Fueron historia: Spice Boys

Esta vez hablaremos de un grupo que fue más noticia fuera que dentro de la cancha, y popularizó un estilo en la década del ´90.

Si uno habla de Liverpool, se le viene a la mente la banda que revolucionó el mundo de la música: The Beatles. Allí nació también el Liverpool F.C pero varios años antes, más precisamente un 3 de junio de 1892. Liverpool nació de las entrañas de su gran rival, el Everton. John Houlding era el dueño del terreno de Anfield donde jugaban los Toffees desde hacía ocho años. La comisión directiva del equipo y Houlding tuvieron un desacuerdo económico, y el dueño decidió fundar su propio club, por lo que el Everton se tuvo que mudar a Goodison Park. Su primera camiseta fue mitad azul y mitad blanca. Houlding intentó hacerlo ingresar a la Football League First Division pero la Federación se negó por lo que empezó a jugar en la Lancashire League del condado del mismo nombre. Su primer partido fue el 1 de septiembre de 1892 frente al Rotherham Town ganando por 7 a 1 con un equipo completo de jugadores escoceses, ya que el entrenador John McKenna había reclutado jugadores en esa parte de la isla. Por la liga, su primer encuentro fue ante el Higher Walton y ganaron 8 a 0 ante la vista de 200 espectadores. Sobre el final de la temporada la multitud era de 2000 y a final de la temporada lograban el título del Condado por diferencia de gol ante el Blackpool. Luego de esa temporada, con las bajas del Accrington y el Bootle finalmente son aceptados en la Football League, en la Second Division y pasarían a tener la camiseta roja y el pantalón blanco.

Allí debutó ante el Middlesbrough Ironopolis el 2 de septiembre de 1892 venciendo por 2 a 0. El primer gol oficial entonces fue para Malcolm McVean. El equipo logró 22 triunfos en 28 partidos terminando primero, pero no había un ascenso directo sino play-offs donde su rival por el ascenso fue el Newton Heath. Entre ambos luego se formaría el gran clásico inglés, ya que estamos hablando del equipo que años después fuera renombrado como Manchester United. La victoria de los Reds por 2 a 0 los llevó a la máxima categoría, donde terminaron últimos y descendieron luego de caer ante el Bury por 1 a 0. El Liverpool volvió rápido y empezó a ser uno de los equipos más populares del país. Su primer título de Liga llegaría en 1901 pero dos años después volvió a Segunda, aunque eso le duró relativamente poco. El club ganaría ligas y Copas en casi todas las décadas, aunque su período dorado llegó de la mano de Bob Paisley con quien ganó 15 títulos nacionales (entre ellos 6 ligas), tres Copas de Campeones, una Copa UEFA y una Supercopa Europea. Luego siguieron Joe Fagan y Kenny Dalglish que siguieron logrando títulos para el equipo. La temporada 91-92 dejó al equipo en sexta posición y a la temporada siguiente arrancó la Premier League como la conocemos hoy en día. Las siguientes temporadas tuvo al equipo de Anfield en la octava, cuarta y tercera posición respectivamente. En la temporada 94-95 el equipo logró la Copa de Liga al vencer al Bolton por 2 a 1 con tantos de su gran figura: Steve McManaman.

calling-mr-vain-in-search-of-the-ultimate-spice-boy-body-image-1490609266
El crack del equipo

En 1996 el elenco dirigido por Roy Evans llega a la final de la FA Cup, donde enfrentarían al Manchester United. La presentación del equipo sorprendió a propios y extraños cuando los jugadores aparecieron vestidos con un traje color crema de Armani para el reconocimiento del campo. Los jugadores, en su mayoría jóvenes talentos, fueron criticados duramente por la prensa inglesa. La mayoría ya era portada de las revistas de espectáculos más por lo que generaban en las noches de disco que en el campo de juego. El falso romance del goleador del equipo con Emma Bunton, una de las Spice Girls, hizo que que empezaran a ser llamados, despectivamente, los Spice Boys, hablamos específicamente de: Jamie Redknapp, David James, Steve McManaman, Robbie Fowler y Jason McAteer. El título se lo llevó el Manchester gracias al solitario gol de otro amante de las noticias no futbolísticas: Eric Cantoná. Y los diarios aprovecharon a hacer leña del árbol caído.

