Cortito y al pie: El paso de Huracán de Tres Arroyos por Primera (2004/05)

Después de larga ausencia, el regreso de esta sección con uno de los pasos efímeros y recordados.

Para ponernos en contexto, hablamos de un club con 95 años de vida pero que traspasó la barrera del fútbol regional en la recta final del siglo XX.  Fue fundado el 3 de abril de 1923 con el nombre de Club Atlético Huracán, en claro homenaje a su par porteño, y por la cercanía al radicalismo que tenían sus fundadores fueron apodados Los Peludos. Comenzó a marcar territorio en la nueva  Liga Regional Tresarroyense, donde fue campeón invicto a finales de la década del 20. En 1932 se alejó de este certamen para fundar La Liga Regional del Sur junto a otras instituciones, volviendo años después. En la Liga Regional suman casi 40 títulos y el récord de 52 partidos sin perder entre 1966 y 1969.

Décadas más adelante, contó con buenos planteles para lo que eran los objetivos zonales que perseguía, en la década del ’70 y finales de los 80 (perdió una final con Aldosivi). En 1995 aparecieron en el primer Torneo Argentino B, donde comenzaron su recorrido en la segunda ronda y quedaron eliminados en el Grupo H a tres puntos de Brown de Arrecifes, uno de los equipos que logró el ascenso.

La etapa que terminó con el Globo en Fútbol de Primera podría decirse que comenzó en 1998, nuevamente en el Argentino. Un certamen que para entenderlo hay que seguirlo muy atentamente. Más o menos era así: lo jugaron 97 equipos, repartidos en seis regiones. Los 27 clubes de la Región Bonaerense fueron repartidos en ocho zonas, cinco de tres integrantes y tres de cuatro, clasificando los dos primeros de cada grupo. En la segunda ronda, los 16 clasificados formaron cuatro grupos de cuatro equipos, donde el conjunto tresarroyense fue agrupado por su cercanía geográfica con los de Punta Alta, Alvarado de Mar del Plata y Grupo Universitario de Tandil. Clasificaron en primer lugar, con una fecha de anticipación, con 12 puntos sobre 18 posibles.

El primer partido de la escalera al cielo: contra Boca de Coronel Suárez, en su debut en el Argentino B de 1998

De ahí pasaron a la primera etapa de la segunda ronda, donde se midieron contra Everton de La Plata, Independiente de Chivilcoy y Atlético Paraná de San Nicolás. Lograron la clasificación en la última fecha, por un 3-0 como local ante los de Chivilcoy que permitió superarlos en puntos. De ahí fueron a ooootra ronda, que clasificaba a la Etapa Final, llevando a esta altura más de seis meses de competencia. Jugaron contra los platenses, Yerbatero de Apóstoles y 13 de Junio de Pirané, empatando en el primer puesto con éstos últimos, pero clasificando un escalón abajo por diferencia de gol. Así llegamos a la Ronda Final, jugada en abril de 1999. Huracán jugó contra la CAI de Comodoro, Racing de Trelew y el equipo de Pirané. Los que terminaron logrando el tortuoso ascenso fueron los de Tres Arroyos y los de Comodoro Rivadavia. La llegada al Argentino A de la mano de jugadores como el Novillo García, Franklin Martínez, Ivan Dragojevich y Jorge Izquierdo (dirigidos por Hugo Tenaglia) era la primera gran gesta de los peludos.

Pero el Consejo Federal no se daba por satisfecho con ese adefesio de torneo. El Argentino A comenzó pocas semanas después y resultó que los ascendidos no comenzaban su derrotero en la primera ronda, sino que ya estaban clasificados para jugar por el ascenso al Nacional B (!). Huracán tenía la oportunidad de pasar de jugar contra los equipos de Adolfo González Chaves y parajes cercanos a la segunda división del fútbol argentino. Huracán no pudo lograr el salto que sí pudo hacer Racing de Córdoba en la otra zona. Terminó quinto de seis equipos en su grupo, de más decir que una campaña bastante digna. Sacó 12 puntos producto de tres victorias y tres empates.

