Planchazo al mito: En Europa son medidos para el festejo

Volvemos a esta sección luego de culminado el Mundial de Rusia 2018, donde la Copa quedó en suelo europeo, para ver si el inconsciente colectivo que nos dicta con voz de Alejandro Fabbri que “en Europa saben festejar como personas civilizadas” esta vuelta tuvo razón o si, por el contrario, es tocuen.

El pasado domingo 15 nos tocó asistir (es un decir, porque si nos tomaban asistencia estábamos todos ausentes) a la final del mundo que disputaron franceses y croatas, con la victoria por 4-2 de la escuadra del gallito y de Pepe le Pew. Por supuesto que pudimos ver a los campeones saludar al público bajo una lluvia tanto meteorológica como de papelitos, y para nuestro desconsuelo estaban todos con su indumentaria completa, no pudiendo repetir imágenes como éstas, más propias de nuestro fútbol. O no tanto.

Porque eso de festejar con tutti el campeonato de tu equipo y, en el medio, llevarte pertenencias de tus jugadores favoritos o del pibe que no pisó  la cancha en todo el torneo pero tenía la indumentaria completa, resulta que no es tan propia de nuestro fútbol nomás. Porque, por poner un caso, cuando el Levante ascendió a Primera el año pasado, los aficionados entraron al campo de juego y literalmente hicieron desaparecer a los jugadores en un mar de seres altamente civilizados que compartían con los players el jolgorio del ascenso. Pero bueh, son españoles, casi latinos,  en otros lados no pasa, ¿No? Claro, pasó en el Manchester City porque el Kun y Otamendi inoculan en las mentes de los aficionados su propia sudaquitud (?).

Señoritos ingleses compartiendo un grato momento en el verde césped

¿Y qué otra cosa asociamos con el festejo y el cabezadetermismo nacional? Si hablamos de festejo argentino de campeonato todo nos lleva al Obelisco y al techo de la casita que Ronald McDonald’s tiene en Corrientes y Carlos Pellegrini. Porque si, porque más de uno se ponía a pensar y hasta tenía preparada la columna de opinión con el titular “La fiesta del fútbol empañada por los violentos de siempre”, porque esa les sale de taquito. Porque acá no sabemos festejar como en Europa, donde el equipo puede desfilar tranquilo, todos saludando y reina la hermandad entre los ciudadanos, ¿No?

@chulengol entendiendo todo

Bueh, Francia nos demostró que los que piensan así están un toqueciiiiiiito equivocados. Los festejos por la obtención de la Copa del Mundo se dieron en un marco de bastante bondi, y no solamente en los alrededores de la Torre Eiffel como uno esperaría que fuera, ya que son tan correctos que hasta se tendrían que juntarse a bardear en un sitio estrictamente delimitado (?), sino que se fueron dando en varios puntos del país, con muertos, heridos y enfrentamientos con la policía incluidos.

Por empezar, en Champs Elyssées, uno de los comercios más conocidos de la zona, Publicis, fue literalmente saqueado por ¿Simpatizantes? ¿Hinchas de la Selección? ¿Les Cabecois? Seguro que eran integrantes de La 12 infiltrados entre ciudadanos de bien. No pueden ser europeos, eso no pasa allá. Bueno, cuestión, que los muchachos se llevaron varias cosas y de paso destrozaron el lugar y, para ser parejitos con todos, también otros locales cercanos. Porque si rompemos, rompemos a todos por igual, hermanados y en libertad, bueno, hasta que vinieron los oficiales del orden y los corrieron con gases.

“Claro, el negro arma el quilombo y después se va tranquilo, son todos iguales, hay que matarlos de chiquitos. Menos a Mbapé, Umtiti y al resto de los de la Selección”

Por los desmanes, solamente en París hubo más de 100 detenidos y varios heridos por la represión policial (que incluyó palos, gases lacrimógenos y camiones hidrantes) y por los enfrentamientos que se dieron en las calles de la Ciudad Luz. Pero como la alegría era tan grande, no podían circunscribirse los festejos a un solo lugar y, por consiguiente, tampoco el quilombo. En Beauvais,  en Lyon, en Grenoble  y en Marsella se registraron incidentes de igual magnitud, con tiros, líos y cosha golda. Hermoso todo.

¿Queré muertos? también hubo, aunque no atribuibles, en principio, al bolonqui generalizado. Se registraron dos muertes, una en Annecy, donde un hombre de 50 años saltó a un canal y se quebró el cuello; la otra muerte fue a causa de un accidente automovilístico en la localidad de Saint-Félix, en Oise, cuando un hombre se estrelló contra un árbol. Más de un diario sensacionalistas encabezaron con “dos muertos en los festejos del Mundial”, pero lo cierto es que fueron dos muertes que se dieron en el marco del festejo, no a causa de los incidentes o provocada por la violencia.

La policía contribuyendo al combate de los franceses contra el calor del verano

El lunes, ya cuando limpiaron las calles y el embrujo del triunfo se alejó de las mentes de los franceses, volvió la calma a sus corazones y recibieron a los campeones del Mundo con un desfile bien organizado y digno de seres civilizados como ellos. Bueno, casi (?). Lo que pasó el día anterior seguro que fue productos de infiltrados, porque eso, en Europa no pasa.

 

Anuncios