Atlético de Argentina

Se cerraron los octavos de final de la Copa Libertadores, donde los tucumanos confirmaron el golpe y se metieron entre los ocho mejores.

Atlético Tucumán, equipo dirigido por Ricardo Zielinski, está en cuartos de final tras eliminar a Atlético Nacional de Medellín. Si. Vamos de nuevo por las dudas. Atlético Tucumán, equipo dirigido por Ricardo Zielinski, está en cuartos de final tras eliminar a Atlético Nacional de Medellín. El Decano, pese a perder en Colombia, mantuvo su ventaja en el global y avanzó a la siguiente fase, donde le espera un duro choque en Brasil. Con un Lucchetti que fue figura, Atlético resistió lo suficiente para evitar los penales, luego de que Omar Duarte abriera la cuenta en los primeros minutos del encuentro. Los tucumanos fueron inteligentes y supieron jugar con los nervios de su contrincante.

De hecho, sobre el final del partido tuvo la oportunidad de liquidar el pleito, con un intento de Leandro Díaz. De todos modos, lo que vale es que el Decano sigue en carrera, codeándose entre los mejores ocho equipos del continente.

El que se enfrentará con los tucumanos será Gremio, que prácticamente le arrebató la clasificación a Estudiantes en Porto Alegre. Los locales comenzaron ganando a los 6 minutos, con una buena resolución individual de Everton, que la puso lejos de Andújar. La alegría les duró poco porque tres minutos después Lucas Rodriguez tomó el rechazo de Geromel y definió fuerte para poner el empate y -hasta ahí- la clasificación del pincha. Los de Benítez trataron de aguantar con sus cinco defensores, con la ventaja que tenía en la serie. En el complemento, Gremio fue con mayor peso en los metros finales, con varias situaciones en las que el gol estuvo al caer. En el minuto 47 llegó el agónico gol de cabeza convertido por Alisson, que derribó al Pincha y estiró la serie a los penales.

Desde los 11 metros el que falló fue Campi, de discreto partido, permitiéndole al campeón de la copa la continuidad en el certamen. Demasiado para un equipo albirrojo con varios pibes y que apunta a ganar rodaje en la Superliga.

Después del 3-0 con hat-trick de Campaña en un escritorio de la Confederación Sudamericana de fútbol, Independiente selló su pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores al igualar 0-0 ante el Santos, en el Pacaembú. Obviamente que la polémica por la mala inclusión de Carlos Sánchez en la ida, con la consecuencia en el marcador, desembocaron en un duelo con varios roces. En el inicio del partido, Lucas Verissimo le hizo un penal a Maxi Meza que no fue cobrado, en tanto que minutos después el Rojo aprovechó los espacios y logró otro penal, que Vanderlei atajó.

En el complemento Gabriel tuvo la oportunidad de descontar ese 0-3, pero terminó errándole al arco. En el área opuesta, Pablo Hernández remató al travesaño en la más clara del equipo de Holan. Con el correr de los minutos la impaciencia fue ganando protagonismo, hasta que cayeron un par de bombas de estruendo y, con el partido parado, Bascuñán y los 22 jugadores fueron testigos de la apertura de portones, los ánimos caldeados y la policía pegando como padrastro borracho.

En la siguiente instanciá, el rival del Rojo será River, que eliminó casi sin despeinarse a Racing con tantos de Pratto, Palacios y Borré. Después de la decisión de la Conmebol de ignorar los reclamos de los de Avellaneda por la mala inclusión de Zuculini en el partido de ida, las falencias de la Academia se notaron enseguida, cuando Lucas Pratto rompió una sequía goleadora del Millonario de más de 400 minutos. Los de Coudet tuvieron tibios esfuerzos que murieron en Armani, complicándose solos en el final del primer tiempo: en un tiro libre a favor cerca del área, la horrible entrega de Neri Cardozo le permitió al local una contra que derivó en el gol de Exequiel Palacios estire la diferencia.

En el complemento los de Nuñez cuidaron la ventaja, ante un Racing que trataba de manejar la pelota, pero sin nada claro al momento de generar peligro. Encima, la pobre defensa de Racing dejaba la puerta abierta para algún que otro tanto más. El global se cerró con un córner que desembocó en el gol de Borré. Al final, solo quedó tiempo para el cruce entre Enzo Pérez y Ricardo Centurión, que terminó en roja para ambos lados. Luego el que se fue expulsado fue Alexis Soto, por doble amarilla. Esperamos que en alguna oficina de la Conmebol hayan guardado un archivo de Word titulado “jugadores expulsados en octavos de la Libertadores 2018.docx”.

El otro equipo argentino que se metió en cuartos fue Boca. El equipo de Gustavo, fuerte adelante y débil en defensa, superó 4-2 a Libertad en el Defensores del Chaco. Gracias a Goltz, Tacuara Cardozo puso en ventaja a los paraguayos, que de esta manera achicaban parcialmente el global a 1-2. Pero el peso de los nombres propios le facilitaron todo a los de GBS. Benedetto, de gran primer tiempo, tuvo protagonismo en los goles de Pavón y Zárate, para casi liquidar la serie. La ventaja volvió a acortarse cuando Roldán cobró penal de Jara y otra vez Cardozo facturó.

En el segundo tiempo los paraguayos siguieron merodeando el área de Andrada, pero respondió bien. Sobre el cierre del cotejo, otra vez el equipo auriazul pudo pegar: primero con el tanto de Tévez y después cerró el global con el penal a Nahitan Nández que Cardona cambió por gol, con una buena definición. Como conclusión, queda el desafío de intentar llegar más lejos en la Copa con esta defensa.

El rival de Boca será Cruzeiro, que el miércoles eliminó a Flamengo en duelo de brasileros. El equipo azul se había impuesto por 2-0 en la ida, en tanto que aguantó la ventaja en el global pese a la caída por 1-0 en los 90 minutos restantes. El que también avanzó fue ColoColo, que pasó por gol de visitante frente al Corinthians. De la llave entre Palmeiras y Cerro Porteño destacamos la patada de Felipe Melo.

Cosas de la semana

Atlético 1

La brujería puede malir sal

No lo defiendas más, Patrón

 

Anuncios