Tras un período de adaptación, la temporada 2000/01 fue otro gran salto para el equipo. La primera fase del Torneo era con 18 equipos, divididos en dos zonas de 9. El globo jugó en la Zona A junto a equipos con buen nivel como la CAI y Aldosivi, pero clasificando al Hexagonal Final junto a Juventud Alianza de San Juan y Cultural Argentino de General Pico. Terminó como puntero invicto al sumar 34 puntos producto de 9 triunfos y 7 empates. En la etapa final también se midieron contra Ben Hur, Patronato y Gimnasia y Tiro de Salta. Lograron el ascenso a la B Nacional gracias a los 20 puntos logrados por 6 victorias y 2 igualdades, dos unidades por encima de los salteños. Los goleadores del equipo fueron Claudio García, con 18 goles, y Andrés Orellano, con 8.

En su primera temporada en la B Nacional casi se sacan el premio mayor, porque su buen papel en el torneo (peleando en los primeros puestos en ambos torneos) permitieron que fuera uno de los mejor ubicados en la tabla general, lo que le permitió llegar a la promoción ante Lanús. Ya bajo las órdenes del Chavo Anzarda, tuvieron que hacer de locales en Platense, a 500 km de Tres Arroyos, donde perdieron 2-1. La vuelta se jugó tres días después y fue un 1-1 que determinó la permanencia del granate.

Y llegó la temporada de su máxima hazaña: la 2003/04. Con la base del equipo que venía desde el Argentino B (Izquierdo, García, los Dragojevich, Schmidt, Galván, etc), fueron uno de los equipos más destacados de la B Nacional. En el Torneo Apertura fueron cuartos, con 28 puntos, detrás del campeón Instituto (36), Belgrano y San Martín de San Juan (29). Arrancó el torneo con cinco victorias y dos empates, posicionándose rápidamente entre los animadores, aunque después pegó una racha de tres derrotas al hilo (y un triunfo en las últimas cinco fechas) que le hicieron perder terreno. Lo más destacado de ese torneo fueron los 10 goles del Novillo García y los cinco de Rodrigo Palacio, que tras ese torneo dejó el club para una prometedora carrera que le permitió ser subcampeón del mundo.

Debut con gol para Palacio en la B Nacional contra Juventud Antoniana

En el Clausura les fue aún mejor, porque fueron terceros con 34 puntos, detrás de Almagro (37) y Argentinos (36).  Después de un flojo comienzo, recién ganaron en la quinta fecha, por 4-1 a Godoy Cruz, con cuatro tantos de Gabriel González. La gran campaña de los de Anzarda –de 15 triunfos y 16 empates sobre 38 partidos- le permitieron ser el mejor ubicado en la tabla general, lo que les permitió medirse contra Almagro (que perdió el primer ascenso contra Instituto) para ver quién llegaba a Primera División. El partido de ida se jugó en José Ingenieros, donde el local ganó 2-0 con goles de Tonelotto y Sparapani. La vuelta, tres días después, fue triunfo del Globo por el mismo marcado, con tantos de Gabriel González y de García durante el primer tiempo.  Al no aparecer ningún gol de oro durante el suplementario fueron a los penales, donde Cristian Galván le apuntó al palo y Martín Bernacchia atajó el remate de Miralles para que el Tricolor volviera a la máxima categoría después de tres años.

Pero al equipo le quedaba una última oportunidad: La promoción contra Atlético Rafaela. La ida se jugó el 30 de junio de 2004 en el Minella marplatense, donde los de Tres Arroyos se impusieron 2-1, con goles del Novillo y de Miralles, marcando el descuento Fabián Césaro para la Crema. El 4 de julio, fecha inmortalizada en un documental, los de Anzarda comenzaron ganando con el tanto de Cristian Galván (previamente Favale no le cobró un penalazo a García, por lo que tiempo después Dragojevich diría que supo en ese momento que el partido iba a ser “raro”) pero los goles de Gandín y de Emanuel Villa le daban la permanencia al local, por la ventaja deportiva. El que apareció en el momento indicado fue el Chopi Izquierdo, que se puso el equipo al hombro y con dos buenos goles de tiro libre a los 14 y 24 minutos, le dio la victoria al equipo que tocaba el cielo con las manos, un objetivo que ni se le pasaría por la cabeza a ese mismo grupo de jugadores en 1998, acompañados ahora por futbolistas como Néstor Lotartaro, Daniel Gómez, Maximiliano Nataliccio, el mismo Miralles, Rodrigo Palacio o Martín Aguirre.

