Apaguen ya, ese reloj de mierda…

Después de toda una vida en la Bundesliga, el único equipo que no había descendido nunca en Alemania besó la lona. A continuación les dejamos un repaso sobre la historia del grande caído en desgracia.

La prehistoria del Hamburger SV se remonta al  29 de septiembre de 1887 cuando se fusionan los clubes Der Hohenfelder Sportclub y el Wandsbek-Marienthaler Sportclub para formar el SC Germania Hamburg, que arrancó como un club de atletismo hasta que el fútbol se fue abriendo paso llegando en 1891, con el arribo de ingleses que se unieron al club y lo introdujeron. Los éxitos vinieron rápido, logrando el campeonato Hamburg-Altona en 1896, cosa que repetiría cuatro veces más en los años siguientes. En ese equipo jugaba Hans Nobiling, quien luego emigró a Brasil y fue uno de los grandes precursores en el país vecino con la creación del Sport Club Internacional de San Pablo en 1899, uno de los primeros equipos de fútbol propiamente dicho, hoy llamado Esporte Clube Pinheiros. Además en la ciudad estaba el Hamburger SC 1888, que fue fundado por estudiantes el 1 de junio de 1888. Tanto el SC Germania como Hamburger SC 1888 fueron parte de los 86 clubes que fundaron la Deutscher Fußball-Bund (Asociación de Fútbol Alemana) en Leipzig el 28 de enero de 1900. Más cerca, en Eppendorf, el 5 de marzo de 1906 surgía el FC Falke Eppendorf, que disputaría las ligas menores. El 2 de junio de 1919 el SC Germania, el Hamburger SC y el Falke se fusionaron para formar el Hamburger S.V (HSV para los amigos).

Desde el comienzo el equipo fue uno de los protagonistas de su región. Entre 1919 y 1933 en los campeonatos disputados en la llamada República de Weimar, el equipo terminó diez veces como el mejor de su región (que pasó por distintos procesos: Hamburg-Altona League, Liga del Norte de Alemania, Nordkreisliga, Alsterkreisliga, Gran Hamburgo y Oberliga de Groß-Hamburg). Una vez logrado los torneos regionales pasaban a competir al nacional. En 1922 disputó la final ante el bicampeón Nüremberg, luego de un empate 2 a 2, llegó el tiempo extra, pero entre lesionados rivales (estaban jugando con 7) y varios problemas con la oscuridad, el árbitro decidió cancelar el partido. La DFB le dio el título al Hamburgo pero les solicitó rechazar el título en honor al deporte. Finalmente, el trofeo Viktoria de ese año no tuvo ganador oficial. La revancha iba a llegar al año siguiente cuando vencieron al SC Union 06 Oberschöneweide por 3 a 0 para lograr así su primer título alemán de la historia. Atrás habían quedado el SV Guts-Muts Dresden y el VfB Königsberg. El Nüremberg si pudo tener la revancha en 1924 ganando 2 a 0. Volvió a una final en 1928 eliminando al Schalke 04 (4-2),  al VfB Königsberg (4-0) y Bayern Munich (8-2) para vencer en la final al Hertha Berlín por 5 a 2 y lograr su segundo título nacional. Era sin dudas uno de los grandes equipos del país.

Con la llegada del nazismo al poder, el fútbol se divide en 16 Gauligas. El Hamburgo participó en la llamada Nordmark donde los títulos se los dividían el equipo azul y blanco, ganador de cuatro títulos y el Eimsbütteler TV que logró uno más. Lamentablemente, a nivel nacional solo pudieron llegar a semifinales dos veces, siendo eliminados por el Hannover 96 en 1938 y el Admira Viena en 1939. Su figura en esa época era el goleador Rudolf Noack. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, las Gauligas fueron reemplazadas por las Oberligas. El Hamburgo iba a disputar la Oberliga Nord junto a equipos de la talla del Saint Pauli, Holstein Kiel, Werder Bremen y Hannover ´96, entre los más conocidos. Allí ganó todas las Oberligas disputada excepto una. Pero eso no se traducía en pelear el campeonato alemán, hasta la llegada de su gran figura: Uwe Seeler.

