El señor de los ascensos

Luego de ocho años, el Fortuna Düsseldorf logró la vuelta a la máxima categoría alemana. El equipo que los amantes punks conocemos por Campino, líder de los Die Toten Hosen (quienes además fueron sponsor del equipo cuando este estaba casi quebrado) venció 2 a 1 al Dynamo Dresden y logró el ascenso dos fechas antes de la finalización del torneo. Pero la pregunta es: ¿Nos interesa la B alemana? Por supuesto que no. ¿Y entonces? Pasen y lean…

Friedhelm Funkel nació el 10 de diciembre de 1953 en Neuss, Alemania del Oeste. Y fue ahí donde empezó a hacer sus primeros palotes en esto de patear la número cinco. Pronto se empezó a transformar en un mediocampista con mucho gol, haciendo su aparición en el equipo de la ciudad el VfR Neuss debutando en 1971 en la llamada Oberliga Niederrhein, una de las 14 ligas regionales que componían el quinto escalón del fútbol teutón. Allí anotó 15 goles en 28 partidos en un equipo que terminó en el undécimo puesto entre 16 participantes. Ese buen rendimiento llamó la atención del poco más reconocido Bayer 05 Uerdingen, que estaba en la Regionalliga West, hasta ese momento segunda división, y que en 1974 iba a pasar a ser la 2.Bundesliga (dividida en Norte, Sur, Berlin, Sudoeste y Oeste).  Allí lograría su primer ascenso a la máxima categoría con el Uerdingen pero iba a durar solo un año. En la temporada siguiente lograría el segundo ascenso a la categoría principal. Se empezaba a convertir en un experto en esto de ascender. Ya convertido en un jugador de primera división es contratado por el Kaiserlautern, donde siempre logró terminar en puestos de copas europeas. Vuelve al Uerdingen que también regresaba a primera y con él en cancha lograron una racha de seis temporadas en la máxima categoría logrando una Copa Alemana venciendo 2 a 1 al Bayern Munich y una semifinal de la Recopa europea. Se retira en 1989 con una interesante suma: en Kaiserlautern disputó 90 partidos anotando 33 goles. Mientras que en el Uerdingen llegó a la enorme cantidad de 477 partidos y 128 goles siendo su máximo anotador en la Bundesliga.

md20443485858
La época de jugador

Llegaba el turno de la dirección técnica, motivo que nos ocupa el post, donde empezaría de la misma forma que lo hizo como jugador, o sea, en el Neuss. Luego de un año de aprendizaje fue llamado por el club con el que se identificó toda su vida. El Bayer Uerdinger había descendido y confiaba en su ídolo para volver a los primeros planos, aunque esta vez desde el banquillo. Allí logra en su primera temporada un registro de 15 victorias, 9 empates y 8 derrotas para terminar con 39 puntos, uno más que el VfB Oldenburg. Así lograba su primer ascenso como entrenador. Lamentablemente la alegría duró poco ya que durarían solo un año pero Funkel no se daba por vencido. Ya con la Segunda División conformada en una liga de 24 (!) equipos, el segundo año de la misma dejó 20 equipos para parecerse más a la Primera División. Otra vez el Uerdingen iba a ser uno de los animadores de la competencia. El Bochum iba a ganar el torneo de punta a punta para asegurarse el primer ascenso mientras los 19 restantes peleaban por los otros dos. Los campeones terminaron sumando 48 puntos pero el Uerdingen de Funkel dio pelea hasta el final y se quedó con el segundo lugar, igualado con el 1860 Munich. Funkel lograba el segundo ascenso y su idolatría aumentaba a pasos agigantados. Allí lograría terminar en el puesto quince para salvarse de todo aunque solo por un año, ya que 1996 lo encontraría bajando a la Segunda División nuevamente. Era hora de cambiar el rumbo.