De cara a su primera (y por ahora única) temporada en primera, los de Anzarda se reforzaron con jugadores como Paolo Frangipane y Silvio Molina, pero especialmente hubo uno que se destacó por su buen rendimiento: Jeremías Caggiano, que llegó a préstamo por un año. Comenzaron su excusión en la máxima categoría con dos empates 1-1, ante Estudiantes y Arsenal (Cristian Galván fue el autor del primer tanto en la A, mientras que Molina marcó ante Arse). Luego llegaron dos derrotas ante Newell’s –que terminaría saliendo campeón- y Quilmes. La racha adversa se extendería con una igualdad ante Almagro y caídas ante Lanús y San Lorenzo, como para mostrarle al Globo que su permanencia en la A iba a ser bastante complicada.

 

Su primer triunfo llegó 26 de septiembre de 2004, cuando por la octava fecha del torneo le ganaron el derby regional a Olimpo de Bahía Blanca por 2-1, en un duelo jugado en el José María Minella de Mar del Plata. Los goles de esa tarde histórica fueron obra del histórico Jorge Izquierdo, uno de ellos de penal. Después de esa victoria, tuvieron una racha de cuatro derrotas al hilo (1-2 vs Boca, 1-2 vs Gimnasia, 0-4 vs Independiente y 0-1 vs Vélez). En la 13ra fecha llegó un empate como visitante, 2-2 contra Central, para luego dar paso a otras tres caídas (0-1 con Racing, 2-3 contra Colón y 1-3 contra Banfield).

Su último triunfo en Primera se dio el 28 de noviembre, contra Argentinos Juniors, por la 17ma fecha del torneo. Para el ganador marcaron Caggiano (en dos oportunidades) y Martín Zapata, mientras que un joven Lucas Biglia hizo lo propio para la visita. El torneo lo terminaron con dos empates: 2-2 contra Instituto y 0-0 contra River. Su pobre campaña los dejó en el último puesto, con solamente 12 puntos y la posibilidad bastante concreta de perder la categoría.

Para el Clausura contaron con nuevos nombres, como los del Pipa Gancedo –que arrastraba seis meses de inactividad-, Martín Mandra y el colombiano Juan Carlos Rentería, además de la aparición fugaz del bielorruso Vitali Ledzianiou  por el equipo de Reserva. También una de las gratas apariciones fue la de Johnatan Vannieuwenhoven, que si bien ya era parte del plantel desde la B Nacional, se destapó con un par de goles en el semestre. Comenzaron su campaña con una derrota ante Estudiantes y un empate ante Arsenal (con gol de Gancedo).

Por la tercera fecha, se dieron el gusto de jugar su primer partido en el remodelado Roberto Bottino, aunque la fiesta no fue completa por el 2-0 que se llevó Newell’s. Jugar en su ciudad, pese a tener una menor recaudación, permitió que el Globo recibiera a cuatro grandes en su cancha: San Lorenzo (2-2), Boca (2-4), Independiente (0-1) y Racing (0-0). En el medio de esos partidos, jugó y perdió más de lo que empató, contra Quilmes (0-3), Almagro (1-1), Lanús (1-3), Olimpo (1-3), Gimnasia (0-2), Vélez (0-2), Central (2-2).