A partir de ahí el equipo, pese a conformar un plantel con mezcla de juventud y talento, no podía terminar de lograr los resultados esperados. Luego de ese tercer puesto, pelearon el campeonato siguiente donde terminaron cuartos pero con los mismos puntos que el Newcastle y el Arsenal, a siete del Manchester United. Con la aparición de Michael Owen, al siguiente campeonato volvieron a terminar en el podio pero lejos del Arsenal campeón. El final de los Spice Boys fue con un séptimo puesto mientras por las copas solo a semis de la Copa en la temporada 97-98.  Los logros llegaron a partir del 2000, donde solo quedaban Redknapp y Fowler. Esa temporada lograron el tercer puesto en la liga, pero se fueron de Copas como en sus viejas épocas. El 25 de febrero de 2001 empataron por final de la Copa de Liga ante el Birmingham 1 a 1 (gol de Fowler) pero dieron la vuelta por penales. El 12 de mayo, gracias a dos tantos de Owen vencieron en la final de la FA al Arsenal y cuatro días después lograron la Copa UEFA en una de las finales más recordadas de la historia, cuando empataron 4 a 4 con el sorprendente Alavés y lo vencieron con gol de oro de Delfi Geli a falta de cuatro minutos. En el equipo ya estaban Steven Gerrard y Ryan Babbel, entre otros. Las idas de Fowler y de Redknapp luego del 2002 terminaron con los últimos integrantes de los chicos malos de Liverpool. A continuación repasaremos la historia de ese grupo de talentosos rebeldes y más adelante, quizás tengamos alguna anécdota interesante.

De ese grupo el primero en debutar en el equipo fue Steve McManaman, quien como hincha del Everton intentó fichar primero ahí pero le ofrecieron un año pero terminó firmando con 16 años con el Liverpool que le ofreció dos. Allí creció bajo la tutela de John Barnes y debutó en 1990, esa temporada participó en solo dos encuentros pero en la siguiente fue una pieza clave del equipo que terminó sexto y estaba en pleno recambio generacional, a pesar de eso gana la FA Cup de 1992 donde es elegido la figura del partido. Durante las siguientes temporadas, McManaman se transformó en un hombre clave pero su afición por la noche, las discos, las groupies y los contratos con diferentes marcas de moda como Armani, Hugo Boss o Top Man lo dejaban  en el centro de la escena. Su crítica hacia la poca cantidad de goles contrastaba con la gran suma de asistencias que daba por temporada, donde llegó a 112 en 272 partidos solo por Premier. Para hacer frente a las críticas se puso al frente de un artículo semanal en The Times, siendo el primero de su generación en hacerlo. Con la ida de Evans y la llegada de su ayudante, Gérard Houllier, tanto el como sus compañeros estaban en plan de salida. Firmó contrato nada menos que con el Real Madrid pero siguió durante cinco meses donde el desgano y las lesiones no hicieron otra cosa que echar leña al fuego de los simpatizantes Reds que lo veían como un Judas. En esos momentos el joven sufrió la muerte de su madre por cáncer con solo 50 años, lo que hizo apartarlo anímicamente del equipo. Sobre el final de la temporada, McManaman volvió con todo y fue figura en las últimas victorias del equipo, por lo que el jugador tuvo una despedida siendo ovacionado por todo el estadio. El Real Madrid donde perdió con Boquita papah y el Manchester City fueron sus últimos equipos. En España se transformó en el primer inglés en ganar la Champions fuera de su país.

