La Qué de la Liga

En una nueva versión de “copiemos todo lo de afuera pero pongámosle nuestra impronta”, la AFA se gasta una nueva bala con la copa de la Superliga, pero otra vez no parece dar en el blanco.

En abril y mayo del año que viene se disputará un nuevo torneo de primera división del fútbol argentino: La Copa de la Superliga. Esta competición viene a llenar un vacío insólito dentro del calendario argentino gracias a la decisión de jugar la Superliga a una sola rueda de 25 fechas.

El formato del torneo sería el siguiente: sería un torneo a eliminación directa (ida y vuelta). Los primeros 6 equipos del presente torneo pasan directamente a octavos de final mientras que los demás juegan la primera ronda entre sí para definir a los 10 restantes. La idea en principio no es mala, pero -como todo lo que realiza esta gestión de la AFA– la implementación es nefasta.

En torneos con poca cantidad de partidos oficiales (generalmente por tener pocos equipos, no muchos como es el caso nuestro), tener dos copas (la nacional y una de liga) es algo bastante común. Sin embargo, al ser la copa de menor orden en comparación con la Copa Argentina, en estos casos se suele jugar antes que el torneo para hacerla mas atractiva: una especie de torneo de pretemporada mas en serio. Por ejemplo, en Emiratos Árabes (liga de 14 equipos) pasa algo así. Primero se juegan los partidos de la segunda Copa, en este caso se mecha con el comienzo de la liga, y también por otro lado se juega la Copa nacional, que es la principal.

Ahora veamos el aspecto de la cantidad de partidos en una misma temporada: si pretenden imitar la Copa de la liga inglesa y hacer una copa solo con llaves eliminatorias, no entienden algo básico: las ligas inglesas juegan entre 38 y 46 partidos por temporada, mas la FA Cup. Entonces tiene sentido una copa mas “rápida” con pocos partidos. En Argentina en cambio, la Superliga tiene tan solo 25 partidos en un año calendario. Si un equipo queda afuera en su primer partido de Copa Argentina y en el de la segunda copa (ida y vuelta), habrá jugado en un año menos de 30 partidos oficiales. Es decir que un socio de cualquier club habrá pagado 12 meses de cuota para ver menos de 15 partidos (cuando hasta hace no mucho el valor de una cuota significaba ver por lo menos dos partidos al mes).

Para lograr mas atractiva esta segunda copa, seguramente tendrá algún cupo para un torneo internacional (seguro será la Sudamericana). Pero la copa va a empezar después de que termine la liga. O sea, va a haber muchos equipos que ya van a estar clasificados. Se pierde el incentivo.

Y por último, hacer una copa de eliminación directa para agregar mas partidos es carecer de imaginación. Los países con este tipo de copas y pocos partidos de liga, la hacen con fase de grupos, para justamente darle mas partidos a sus equipos (i.e. la Copa de la liga en los Emiratos).

En resumen, es una solución para dar mas partidos oficiales que:

  • No agrega mas partidos (en una cantidad relevante)
  • Está mal diseñada (eliminación vs fase de grupos)
  • Y mal coordinada en el calendario (Al final, en vez de al principio)

 

 

NdLRF: Post realizado con la inestimable colaboración de NZS_10
Anuncios