A la Pelotita Vol. 12: Adidas Telstar 18

Ya está, ya escuchamos de vuelta los acordeones de los pibes rusos que antes tocaban en la Línea B y ahora lo hacen de local. El Mundial ya es una realidad, así que en nuestro racconto de balones mundialistas llegamos a la que será la estrella más pateada del 2018, después de Guido Süller y su casamiento: Adidas Teslar 18, el futuro llegó con nombre del pasado. Vamos a ver cómo viene

En este recorrido que fuimos haciendo a lo largo de 11 posts fuimos analizando las pelotas de los mundiales y arrancamos con la más icónica, la Teslar de 1970 y parece que en la FIFA y Adidas nos leen porque para la pelota del último Mundial eligieron el nombre de ese emblemático balón y en una explosión mental de brainstorming le agregaron el 18. Creo que todavía hay ejecutivos y creativos sangrando por la nariz. Bueno, vamos a lo que nos gusta a nosotros, a hablar de la redonda en sí.

Arrancamos el análisis con la misma frase de las pelotas anteriores: Adidas buscaba hacer de este el balón perfecto y el más tecnológico. Lo primero habrá que verlo en la cancha (aunque ya se estuvo rodando en varios lados) pero lo segundo es un hecho. La Teslar 18 es la primer pelota con un chip NFC (Near Field Communication) interno, el mismo que se usa en celulares, que se coordina con el sitio web y le permite al usuario tener datos estadísticos sobre su rendimiento y el de la bocha así como también realizar desafíos interactivos. No es la primera vez que Adidas utiliza tecnología en sus balones, antes del Mundial de Brasil habían sacado la miCoach Smart Ball, que registraba datos vía Bluetooth.

La Telstar 18 sin maquillaje

El diseño exterior de la pelota se conforma por 6 paneles pegados y sellados térmicamente. La ausencia de costuras (como ya lo habrán aprendido de los post anteriores) hace que la pelota tenga una trayectoria más predecible y además la hace totalmente impermeable, propiedad ésta que se se potencia cubierta plástica que la rodea.  Tiene los colores en blanco y negro, así como su abuelita de quien heredó el nombre, pero con unos diseños pixelados que le dan una imagen más moderna y también remiten a los paneles solares poligonales que tenía el satélite que inspiró al original. Yo pensaba que era un homenaje al Tetris pero no pude chequear esa información.

Si pensaban que por tener el chip la pelota iba a dar más certezas a la hora de los partidos del Mundial tengo que decirles que no, que el chip no se activará durante los partidos de la Copa, otra oportunidad desperdiciada aunque convengamos que hasta el VAR la viene pifiando…La presentación oficial de la pelota se hizo en Moscú el 9 de Noviembre de 2017 y estuvo a cargo de Lionel Messi, quien desfiló con la pelota y el conjunto argentino. Lio dijo sobre la pelota “Buenas tardes a todos. Está buena la pelota, ya la conocía, tuve la oportunidad de probarla antes. Me gustan los colores y el diseño, está muy buena”.

La Copa se vende por separado

Como toda pelota mundialista que se precie de tal, esta vino acompañada de una amplia gama de familiares para todo terreno y color: La línea Teslar Glider, la cual conserva el mismo diseño exterior, pero con gajos cuadrados y rectangulares. Viene en varios colores e incluso algunos balones conmemorativos de selecciones salen con ese formato. También, como en los balones anteriores, está la versión naranja (que conserva los 6 gajos de la original) para el invierno y la de futsal, en tono rojo y negro.

Y probarla se la fue probando a lo largo del año, dado que por ejemplo fue el balón oficial de la Superliga Argentina de Futbol, y los de Boca por lo menos no nos quejamos, salvo Rossi (?). Mayormente no trajo críticas ni se vieron goles en donde el peso o la forma de la pelota haya sido trascendental. Aunque está el caso de De Gea o de Ter Stegen que salieron a criticarla. El arquero del Barcelona dijo “El balón no tiene siempre la culpa pero es verdad que este es un poco complicado, se ha visto en el gol que ha marcado Müller (desde fuera del área). Se mueve bastante, podría ser mejor, pero nos tendremos que ir acostumbrando. No va a haber más remedio”.

De Gea justificando su puteada

Lo cierto es que estamos a nada para que la Telstar 18 empiece a rodar en suelo ruso. Habrá más o menos goles que en Brasil? Serán todos atribuibles a la pelota? Cuán alto la puede llegar a colgar Higuaín? Todos interrogantes que se develarán dentro de poco, mis amigos. Lo único que esperamos es que la bocha se haga amiga de Lío y sus secuaces y que, ya sea por sus gajos, sus pixeles o su chip, la magia de la Play se haga presente y podamos levantar la Copa lejos del mundo virtual y en la cara de Putin.

Anuncios