Jason McAteer of Liverpool (left) is brought down by Eric Cantona of Manchester United
Redknapp versus Cantona

Un año más tarde se une al equipo desde Bournemouth, donde dirigía Harry, su padre, Jamie Redknapp. Pero en 1991 Kenny Dalglish lo pidió para su equipo y los Reds pagaron 350.00 libras, con solo 17 años. Con 18 años y 120 días se convertía en el jugador más joven del equipo en debutar en una competencia europea. El debut en la liga no pudo ser mejor ya que anotó el único tanto en el empate 1-1 ante Southampton. Recién en 1994 empieza a agarrar titularidad y junto a jugadores del United como Ryan Giggs o Lee Sharpe eran las caras juveniles de diferentes marcas o spots publicitarios. Eran vistos como estrellas pop y a eso se sumó las salidas con sus compañeros de equipo y según la prensa, se preocupaba más por su imagen que por su rendimiento en la cancha. Con la ida de Evans, Redknapp se convirtió en la pieza clave y terminó siendo capitán del equipo durante sus últimas temporadas. Luego de los Reds siguió su carrera en Tottenham y Southampton. Jamie quedó en la historia al ser el jugador al que René Higuita atajaría con el famoso escorpión.

74303c4e3bf918fb7d0bc8072ba51309
Calamity James

El arquero del equipo era otro de los grandes involucrados en los escándalos de los tabloides ingleses: David James. Salido de las inferiores del Watford. En 1992 llegaría al Liverpool y en el debut caería 1 a 0 ante el Nottingham Forrest. Le costó agarrar ritmo y el veterano Bruce Grobbelar terminó sacándole el puesto aunque luego volvió a la titularidad. Con los excesos de los Spice, y el contrato como modelo de ropa interior Armani, los ojos se posaron en la cantidad de errores que cometía el arquero, que se ganó el para nada buen apodo de Calamity James. A pesar de eso, siguió en el club hasta 1999 cuando se fue al Aston Villa luego de 277 partidos. Su carrera se extendió hasta los 43 años pasando luego por West Ham United, Manchester City, Portsmouth, Bristol City, Bournemouth, IBV de Islandia y Kerala Blasters de India. Participó de tres Mundiales pero solo jugó en el Mundial 2010 donde se convirtió en su momento en el debutante más veterano de la historia de la Copa Mundial a los 39 años y 321 días de edad.

En 1993 el que haría su debut en el equipo rojo era quien iba a ser su gran goleador: Robbie Fowler. Al igual que McManaman era fanático del Everton pero terminó en la vereda de enfrente. Debutó el 13 de enero de 1993 ante el Bolton. Fue campeón europeo sub 18 con la selección inglesa en 1993 y desde los comienzos fue un goleador de elite. Empezó a llamar la atención cuando en uno de sus primeros partidos anotó cinco tantos ante el Fulham por la Copa de Liga del año 93 y en su quinto partido de liga ante el Southampton marcó su primer hat-trick. Llegó a 12 en sus primeros 13 partidos pero luego empezó a bajar el promedio aunque fue el que más gritó en la temporada. En la siguiente ya era titular indiscutido y figura clave para ganar la Copa de Liga de ese año. También logró el récord del hat-trick más rápido cuando le anotó tres tantos al Arsenal en 4 minutos y 33 segundos (récord que le sacó Sané en 2015). En 1997 la FIFA le dio el premio Fair Play porque en un partido contra el Arsenal, Fowler se tiró ante la salida de Seaman, el árbitro compró y cobraron penal. El bueno de Robbie por todos los medios intentó convencer al sorete de luto que no había sido pero la decisión estaba tomada. Fowler pateó y Seaman atajó, por lo que muchos supusieron que lo erró a propósito. A Redknapp no le importó porque tomó el rebote y la mandó a guardar. Sobre eso, el goleador contó “Como goleador, es parte de mi trabajo tomarlo y quería marcarlo. Intenté marcar. Nunca lo hice a propósito. Simplemente sucedió, fue una pena”. Más adelante, gracias a la mala prensa de los Spice Boys llegó lo que ya comentamos alguna vez acá, el día que ante los hinchas del Everton que le gritaban drogadicto festejó uno de sus dos tantos como si estuviera esnifando cocaína. Crack en todo sentido.

fowler
La imagen que recorrió el mundo…

Su temporada más importante fue la 2000-2001 cuando logró el triplete de Copas (FA, Copa de Liga y Copa UEFA), además de una Supercopa. Su carrera siguió en el Leeds, Manchester City, un breve retorno al Liverpool por dos años, Cardiff City, Blackburn Rovers, hasta su experiencia en Australia en el North Queensland Fury y el Perth Glory. Su retiro fue en el Muathong United tailandés.