uwe-seeler-122_1920x1080
La leyenda

Con el cómo goleador, el equipo llegó por primera vez a la final de la Copa Alemana, que perdió 3 a 1 con el Karlsruhe y a la final del campeonato alemán. En la temporada 1956-57 cayeron 4 a 1 con el Borussia Dortmund y en la siguiente el que se llevó el título fue el Schalke 04 por 3 a 0. Faltaba un paso más. Ese paso llegó en la temporada 1959-60, donde Seeler anotó la enorme cantidad de 49 goles para terminar coronando su gran año con dos tantos en la final ganada al Koln (o Colonia para los nuestros) por 3 a 2. Era el tercer título para el equipo. Esto le permitió jugar por primera vez competencias europeas donde debutó con una tremenda goleada: 5 a 0 ante el Young Boys suizo. El 3-3 de la vuelta lo depositó en la siguiente ronda. Luego eliminó al Burnley (5-4 en el global), para caer en semifinales ante el Barcelona por penales luego de un 2-2 en el global, 77600 personas fueron los que se dieron cita en el Volksparkstadion. En 1963 logra su primera Copa al vencer al Borussia Dortmund por 3 a 0 con hat-trick de… Uwe Seeler. Llegaba 1963 y se formaba la Bundesliga. Seeler marcaba 30 goles en 30 partidos pero el Hamburgo culminaba en sexta posición. Pese a los goles de su enorme goleador, el equipo no pasaba del quinto puesto. Seeler se retiró en 1972 con 476 partidos y 404 goles por Liga (43 y 40 respectivamente en otras copas) pero increíblemente, empezaba la mejor época de Los Dinosaurios.

En 1973, el Hamburgo ganó la primera edición de la Copa de liga, superando al Borussia Mönchengladbach por 4-0 en la final y al año siguiente caerían en la final de la Copa ante el Eintracht Frankfurt. La temporada 75-76 lo encontró peleando el título también con el Borussia pero terminaría como subcampeón a 4 puntos aunque donde si terminaría ganando el título es en la Copa, venciendo 2 a 0 al Kaiserlautern con tantos de Peter Nogly y el danés Ole Bjørnmose. El Borussia también le ganaría la Supercopa alemana de ese año. Llegaría entonces el tiempo de empezar a hacerse fuerte en Europa. La temporada 76-77 lo encontró al Hamburgo jugando la Recopa de Europa donde despachó al Hearts escocés, al MTK húngaro y al Atlético Madrid español para encontrarse con el Anderlecht belga en la final. Con tantos de Georg Volkert de penal y su nueva gran figura, Felix Magath, el equipo de la ciudad con el segundo puerto más grande del continente lograba su primer título internacional de la mano de Kuno Klötzer.

CoTeK26WAAAJBTH
Festejando la Recopa

En la Supercopa europea poco pudo hacer ante el Liverpool de Bob Paisley con quien igualó en uno de local pero cayó 6 a 0 de visitante. Con la llegada del inglés Kevin Keegan y los goles de Horst Hrubesch el equipo seguiría siendo protagonista. Bajo la dirección técnica del yugoslavo  Branko Zebec el equipo logra la Bundesliga 78-79 un punto arriba del Stuttgart y sale subcampeón del Bayern Munich al año siguiente. Mientras, avanzaba en la Copa de Campeones de Europa donde dejaba en el camino a Knattspyrnufélagið Valur de Islandia, Dinamo Tbilisi soviético, Hajduk Split de Yugoslavia, Real Madrid de España con un 5 a 1 histórico, para enfrentar en la final al mítico Nottingham Forest que venía de ganar el título la temporada anterior. En la final disputada en el Santiago Bernabéu, el equipo de Brian Clough lograba el bicampeonato con tanto de John Robertson. A Zebec lo reemplazaría a finales de 1980 su compatriota Aleksandar Ristic, quien pelearía la Bundesliga hasta el final pero terminaría segundo del Bayern Munich. Era el turno del hombre que cambiaría el club para siempre: el austríaco Ernst Happel.

