ya cargaba con dos mascotas a cuestas, pero se sacó de la galera (bah, del sombrero de ala ancha) a Pique, que en principio parece una pulga, pero analizándolo detenidamente estamos ante un chile picante. Tan internalizado está en el imaginario mexicano que hasta hubo gente que se cree Pique. Y bueh, debe ser la altura o los picantes, vaya uno a saber.

Creador: Nació de un concurso donde 11.000 participantes presentaron sus trabajos, pero cuando se presentó la mascota no se nombró al ganador. O por ahí le dio vergüenza…

Recuerdito para llevarse: A mi memoria siempre viene el sabor a manzana de los chicles verdes del Mundial 86 y sus papelitos con info. Cuántos habrán volado por el aire cuando el Diego nos dio la Copa? OUFFF!

 

 

 

Ciao (Italia 90′)

Los 90, gel, hombreras, Loco Mía, todo eso junto habrán consumido los cráneos que idearon este coso. No era ni persona, ni animal, ni vegetal, no era, no estaba nada en particular, sino una serie de barras de tres cuadraditos formando la bandera italiana, emulando un cuerpo humano digamos, con una pelota como cabeza. No le gustó a nadie en su momento, ahora algunos le tomaron cariño, pero bueh, la gente se encariña con cualquier cosa. El nombre hace referencia al típico saludo italiano, aunque “vaffanculo” no le hubiera quedado mal

Creador: Mentes maquiavélicas italianas que siguen en las sombras.

Recuerdito para llevarse: Porque fue el hit de TODOS los mundiales (a pesar de haber nacido casi de casualidad), “Un’ estate italiana” con las voces de Edoardo Bennato y Gianna Nannini la rompió y la sigue rompiendo. No Susan Ferrer, a vos no te hablamos, juira bicho!

Y ahora, como empleado de un call center, los dejo con una breve encuesta para que determinen cuál es la mejorcita y cual la peor de todas. Voten que acá no los vamos a terminar cagando. Creo.

 

 

 

 

Anuncios