El último integrante de ese quinteto era Jason McAteer. El mediocampista, que también podía jugar de central, llegó del Bolton en 1995 y se unió rápidamente al equipo. Fue titular durante sus primeras temporadas y era el más temperamental del grupo. Fue otro que apareció en comerciales ya que tuvo un contrato con Head & Shoulders. Fueron cuatro temporadas en el equipo de Anfield hasta su traspaso al Blackburn Rovers. El Sunderland y el Tranmere irlandés fueron sus últimos equipos. De los que jugaron la famosa final del traje, también aparecían a veces en los medio pero no tanto como el club de los cinco, el defensor Phil Babb, que estuvo entre 1994 y 2000, el otro defensor central Neil Ruddock (1993-1998) y el delantero Stan Collymore quien llegó en 1995 y formó una dupla letal con Fowler hasta, según los medios, verse contaminado por la cultura Spice. El talentoso Paul Ince se sumó en 1997 y también fue parte del final de ese proceso.

article-2631347-012C7DA400000578-263_634x461
David James, Stan Collymore, Jamie Redknapp y Neil Ruddock

 

Sobre esa famosa final de los trajes “blancos” (no era blanco, era crema, tal vez incluso almendra dijo James alguna vez), Fowler recordó “Todavía tengo el traje blanco, puedo usarlo para nuestra fiesta de disfraces de Navidad el próximo año. La gente todavía me recuerda los trajes blancos todo el tiempo. Es una de esas cosas: si hubiésemos ganado el juego, nadie lo habría mencionado, pero hemos perdido y se ha vuelto infame”, antes de hablar del culpable “Fue culpa de David James que usáramos trajes blancos, fue su idea (cosa que Redknapp también dijo). Era más grande que todos, por lo que nadie lo cuestionó y en ese momento era modelo de Armani. Yo en ese entonces solo era un jugador joven y no tuve mucho que decir, y tampoco elegí los trajes de Cardiff. Creo que James conocía a alguien que podría conseguirnos trajes. Sé que tiene problemas con los años, pero siempre lo he valorado. Cometió algunos errores, pero todos cometieron errores y, a mis ojos, incluso cuando no jugaba para Inglaterra, seguía siendo el mejor guardián en el país”. Aunque James dice que no fue el de la idea, porque era demasiado grande para eso, aunque también guarda el traje “está en el armario. Tenía manchas de hierba cuando lo usé para un partido de cricket de caridad de Traveling Bunburys un par de años después. Atrapé a un par de personas”.

