Impresentabilidad Nivel AFA: Campeones sin ascenso en México

El club Cafetaleros de Tapachula fue el campeón del torneo de Ascenso de 2017-2018 en México. Sin embargo: no ascendió a la primera categoría. Veamos por qué.

Por David Lantcron

La liga de ascenso mexicano (o sea el Nacional B de allá) provee un solo ascenso a la Primera (a efectos llamada Liga Bancomer Mx),  que se dirime en el ganador de una final entre los campeones del Apertura y Clausura de dicha temporada.

El campeón del Apertura 2017 fue Alebrijes de Oaxaca, equipo que adquirió su nombre y hogar actual en el año 2012 y empezó a competir bajo esta denominación en la temporada 2013-2014.

Alebrijes de Oaxaca, fundado en 2000 como Proyecto Tecamachalco

Y los campeones del Clausura 2018 y eventuales vencedores de la gran final fueron los Cafetaleros de Tapachula, quienes comenzaron a utilizar este nombre en el año 2015 y previo a eso eran Estudiantes de Altamira del estado de Tamaulipas. Lo curioso es que en el Apertura salieron décimos y en el clausura octavos, pero lograron salir campeones a través del sistema de playoffs, en el que vencieron sucesivamente a Mineros de Zacatecas, Dorados de Sinalóa y Leones Negros la Universidad de Guadalajara. En este equipo

Cafetaleros de Tapachula. El arquero es el ex-Banfield Gaspar Servio

El quid de la cuestión es que ya previo a la final era sabido que ninguno de los equipos iba a poder participar en el campeonato de Primera División aunque se coronara campeón. ¿Y a qué se debe esto? A que en México para participar de la Liga Bancomer hay una serie de requisitos que los clubes deben cumplir, tales como:

  • Tener de sede un estadio tipo A, o sea, que cuente con requisitos como capacidad para al menos 20,000 personas, iluminación para partidos nocturnos (de más de 200 luxes), cuatro vestidores, butacas para todos los asistentes, y que incluya medidas de seguridad.
  • Contar con infraestructura deportiva de inferiores, aka las llamadas “Fuerzas básicas” (léase con acento mexicano): categorías Sub 20, Sub 17, Sub 15, Sub 13.
  • Cada club debe tener equipo en la liga femenina (¿México machista? cománse ese taco, cabrones)
  • Los clubes deben demostrar solvencia económica.
  • Los dueños no deben tener equipo en Primera ni estar asociado a uno de estos.

Lo curioso es que de los 16 equipos del Ascenso, sólo seis cumplían los parámetros para poder jugar en Primera: Dorados de Sinalóa, los Bravos de Ciudad Juárez, Celaya, Atlante (único club en el que salió campeón como técnico La Volpe), Leones Negros y la franquicia del Atlético de Madrid en México, el Atlético de San Luis. Básicamente un ridículo total.

En síntesis, a pesar de que ambos equipos posaron en la final con unas remeras que rezaban “El ascenso se gana en la cancha” el partido se jugó por el honor y por un “premio” de 6 millones de dólares, un monto nada menor para estos equipos. Técnicamente no es un premio sino un dinero que supuestamente se le otorga al club para que implemente lo necesario para poder jugar en Primera, según lo dice el reglamento del Ascenso azteca: “Si el Club que logra el ascenso deportivo no se encuentra certificado, recibirá la cantidad de $120,000,000.00 (ciento veinte millones de pesos 00/100 M.N.), los cuales deberán utilizarse para la mejora y cumplimiento de los requisitos faltantes, para así lograr la certificación, teniendo para ello la temporada inmediata siguiente al ascenso para acreditar el cumplimiento a sus obligaciones pendientes.”. De ese monto, 60 millones van para el campeón del Ascenso MX, y el resto “serán gestionados por la Liga MX para contribuir a las mejoras de la competencia”.

¿De dónde viene el dinero? Acá lo vemos: “El Club de LIGA MX que deportivamente haya descendido a la División de ASCENSO MX estará obligado a pagar dicha cantidad al Club que haya obtenido el ascenso y, en consecuencia, seguirá participando en la LIGA MX”. ¿Y qué pasa si no quiere pagarlo? “Si el Club de LIGA MX que deportivamente haya descendido a la División de ASCENSO MX no pudiera cubrir dicha cantidad, o pagarla pusiera en riesgo su situación económica, tanto el Club de ASCENSO MX que obtuvo el ascenso deportivo, como el Club de LIGA MX que obtuvo el descenso deportivo, deberán permanecer en la División de ASCENSO MX y perderán todo derecho respecto de la participación en la LIGA MX.“. Es decir: se quedan ambos en Segunda y el cupo del descendido queda a disposición de los otros clubes de Primera para gestionarlo, o en realidad para venderlo al mejor postor.

Los jugadores en la final con su remera de protesta

Parece que la tramoya de fondo es que los dirigentes del futbol mexicano desean una liga sin ascensos/descensos al estilo de la MLS (y de todas las ligas deportivas gringas). Esto es más que nada para que los empresarios con guita inviertan mucho en los clubes/franquicia sabiendo que no pueden descender, y de ese modo, asegurar la inversión. Todo esto a pesar de la pérdida de emoción y competitividad que esto genera, cuestión que Jürgen Klinsmann hace unos años cuando era DT de la selección de Estados Unidos criticó y pidió que se modifique, aunque claramente no le dieron bola (y los resultados están a la vista).

Finalmente para que se conserve el número de 18 equipos en primera, Lobos BUAP, que había descendido, pagó 6.000.000 U$D y se quedó con la plaza.

Habrá que ver cómo le va al equipo del estado de Chiapas luego de haber salido campeón y recibir esa cuantiosa suma. Por lo pronto la cosa arrancó mal, en el primer partido, perdieron ante los Potros de la UAEM por 3 a 1 (el gol del descuento cuando el partido ya estaba 3 0 fue obra de la ex promesa de Quilmes Diego Diellos, dato al pedo). Están en el puesto 13 de 15 y todavía no ganaron. PERO TIENEN 6 MILLONES DE DOLARES

Esto de establecer ciertos requisitos también sucede en otras ligas del mundo, y a simple vista la Superliga va encaminada hacia algo similar. Supongo que nunca podrá llegar a un punto tan drástico (la gente del equipo perjudicado razonablemente saldría a quemar todo), pero habrá que estar atentos.

La porra de Cafetaleros armando la fiessssssssta
Anuncios