Lo contrataba otro equipo que venía de descender y buscaba el ascenso a la máxima categoría: el Duisburgo. Bajo la batuta de Hannes Bongartz el equipo estuvo 16 partidos invicto pero luego estuvo 8 fechas sin ganar, lo que hizo que la dirigencia cambie el rumbo antes de que no se logre el objetivo. El 8 de abril de 1996 empezó su camino en el equipo blanquiazul. El entrenador pudo reencausar el barco y logró el último escalón del podio a 13 del Bochum y a uno del Arminia Bielefeld pero 4 por sobre el Unterhaching para lograr su tercer ascenso en un lustro. Ya en la primera división, el Duisburgo fue la gran sorpresa en esos años en gran parte gracias a los goles del togolés Bachirou Salou y de Markus Beierle. Logró un noveno puesto y dos octavos, además de participaciones en Copas Europeas. La temporada 99-2000 fue complicada desde el principio y Funkel dejó a las Zebras el 24 de marzo del nuevo siglo, tiempo antes del descenso del equipo. Luego llegó al Hansa Rostock donde pudo evitar el descenso y dirigir junto a su hermano Wolfgang. Allí estuvieron poco más de un año. Funkel dejaría al “equipo nazi” para ir al Colonia que estaba ubicado en zona de descenso. Pese a los esfuerzos, las Cabras no pudieron mantenerse en la elite aunque el entrenador siguió en su cargo buscando revancha. Cosa que logró en la siguiente temporada al lograr su cuarto ascenso como escolta del Freiburg. El flojo comienzo en la Bundesliga hizo que su tiempo en Colonia acabe antes de tiempo. El equipo igual no pudo mejorar y cayó a Segunda nuevamente.

En 2004 volvió a agarrar otro equipo con aspiraciones de ascender: el Eintracht Frankfurt. Allí peleó el ascenso a Primera con dos de sus ex equipos: el Colonia y el Duisburgo. Para felicidad del bueno de Friedhelm, ascendieron los tres con su equipo en el último escalón del podio. Era el quinto ascenso a Primera. La etapa en Frankfurt fue bastante fructífera. El equipo se consolidó en la máxima categoría sin tener casi problemas con el descenso y además llegó a la final de la Copa alemana en 2006, perdiendo la final ante el Bayern Munich por 1 a 0. Una vez terminada la temporada 2009 y después de cinco años dejaba el equipo para unirse a otro que buscaba una salvación.

57287960
En el banco del Frankfurt

El Hertha Berlín había destituido a Lucien Favré después de un mal comienzo y convocaba al señor de los ascensos para intentar seguir en Primera. Esta vez no pudo encaminar la cuestión y el equipo capitalino descendía terminando en la última colocación. Su nombre ya era un clásico para los equipos que pugnaban entre el cielo y el infierno. Llegaba el turno del Bochum que navegaba en Segunda y otra vez lograba ser uno de los animadores del torneo. El Hertha se llevó el título y el Augsburg logró el segundo ascenso por diferencia de gol. El Bochum jugaría la promoción contra el Borussia Mönchengladbach pero caería 2 a 1 en el global. Luego de un comienzo flojo y cuatro derrotas consecutivas Funkel dejó el equipo de Renania del Norte en la posición 17. Cinco días después firmó contrato con el Alemania Aachen pero duró poco ya que después de cinco derrotas seguidas y el equipo en zona de descenso, terminó yéndose con las valijas a otra parte luego de 20 juegos con solo tres victorias, ocho empates y nueve derrotas. El equipo descendería a finalizar la temporada. Ya por esa época tenía más de 1000 partidos entre jugador y entrenador sumando las dos máximas divisiones del fútbol teutón, todo un récord en la Bundesliga. Seguiría su camino en el 1860 Munich, donde dirigió 24 partidos, con siete victorias, ocho empates y  nueves derrotas. A falta de diez fechas dejó el cargo. Así llegó al equipo del que empezamos hablando en el post.

media.media.5faf40ea-eb3c-4248-be7d-acae9836f9d6.original1024
Festejando algún ascenso

