Argentina 3 – Francia 4: C’est la vie

Argentina cayó derrotada 4-3 ante Francia y se despidió del Mundial de Rusia 2018. El conjunto galo impuso la dinámica con Kylian Mbappé mientras que la Selección solo aportó lo impensado del resultado.

Se terminaron las desventuras de la Selección Argentina en Rusia. Francia fue letal para aprovechar todas las ventajas defensivas, la lentitud de un mediocampo siempre en desventaja e hizo patente la ineficacia ofensiva donde el falso nueve Lionel Messi se ahogó en la marca rival de N’Golo Kanté y Blaise Matuidi. Parece increíble que en esas circunstancias el equipo nacional dio vuelta el resultado al comienzo del segundo tiempo y hasta pudo llevar el partido al alargue en la última jugada.

Desde el planteo táctico, como ante Islandia y Croacia, el doble comando DT-jugadores en Argentina fue superado y nunca supo cómo contrarrestar a una Francia mucho más rápida y precisa. La diferencia en el juego fue brutal y el resultado final se maquilló desde la enjundia de los jugadores argentinos, insuficiente ante una planificación erronea y errática durante todo el Mundial. Otro once distinto, otra idea de ataque sin el entrenamiento adecuado: el “falso” nueve de un fallido equipo. Cristian Pavón reemplazó a Gonzalo Higuaín y desapareció la referencia de ataque. El delantero de Boca se desperdició tratando de tapar al lateral Lucas Hernández. Messi no logró obtener la pelota en el área, y salió constantemente de la zona de fuego para estar en contacto con el resto. Se vio en ofensiva sin propósito alguno a Enzo Pérez mientras Ángel Di María solo atinó a tirar centros hacia un delantero imaginario. Los pocos que trajo Jorge Sampaoli quedaron en el banco de suplentes.

La danza del desgarro y los 100 metros llanos

El mediocampo, lento y previsible, dejaba una estancia detrás de Javier Mascherano y Ever Banega al igual que ante Nigeria. Esta vez los defensores argentinos tuvieron problemas con los contrataques de los franceses, principalmente por la velocidad que le imprimían Kylian Mbappé y Antoine Griezmann. Un primer tiro en el travesaño a los 8 minutos del 7 galo fue el aviso. El penal llegó en el minuto 12. Banega la pierde con Paul Pogbá y este se la cedió a Mbappe que se mandó un pique a la Usain Bolt hasta el área. Marcos Rojo quedó pagando en la marca y, desgarro mediante, lo derribó dentro del área. Franco Armani volvió a tirarse antes en la pena máxima mientras Griezmann la dejaba en la red. 0-1. Así se sucedieron los contragolpes desde el sector de un sufrido Nicolás Tagliafico. Olivier Giroud estuvo cerca del segundo al que no llegó ante el enésimo desborde de Griezmann.

Mbappé continuó con sus zancadas y a los 18 minutos Tagliafico tuvo que frenarlo con falta en la puerta del área para evitar que quede mano a mano. Esta vez el tiro libre quedó en manos de Paul Pogba, pero el volante del Manchester United no tuvo puntería y su disparo salió lejos, por sobre el travesaño.

El primer tiempo se moría hasta que un desaparecido Ángel Di María hizo un gol de otro partido. De otra época del jugador surgido en Rosario Central. Recibió de frente al arco y desde afuera del área clavó un zurdazo en el ángulo izquierdo imposible para el arquero Hugo Lloris para poner el empate.

 Un espejismo de esperanza de otro partido

En el comienzo del complemento la fortuna sonrió a la Argentina. Di María parecío haber recuperado la confianza. Penetró por izquierda y tuvieron que derribarlo. Banega ejecutó el tiro libre que rebotó en Pogba, Messi recibió dentro del área en soledad y ejecutó hacia el arco pero la pierna de Gabriel Mercado desvió el remate a la red para el inesperado 2-1. Era necesario reorganizarse para defender la ventaja obtenida en forma inesperada. Nada de eso pasó.