Con los años, después de visitar Malawi con la FA creó la Fundación David James para concienciar sobre el SIDA y ayudar a los agricultores de allí. Se ha convertido en un embajador global para las Olimpiadas Especiales, mostrando que el personaje excéntrico era una parte diferente a la que se ve hoy de él. Ruddock, en cambio, terminó participando de Gran Hermano y alguna vez declaró “Estoy encantado de haber formado parte de los Spice Boys. Ahí estábamos nosotros, ganando montones de dinero, conduciendo Ferraris y acostándonos con modelos”, quien una vez le partió la cara a Fowler por arruinarle unos zapatos Gucci de 300 libras. Robbie pensó que el central se los había orinado. Era muy común que los hoteles donde estaban Fowler y McManaman, terminen destrozados. Como lo que pasó en los festejos de Navidad del 98, con un descontrol con mujeres, strippers y alcohol que concluyó con la gran mayoría de los jugadores multados. Otra del gran Fowler fue cuando en los ´90 apoyó una huelga de trabajadores levantándose la remera luego de un gol ante el Brann Bergen noruego, y abajo tenía una camiseta con un símbolo de la marca Calvin Klein pero que decía “Apoyo a los 500 trabajadores del puerto de Liverpool despedidos desde septiembre de 1995”. La empresa amenazó con demandarlo. McManaman tenía la misma remera pero no pudo festejar ese día. Aunque para Robbie no fueron todas rosas porque también en esa época fue acusado de abuso sexual por una mujer de 29 años llamada Sharon Kelly, en un lugar donde también estaba McManaman. Mc Ateer, por su parte, en 2001 afirmó “Gerard Houllier entró y quiso cambiar las cosas y conseguir jugadores que sabía que podía manejar.  Creo que había muchachos en el Liverpool que en ese momento creía que no podía hacerlo. Fueron expulsados ​​o siguieron adelante.  En realidad, no éramos los Spice Boys, aunque Robbie Fowler podría haber sido un Ugly Spice. El hecho es que éramos un grupo muy profesional y no merecíamos la reputación que nos dio el apodo. Lo conseguimos porque la gente nos veía como estudiantes de bajo rendimiento a los que les gustaba salir. Había una cultura social en el fútbol en ese momento. No hacíamos nada más que los jugadores del Arsenal o del Manchester United. Gerard quería cambiar ese bando y traer muchachos extranjeros, a quienes se les había enseñado de forma diferente desde una edad temprana y no estaban tan acostumbrados a ese aspecto social”.

gascoigne
La silla del dentista

En la selección también hicieron de las suyas, más cuando se sumaba un tal Paul Gascoigne. Durante un viaje a Hong Kong, varios de los habitúes del Liverpool y Gazza destrozaron todo, aunque una de sus más famosas escenas se dio en un festejo, para demostrar lo que hacían en esas locas salidas. Este fue llamado La silla del dentista y tenía a Gascoigne en el piso boca arriba, mientras los compañeros tiraban esta vez agua en lugar de alcohol. Fue ante Escocia por la Euro ´96, McManaman y Redknapp estaban ahí, en un plantel en el que también estaba Fowler. El festejo fue porque la prensa decían que jugaban a eso en las concentraciones. Eso sucedió en Hong Kong, según esta crónica imperdible, llegaron algunos jugadores al pub China Jump. Empezaron a beber cerveza, tequila y vodka. Agarraron unos guantes y se dieron un par de manotazos. Habían llevado a Bryan Robson, asistente de Terry Venables, para que los vigilen pero pronto lo habían dejado sin camisa Fowler y Gascoigne.  Al menos doce jugadores empezaron a jugar a la silla del dentista, entre vodkas y tequilas .Robson es su autobiografía comentó “En 20 minutos pasaron de ser lo suficientemente sobrios a naufragar, pero naufragaron graciosamente. Nunca había visto a nadie ir tan rápido. Todos estaban de muy buen humor y solo se estaban riendo”. Algunos jugadores al otro día no entendían nada. Daniel Anderton se despertó a las 11 y preocupado llamó a alguien para ver porque no lo habían llamado. Su alivio llegó cuando le dijeron que el entrenamiento se había cancelado. Fowler dijo que uno de los jugadores llegó con una chica y cuando se despertó no tenía nada, le había robado todo, solo le mandaron una caja con sus calzados. En su vuelta a Heathrow volvieron a hacer desastres con Gazza como protagonista. Bebidas y asientos rotos por doquier. Así llegaron a la Euro 96, para que vean que no solo los Spice Boys eran los chicos malos de la película. Sin embargo, ellos sí quedaron en la historia de los diarios sensacionalistas británicos. El Liverpool ya sin este grupo, tampoco pudo ganar la Liga, ya que la última fue en 1990 antes de que sea la Premier League. Si lograron una Champions, una Supercopa europea, dos Copas de Liga, una FA Cup y una Community Shield. Bastante poco igual para un gigante que quiere despertar.

Acá, un poco más de nuestros homenajeados…

Fuentes: 1; 2; 3; 4; 5

Anuncios