El 14 de marzo de 2016 asumía al frente del Fortuna para tratar de evitar un nuevo descenso. El equipo estaba décimo sexto y era el quinto entrenador en la temporada. Por suerte, el equipo finalizó en la posición número 14 y respiraron aliviados. Su segundo año lo encontró siempre peleando de mitad de tabla para arriba y sin problemas con el descenso, por lo que los directivos confiaron en Funkel para la nueva temporada que arrancó con un empate en 2 ante el Eintracht Braunschweig. Luego logró cuatro victorias consecutivas (Erzgebirge Aue, Kaiserlautern, Sandhausen y Union Berlin) para dejarlo en zona de ascenso directo hasta su primera derrota que llegaría en la sexta fecha, cuando cayeron 3 a 1 con el Greuther Fürth. Fue ahí que encadenó cinco victorias al hilo y se escapó en la punta del campeonato. Aunque luego empezó una racha adversa de seis partidos sin victorias (3 empates y 3 derrotas) hasta que apareció otra vez el Eintracht Braunschweig para sacarlos de la malaria. Fue 1 a 0 y la derrota del Holstein Kiel ante el Sandhausen lo volvía a dejar en la punta del campeonato. Volvió a hilvanar 4 victorias seguidas para afirmarse en la punta demostrando que era un equipo de rachas. La derrota ante el Union Berlín lo volvía a dejar atrás esta vez del Nüremberg pero luego de dos derrotas consecutivas del líder y la victoria ante el Saint Pauli, el equipo dirigido por Funkel volvía a lo más alto. Mientras, el Holstein era una máquina de empatar y se alejaba de los de adelante. Sin embargo, cuando parecía que el Fortuna se escapaba, tres derrotas consecutivas lo pusieron en alerta. A falta de cuatro fechas los de Düsseldorf punteaban con 53 unidades, seguidos del Nüremberg con 51 y el Holstein Kiel con 49. El 22 de abril el equipo de Funkel cumplió con su trámite al vencer por 3 a 0 al Ingolstadt, pero lo lindo venía el día después en el cierre de la fecha, ya que se enfrentaban el Holstein y el Nüremberg. La visita lograría los tres puntos ganando por 3 a 1 y quedando junto al Fortuna con grandes chances de ascender. El último 28 de abril visitaban el este de Alemania, donde en la cancha del Dynamo Dresden ganarían por 2 a 1 y se asegurarían el ascenso. Poco importó que días después el Holstein le meta 5 de visitante al Ingolstadt o el Nüremberg venciese al Eintracht Braunschweig…

31466782_2352711208076108_5646191868774449152_n
Tirándole con de todo

El señor de los ascensos, Friedhelm Funkel, se aseguraba su sexto éxito personal subiendo a la máxima categoría, todo un récord en el fútbol alemán. En las últimas dos fechas al Fortuna le tocó enfrentar a sus principales dos competidores. Primero recibió al Holstein Kiel con quien empató en 1. La última fecha sería clave para definir al campeón, ya que visitaba al Nüremberg, que ya se había asegurado el ascenso la fecha antes pero llegaban igualados en puntos. En 12 minutos el local ganaba 2 a 0 y festejaba con todo. Usami logró el descuento antes del final de la primera etapa y ya en el complemento aparecieron Giesselmann y Ayhan para dar vuelta el resultado y que el equipo de Düsseldorf termine asegurándose el título en cancha de su rival, para marcar el fin de una temporada ideal para Funkel y los suyos. Veremos si la Bundesliga lo encuentra dirigiendo en Primera y buscando mantener la categoría. Mientras, pensamos en otros entrenadores que han logrado varios ascensos en su carrera, entre los cuales destacamos los seis de Ricardo Rezza en Argentina (Gimnasia y Tiro dos veces, Belgrano, Villa San Carlos y Temperley con dos ascensos consecutivos) o los cinco del recordado Manolo Preciado en España (Gimnástica de Torrelavega, Racing de Santander dos veces, Levante y Sportong Gijón). A nuestro homenajeado le queda tiempo para alcanzar el récord del portugués Vítor Oliveira, quien logró diez ascensos en Portugal con Paços de Ferreira (1990-1991), Académica (1996-1997), União de Leiria (1997-1998), Belenenses (1998-1999), Leixões (2006-2007), Arouca (2012-2013), Moreirense (2013-2014), União da Madeira (2014-2015), Desportivo de Chaves (2015-2016) y Portimonense (2016-2017), los últimos cinco en forma consecutiva. Veremos si en el futuro logra seguir superando su récord en Alemania, mientras nosotros nos preguntamos ¿Qué otros especialistas en ascensos recuerdan? Ahora, los ponemos a laburar a ustedes…

Anuncios