Francia volvió a la carga. El cambio de Federico Fazio por Rojo en la defensa fue para peor. A los 10 minutos tuvo una desinteligencia con Franco Armani que Griezmann por muy poco no capitalizó en un empate. Este llegó a los 12 del complemento con un centro de Lucas Hernández que cruzó todo el área y encontró la volea de Benjamin Pavard, quien se llenó el empeine de gol cuando la puso contra el palo derecho de Armani. Tagliafico no llegó y mucho menos Di María para evitarlo. Seis minutos después, Pavón, fuera de su hábitat ofensivo, dejó suelto a Lucas Hernández. El centro terminó con un enganche dentro del área por el pibe de 19 años Mbappe con una definición que superó la débil resistencia de Armani.

Franco Armani por demanda popular.

Tras el gol, Sampaoli decidió meter a Sergio Agüero por Enzo Pérez y dar más peso ofensivo. Nunca pudo controlar a Mbappé y lo pagó muy caro. En el minuto 23 desde los pies del arquero Lloris, los franceses construyeron una contragolpe rápido y preciso que terminó con otra soberbia definición del 10 francés, quien se convirtió en el primer jugador menor a veinte años en convertir dos goles en un partido desde Pelé en Suecia 1958.

Un poco de amor francés

Didier Deschamps, el entrenador francés, comenzó a realizar cambios con la idea de cuidar a sus figuras. Argentina había abusado de su suerte. Insistió desde el amor propio pero con muy pocas ideas. En tiempo de descuento Lionel Messi habilitó entre dos centrales al Kun Agüero que puso el 3-4. Hubo tiempo para una jugada más antes del silbatazo final. Un remate fallado por Ángel Di María con la derecha desde el centro del área. La pelota se pierde afuera cuando el otro ingresado Maximiliano Meza no pudo observar la llegada tanto de Nicolás Otamendi como de Lionel Messi para lo que hubiera sido un empate milagroso hacia el alargue… pero no lo fue. Fue el final entre cabezas bajas, la despedida más temprana de lo esperado pero muy lógica dada la cantidad de desaciertos en todo sentido de este proceso accidentado y caótico en todos los aspectos.

El dolor de ya no ser.

Así se cierra un ciclo de jugadores cuya autogestión colapsó tras la tercera final perdida, ante la tierra arrasada dirigencial y varios cuerpos técnicos con ideas totalmente disímiles. Quedará la sensación de una década desperdiciada que nunca pudo plasmar en títulos los éxitos logrados en sus respectivos clubes. Tiempo de una renovación en la que no se observa un rumbo claro, ni un equipo, ni un jugador de elite ante la exigencia nostálgica de una nación futbolera. Ese espíritu que se renueva cada cuatro años y ya mira la última vez que levantó el trofeo ya en color cepia.

El futuro ya llegó y en forma de Mbappe

DÍA 19 – OCTAVOS DE FINAL

BRASIL – MÉXICO (11 HS)

PROBABLES FORMACIONES

Brasil: Alisson; Fagner, Thiago Silva (C), Miranda, Filipe Luis; Paulinho, Casemiro; Willian, Coutinho, Neymar; Gabriel Jesus. DT: Tite.

México: Guillermo Ochoa; Carlos Salcedo, Hugo Ayala, Edson Álvarez, Jesús Gallardo; Miguel Layún, Héctor Herrera, Carlos Vela, Andrés Guardado (C), Hirving Lozano – Javier Hernández. DT: Juan Carlos Osorio.

TV: TyC Sports.y DirecTV Sports

BÉLGICA – JAPÓN (15 HS)

PROBABLES FORMACIONES

Bélgica: Thibaut Courtois; Toby Alderweireld, Thomas Vermaelen, Jan Vertonghen; Thomas Meunier, Axel Witsel, Kevin de Bruine, Yannick Carrasco; Dries Mertens, Romelu Lukaku, Eden Hazard. DT: Roberto Martínez

Japón: Eiji Kawashima; Hiroki Sakai, Maya Yoshida, Gen Shoji, Yuto Nagatomo; Genki Haraguchi, Makoto Hasebe, Takashi Inui, Shinji Kagawa, Gaku Shibasaki – Shinji Okazaki (o Yuya Osako). DT: Akira Nishino

TV: TV Pública y DirecTV Sports

Anuncios