c30b37f6218205221d91f817955672db
Hrubesch y Happel. Glorias de los Dinosaurios

El ex entrenador de Holanda en Argentina ´78 arrancó la temporada 1981-82 logrando una nueva Bundesliga tres puntos arriba del Colonia, con Hrubesch como goleador. Ese año también es protagonista en la Copa UEFA, donde llega a la final después de eliminar al Utrecht de Holanda, Bordeaux de Francia, Aberdeen de Escocia, Neuchatel Xamax de Suiza y Radnicki Nis de Yugoslavia. En la final el Göteborg dirigido por Sven-Goran Eriksson fue demasiado venciendo 1 a 0 en Suecia y dando la sorpresa con un 3 a 0 en Alemania. Eso no fue impedimento para ir por más, ya que la temporada 1982-83 se transformaría en la mejor de su historia. Vuelve a lograr la Bundesliga esta vez dejando atrás al Werder Bremen (sumaron la misma cantidad de puntos pero se definió por diferencia de gol) y volverían a ser protagonistas en la Copa de Campeones de Europa. Esta vez dejaron en el camino al Dinamo Berlín de la parte pobre este, al Olympiakos de Grecia, al Dinamo Kiev de la URSS y a la Real Sociedad de España para enfrentarse en la final a un gigante de Europa: la Juventus. El 25 de mayo de 1983 el equipo de Happel formaba con Uli Stein, Manfred Kaltz, Ditmar Jakobs, Holger Hieronymus, Bernd Wehmeyer, Jürgen Groh, Wolfgang Rolff, Felix Magath, Jürgen Milewski, Horst Hrubesch y el único extranjero, el danés Lars Bastrup. La Juve de Giovanni Trapattoni tenía entre sus filas a tipos como Dino Zoff, Gaetano Scirea, Sergio Brio, Claudio Gentile, Antonio Cabrini, Massimo Bonini, Michel Platini, Marco Tardelli, Zbigniew Boniek, Roberto Bettega y Paolo Rossi… pavada de nenes. Sin embargo, el Hamburgo pegó a los 8 minutos gracias a un tremendo golazo de Magath y la Juventus no pudo quebrar la resistencia de Stein, gran figura del equipo vestido de rojo. El equipo alemán se consagraba campeón europeo contra todo pronóstico, y Happel se transformaba en leyenda.

neues-teaserbild-bg
El día más feliz

Luego caería en la final Intercontinental por 2 a 1 ante el Gremio de Valdir Espinosa con doblete de Renato Gaúcho en tiempo extra y en la Supercopa europea ante el Aberdeen de Ferguson por 2 a 0 en el global. También caería a nivel local ante en la supercopa local ante el Bayern Munich por penales. En la temporada 83-84 terminó subcampeón del Stuttgart, en uno de los campeonatos más parejos de todos los tiempos, ya que ambos equipos juntos al Mönchengladbach sumaron 48 puntos en un triple empate. Para alegría del Stuttgart (que cayó en la última fecha 1 a 0 con Hamburgo), la diferencia de gol fue determinante: 46, contra 39 del Hamburgo y 33 el Borussia. El Bayern Munich terminó cuarto a un punto. En 1986 se retiraría Felix Magath, ya convertido en leyenda. Volvió a salir subcampeón del Bayern en la temporada 86-87 y ese año Happel logra su último título al vencer en la Copa Alemana al Stuttgarter Kickers por 3 a 1. El entrenador dejaba el club el 30 de junio de 1987 con 241 partidos dirigidos, 132 victorias, 57 empates y 52 derrotas, obteniendo dos Bundesligas, una Copa de Campeones de Europa y una Copa Alemana, además de seis subcampeonatos en diferentes competiciones. Se acababa una era.

Empezaba un marcado declive. El club entraba a padecer problemas económicos que se solucionarían con la venta récord de Thomas Doll a la Lazio. Durante esos noventa volvieron sus dos grandes ídolos, Felix Magath como entrenador y Uwe Seeler como presidente. Pese a los esfuerzos el club seguía en mitad de tabla en años donde un argentino era una de sus figuras: Rodolfo “PelusaCardoso, quien sigue como entrenador juvenil desde su retiro en 2004. Otro argentino fue figura y goleador a principios del nuevo siglo: Bernardo Romeo. Con los dos argentinos logró levantar su último título: la Copa de Liga, donde eliminó al Hertha Berlín, al Bayern Munich (dos tantos de Romeo) y vencer en la final 4 a 2 al Borussia Dortmund con tantos de Nico-Jan Hoogma, Cardoso, otro ex Boca como Naohiro Takahara y Stefan Beinlich. En la primera década del nuevo siglo también logró dos copas falopas como la extinta Intertoto, una frente al Valencia y la restante ante el Dacia Chisinau moldavo (donde hubo diez campeones…).