 

En la recta final del campeonato, con el descenso matemáticamente consumado y con Morant en el banco, cayó 3-0 en Santa Fe ante Colón, 2-0 como local contra Banfield, 5-1 en La Paternal contra Argentinos, 1-4 contra Instituto en Tres Arroyos y se despidieron de la divisional con un 0-1 ante River, con gol de Diogo. De esta manera, se retiraron de la máxima categoría del fútbol argentinos con 5 puntos en el Clausura, una de las peores marcas en la historia de los torneos cortos. De los 38 partidos que jugaron en la temporada solamente ganaron 2, empatando 11 y perdiendo los 25 restantes, marcando 27 goles y recibiendo 76, un número que creció mucho a medida que se confirmaba el descenso. La figura de los peludos sin duda fue Jeremías Caggiano, que marcó ocho goles en cada campeonato (en el Clausura el equipo marcó 12).

10 años después de la gesta, uno de los referentes como Jorge Izquierdo analizó la cuestión, señalando que “Me tocó vivir una etapa hermosa y no sé si lo valoramos. Lo que pasó después con los dirigentes –muchos jugadores, cuando el equipo descendió un año más tarde, terminaron mal con la dirigencia y se fueron por la puerta de atrás, sin el merecido reconocimiento- empañó la cuestión, aunque hoy trato de recordar la parte positiva”

Si tienen 40 minutos disponibles, la campaña del Globo en la A:

Desde ahí, solamente quedó tiempo para seguir cayendo. En su regreso a la B Nacional fue 11º en el Apertura y 19º en el Clausura, salvándose del descenso solamente por los 62 puntos que había sacado en la temporada 03/04. En los torneos siguientes la cosa no mejoró, porque fue 19º en el Apertura y 12º en el Clausura, donde la mejoría que antecede a la muerte obviamente no alcanzó para que club permaneciera en la segunda categoría, confirmando su descenso al Torneo Argentino A. En este certamen fue sexto en la Zona 3 –sobre nueve equipos- lo que le permitió pasar una temporada sin mayores sobresaltos. Al año siguiente zafó de la Promoción por un punto, que terminó condenando al descenso a Alvarado de Mar del Plata.

Mejoró notablemente para la temporada 2009-10, donde en ambos torneos logró pasar al Pentagonal Final, con el aporte goleador de Matías Zbrun, aunque en ambas instancias terminó en el segundo lugar y sin chances de ascender. También superó la primera ronda en 2011, bajo las órdenes de Fabián Sánchez, aunque luego terminó último en la siguiente fase. El descenso se concretó en el 2012, cuando fue el equipo que sumó menos puntos en la Tabla General de la Zona Sur.

En el Argentino B fueron segundos de la Zona 6, quedando eliminados en la ronda siguiente en un grupo con Ferro de General Pico y los bahienses de Tiro Federal y Liniers. A esta altura, el club estaba bajo el gerenciamiento de Gabriel Converse, sucedido luego por Román Posanzini. De cara a la temporada siguiente, no se llegaron a reunir los fondos necesarios y Huracán debió renunciar a su plaza el 5 de agosto de 2013, regresando a la Liga Tresarroyense después de 15 temporadas en el fútbol de AFA.

En 2015 fue su primer intento por volver al fútbol nacional, donde quedaron eliminados por penales en la segunda ronda ante Atlético Estudiantes de Olavarría. En 2017 volvieron a jugar el Federal C, quedando segundos en su zona para quedar afuera en la siguiente instancia –otra vez por penales- contra Puerto Comercial de Ingeniero White, otro de los que pasó por esta sección.

Y así cerramos el recorrido de un equipo que pasó en muy poco tiempo de jugar ante Quilmes de Tres Arroyos a pasar a hacerlo contra Boca en la Bombonera, realizando un papel más que digno. Por ahora, ese pasado reciente parece cada vez más lejano, pero quién te dice si en algún momento no pegan otro lustro como ese.

Y para cerrar, el documental “El globo de los sueños”, que narra todo lo expuesto anteriormente pero tiene imágenes (?).

Fuentes y crédito de fotos: [1][2][3][4][5][6][7][8]

 

 

 

 

Anuncios