52724076
A ver, yo te voy a enseñar como se levanta a una alemana

La nueva década iba a empezar a coquetear con sus peores momentos. En la temporada 2011-12 el equipo pelearía el descenso luego de un comienzo  con un empate y cinco derrotas. A pesar de eso se recuperó y llegó a estar 9 fechas sin perder para terminar en la posición 15, a seis de la promoción. En la temporada siguiente termina en un buen séptimo puesto, a pesar de una histórica goleada en contra por 9 a 2 ante el Bayern Munich. Lamentablemente, resultados como esos iban a ser cada vez menos extraños. Su primer cara a cara con el descenso fue en la temporada 2013-14 donde tuvo dos rachas nefastas de 7 y 5 derrotas consecutivas, siendo la segunda en las fechas finales del torneo. El equipo terminó decimosexto y tuvo que enfrentar al Greuther Fürth en la promoción. Un 0 a 0 en casa y un empate en 1 de visitante lo mantuvieron en la máxima categoría. La siguiente temporada no fue mucho mejor, donde se recuerda un 0-8 ante el Bayern. El equipo llegó a la última fecha igualado en puntos con el Friburgo. Uno se iba derecho, otro jugaba la promoción. El Hamburgo hizo los deberes al vencer 2 a 0 al Schalke y se aseguró una vida más ya que el Friburgo caía 2 a 1 ante el Hannover y era condenado al descenso. El rival en la promoción era el Karlsruher. La ida de local fue 1 a 1 y tres días después parecía que todo llegaba a su fin. A los 78 Yabo puso el gol para el local que festejaba el ascenso. Pero cuando el partido se moría, un tiro libre para el Hamburgo le dio una vida más. Iban 91 minutos cuando el chileno Marcelo Díaz agarró la pelota y la puso en el ángulo izquierdo de un portero que sólo atinó a mirar. Había tiempo extra y faltando cinco para el final Nicolai Müller anotaría el gol de la salvación para los Dinosaurios, pero quedaba una jugada más. Un penal sobre el final le daba otra chance más al Karlsruher pero René Adler se hizo enorme ante Hennings y dejó al equipo en Primera. Parecía que habían sufrido mucho…

Luego de un décimo puesto en el campeonato siguiente, el año 2016 lo arrancó de la peor manera. Estuvieron las primeras doce fechas sin conocer la victoria (4 empates y 12 derrotas). Luego pudo encontrar una regularidad (a pesar de otro 0-8 ante el Bayern) y terminó salvándose por un punto de la promoción al ganarle al Wolfsburgo en la última fecha y mandarlo a la promoción. Los Lobos buscarían venganza y llegó un año después. A pesar de arrancar esta última temporada con dos victorias llegaron 8 sin ganar (con siete derrotas) pero lo peor llegó a partir de la fecha 14. Mareados como borrachos, no podían encontrar la llave de la victoria. Los partidos pasaban y los tres puntos se hacían más lejanos. 15 fueron los partidos sin ganar (6 pardas y 9 derrotas) hasta que la victoria ante el Schalke por 3 a 2. Junto con el Colonia, estaban muy lejos de la salvación. Las victorias sobre el Friburgo y el Wolsfburgo, los principales rivales en la tabla de abajo, le brindaron una pequeña ilusión. La derrota en la penúltima fecha ante el Eintracht Frankfurt los dejaba esperando un milagro. Tenían que ganarle al Borussia Mönchengladbach y esperar que el Wolfsburgo caiga de local ante el descendido Colonia. Un minuto duró la esperanza de los hinchas de la bandera con forma de rombo. Lo que tardó Joshua Guilavogui en anotar ante el Colonia. En casa Aaron Hunt de penal abría la cuenta pero Josip Drmic empataba minutos después. En el otro partido, Jonas Hector empataba pero luego el belga Devock Origi ponía una nueva ventaja para los de la fábrica de autos. En la segunda etapa el primer festejo iba a estar en Hamburgo gracias a Lewis Holtby pero menos de diez minutos después Robin Knoche liquidaba el pleito en Wolfsburg y ya no había marcha atrás. Josip Brekalo ya había marcado el cuarto para el Wolfsburgo cuando los hinchas del Hamburgo empezaban a prender fuego todo lo que había a su alrededor. 54 años, 261 días, 00 horas, 36 minutos y 02 segundos marcaba el reloj más famoso de Alemania al momento de su muerte (?).

31210895_774178392970547_1623670810969374720_n
Más HamBurgo (?) que nunca

Hoy ese reloj dice los años de antigüedad del club. Se había acabado el sueño, el Hamburgo quedaba afuera del selecto grupo de equipos que nunca descendieron en las principales ligas europeas, donde encontramos al Real Madrid, Barcelona, Athletic Bilbao e Inter. Y sumando ligas menores podemos nombrar a los portugueses de Benfica, Sporting y Porto y a los holandeses de Ajax, Feyenoord, PSV y Utrecht. El club volverá a jugar el clásico ante el St. Pauli después de varios años aunque lo que no se imaginaban los termos de sus hinchas es que sería en Segunda División. Será entonces el tiempo de la reestructuración y la hora de poner nuevamente el reloj en cero para marcar un nuevo camino.

Anuncios